Clamar en el desierto | El rincón del Zurdo - Blogs hoy.es

Blogs

El Zurdo

El rincón del Zurdo

Clamar en el desierto

Demagogos, aquende y allende el Charco, que manosean la Historia porque lo cortés no quita lo cobarde para tapar las vergüenzas y pescar votos. Un comisario corrupto, a sobresueldo de las cloacas del Estado y don Dinero, artero en el manejo de la máquina del fango. Un padre indignado y enfangado que regresa de «limpiar culos» en olor de mesiánica santidad más que de multitudes y que, contumaz, se resiste a cortarse la coleta pese a que no cesa de pinchar en hueso desde que rozó el cielo. Un capillita y maletilla, más derecho que diestro, experto en neandertales e hijo de un prócer de la democracia del que no es ni su sombra, aunque a su alargada sombra medró. Un presidente de diseño, más modelo que modélico, hombre de palabra pero de pocos hechos, rojo por fuera y hueco por dentro. Una izquierda cainita y suicida condenada a no entenderse. Una santísima derecha trifálica: tres canallas y un único dios útil, la patria. Rebeldes con causa, la independencia, y un único destino, el abismo…

Y ensordecida por tanto ruido y tanta furia, la España vacía y vaciada clama en el desierto. Hoy intentará hacerse oír en la Villa y Corte. Decenas de miles de almas, provenientes de 23 provincias que suponen el 70% del territorio español pero solo retienen al 10% de sus habitantes, tomarán la madrileña plaza de Colón para protestar contra el abandono institucional que les ha dejado fuera del ‘café para todos’.

El momento es oportuno para captar el interés de los oportunistas. Es en época de elecciones cuando los políticos se acuerdan de esa España sobrerrepresentada en el sistema electoral (suman un centenar de los 350 escaños del Congreso) pero infrarrepresentada en las instituciones.

De hecho, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, estará hoy en Colón, a pesar de que las plataformas convocantes han dejado claro que su movilización es apartidista. Asimismo, el Gobierno aprovechó el viernes la coyuntura para lanzar un esbozo de su estrategia para frenar la despoblación y el envejecimiento de las provincias interiores, que, de momento, no es más que una declaración de buenas intenciones que, me temo, acabará en un cajón tras las citas con las urnas.

En Extremadura, un retazo de esa España vaciada, estamos más que hartos de desiderátums políticos. Llevamos décadas reclamando un tren digno. Nuestro futuro va en ello. Un informe de Caixabank alerta de que en 2031 habrá en la región más jubilados que jóvenes. Las consecuencias serán más gasto público y menos mano de obra. Y para atajar este alarmante problema y dinamizar la economía regional, el estudio considera clave la mejora de nuestra red logística y de transportes.

Hasta ahora, el nuestro ha sido un grito vacío. Mas los extremeños ya nos hemos cansado de ser santos e inocentes y, al menos, ya hemos conseguido llamar la atención mediática y sacar los colores a los poderes públicos. Hoy, junto a compañeros de fatigas de las dos Castillas, La Rioja, Aragón, Andalucía o la Comunidad Valenciana, volveremos a visibilizar que hay dos Españas, una llena y otra vaciada, que no reciben el mismo trato por parte de las autoridades estatales. Se da así la paradoja de que hay quienes se quieren desconectar de España y otros que seguimos desconectados sin quererlo. La más grave amenaza a la unidad nacional no es el independentismo catalán, como braman las derechas, es la despoblación y el envejecimiento de la ya conocida como ‘Laponia del sur’. Como dice Manuel Gimeno, portavoz de Teruel Existe, «ser pocos no resta derechos».

(Publicado en el diario HOY el 31 de marzo de 2019)

blog personal del periodista Antonio Chacón Felipe

Sobre el autor


mayo 2019
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031