Hoy

img
Autor: Elzurdo
Carne cancerígena
img
El Zurdo | 02-11-2015 | 5:25| 0

Resulta que las carnes procesadas son cancerígenas y la carne roja es probable que lo sea, según advierte la Organización Mundial de la Salud (OMS). Al parecer, sus consumidores habituales tienen más riesgo de padecer un cáncer de colon o recto.

La noticia no es nueva, pero los medios de comunicación la han aireado a los cuatro vientos esta semana a raíz de una nota de prensa confusa y alarmista publicada por la OMS. No creo casual su difusión a menos de dos meses de la merienda de negros a la que estamos convocados el 20D. Veo la mano negra del sistema detrás. Sí, porque se ha cargado las tintas en alertar sobre el consumo de carne roja y procesada y no de otros alimentos igual o más perjudiciales para nuestra salud democrática.

Que sí, que la carne roja hay que comerla con moderación, sobre todo la de cerdo, como bien nos advirtió el doctor Orwell en ‘Rebelión en la granja’, pero no solo porque probablemente provoque cáncer, sino también por sus efectos nocivos para nuestro aparato circulatorio. Si nos ponemos morados, tenemos más puntos de sufrir arteriosclerosis o un infarto; en definitiva, de colapsar.

Peor aún es abusar de chorizos (sean rojos o blancos), butifarras, morcilla negra o salchichas alemanas. Que son carcinógenos está más que probado. Su ingesta descontrolada acelera la metástasis. Con que solo el 3% de nuestra dieta sea a base de estos productos, estamos perdidos: el cáncer no tardará en corromper todo nuestro organismo si no lo detectamos a tiempo.

Pero cuidado también con abusar del pescado azul, más graso y, por tanto, menos digestivo que el blanco. Y más si llevamos cuatro años de vigilia cuaresmal tragando boquerones en vinagre, besugos y escurridizas anguilas.

Luego hay falsos mitos muy extendidos sobre las propiedades de ciertos alimentos. La naranja, por ejemplo. Si bien es cierto que esta fruta contiene vitamina C y que esta es buena para el buen funcionamiento de nuestro sistema inmunitario, es un error pensar que tanto la naranja como el zumo de naranja ayudan a prevenir y curar la gripe y los resfriados. De hecho, en muchos casos un exceso de consumo de esta vitamina, lejos de ser beneficiosa, produce efectos negativos sobre nuestro organismo, como diarrea o daños gastrointestinales.

Por el contrario, hay otros alimentos cuyos grandes beneficios para la salud son menos conocidos. Es el caso del tomate, muy recomendable para el corazón, las arterias y la piel, así como para reforzar nuestras defensas. Entre otras cosas, el jugo de tomate posee licopeno, sustancia anticancerígena. Además, es bajo en calorías y grasas, lo que ayuda a adelgazar. También es rico en vitaminas K, A y C, que pueden combatir los radicales libres e impedir el proceso de oxidación de las células, amén de en fibra, lo que ayuda a reducir el colesterol malo.

Al final, la clave para vivir mucho y bien es una dieta equilibrada, baja en azúcar y sal, dos venenos para nuestro cuerpo. Ya sé que se avecinan días difíciles para gulosos y golosos, pero no se deje tentar por lo sabrosón y lo que endulza el pico, pues lo puede acabar pagando. Mas, sobre todo, que no le coman el coco ni le den gatopardo por liebre ni le embriaguen con garrafón (por cierto, el tomate también es muy bueno para contrarrestar la resaca).

(Publicado en el diario HOY el 1/11/2015)

Ver Post >
El General Invierno
img
El Zurdo | 27-10-2015 | 6:22| 0

La economía está que arde, aunque no le viene bien el calor. Tampoco un frío que pela. Lo que le sienta mejor es el fresco. Una investigación de las universidades de Stanford y Berkeley publicada el jueves por la revista ‘Nature’ sostiene que la productividad económica alcanza su punto óptimo cuando la temperatura es de 13° C. Si la temperatura es mayor, la productividad «declina fuertemente». Un clima muy cálido no solo perjudica las cosechas sino también la salud de los trabajadores de diversos sectores, según los investigadores. Esto podría explicar que los países pobres se concentren en el sur, en regiones tropicales y ecuatoriales, y los países ricos en el norte, en latitudes templadas.

