Hoy

img
Crisis desigual
img
El Zurdo | 31-01-2017 | 17:51

Los fríos datos confirman, una vez más, una realidad quemante: la crisis se ha cebado mucho más con los de abajo que con los de arriba y ha abierto la brecha entre pobres y ricos. Entre 2008 y 2014, la riqueza de los españoles se ha reducido el 37,2%, según la Encuesta Financiera de las Familias publicada esta semana por el Banco de España. Para los hogares más desfavorecidos ha sido aún peor: la Gran Recesión ha arrasado con la mitad de su patrimonio. En cambio, los más afortunados solo han perdido un 15%. Como consecuencia de este reparto desigual de las pérdidas ocasionadas por la crisis, el 1% más rico de los españoles pasó de poseer el 16,8% de la riqueza nacional en 2011 a acumular el 20% al cierre de 2014.

Con todo, los que más tienen siguen sin ser los que más contribuyen a la caja común. Todo lo contrario. La grandes empresas tributaron solo un 7,6% de sus beneficios en 2015, la mitad que las pymes (18%), y muy lejos del tipo nominal del Impuesto de Sociedades (el 28% en ese ejercicio y ahora el 25%). «Eso no se entiende», clama el ministro Montoro, quien insiste: «A la grandes empresas les conviene tributar más para que se sostenga la cohesión social». Totalmente de acuerdo con don Cristóbal, que ha pasado de amnistiar a la grandes fortunas cuando su Gobierno tenía mayoría absoluta a, ahora que está en minoría en el Congreso, anunciar que estrechará la vigilancia sobre ellas y las multinacionales para que paguen al fisco como Dios manda y no como el pícaro de Álex Crivillé recomienda.

Como propósito de Año Nuevo está muy bien. No obstante, hasta ahora, la cacareada cruzada contra el fraude y la picaresca fiscal del tesorero del Reino ha sido poco efectiva. El Sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha) ha denunciado que la Agencia Tributaria fue incapaz de detectar el 90% de la elusión fiscal en 2015, lo que acabamos pagando todos los «pringaos» que sí somos Hacienda. Las dudosas prácticas de las grandes corporaciones para eludir el pago de impuestos nos salen muy caras. Gestha cifra en 9.600 millones de euros las pérdidas anuales que suponen para el erario público. Es un 60% de los 16.000 millones que tiene que recortar el Estado para cumplir este año el objetivo de déficit.

Como dice la filósofa Susan George, «en realidad, la austeridad funciona muy bien para lo que ha sido diseñada: transferir riqueza de abajo a arriba». La también presidenta de honor de ATTAC, movimiento a favor de una tasa a las transacciones financieras internacionales (conocida como Tasa Tobin), explica a ‘eldiario.es’ que a mediados de los años 70 en Europa las rentas del trabajo eran el 70% y las del capital el 30%. Ahora las rentas del trabajo son el 60% y las del capital el 40%. Así que, advierte, se ha perdido un 10% de riqueza en el bolsillo de la gente, algo así como 1,6 billones; «es mucho dinero que no va a ir al consumo y a la inversión, y que no pagará impuestos por ello».

En definitiva, como argumenta con datos la periodista Ana Tudela en su más que recomendable libro ‘Crisis S.A.’, la mano invisible del mercado está metida hasta el fondo en el bolsillo de los ciudadanos y «la crisis es un inmenso negocio, una sociedad anónima que trabaja en serie para trasvasar recursos de la clase trabajadora a las élites económicas».

(Publicado en el diario HOY el 29 de enero de 2017)

Sobre el autor El Zurdo

Últimos Comentarios

genadiew_7077 02-10-2017 | 17:37 en:
Choque de nacionalismos
veintitresydoce 25-05-2016 | 16:46 en:
Regreso al futuro

Otros Blogs de Autor