El Brujo, Conchita Montes y Edipo en una noche de risas pero, algo extensa | El Peristilo del Teatro Romano - Blogs hoy.es

Blogs

Paco Vadillo

El Peristilo del Teatro Romano

El Brujo, Conchita Montes y Edipo en una noche de risas pero, algo extensa

Los siete contra Tebas‘ de Esquilo acapara casi la totalidad de la narrativa de Rafael Álvarez, El Brujo, durante su último estreno en Mérida. La historia de Edipo aliñada con los continuos gags costumbristas a los que nos tiene acostumbrado el artista completan un montaje que se hace extenso, sobre todo en su segunda parte, pero que vuelve a levantar las risas del público en el Teatro Romano de Mérida.

obras-de-esquilo

El montaje se plantea, una vez más, haciendo uso de la conocida fórmula de juglar donde El Brujo se siente cómodo, se crece y conquista al público. La disección de la temática, en este caso la evolución de la tragedia clásica y sus similitudes con nuestros días, es grandilocuente. Una vez más, Álvarez vuelve a hacer un ejercicio magistral de investigación para acercar a los espectadores la historia, en este caso, la historia grecolatina. Apoyado en multitud de libros, obras, fuentes…Disecciona la narrativa de Esquilo y a través de él, de otros autores clásicos. Pero es precisamente esa fórmula magistral la que la convierte en manida. No sorprende. Nos invita a viajar por el significado de las grandes preguntas del ser humano que se plasman en las tragedias grecolatinas, pero la reflexión al final se diluye en una obra algo extensa.

Aún así, consigue atrapar al público que ayer en el estreno aplaudió y disfrutó con risas cada parlamento del artista. Más en la primera parte que en la segunda. Dividir el montaje en dos partes, con un descanso de 20 minutos es una decisión del propio actor. Pero en esta ocasión consigue despistar al público y convierte en tediosa una obra que en su primera mitad estaba entreteniendo. Algo más de dos horas de duración que se hacen digeribles gracias a las ‘estampas costumbristas’ y el anecdotario de El Brujo que lo han convertido en un cómico reputado y reconocido a nivel europeo. Aunque no logra romper del todo, al menos, durante el estreno.

20180717_230429

Importante el papel del equipo escenográfico PEB y del diseñador de la iluminación, Miguel Ángel Camacho, que bajo el control de Rafael Álvarez hacen del Teatro Romano un espacio íntimo, pero que sobrecoge. Iluminando con calidad la atalaya ubicada sobre la orchestra desde donde se narra la mayoría de la obra y aprovechando la extensa boca teatral del Teatro con una iluminación elegante y elementos, como las bombillas desparramadas por el suelo, que diferencian cada trama. El propio artista hace un guiño a la complicación de aprovechar la mayor boca teatral de España, pero en esta ocasión, la luz y la escenografía se utilizan de forma elegante y coherente y atrapa al espectador.

esquilo_el_brujo_1000-600x600

En cuanto al sonido, el público situado en las caveas superiores echaban de menos un poco más de potencia, puesto que había declamaciones del cómico que se perdían. Aún así, es increíble comprobar el control de la voz que tiene Rafael Álvarez y cómo conjuga los tonos para captar la atención del respetable. Un Brujo que volvió a estar acompañado de Javier Alejano que dota al estilo del actor de un sello propio con música en directo y una estampa estética inseparable a cada montaje del autor.

‘Esquilo, nacimiento y muerte de la tragedia’ será un montaje diferente cada día. El artista necesita del feedback del público, y es esa sensación, la que le permite extenderse sobre el escenario. Y con la máxima de “la mejor improvisación es la que está preparada”, el Brujo desarrolla el texto a través de las sensaciones que recibe sobre la escena. Es una de las cualidades de un cómico que necesita pocos elementos para convencer, pero que arrastra desde hace lustros una legión de seguidores.

conchita-montes

Parte del anecdotario tradicional que El Brujo expone en cada uno de sus montajes vuelve a salir a la palestra en éste. Con constantes guiños a la actualidad mundial, pero con protagonistas como Conchita Montes, la actriz española que nombraba el cura de su pueblo, que nunca falta. Es este momento, casi cuando llega el final de la primera parte, uno de los instantes más recordados por el público a la salida del montaje. Esta anécdota desternillante, que nada tiene que ver con la narrativa de la propia obra, es el sello de la casa del autor. Consigue contando historias reales que aliña con su particular sentido del humor, que el ritmo de su espectáculo no baje y alcanza así, puntos de humor que permite al público no desconectar.

 

Más que ver una obra de teatro. Mucho más que descubrir las voces de la escena española. Más allá de intentar comprender un mito en el libreto del director de turno...El Festival de Mérida puede ser una experiencia sensorial sencilla de vivir, compleja de entender, pero increíble para enamorarte de ella. Por ello, detrás de la escena, allá donde está el peristilo, donde la Xirgu mira con ojos dramáticos suceden cosas apasionantes. Encuentros imposibles, datos que pasan desapercibidos, recomendaciones para vivir el festival más allá de las caveas. Bienvenidos al entresijo de bambalinas ficticias del Teatro Romano de Mérida

Sobre el autor

@pacovadillo - Más que ver una obra de teatro. Mucho más que descubrir las voces de la escena española. Más allá de intentar comprender un mito en el libreto del director de turno...El Festival de Mérida puede ser una experiencia sensorial sencilla de vivir, compleja de entender, pero increíble para enamorarte de ella. Por ello, detrás de la escena, allá donde está el peristilo, donde la Xirgu mira con ojos dramáticos suceden cosas apasionantes. Encuentros imposibles, datos que pasan desapercibidos, recomendaciones para vivir el festival más allá de las caveas. Bienvenidos al entresijo de bambalinas ficticias del Teatro Romano de Mérida


julio 2018
MTWTFSS
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031