Vara prefiere el iPad a la tortilla

Cuando Ibarra era presidente, sus campañas electorales tenían un rito sagrado: la cena campestre al anochecer en cualquier arcén de Extremadura. La tortilla campera de Ibarra era el rato más distendido del día y los periódicos nacionales publicaban, impepinablemente, cada campaña, un reportaje sobre esas cenas tan distendidas. Vara, la verdad, no tiene tiempo para tortillas porque tiene que atender el iPad.
Las nuevas tecnologías esclavizan más que las buenas cenas. Estar en twitter y en facebook (no sé si está en tuenti, pero debería si quiere llegar a los nuevos votantes de 18-21 años), llevar un blog y contestar los e-mails es una tarea que exige mucha dedicación. La duda estriba en saber si se llegaba más al electorado con la tortilla de patatas de Ibarra o con las nuevas tecnologías.
Mientras se despejan las dudas, Vara ha puesto el foco en Celdrán durante un par de días. La estrategia puede ser buena: se ningunea a Monago y se moviliza más a un posible votante que tiene alergia al estilo Celdrán, pero podría aceptar a Monago. El problema es que tantos vaivenes despistan y Vara pierde encanto. Si juegas a ser un buen chico gordito, tienes que serlo de principio a fin. El elector no entiende que de pronto te conviertas en Guillermo el travieso.
Quisquilla

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.