Por esta razón, los investigadores concluyen que, a menos que se adopten medidas eficaces contra el calentamiento del planeta, la brecha entre países ricos y pobres se acentuará. Según sus proyecciones, los beneficios mundiales caerán un 23% hasta el año 2100 y los ciudadanos se empobrecerán en tres de cada cuatro países. Europa es de las pocas zonas del mundo donde el aumento de las temperaturas favorecerá una mayor productividad a corto y medio plazo; si bien, una vez superado el umbral de los 13 grados por efecto del cambio climático, su economía terminará aplatanándose.

Por tanto, es de prever que las migraciones del sur al norte se intensifiquen en las próximas décadas. El éxodo de refugiados que huyen de las guerras de Siria, Irak o Afganistán es solo la punta del iceberg de lo que viene. Sin embargo, nuestros amados líderes europeos siguen actuando con la misma frialdad y lentitud de siempre para afrontar tamaño desafío. De los 160.000 solicitantes de asilo que esperan en los limbos italiano y griego a que la UE, como se ha comprometido, los recoloque, solo 87 han viajado ya a sus nuevos países de acogida, y los socios comunitarios han ofrecido solo 854 plazas.

Mas el que no espera es el implacable general invierno, que se aproxima y amenaza con hacer estragos en esa hueste de desterrados que llega de Oriente cargada con más incienso y mirra que oro y que vaga por las venas reabiertas del Viejo Continente en busca del edén nórdico. Y mientras el frío amenaza con congelar y sepultar con su manto blanco sus sueños y esperanzas ante la parsimonia de los hombres grises que nos hacen perder el tiempo, la xenofobia inflama el corazón de Europa al calor de los discursos del odio de los adanes que predican que los bárbaros nos invaden, que no todos son trigo limpio y que son un caballo de Troya que destruirán nuestro paraíso de bienestar, donde solo es bienvenido quien viene a gastar el botín que guarda en otros paraísos. Entre esos adanes los hay que no esconden sus vergüenzas tras una hoja de parra, sino tras una cruz y bajo una mitra y acostumbran a dar caña a los que se salen de su redil de cañizo, así como a arrimarse al que tiene barro a mano. Otros, en el nombre de Yavé, mixtifican el pasado para culpar a los adoradores de Alá del holocausto judío perpetrado por los nazis. También los hay que ocultan su camisa negra travestidos de demócratas. Algunos de estos edificadores de muros y profetas del Apocalipsis estaban entre los que jalearon y arroparon al tibio de Mariano en el congreso del PP europeo. Dime con quien andas y te diré quién eres.

(Publicado en el diario HOY el 25/10/2015)

Ver Post >
Ricos de solemnidad
img
El Zurdo | 19-10-2015 | 6:01| 0

«Las crisis están diseñadas para beneficiar a los ricos, ya que gracias a ellas les resulta más fácil reescribir las normas», decía el flamante nobel de Economía Angus Deaton hace más de tres años en una entrevista con XLSemanal. Y los datos, tozudos ellos, así lo confirman. El 1% de la población mundial, esos que tienen un patrimonio valorado en más de 760.000 dólares (667.000 euros), posee tanto dinero como el 99% restante de los habitantes del planeta, según el informe anual sobre la riqueza mundial del banco Credit Suisse. Para más inri, el 10% más acaudalado acapara casi el 90% de la riqueza total. Esta enorme brecha entre los ricos de solemnidad y el común de los mortales, lejos de cerrarse, se ha abierto más desde el inicio de la Gran Recesión, en 2008. En conclusión, los ricos saldrán de la crisis siendo más ricos y los pobres, más pobres. «Nunca ha habido tanta desigualdad», sentencia el economista Branko Milanovic. Y la entidad suiza prevé que el número de tíos Gilito crecerá un 46% en los cinco próximos años.

España está entre los países más desiguales. El 10% más rico tiene una renta 14 veces mayor que el 10% más pobre, amén de acumular tanta como la que se reparte la mitad de la población española. Así lo certifica un estudio de la Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social (EAPN), que advierte también que 13,6 millones de españoles (casi uno de cada tres) las pasan canutas. Otro estudio de Comisiones Obreras revela que los presidentes de las 35 grandes empresas del Ibex cobran de media 158 veces más que sus empleados.

