La voz del poeta

Tomo prestada la voz del poeta y digo que el voto es un arma cargada de futuro. Celaya hablaba de poesía en su verso, pero en aquella España invertebrada, la dictadura estaba tan presente que las urnas eran un sueño. Nos dejamos mucha vida y a muchos camaradas y muchas ilusiones en el camino, pero ganamos. Hoy, la revolución está en las urnas. El sistema se puede y se debe cambiar desde las urnas. Pedir una democracia real sentándose en la acera es perder el tiempo, cuando es posible ganarse esa realidad democrática creando partidos o agrupaciones de electores y votando. Porque el voto es un arma y quien renuncia a votar no solo capitula y queda inerme, sino que le da balas a su adversario, cuyo voto engorda a medida que crece la abstención. Votar es un derecho y una obligación para cambiar el sistema. Esto no es África. Ni Monago ni el más derechista de los candidatos peperos están en el cargo o accederán a él, si acceden, por la fuerza, sino, en el peor de los casos, por culpa del desinterés de demasiada gente. Votar es la máxima expresión de la libertad y del compromiso democrático. Quizá no tenga tanto glamour, ni tanto foco mediático, como sentarse en la calle junto a una pancarta a esperar que te arreste la Policía, pero es mucho más efectivo. Muchísimo más. Vota. La democracia es tuya.
Jaime Aguilar

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More