Hoy

img
Fecha: agosto, 2017
La manada
El Zurdo 28-08-2017 | 6:13 | 0

TFGP.

Los atentados de Barcelona y Cambrils no han sido perpetrados por lobos solitarios sino por una manada de lobos. Lobos incautos y estúpidos que se ocultaron bajo pieles de cordero para no levantar sospechas mientras eran adiestrados y adoctrinados por un malvado lobo gris de la rama más radical y violenta del salafismo, movimiento fundamentalista islámico.

En su obra magna ‘Masa y poder’, el nobel de Literatura Elias Canetti explica que los hombres aprendieron de las manadas de lobos a cazar en grupo, juntos. Los hombres fueron domesticando a los lobos hasta convertirlos en perros y formaron con ellos las mutas de caza o jaurías, siguiendo el modelo de la manada de lobos. ‘Muta’ proviene del bajo latín ‘movita’, que significa ‘movimiento’. De ahí procede la antigua palabra francesa ‘meute’, que tiene un doble sentido: puede significar ‘alzamiento, insurrección’ o ‘partida de caza’. Así de ella derivan ‘amotinador’ y ‘motín’. Por ese doble significado, Canetti elige ‘muta’ para denominar también a la forma más antigua y limitada de la masa humana, porque es el término que mejor designa el carácter colectivo del movimiento apresurado y el objetivo concreto que se persigue. La muta quiere una presa; quiere su sangre y su muerte. Para darle alcance deberá seguir sus huellas rápidamente y sin desviarse, con astucia y constancia. Sus integrantes se alientan mediante alaridos que contienen en sí el ataque (“¡Alá es grande”!, por ejemplo).

El pensador de origen sefardí define la muta como un grupo reducido de hombres excitados, que se conocen bien y que nada desean con mayor vehemencia que ser más numerosos, porque cualquier nuevo integrante supondría un incremento importante de su fuerza. En la muta se expresa con máxima intensidad el sentimiento de unidad, pero el individuo nunca puede perderse en ella tan enteramente como un hombre moderno se pierde hoy en cualquier masa. Oscilará entre estar dentro y al margen. Cuando la muta forma un círculo en torno a su fuego, cada cual puede tener vecinos a derecha o izquierda, pero la espalda permanece expuesta al exterior salvaje. La muta se caracteriza por la imperturbabilidad de su dirección y la igualdad entre sus miembros, que se manifiesta en que todos están poseídos por el mismo objetivo. El objetivo más inmediato de la muta de caza es siempre matar, bien una sola presa grande o bien muchas que huyen masivamente ante ella.

Hay un punto, según Canetti, en que la muta es superior a la masa: su constancia. Aun cuando circunstancias adversas la obliguen a disolverse, la muta siempre volverá a reunirse. Su duración estará garantizada mientras sus integrantes continúen con vida; se puede confiar en ellos, no se dejan tentar por otros. El sentimiento de la muta misma seguirá siendo más fuerte que el sentimiento que cada cual tiene como individuo cuando no actúa con su muta.

Sin embargo, no solo los terroristas, profesen la ideología o religión que profesen, actúan como manadas o mutas. Estas también proliferan tanto en el mundo real como en el virtual, tanto en las plazas públicas, la barras de bar, las aulas o los centros de trabajo como en las redes sociales o los grupos de WhatsApp, y ningún librepensador está libre de ser su presa.

(Publicado en el diario HOY el 27 de agosto de 2017)

Ver Post >
La conjura de los necios
El Zurdo 21-08-2017 | 9:35 | 0

Trece años después de los atentados del 11-M en Madrid, los yihadistas han vuelto a matar en España. Esta vez la tragedia ha tenido como cruento escenario Barcelona, capital de la multiculturalidad, y, en concreto, las Ramblas, donde los turistas han pasado de ser tachados de terroristas por los hijos de la anarquía a víctimas. Víctima también ha sido la inteligencia, violada por los novios de la muerte. El 17-A ya es una fecha marcada en rojo sangre. Pasará a la historia universal de la infamia como una victoria pírrica más de la conjura de los necios, de esos que como Ignatius J. Reilly, el inadaptado y anacrónico protagonista de la novela de John Kennedy Toole, quieren devolvernos a la Edad Media. Porque el fanatismo, de uno u otro signo, tanto de los islámicos como de los islamófobos, tanto del Daesh como de Trump o Le Pen, se nutre de los estúpidos.

Carlo M. Cipolla clasifica a las personas en cuatro tipos: los incautos, los inteligentes, los malvados y los estúpidos. El incauto beneficia a los demás aun perjudicándose a sí mismo. El inteligente se beneficia a sí mismo y a los demás. El malvado actúa movido solo por el beneficio propio sin importarle perjudicar a los otros. El estúpido daña a otras personas sin obtener provecho alguno, o incluso peor, perjudicándose (hasta incluso perder la vida, como los terroristas suicidas), como reza la tercera (ley de oro) de ‘Las leyes fundamentales de la estupidez humana’ formuladas por el historiador económico italiano.