El pasado sábado 17 de octubre fue el Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza. Su lema de este año, ‘Juntos contra la pobreza’, pone de relieve la necesidad de una verdadera alianza mundial para combatir esta plaga. Porque, aunque los predicadores de Mammón nos vendan lo contrario, «la pobreza no es un castigo divino, sino una consecuencia de las políticas» de los gobiernos, como sostiene el presidente de EAPN en España, Carlos Susías, quien refuta la teoría neoliberal dominante de que «la lluvia hace que todo el mundo se moje» o aquello de «vicios privados, públicos beneficios» que defendía Bernard Mandeville en ‘La fábula de las abejas’. «Lo que estamos observando es que los de arriba se están ahogando y los de abajo siguen secos», como dice Susías, y que los vicios privados de los zánganos generan públicas pérdidas a las abejas obreras.

En ‘La gran brecha, qué hacer con las sociedades desiguales’, otro nobel de Economía, Joseph E. Stiglitz, insiste en que la desigualdad es evitable, no es consecuencia de leyes inexorables. Es cuestión de políticas y estrategias. Pero se hace harto difícil que cambien esas políticas y estrategias cuando el considerado faro de la Libertad y la Democracia es en realidad una plutocracia. Estados Unidos está en manos de un puñado de ‘epulones’. Solo 158 familias multimillonarias controlan su sistema político a través de donativos a las campañas de los candidatos presidenciales, según informa ‘The New York Times’. La mayoría de ellas hacen negocios en la banca y el sector energético y compran la voluntad de aspirantes republicanos conservadores. Y España no es una excepción, como demuestran casos como Gürtel o Púnica.

Por ende, todos los votos no valen igual. Si es rico de solemnidad puede comprarse hasta una democracia. Una moneda, un voto. Ese el principio que rige el mundo.

(Publicado en el diario HOY el 18/10/2015)

Ver Post >
El reverso de la recuperación
img
El Zurdo | 13-10-2015 | 4:59| 0

La economía española, nos dicen, va como un tiro y crecerá este año el doble que la media de la zona euro. Es para sacar pecho, claro, y eso es lo que está haciendo Rajoy, sabedor de que esa baza le puede dar la victoria el 20 de diciembre. Nuestro presidente se mira en el espejo portugués y confía en que los españoles de bien, como los vecinos lusos el 4 de octubre, acaben avalando en las urnas los recortes.

Si don Mariano bajara de su nube monclovita y pisara la calle, vería que la realidad española no es tan rosa como la pinta y así lo perciben los ciudadanos, según se desprende del último barómetro del CIS. El paro se mantiene como la principal preocupación para casi ocho de cada diez encuestados y más de la mitad estima que la situación económica actual no ha cambiado desde 2014 y el 58,2% considera que seguirá igual o peor dentro de doce meses. En definitiva, para la mayoría de los españolitos la cacareada recuperación no está ni se le espera.

La recuperación como la crisis se está cargando en las espaldas de los de siempre y el trabajo que se está creando ya no saca de pobre aunque enriquezca la renta nacional. Quien parte y reparte el bacalao patrio se queda con la mejor parte y la famélica legión que se tiene que conformar con las raspas no deja de engordar. Así lo reflejan tanto Cáritas como la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en sendos informes publicados esta semana. El 53% de los 2,2 millones de personas atendidas por la organización de la Iglesia vive en hogares donde algún miembro está ocupado y el 22,2% de los trabajadores españoles tiene un trabajo indecente, frente al 16,6% de la media europea, según la OIT. Desde el año 2000, el porcentaje de trabajadores pobres ha aumentado en España 4,2 puntos porcentuales, casi el triple que la media europea (1,6). Asimismo, España es el país de Europa donde más ha crecido la desigualdad salarial en los dos últimos años. Por ende, la reforma laboral no ha conseguido mejorar la calidad del empleo, todo lo contrario. Y la OIT anticipa que aumentará el empleo parcial, temporal e independiente, de modo que en los próximos diez años el trabajo por cuenta propia se impondrá al asalariado. Es decir, se multiplicarán los autónomos y falsos autónomos.

Cáritas también ha alertado de la «cronificación» de la pobreza entre los parados de larga duración. Tres de cada cuatro desocupados a los que ayuda llevan más de un año de brazos caídos. Papá Estado, de tanto apretarse el cinturón, cada vez cuida menos de sus hijos. Al inicio de la crisis el 85% de los desempleados cobraba el paro; ahora son el 55%. Además, la pobreza va camino de ser hereditaria y se extiende por las clases medias. Seis de cada diez personas asistidas por Cáritas viven en barrios «en buenas condiciones».

