Hoy

img
Calca y Menelao salvan una floja Bella Helena
img
Paco Vadillo | 06-08-2017 | 20:45

El montaje tiene todos los ingredientes para ser atractivo para el gran público. Sobre todo, para aquel que huye de los clásicos densos, de las dramaturgias enrevesadas o de las historias de toda la vida que despistan en las caveas del Teatro Romano (Vamos, las que me gustan a mí). Un elenco conocido, sobre todo gracias a la televisión, una historia conocida y el aliciente que es un ‘musical’, puestos de moda en España hace lustros gracias al trabajo de varias productoras que arriesgan su dinero por este tipo de macro proyectos.

resizer

En este caso el riesgo económico lo ha puesto el propio Festival Internacional (Como con todos los montajes) y la prestigiosa compañía extremeña Rodetacón, que nos ha dejado para la historia grandes producciones como ‘Yo soy aquel negrito’ o ‘El maravilloso mago de OZ’. Sus montajes dirigidos a los más pequeños de la casa han contado en su historia con el aplauso de la crítica y el público (Como fue el caso de la exitosa Hércules de la pasada edición del certamen emeritense), pero en esta ocasión se han quedado a medio camino. Es un ‘Querer  y no poder’ con una historia a la que le falta romper de forma constante, que con algo de tibieza no llega a explotar como espectáculo para toda la familia, pero tampoco para el adulto.

bella-kxrd-984x468hoy

Una de las claves podría encontrarse en la elección de los temas musicales, puesto que con una historia de sobra conocida por todos, los temas, la musicalidad, incluso la letra de los mismos se antoja algo infantil. Sin embargo, el texto, acompañado de un original diseño de vestuario a cargo de Maite Álvarez que le da al montaje un aire vistoso, se narra de una forma sensual, erótica y adulta. Esa mezcla que no permite cuajar un montaje en el que sus protagonistas están correctos en sus interpretaciones. Incluso destacando su potencia vocal, con una excelente afinación y una dirección técnica que permite que en cualquier rincón del Teatro Romano se escuche con nitidez cada uno de los temas.

Richard Reguant ha realizado un gran esfuerzo para dirigir a un nutrido grupo de protagonistas, disponerlos sobre la escena intentando ocupar la mayor parte de la macro boca del Teatro Romano y que el ritmo no baje en las dos horas de duración del espectáculo.  Pero no siempre lo consigue. Un descanso en la mitad del montaje metido con calzador, que rompe con el ritmo de la trama, la ausencia de elementos escenográficos y una iluminación sencilla que no convierten el show en una fiesta completa. Triunfa el amor en la historia entre Helena y Paris gracias a Afrodita (Por cierto, grata sorpresa comprobar cómo Leo Rivera (Paris) y Rocío Madrid (Afrodita) cuentan con una voz espectacular).

85688295001_5529110563001_5529088915001-vs

Aunque sobre el resto de actores y actrices del montaje se encuentran dos de ellos, Javier Enguix y Joan Carles Bestard interpretando a Menelao y Calca, respectivamente. Los dos demuestran unas dotes interpretativas que traspasan sus personajes, vencen y convencen. Hacen creíbles y naturales sus disparatados perfiles dramáticos y consiguen los mayores aplausos del público. Para el espectador se hace agradable su presencia en escena y dota de credibilidad la narrativa. Tienen una vis cómica inherente y son capaces de generar cierta necesidad entre el público. Dos actores que podrían protagonizar cualquier comedia en el Festival de Mérida en futuras ediciones con el convencimiento que sus trabajos serían un éxito. Felicidades.

helena

‘La Bella Helena’ es algo más que Gisela pero se queda a medio camino entre el musical y el cabaret. Dos disciplinas artísticas imprescindibles para entender el teatro en España en las últimas décadas pero que en Mérida, no llegan a cuajar.

Sobre el autor Paco Vadillo
@pacovadillo - Más que ver una obra de teatro. Mucho más que descubrir las voces de la escena española. Más allá de intentar comprender un mito en el libreto del director de turno...El Festival de Mérida puede ser una experiencia sensorial sencilla de vivir, compleja de entender, pero increíble para enamorarte de ella. Por ello, detrás de la escena, allá donde está el peristilo, donde la Xirgu mira con ojos dramáticos suceden cosas apasionantes. Encuentros imposibles, datos que pasan desapercibidos, recomendaciones para vivir el festival más allá de las caveas. Bienvenidos al entresijo de bambalinas ficticias del Teatro Romano de Mérida

Otros Blogs de Autor