Hoy

img
Fecha: octubre, 2017
El poder de la estupidez
El Zurdo 31-10-2017 | 5:40 | 0

BRU1. BRUSELAS (BÉLGICA), 31/10/2017.- El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont interviene durante la rueda de prensa que ofreció en el club de la prensa de Bruselas, Bélgica, hoy 31 de octubre de 2017. Puigdemont llegó este lunes a Bruselas después de que el fiscal general del Estado de España, José Manuel Maza, anunciara una querella por rebelión, sedición y malversación contra él y el resto del gobierno regional, así como otra querella contra la mesa del Parlamento autónomo. EFE/ Olivier Hoslet

Tenía mis dudas, pero se han despejado. Estos últimos días he constatado que Carles Puigdemont es estúpido. Sí, estúpido según la definición que hace del término Carlo M. Cipolla en sus ‘Leyes fundamentales de la estupidez humana’, opúsculo que ya cité en el artículo ‘La conjura de los necios’, publicado tras los atentados de Barcelona y Cambrils del 17-A.

Decía entonces que Cipolla clasifica a las personas en cuatro tipos: los incautos, los inteligentes, los malvados y los estúpidos. El incauto beneficia a los demás aun perjudicándose a sí mismo. El inteligente se beneficia a sí mismo y a los demás. El malvado actúa movido solo por el beneficio propio sin importarle perjudicar a los otros. El estúpido daña a otros sin sacar provecho alguno, o incluso peor, obteniendo un perjuicio.

Y así ha hecho el presidente de la Generalitat al no convocar elecciones autonómicas y al consumar la estulticia supina de proclamar la república independiente de Cataluña. Con esta delirante decisión, Puigdemont perjudica a todos los catalanes –incluidos a los independentistas, aunque, incautos ellos, no lo crean– porque los divide y enfrenta, pero también él sale damnificado, pues acabará en la cárcel. Sin embargo, prefirió convertirse en héroe local por un día que pasar a la historia del soberanismo catalán como un ‘botifler’, un traidor. Demostró así su miopía y enanismo políticos, amén de su pusilanimidad. En un momento tan crucial, Cataluña necesitaba un estadista como Josep Tarradellas y se ha visto en las torpes manos del monstruo de Artur Mas, que ha perdido el control sobre su criatura.

Si Puigdemont es estúpido, Mas es malvado. El expresident embarcó a su partido y a su país en la aventura independentista para salvar la cara, para desviar la atención sobre los recortes sociales de su Govern en lo más crudo de la cruda crisis y las corruptelas del clan Pujol y ahijados. Cuando la CUP exigió su cabeza a cambio de apuntalar el Gobierno de Junts pel Sí, Mas se sacó de la manga al exalcalde de Gerona. Pero Puigdemont pasó de ser marioneta de Mas a serlo de la formación antisistema.

Y es que a veces los inteligentes y malvados caen en la tentación de asociarse con un estúpido con el fin de manipularlo. Cipolla avisa que tal maniobra acabará en desastre, pues las personas no estúpidas subestiman el potencial nocivo de los estúpidos.

El historiador económico italiano advierte que el estúpido es el tipo de persona más peligroso que existe, más que el malvado. A su juicio, si el malvado perfecto actúa se produce una transferencia masiva de riqueza y bienestar a su favor, pero la sociedad en su conjunto no sale ni beneficiada ni perjudicada. En cambio, las acciones del estúpido empobrecen a la sociedad entera. Además, las tretas de un malvado se pueden prever porque son racionales, responden a una lógica, perversa, si se quiere, pero lógica; no así las locuras del estúpido, que son irracionales e imprevisibles. Ese es el poder de la estupidez. Para más inri, el estúpido no sabe que es estúpido, lo que contribuye poderosamente a dar mayor fuerza, incidencia y eficacia a su acción devastadora. En consecuencia, como lamentaba el poeta Friedrich Schiller, «contra la estupidez hasta los mismos dioses luchan en vano».

