Hoy

img
La vida de Séneca a través de continuos flash-back no deja indiferente a nadie
img
Paco Vadillo | 27-07-2017 | 08:51

El montaje de Emilio Hernández consigue su objetivo: Que todo el público discuta tras el espectáculo si se adecua a sus gustos. La mayoría se marcha sorprendido por la versión de su director, puesto que ha conseguido darle una vuelta de tuerca al texto del genio Antonio Gala. Pero apretar las tuercas a veces acaba con el aire y eso, se nota al final en la respuesta de los asistentes. A muchos les apasionó la escenografía, la disposición y movimientos escénicos y la inclusión de temas musicales que facilitan la narración. Para otros, el montaje se quedaba en un popurrit de propuestas artísticas que poco aportaban a la historia central y que despistaban del texto original de Gala. Sea como fuere, Séneca es de estos espectáculos recomendables para departir con tus amigos y familiares tras disfrutarlo.

Escultura de Séneca

Comencemos por el principio, su protagonista. Antonio Valero se enfunda en la piel del filósofo y consejero de Nerón realizando quizás el mejor papel que ha interpretado en Mérida. Es creíble, intenso y realista. Sus declamaciones son exactas y explica de una manera precisa el proceso personal que vivió el personaje en sus últimos años de vida. Su trabajo interpretativo está a la altura del Festival de Mérida e incluso, el reducido espacio escénico que ha creado Emilio Hernández se convierte en una jaula para un actor que se mueve con naturalidad por la arena del Teatro Romano.

ANTONIO GALA

La música es protagonista del espectáculo. Las piezas musicales, interpretadas con maestría por sus protagonistas, se van insertando en la historia haciendo las veces de coro. Aunque a muchos espectadores consiguió despistarles de la historia central, por lo estrambótico de alguna de ellas, lo cierto, es que dota al montaje de un trabajo escénico diferente. Una propuesta de Hernández que carga a esta obra de un toque irreverente que sin duda envuelve la perversa historia del emperador Nerón.

El problema de la versión es que tanto piezas musicales, como vestuario y escenografía hacen que las contundentes frases de Séneca pasen casi a un segundo plano, perdiendo el interés por un texto bruta

resizer

Séneca es una propuesta diferente, quizás no pasará a la historia de nuestro imaginario colectivo del certamen, pero tampoco en su aspecto negativo. Hay buen trabajo dramático, y la hora y veinticinco minutos que dura el montaje ayuda a digerirlo de forma más ágil.

En una obra de hombres, con Gala, Hernández y Antonio Valero como arquetipos, triunfan las mujeres. Las más de mil personas que acudieron al estreno en Mérida (Porque el montaje ya se ha estrenado en Madrid con disparidad de valoraciones en cuanto a la crítica profesional) pudieron comprobar el excelente trabajo realizado por todas sus actrices. Ellas son las auténticas triunfadoras del espectáculo. Son creíbles en sus papeles, desgarradas…Hacen su personaje natural. Se mueven como serpientes por el espacio escénico provocando una atracción en el espectador irresistible. La actriz Esther Ortega, Agripina, realiza uno de los mejores trabajos dramáticos que hemos visto en el último lustro en el Festival de Mérida.

55_cartel_1-seneca-festival-de-merida-4266155881

Su intensidad interpretativa consigue atrapar al espectador, hacer que digiera cada una de las palabras. Es sensual, pero también perversa e incluso irónica. Y en todas sus facetas lo hace creíble. Llega a cualquier rincón de las caveas como una gran dama del teatro. Las piedras de Mérida no pueden con ella y demuestra unas capacidades dramáticas que hacen que su papel, de madre de Nerón, sea uno de los más interesantes del montaje.

Algo parecido, en menor medida, le ocurre a Carmen Linares que suelta su voz flamenca para esparcirla por las caveas emeritenses. Sorprende en su faceta interpretativa por su naturalidad. Su voz envuelve cada escena en la que aparece dejando un regusto increíble entre los espectadores. Es parte esencial y emotiva de un montaje diferente.

La música, la interpretación, la versión del texto de Gala, la escenografía…Muchos elementos de discusión en un montaje que no deja indiferente a nadie, pero que permite que en Mérida podamos disfrutar de las propuestas artísticas del Centro Dramático Nacional.

Sobre el autor Paco Vadillo
@pacovadillo - Más que ver una obra de teatro. Mucho más que descubrir las voces de la escena española. Más allá de intentar comprender un mito en el libreto del director de turno...El Festival de Mérida puede ser una experiencia sensorial sencilla de vivir, compleja de entender, pero increíble para enamorarte de ella. Por ello, detrás de la escena, allá donde está el peristilo, donde la Xirgu mira con ojos dramáticos suceden cosas apasionantes. Encuentros imposibles, datos que pasan desapercibidos, recomendaciones para vivir el festival más allá de las caveas. Bienvenidos al entresijo de bambalinas ficticias del Teatro Romano de Mérida

Otros Blogs de Autor