El mundo que emerge de la crisis es una versión 2.0 del retratado por Charles Dickens en sus novelas. Y en estos tiempos difíciles los españoles tampoco depositan grandes esperanzas en su clase política, como también muestra el sondeo del CIS: el 58,7% de los encuestados cree que la situación política de España dentro de un año será igual o peor que la actual, que el 92,8% ya considera regular, mala o muy mala. Tal desconfianza de la ciudadanía en los políticos hace temer, al igual que ha ocurrido en Portugal, una fuerte abstención el 20D y el triunfo de la resignación sobre la voluntad de cambio.

(Publicado en el diario HOY el 11/10/2015)

Ver Post >
Cigarras y hormigas
img
El Zurdo | 05-10-2015 | 4:55| 0

«Desgraciadamente, en Europa predomina la extrañísima idea de que todas la cigarras viven en el Sur y todas las hormigas, en el Norte», decía el exministro de Finanzas griego Yannis Varufakis el pasado enero en una entrevista con la cadena austriaca ORF nada más ganar Syriza las elecciones.

En efecto, siempre hemos visto a los alemanes, y por extensión a toda la Europa septentrional, como a la hormiga de la fábula de Esopo, que trabaja duro, no disfruta de la vida, ahorra, mientras que la cigarra se limita a holgazanear al sol, a cantar y a no hacer nada, y luego viene el invierno y pone a cada cual en su sitio. Nos han hecho creer ‘ad nauseam’ que todos los germanos eran hormigas serias, responsables, intachables, de las que uno se podía fiar sin miedo a que le robaran la cartera. En contraposición, todos los españoles, italianos y griegos eran pintados como cigarras pícaras y gandules. Pero, en realidad, como advertía Varufakis, hay hormigas y cigarras en todas partes. Como explicaba el polémico economista, «lo que ocurrió antes de la crisis es que las cigarras del Norte y las cigarras del Sur, banqueros del Norte y banqueros del Sur, pongamos por caso, se aliaron para crear una burbuja financiera que los enriqueció enormemente, permitiéndoles cantar y holgazanear al sol, mientras que las hormigas del Norte y del Sur trabajaban, en condiciones cada vez más difíciles, incluso en los buenos tiempos». Cuando la burbuja estalló, las cigarras del Norte y del Sur se conchabaron y decidieron que la culpa la tenían las hormigas del Norte y del Sur: «La mejor forma de hacer eso era enfrentar a las hormigas del Norte con las hormigas del Sur, contándoles que en el Sur solo vivían cigarras. Así, la UE comenzó a fragmentarse, y el alemán medio odia al griego medio, el griego medio odia al alemán medio. No tardará el alemán medio en odiar al alemán medio, y el griego medio en odiar al griego medio».

El escándalo de Volkswagen ha puesto aún más en entredicho esa imagen tópica de todos los alemanes como hormigas, como sinónimo de fiabilidad, alimentada por anuncios como ese del Opel Astra en que aparece la modelo Claudia Schiffer sentenciando que es imposible que un Opel se estropee porque «es alemán». Los malos humos de una de las compañía bandera de la industria germana han ennegrecido toda la marca Alemania y amenazan con gripar la locomotora europea y, por ende, la incipiente y frágil recuperación. Y no solo, también han puesto en tela de juicio el capitalismo renano, del que era símbolo el fabricante del coche del pueblo y que contraponía su rostro humano a las salvajes maneras del capitalismo anglosajón. El truco del almendruco de VW para vendernos gato por liebre ha dejado en evidencia que el capitalismo, aunque se vista de verde, rojo o seda, capitalismo se queda. Al final, el objetivo de todo capitalista es el sueño de toda cigarra: lograr el máximo beneficio con el mínimo coste, aunque sea al alto precio de dañar el medioambiente y, por tanto, como advirtió el papa Francisco en la ONU, a la humanidad. A este paso, como dice el físico Stephen Hawking, «la raza humana tendrá que salir de la Tierra si quiere sobrevivir». El hallazgo de agua en Marte nos hace recuperar la esperanza de que otro mundo rojo es posible. Pero me temo que las cigarras no tardarán en esquilmarlo con el sudor de la frente de las hormigas de siempre.

(Publicado en el diario HOY el 4/10/2015)

Ver Post >
Sobre el autor El Zurdo

Últimos Comentarios

genadiew_7077 02-10-2017 | 17:37 en:
Choque de nacionalismos
veintitresydoce 25-05-2016 | 16:46 en:
Regreso al futuro

Otros Blogs de Autor