(Publicado el 29 de octubre de 2017)

Ver Post >
El sentido de las palabras
El Zurdo 25-10-2017 | 5:10 | 0

GIRONA.-19-10-2017.- Numerosas personas se ha concentrado esta noche delante de la subdelegación del Gobierno en Girona, pidiendo la libertad de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart y a favor de la República Catalana .EFE/Robin Townsend

La independencia es para muchos catalanes lo que era la democracia para muchos españoles durante el franquismo: la isla de Utopía.

El filósofo Ludwing Wittgenstein afirmaba: «Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo». Y añadía: «El sentido del mundo debe encontrarse fuera del mundo».

Los hijos del franquismo no conocieron la democracia hasta la muerte del caudillo. Democracia era una palabra tabú, impronunciable, ajena a su mundo. Sin embargo, como todo lo prohibido y desconocido, resultaba fascinante. Por ello, muchos de aquellos encontraron el sentido del mundo y, por ende, de sus vidas en la lucha por alcanzar algo que estaba fuera de su mundo: la democracia.

Una vez lograda, la democracia fue perdiendo atractivo, sobre todo entre los que nacieron y se criaron en su seno, porque para ellos es el estado natural de las cosas, es su mundo. A sus 40 años, ajada por la corrupción y la crisis económica, la democracia española no cautiva a los nacidos a partir de la década de los 60 porque no les ha traído la prosperidad anunciada, todo lo contrario: vivirán en la vejez peor que sus padres, como advierte un reciente estudio de la OCDE.

En consecuencia, las generaciones del ‘baby boom’ y de los ‘millennials’ tratan de buscar el sentido del mundo fuera de su mundo. Muchos de ellos lo han hallado en la reivindicación de la democracia real, entendiendo que la fundada por la Constitución de 1978 es una versión adulterada. El 15-M surgió de esa reivindicación. Y esta se ha asociado a la independencia en Cataluña, ya que es vista como el camino hacia una democracia auténtica por al menos dos millones de catalanes. Ya decía también Wittgenstein que «imaginar un lenguaje significa imaginar una forma de vida» y que «el significado (de las palabras) es solo el uso».

La intervención de la autonomía catalana, a través del artículo 155 de la Carta Magna, y el encarcelamiento de los ‘Jordis’, los cabecillas de los movimientos soberanistas ANC y Òmnium Cultural, alimentan la ilusión de los ‘indepes’ de que luchan legítimamente por la instauración de una democracia real frente a un Estado «policial» y «opresor». Les da argumentos para sostener su relato victimista y que el «régimen del 78» sufre una regresión autoritaria bajo la bota del Gobierno de Rajoy. Otra falacia, como la de los 16.000 millones que España roba a Cataluña, que, a fuerza de repetirla mil y una veces, los goebbelianos propogandistas del independentismo convertirán en (pos)verdad durante esta larga campaña electoral que se abre con la aplicación del 155 de marras, ya que culminará con la convocatoria de elecciones autonómicas en el plazo máximo de seis meses. Travestirán así la división entre ‘indepes’ y no ‘indepes’ en antagonismo entre demócratas y franquistas, que extenderán a toda España. Así, a sus miopes ojos, solo caben dos opciones: o estás con ellos o estás contra ellos y la democracia.

Para más inri, la intervención de la autonomía, que incluye el cese del Govern en pleno, avivará el sentimiento de humillación en buena parte de los catalanes. Y cuando al adversario no solo se le derrota sino que se le humilla, no se resuelve el conflicto sino que se perpetúa, porque no se restañan heridas sino que se abren más. Valga como botón de muestra y lección histórica el Tratado de Versalles (1919), que puso fin a la Primera Guerra Mundial y fue el primer paso hacia la segunda, pues resultó humillante para los alemanes y sembró la semilla del diablo nazi.

