Hoy
img
Autor: Elzurdo
El horror
img
El Zurdo | 24-10-2011 | 10:22| 0

El jueves, 20-O, fue un día histórico. ETA, por fin, anunció que deja las armas y el Ubú libio, Muamar el Gadafi, fue liquidado. Sin embargo, ¡cuán divergentes han sido las vías para derrotar a ambos! La democracia ha acabado con la antidemócrata banda, mientras que la barbarie ha acabado con el bárbaro tirano.

Los libios, presas del horror, se han adentrado en el corazón de las tinieblas para eliminar de forma horrorosa a su coronel Kurtz particular, que de libertador pasó a dictador. Se han puesto a su bajura, ejecutándolo a sangre caliente y sin juicio previo. La ley del Talión se ha impuesto al Estado de derecho. Es el triunfo de la voluntad transmitida en ‘Apocalypse now’ por Kurtz (Marlon Brando) a su verdugo, el capitán Willard (Martin Sheen): «Tú no tienes derecho a llamarme asesino. Tienes derecho a matarme. Tienes derecho a hacerlo… pero no tienes ningún derecho a juzgarme (…). El horror y el terror moral son tus amigos; de lo contrario, se convierten en enemigos espantosos, en enemigos de verdad (…). Se precisan hombres con moral y que al mismo tiempo sepan utilizar sus instintos primarios para matar, sin sentimiento, sin pasión, sin juicio, sin ningún juicio, porque es el juicio el que nos derrota». Y como pregunta el propio Kurtz: «¿Cómo hay que llamarlo cuando los asesinos acusan a los asesinos?».

ETA también hizo suyo el terrible sofisma de Kurtz para imponer a sangre y fuego sus tesis independentistas. Y el Estado español, con los GAL, estuvo a punto de caer en la tentación de combatir al terrorismo con terrorismo, al horror con el horror, como sí está haciendo EE UU con Al Qaida o Israel con Hamás. Eso hubiera deslegitimado nuestra lucha contra la banda terrorista; nos hubiera rebajado moralmente; hubiera convertido a los verdugos en víctimas. En cambio, como bien dicen las víctimas del terrorismo etarra, aquí unos mataban y otros ponían los muertos; solo unos eran los asesinos y otros los asesinados. Y hemos demostrado una superioridad moral sobre el horror etarra combatiéndolo y derrotándolo con las armas que nos otorga legítimamente el Estado de derecho: ejerciendo el acoso y derribo policial, capturando y encarcelando a los terroristas.

Sin embargo, parece que algunos diestros sofistas y sus voceros no se alegran mucho de que ETA anunciara el cese definitivo de la violencia poco antes del 20-N, porque piensan, torticera y egoístamente, que puede perjudicar a los suyos en las urnas y provocar un vuelco electoral similar al que, según sostienen erre que erre, causaron los atentados del 11-M en 2004. Son los mismos que practican un terrorismo dialéctico, porque infunden miedo en los ciudadanos intoxicándoles con que el Gobierno de Zapatero se ha bajado los pantalones ante ETA y ha pagado a la banda un precio político a cambio de la paz. Son mentirosos y cínicos, pues cuando ellos sentaban sus posaderas en la Moncloa sí estuvieron dispuestos a pagar ese precio. Y si en algo coincido con Kurtz es en que «no hay nada que deteste más que la peste de las mentiras».

(Publicado en HOY el 23/10/2011)

 

APOCALYPSE NOW: EL HORROR (ESCENA)

http://www.youtube.com/watch?v=PStIdCh45ns

Ver Post >
Europa, en las nubes
img
El Zurdo | 18-10-2011 | 4:49| 0

La familia europea no gana para disgustos. Cuando no es el hermano irlandés el que la mete en líos, es el luso, el español o el italiano. Pero el que más quebraderos de cabeza le da es el manirroto griego. Su situación es desesperada: está asfixiado por las deudas y solo cuenta con plata para aguantar lo que queda de mes. Los cobradores del frac hacen cola ante su puerta y, por eso, urge a su parentela un préstamo, uno más, por el amor de Dios, para impedir que le quiebren las piernas. Pero en la familia hay quienes consideran al heleno un primo lejano y no se fían de él; quieren garantías de que dejará de ser un calavera. Piensan, con la matriarca teutona a la cabeza, que si le ayudan darán a entender a los hijos pródigos del sur que, cuando pierdan el norte, siempre estarán mamá Angela y papá Nicolas para salvarles el culo. Pero, ¿para qué está la familia si no para ayudarse?