La primera ley es que siempre e inevitablemente cualquiera de nosotros subestima el número de individuos estúpidos que circulan por el mundo. La segunda (ley de hierro) es que la probabilidad de que una persona sea estúpida es independiente de cualquier otra característica de esa persona, pues la estulticia no hace ninguna clase de discriminación; el estúpido puede ser analfabeto o licenciado, rico o pobre, joven o viejo, de izquierdas o derechas, creyente o ateo… La cuarta es que los no estúpidos siempre subestiman el potencial nocivo de la gente estúpida; constantemente olvidan que en cualquier momento, lugar y circunstancia, tratar o asociarse con estúpidos supone invariablemente un error costosísimo. Y la quinta es que el estúpido es el tipo de persona más peligrosa que existe, más que el malvado. A juicio de Cipolla, cuando el malvado perfecto actúa se produce una transferencia masiva de riqueza y bienestar a su favor, pero la sociedad en su conjunto no sale ni beneficiada ni perjudicada. Sin embargo, cuando los estúpidos entran en acción, la sociedad entera se empobrece. Además, las sucias acciones de un malvado se pueden prever, porque son racionales, responden a una lógica; no así las del estúpido, de ahí que sea imprevisible.

Ahora bien, dichos cuatro tipos de persona suelen darse mezclados. El inteligente puede tender a ser incauto o malvado. El malvado puede ser inteligente o estúpido. El incauto oscila entre la estupidez y la inteligencia. Y el estúpido está a medio camino entre el malvado y el incauto. La decadencia de una sociedad depende del aumento de la actividad de los estúpidos por la permisividad de los otros grupos, así como de la creciente presencia de malvados estúpidos en puestos de responsabilidad y poder y el incremento de la cantidad de incautos estúpidos que los eligen o les consienten.

(Publicado en el diario HOY el 20 de agosto de 2017)

Ver Post >
El Rif no existe
El Zurdo 17-08-2017 | 8:05 | 0

Mohamed VI no trata a la democracia mejor que Nicolás Maduro. Sin embargo, nuestros próceres consienten al rey de Marruecos lo que no consienten al presidente de Venezuela. Porque su majestad es un hijo de puta pero es nuestro hijo de puta, y el caricaturesco epígono de Hugo Chávez es el hijo de puta de Podemos.

El monarca marroquí cumple para España y Europa entera la misma función que el sultán turco Erdogan. Hacen el trabajo sucio de defender nuestras fronteras de la invasión de los bárbaros, aunque estos sean unos muertos de hambre que esgrimen como única arma el sueño de alcanzar el paraíso europeo para ganarse la vida que le han negado en su tierra. Mas nuestro bienestar depende de su malestar y los recibimos con la misma animosidad que los borricos y ‘borrokas’ a los turistas en Barcelona y San Sebastián. Claro, no hay sitio para ellos en un país de viejos como España, con comarcas con menos densidad de población que el Sáhara y una hucha de las pensiones que es un saco roto.

Sabedor de cuánto lo necesitamos, Mohamed VI nos chantajea con la dejación de sus funciones si le tocamos demasiado la moral con los derechos humanos, las cuotas pesqueras, el Sáhara Occidental o el Rif. Cuando nos ponemos estupendos, sus gendarmes hacen la vista gorda ante los desesperados que intentan saltar las vallas de Ceuta y Melilla. Si somos condescendientes, no se andan con contemplaciones con el negro. Prueba de la eficacia de su mano dura es que, según responsables de la seguridad del Estado español, entre 1.500 y 3.000 inmigrantes aguardaban cerca de Ceuta la oportunidad de entrar en la ciudad a finales de julio y las redadas de la policía marroquí redujo su número a menos de un millar. Con todo, el lunes 187 subsaharianos lograron colarse en tromba a través del paso fronterizo de El Tarajal, al coger por sorpresa a las fuerzas de seguridad de ambos países, que esperaban un salto en la valla. No obstante, la colaboración policial entre Marruecos y España ha frustrado solo esta semana otros tres intentos de entrada.

Por esta razón de Estado, el Gobierno de Rajoy y sus voceros mediáticos ignoran las protestas sociales en el Rif, pese a que el déspota ‘ilustrado’ alauí se las gasta con quien se le opone de la misma manera que el bolivariano aprendiz de Napoleón, el cerdo estalinista que protagoniza ‘Rebelión en la granja’ de George Orwell.