(Publicado en el diario HOY el 22 de octubre de 2017)

Ver Post >
Lecciones de la crisis de los misiles
El Zurdo 15-10-2017 | 8:20 | 0

El 10 de octubre, Cataluña y España entera se asomaron al abismo a través de los ojos de Carles Puigdemont. El president subió al precipicio del Parlament, estiró una pierna, la dejó en suspenso en el aire, la retiró tras unos segundos eternos y tendió una mano de hierro en guante de terciopelo a Mariano Rajoy. Así, su esperado y temido salto al vacío se quedó en amago para decepción de su hinchada y mosqueo de las barras bravas de la CUP.

El sí pero no del prócer catalán, su gesto a lo Chiquito de la Calzada, desconcertó hasta a un gallego maestro en el arte de afirmar a la vez una cosa y su contraria como don Mariano. Para salir de su confusión, el presidente del Gobierno ha requerido al del Govern que aclare si declaró o no la independencia de Cataluña la tarde de autos antes de tomar o no la grave decisión de apretar el botón nuclear del cacareado artículo 155 de la Constitución, como le urgen sus halcones.

No obstante, tanto la declaración de independencia ‘interruptus’ de Puigdemont como el requerimiento perpetrado por Rajoy son dignos de estudio, de estudio lingüístico. Si el filósofo y lingüista Ludwig Wittgenstein levantara la cabeza concluiría que ambas proposiciones son absurdas, la una por contradictoria y la otra por tautológica (aunque en un sentido más retórico que lógico).

Si el futuro del invento de los Reyes Católicos pasa por que esos dos lleguen a un acuerdo mediante su diálogo de besugos, ¡que Dios nos coja confesados! Ni se entienden ni se hacen entender. Por no entender no entienden de igual manera qué es la democracia. Para don Carles es la voluntad del pueblo soberano (o una parte) incluso por encima de la ley. En cambio, para don Mariano es el imperio de la ley (o una parte) incluso por encima de la voluntad popular. Sin embargo, la democracia no es ni una cosa ni la otra; son las dos y no se puede renunciar a ninguna. Si empiezan por aceptar esto, tendrán mucho terreno ganado.

Asimismo, bien les vendría aplicarse las lecciones que saca el profesor Graham Allison de la gestión de la crisis de los misiles de Cuba y que plasmó en su ensayo ‘La esencia de la decisión’. El mundo nunca estuvo tan cerca del Armagedón como aquellos 13 días de octubre de 1962. En ese corto plazo, John F. Kennedy tuvo que decidir qué era peor: permitir que la URSS instalase misiles nucleares en Cuba, a apenas 150 kilómetros de Florida, o atacar y desencadenar una guerra atómica.

El presidente de Estados Unidos eludió el dilema sacándose de la manga una solución imaginativa que resolvió la crisis y que, en palabras de Allison, «no era su opción preferida, pero era mucho mejor que las otras dos, que eran inaceptables». Kennedy estableció un bloqueo sobre Cuba por mar y aire y prometió en público al líder soviético, Nikita Jruschov, que no invadiría la isla si retiraba los misiles. Al mismo tiempo, autorizó a su hermano Robert a negociar en secreto con un interlocutor soviético al que ofreció retirar los misiles estadounidenses de Turquía a cambio de que Moscú hiciera lo propio con los de Cuba.

Como dijo el exsubsecretario de Estado Nicholas Burns en alusión a este episodio, «el éxito de la diplomacia en los niveles más altos requiere a veces abrir puertas de salida para tu adversario; así puede salvar la cara y se evitan nuevos conflictos». Y ese fue el gran acierto de Kennedy y lo que evitó el desastre.

