Blogs

Paco Vadillo

El Peristilo del Teatro Romano

Nerón descoloca en Mérida

Programar ‘Nerón’ es un apuesta interesante, quizás de las más atractivas de la programación de este año. Elegir a un director reputado como Alberto Castrillo-Ferrer y poner la versión bajo el lápiz de Eduardo Galán era, sin duda, escoger, a lo mejor de la dramaturgia actual en España. Y como guinda, que uno de los actores de moda del cine español encarne al emperador estigmatizado por ‘quemar Roma’, Raúl Arévalo, aglutina todos los ingredientes para que nadie se pierda este montaje.

ESCENOGRAFÍA

Comencemos por lo positivo, que hay mucho. Arturo Martín Burgos, el escenógrafo, ha aprovechado, casi en su totalidad, la boca del Teatro Romano. Y esto es un punto a favor del montaje, puesto que entiende el desarrollo de la historia en la totalidad del monumento. De esta forma, ha partido en trozos la escultura que representa a Nerón para ofrecer una sensación de ego que envuelve cada rincón de la escena. El emperador omnipresente en todos los espacios. Además, unas colgaduras de tela burdeos que recorren como una serpiente el suelo escénico genera tensión dramática imprescindible para la narración de la historia.

TEATRO ROMANO NERÓN

En cuanto a la interpretación de los artistas, destaca sobre el resto Daniel Migueláñez. Un desconocido para el gran público que da un golpe en la mesa con este montaje. Interpreta dos papeles bien diferenciados. Su capacidad dramática, la forma de declamar y sus movimientos corporales permiten que el espectador diferencie y aplauda los dos por igual. Proyecta la voz como nadie y muestra visos de un intérprete camaleónico.

Por su parte, Itziar Miranda, a mi juicio, va de más a menos. Bajo la piel de Agripina, la madre del emperador, nos muestra su carácter manipulador desde el inicio. Es contundente en sus declamaciones y se mueve por la escena con naturalidad, con la complicación que conllevan los movimientos en este gran espacio escénico.

presentacion-neron

Buen trabajo del resto del elenco donde sobresale, como es evidente, su protagonista: Raúl Arévalo. Muchos esperábamos un personaje más contundente o perturbador. Pero Arévalo ha trabajado el perfil suave del carácter de su protagonista. Y esto le permite hacerlo creíble, cercano, como si fuera un amigo reconocible. Su forma de interpretar canalla, descarado hace que el público conecte con el mensaje desde el inicio. Además Arévalo lleva en su entonación y movimientos al personaje al humor… En muchas ocasiones cuando lo que cuenta es un drama le da un toque irónico que convence y que por momentos salva el montaje y lo hace conectar con el público que encuentra en él, una interpretación reconocible y atractiva.

UN SÍ PERO NO

Pero el espectáculo no acaba de convencer. Es demasiado pedagógico en la explicación de la historia. Y poco contundente en momentos álgidos como el incendio de Roma o alguna de las muertes que aparecen en escena (Exceptuando la del propio Nerón que sobrecoge al espectador). El ritmo narrativo se hace, por momentos, algo tedioso, incluso lento. Y esto provoca que parte del público pueda desconectar del montaje por algunos instantes. Esto puede ser causa sólo y exclusivamente del estreno, ya que aún le falta rodaje y seguro lo conseguirá con los días.

Tras los casi tres minutos de aplauso continuado los espectadores dirimían si el espectáculo les había convencido. A veces, se echaba en falta en el transcurso del montaje esos momentos que te erizan la piel y que te permiten adentrarte en la obra sin que los ruidos de las campanas de la Puerta de la Villa de Mérida te despisten. Aún así, las expectativas son altas y hay demanda de disfrutar de Raúl Arévalo en el papel de Nerón. Ayer miércoles, más de 2.200 personas acudieron al estreno para redescubrir la historia de un emperador desquiciado por mantener su ego sobre el resto de los mortales.

cartel-neron-424x600

‘Nerón’, en el estreno no dejó indiferente al público, y parte de la culpa de esto la tienen los fallos de sonido que de forma constante se repitieron la noche de la puesta de largo. Que provocaron que los actores y actrices cuando entraban en escena no tuviesen los micrófonos conectados o que el sonido para parte de las caveas del Teatro Romano fuera “algo bajo y lejano”. Así lo comentaban algunos espectadores tras la función de ayer. Que ‘Nerón’ tiene que crecer con los días es una obviedad, y lo debe hacer para que los protagonistas de este montaje se sientan más cómodos en el espacio.

Es una propuesta con todos los ingredientes para que la disfruten los amantes del Teatro y que sin duda, encontrará tras el estreno la horma que le falta para encajar con el espectador.

 

Más que ver una obra de teatro. Mucho más que descubrir las voces de la escena española. Más allá de intentar comprender un mito en el libreto del director de turno...El Festival de Mérida puede ser una experiencia sensorial sencilla de vivir, compleja de entender, pero increíble para enamorarte de ella. Por ello, detrás de la escena, allá donde está el peristilo, donde la Xirgu mira con ojos dramáticos suceden cosas apasionantes. Encuentros imposibles, datos que pasan desapercibidos, recomendaciones para vivir el festival más allá de las caveas. Bienvenidos al entresijo de bambalinas ficticias del Teatro Romano de Mérida

Sobre el autor

@pacovadillo - Más que ver una obra de teatro. Mucho más que descubrir las voces de la escena española. Más allá de intentar comprender un mito en el libreto del director de turno...El Festival de Mérida puede ser una experiencia sensorial sencilla de vivir, compleja de entender, pero increíble para enamorarte de ella. Por ello, detrás de la escena, allá donde está el peristilo, donde la Xirgu mira con ojos dramáticos suceden cosas apasionantes. Encuentros imposibles, datos que pasan desapercibidos, recomendaciones para vivir el festival más allá de las caveas. Bienvenidos al entresijo de bambalinas ficticias del Teatro Romano de Mérida


julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031