La población del Rif, región del norte de Marruecos, se levantó el 28 de octubre. El detonante fue la muerte del joven Mohssine Fikri, un vendedor de pescado aplastado por la trituradora del camión de la basura cuando trataba de recuperar el género que la policía le había confiscado. Desde entonces, los rifeños, agrupados en el movimiento popular Hirak, no han cesado de manifestarse contra la precariedad, la corrupción y la desigualdad, así como para exigir la liberación de los activistas encarcelados, una universidad, un hospital y la desmilitarización de la colonia española hasta 1956. Amnistía Internacional ha denunciado que al menos 66 de los más de 200 detenidos a causa de las revueltas fueron torturados. El miércoles fue enterrado Imad Attabi, un joven en coma desde que fue herido en la cabeza durante la represión policial de la manifestación del 20 de julio en Alhucemas. ¿Abrió algún telediario o periódico español con ello? Calla, calla, que no estamos hablando de Venezuela. De lo que no se habla no existe.

(Publicado en el diario HOY el 13 de agosto de 2017)

Ver Post >
Aprendices de Unabomber
El Zurdo 06-08-2017 | 8:19 | 0

En 1779, el joven Ned Ludd rompe dos telares mecánicos como reacción contra las deplorables condiciones laborales que sufre su gremio. Eso cuenta la leyenda del movimiento al que da nombre, el ludismo, encabezado por artesanos ingleses que, a principios del siglo XIX, arremetieron contras las nuevas máquinas textiles que amenazaban con destruir sus empleos.

Finales de mayo de 1978, Buckley Crist, profesor de ingeniería de materiales en la Universidad de Northwestern, recibe un paquete sospechoso y llama al policía Terru Marker, quien lo abre y explota. Marker resultó herido leve en su mano izquierda y se convirtió en la primera víctima del neoludita Theodore John Kaczynski, conocido como Unabomber, un superdotado matemático que entre 1978 y 1995 envió 16 cartas bomba a universidades o aerolíneas, matando a tres personas e hiriendo a otras 23. Unabomber fue detenido por el FBI en 1996 y condenado a cadena perpetua. Antes, ‘The New York Times’ publicó su manifiesto ‘La sociedad industrial y su futuro’, en el que llama a una revolución mundial contra lo que denomina el «sistema tecno-industrial», con el argumento de que la «Revolución Industrial y sus consecuencias han supuesto un desastre para la humanidad».

Verano de 2017, aprendices de Unabomber tratan de sabotear la primera industria de España, el turismo, con ataques vandálicos a buses turísticos y hoteles en Palma de Mallorca y, sobre todo, Barcelona. Sus daños son solo materiales, por el momento. Sus autores, miembros de Arran Països Catalans, los cachorros de la CUP, el partido independentista y antisistema catalán que sostiene a Puigdemont. Sus motivos: se está explotando un modelo de «turismo de élite, masivo» que «destruye el territorio y condena a la miseria a la clase trabajadora» y «convierte el país en un parque de atracciones que únicamente beneficia a la burguesía y al capital». En San Sebastián se les ha sumado Ernai, la nueva camada de los epígonos de Batasuna, cuya meta es la «creación de nuevos modelos de vida». Unos y otros califican sus atentados de «acciones mediáticas» o de «autodefensa».

Lo cierto es que en junio los barceloneses situaron, por primera vez, el turismo como el principal problema de la ciudad, según el Barómetro Semestral de Barcelona. Y según la Sindica de Greuges, el Defensor del Pueblo en Cataluña, las quejas relacionadas con el turismo se dispararon de 28 en 2015 a 123 en 2016.No obstante, insisto: el fin no justifica los medios; los medios justifican el fin.

Como explica el historiador israelí Yuval Noah Harari en ‘Homo Deus’, el mundo moderno no cree en la finalidad, solo en la causa; ha matado a Dios y ha perdido la fe en que hemos nacido para cumplir un rol en un plan divino. La nueva religión se basa en la firme creencia de que el crecimiento económico es absolutamente esencial. Este nuevo credo nos insta a descartar todo aquello que pueda obstaculizar ese crecimiento, como la conservación de la igualdad social y del medio ambiente. La némesis de la economía moderna es el colapso ecológico. Por ende, para crecer no puede valer todo si no queremos ser víctimas de la ‘hybris’. Sin embargo, para evitarlo, tampoco vale todo. Tan denostables son la avaricia como la violencia, por mucho que la primera sea un medio rápido para crecer y la segunda para cambiar las cosas.

(Publicado en el diario HOY el 6 de agosto de 2017)

Ver Post >
Sobre el autor El Zurdo

Últimos Comentarios

veintitresydoce 25-05-2016 | 16:46 en:
Regreso al futuro

Otros Blogs de Autor