(Publicado en el diario HOY el 15 de octubre de 2015)

Ver Post >
¿No pasará nada?
El Zurdo 09-10-2017 | 4:29 | 0

GRA321. BARCELONA, 06/10/2017.- Fotografía de archivo del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i) y el expresidente Artur Mas, durante el Comité Nacional del PdeCat, celebrado el pasado día 2 de octubre. El expresidente de la Generalitat Artur Mas considera que Cataluña todavía no está preparada para "la independencia real", en declaraciones publicadas hoy por el diario británico Financial Times. EFE/Andreu Dalmau

El 10 de enero de 2016 publiqué un artículo titulado ‘¿Qué pasa en Cataluña?’, igual que un libro que recoge una serie de reportajes sobre la situación catalana que el periodista sevillano Manuel Chaves Nogales escribió tras la victoria del Frente Popular en las elecciones generales de febrero de 1936. Su aliado en Cataluña era el Front d’Esquerres, liderado por Lluís Companys, que recuperó la presidencia de la Generalitat tras ser amnistiado. Companys había sido encarcelado por proclamar el Estado catalán el 6 de octubre de 1934.

La vuelta de Companys al poder hacía temer otro intento de secesión. Sin embargo, Chaves Nogales saca la conclusión de que «en Cataluña no pasará nada», «nada de lo que el español no catalán recele», porque «en Cataluña hay, por encima de todo, un hondo sentido conservador que se impondrá fatalmente», el de esa burguesía industrial de la que entonces «los hombres de Esquerra» (y ahora los de Junts pel Sí) son a un tiempo vanguardia reivindicativa y retaguardia defensiva frente a la revolución proletaria (que ahora representaría la CUP). La pela es la pela.

Nogales diagnostica: «El nivel más alto de izquierdismo en Cataluña se consiguió el día de las elecciones, cuando hasta muchos hombres de la Lliga (precursor de la extinta CiU) desertaron del Frente Catalán de Orden (coalición derechista) y votaron a la Esquerra. A partir de aquel día, el sentido izquierdista de Cataluña empezó a decaer». Y concluye: «Dentro de unas semanas, de unos meses, los hombres representativos del izquierdismo comenzarán a sentir la presión de una masa cada vez más conservadora y prudente».

De forma paralela, creo que el nivel más alto de independentismo se alcanzó el 1-O, cuando hasta muchos hombres de la antigua CiU votaron a favor de la secesión en la farsa de referéndum. A partir de aquel día, el sentido independentista empezó a decaer y comenzó la presión sobre los hombres representativos del independentismo de los sectores más conservadores y prudentes, con el siempre medroso y huidizo don Dinero a la cabeza, como demuestra la fuga del Sabadell, CaixaBank o Gas Natural.

Las llamadas a la prudencia se dan en el propio seno del frente soberanista. El expresident Artur Mas reconoció al ‘Financial Times’ que Cataluña no está lista para una «independencia real» y apela a seguir siendo pragmático. En la misma línea, el conseller de Empresa, Santi Vila, afirmó a ‘Ara’ que había que dar una última oportunidad al diálogo.

Mas y Vila dan voz a los «moderados» de Junts pel Sí, que abogan por retrasar la declaración de independencia para ganar tiempo, negociar un acuerdo de mínimos con Rajoy y convocar elecciones autonómicas que no estén marcadas por el fracaso del ‘procès’. Enfrente está la CUP, que exige una proclamación inmediata y sin ambages.

La convocatoria de comicios sería lo más inteligente. La Moncloa podría negociar con el Govern que saliera de las urnas sin que se viera como una cesión al chantaje de los independentistas. Y estos salvarían la cara sin que se viera como una claudicación ante Madrid. 

Creo con Chaves Nogales que «el pueblo catalán vale mucho más que sus hombres representativos». Por eso, como él planteaba entonces, dejémoslo votar, «¿por qué no hacer con una nueva consulta electoral el sondeo necesario para aflorar a la vida púbica catalana unos hombres nuevos que tanta falta están haciendo?».

(Publicado en el diario HOY el 8 de octubre de 2017)

Ver Post >
Choque de nacionalismos
El Zurdo 02-10-2017 | 4:47 | 1

GRA234. BARCELONA, 02/10/2017.- Mossos d'Esquadra protegen la Jefatura Superior de la Policia Nacional en Barcelona con motivo de la concentración de unos 15.000 estudiantes este mediodia en el centro de Barcelona para protestar por la intervención policial y las cargas que se efectuaron en la jornada de ayer en Cataluña. EFE/Juan Carlos Cárdenas

Y llegó el día del choque de trenes. Dos trenes que han acelerado hasta lo temerario echando más leña al fuego en las últimas semanas. Dos trenes que representan dos nacionalismos que se retroalimentan.

