Hoy
img
Cómo controlar los nervios antes de una competición
img
Carlos de Moreno | 07-05-2018 | 17:14

Es la esencia del juego. Eso que va por dentro. Eso que unos gestionan mejor y otros lo llevan peor. Incluso conozco gente que han dejado de competir por no saber gestionar la situación llegando a convertirse en un problema.

Es ese gusanillo por el estómago instantes antes de la salida, pero que empieza con los últimos entrenamientos, los preparativos la noche antes, las últimas comidas, la última visita al baño.

Es ese estómago del revés, algo de malestar, o incluso dolores. Son esas sensaciones que todos hemos tenido alguna vez. Pero que cuando tomamos la salida, en la mayoría de los casos, desaparecen, se nos pasa y tratamos de correr y disfrutar!

Cada persona es un mundo y en competición, según lo que te estés jugando así pueden ser tus nervios. Por ejemplo, si es una liga de regularidad y sabes que no puedes fallar, o si nos jugamos mucho en un campeonato a una sola carrera. También pueden aparecer días antes, o incluso en mitad de carrera, generando situaciones de tensión o peligro dentro de la misma.

 

running runner corredor

 

6 TRUCOS PARA LOS CORREDORES MÁS NERVIOSOS

 

 

 

1.CIERRA LOS OJOS-

No pegar ojo la noche antes de una carrera es algo bastante normal. Tenía un entrenador que decía, que si no podía dormir en la víspera, que no me preocupara, que permaneciera en la cama con los ojos cerrados descansando. Era casi igual de que dormir a pierna suelta, pero aun así, al día siguiente podría estar para ganar la carrera.

Científicamente desconozco el fundamento, pero funciona. Normalmente no puedes dormir por los nervios, y al no dormir te preocupas más pensando en que te saldrá mala carrera. Permanecer en la cama, con los ojos cerrados y sin presión por dormir, te hace relajarte y al final terminas durmiendo al instante, teniendo un buen sueño reparador.

2.SIGUE UN PROCESO-

Debes crear tu propio proceso en los preparativos los instantes antes de carrera. Esa rutina debe incluir, localización de la salida, recogida de dorsal, calentamiento, el tiempo que empleas en vestirte, poner el dorsal en la camiseta.

3.MANTÉN LA RUTINA-

Una vez tengas tu método ya solo tienes que seguirlo. Esto te va a permitir que no se te olvide nada y tenerlo todo bajo control. Además no vas a tener que estar pensando qué hacer en cada momento. te saldrá de manera mecánica.

4.TRES HORAS ANTES-

Desde que sigo esta regla no he vuelto a tener problemas con las digestiones. El desayuno o comida la hago 3 horas antes de la salida. Aunque es cierto que una hora antes a veces tomo algo de fruta o un gel antes de la salida, dependiendo del tipo de competición, pero dar tiempo a hacer la digestión de los alimentos es fundamental.

5.LLEGA CON TIEMPO-

A mi me gusta llegar con tiempo a las carreras. Para poder aparcar e iniciar mi rutina con los preparativos sin estrés. Prefiero llegar un poco antes y tomarme un café una vez he recogido el dorsal. Cuidado con llegar con mucha antelación, pues puede dejarnos demasiado relajados y tener que esperar tanto que a la hora de la verdad nos coja el toro.

6.PARTICIPA-

Será porque ir a correr y competir es una de las cosas que más me gusta. A veces voy aunque no esté muy preparado, y afronto las competiciones a modo de entrenamiento. Tener el hábito de participar en carreras, nos ayudará a afrontar las mismas con menos nervios. Ya sabemos el proceso, y como actuar y eso nos mantendrá mas tranquilos.

 

Muchas gracias por pasarte por aquí!

Puedes seguirme en mis REDES,

busca @carlosdemoreno

Sobre el autor Carlos de Moreno
Me gusta correr bajo la lluvia, llegar a casa empapado y entrar en la ducha directamente. Mi madre dice que mis primeros pasos fueron corriendo, pero no lo recuerdo. Con mi padre hice footing a finales de los '80 y desde bien pequeño he estado ligado al deporte. Los domingos me gusta competir en carreras y poder sentir los nervios instantes antes de salir. Siempre he estado en forma, suelo entrenar 5 veces por semana, corro o hago running, como lo llames no importa. Me gusta sentir el viento aunque no soy el más rápido ni quizás el más resistente. No corro por huir de nada, persigo una meta y cada día que la cruzo lo escribo en mis notas para correr.