Considero todo nacionalismo un trastorno psicosocial, el fruto agrio del delirio de grandeza de un pueblo que se cree elegido por la Divina Providencia o por la Historia y, por tanto, superior a otros. Como todo trastorno, se puede dar en diferentes grados. Cuanto más radical, es más supremacista, más agresivo. En grado sumo es genocida.

No obstante, nacionalismo e independentismo no son sinónimos. No todos los independentistas son nacionalistas. El ejemplo es Cataluña. El porcentaje de independentistas casi se ha duplicado desde que en 2010 el Tribunal Constitucional anuló parte del nuevo Estatut y comenzaron los recortes sociales. La mayoría de esos ‘indepes’ de nuevo cuño proceden de la izquierda no nacionalista –el PSC y la coalición Catalunya Sí que es Pot (en la que está Podemos)–. Como hicieron los ‘mesías’ partidarios del ‘brexit’, el argumento definitivo esgrimido por los independentistas de toda la vida para convencer a los que no lo eran ha sido el económico, el «España nos roba», como ha reconocido el propio Oriol Junqueras. Cifran el «expolio» en 16.000 millones de euros anuales, «cuatro veces más dinero que todos los recortes juntos que hace la Generalitat». Una mentira goebbeliana que a fuerza de repetirla mil veces se convirtió en verdad (o posverdad) incontestable e incontestada para los conversos.

Ese mito, entre otros, ha sido desmontado por Josep Borrell y Joan Llorach en ‘Las cuentas y los cuentos de la independencia’. Cierto que Cataluña es de las comunidades que más contribuyen a la caja común –la tercera, tras Madrid y Baleares– pero es la décima que más recibe del Estado. Mas ha calado profundo en muchos catalanes el sofisma de que con lo que les «roba» España serían la Tierra Prometida y se codearían con Alemania y los países escandinavos.

Significativo es que, según datos del CEO (el CIS de la Generalitat), el apoyo a la independencia es mayor entre catalanes con padres y abuelos catalanes y con rentas altas. Alcanza el 50% entre los que «viven cómodamente», mientras que es del 29% entre quienes pasan «muchas dificultades», esos que más han sufrido el austeridazo aplicado por el Govern, y apoyado por CiU en el Congreso.

Sin embargo, el viejo truco de agitar las banderas, de exacerbar los sentimientos patrios le ha venido bien a Artur Mas, que no era independentista, y demás ahijados del padrino de la patria catalana, el exhonorable Jordi Pujol, para desviar la atención de sus corruptelas y tijeretazos. Pero también a Mariano Rajoy. Y así al «España nos roba» de un nacionalismo, el otro ha reaccionado con el «¡A por ellos, oé!». Porque «hay quien dice que Rajoy es una fábrica de independentistas, pero lo que no dicen es que los llamados ‘indepes’ son una fábrica de Rajoys», como sostiene Nicolás Sartorius, quien advierte que el nacionalismo es el adversario más peligroso de los trabajadores porque los divide. Por eso, exhorta quien fuera uno de los fundadores de CC OO, «no podemos seguir permitiendo que nos líen, que nos manejen, que nos mientan mucho y que nos enfrenten».

Tras la acción nacionalista catalana y la reacción nacionalista española debe llegar la síntesis a partir de mañana. Eso sí, sería de ingenuos e imprudentes confiar en que dos pirómanos apaguen el incendio que han provocado.

(Publicado en el diario HOY el 1 de octubre de 2017)

Ver Post >
Sobre el autor El Zurdo

Últimos Comentarios

genadiew_7077 02-10-2017 | 17:37 en:
Choque de nacionalismos
veintitresydoce 25-05-2016 | 16:46 en:
Regreso al futuro

Otros Blogs de Autor