El griego jura y perjura que se acabó la vida loca: echará a buena parte del servicio, meterá la tijera hasta el corvejón, venderá todo lo que pueda de la casa pública… Los parientes más severos le exigen más: que se arrodille en el parqué, se golpee la testa contra el muro de las lamentaciones y se fustigue, aun a riesgo de abrirse una enorme brecha y de arrancarse la piel social que lo protege. Por lo pronto, mamá Angela le ha leído la cartilla neoliberal y lo ha mandado al rincón de pensar, similar al caviladero de ‘Las nubes’. Ojo, Angela, a ver si te va a ocurrir lo que al protagonista de esta comedia de Aristófanes. El viejo Estrepsiades también está agobiado por las deudas de juego de su hijo. Decide, entonces, mandarlo al caviladero, que dirige un caricaturesco Sócrates, donde enseñan los argumentos justo e injusto que le pueden librar de sus deudas haciéndole ganar los pleitos con los acreedores. El hijo aprende el injusto y acaba agrediendo al padre. Estrepsiades, muy cabreado, prende fuego al caviladero y lo derriba.

Por Dios, Angela y compañía, echad abajo el caviladero neoliberal, releed la parábola del hijo pródigo, tened un poco de misericordia y rescatad ya al griego que se está desangrando. Si seguís apretándole las tuercas terminará eligiendo el argumento injusto, lo que le empujará a recortar más derechos sociales y sangrar a impuestos a su pueblo, hundiéndolo en la miseria, y a rebelarse contra sus parientes europeos, abandonar el euro y suspender pagos sin ton ni son. Y un escándalo así puede acabar con la familia europea. Lo mejor es una solución a la argentina: una quiebra ordenada; es decir, que el griego, respaldado por la parentela, renegocie con sus acreedores las condiciones de pago, ofreciéndoles varias alternativas. Por ejemplo, de lo que te debo, te pago solo la mitad; si quieres que te abone todo, me debes reducir los intereses sustancialmente y dar más tiempo; también te puedo cambiar mis bonos por eurobonos, con un menor rendimiento pero mucho más fiables porque están avalados por mi clan al completo… Ay, pero esto supondría que papá Nicolas y, sobre todo, mamá Angela tendrían que rascarse más el bolsillo, y no están por la labor, aunque sea por un hijo.

(Publicado en HOY el 25/9/2011)

Ver Post >
La familia y uno más
img
El Zurdo | 17-10-2011 | 3:31| 0

Pobre Don José, le están lloviendo piedras por preocuparse, como buen padrino, por su numerosa familia política y por sus amigos, procurándole oficio y beneficio a su cuñado, amén de a su ‘consigliere’ y a sus colegas de raqueta y carreras. Oye, que Don José no engaña a nadie, siempre lo ha dejado clarito: su compromiso es por el empleo y la familia. Y ahora que es mayoral del cortijo, él y su cuadrilla se han apresurado a dar empleo a la familia, colocando a primos y otros parientes entre el personal de servicio. No están haciendo nada que no hicieran los del clan del puño y la rosa en 28 años como administradores de la finca regional. Y allí donde fueres haz lo que vieres, ¿no? Con razón su mastín ladra: «Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra».

Ay, Don José, la tentación vive arriba: una vez habéis alcanzado el ansiado paraíso del poder, no habéis tardado mucho en probar la fruta prohibida del manzano del bien y del mal. Y esa es una fruta teniente que se os puede indigestar. Con tanto nepotismo, tenéis disgustado al abuelo Don Miguel. Vale, Don José, no estáis haciendo nada ilegal, cierto, pero sí algo muy feo, y ya sabéis que no hay ética sin estética, y viceversa. Mira al ministro de Defensa británico: el amiguismo le ha forzado a dimitir. Además, prometisteis un gobierno de los mejores y airear y barrer el cortijo a conciencia, hasta debajo de las alfombras. Para ello contáis con una escoba inesperada e inestimable, que os han prestado los mismos que os dieron las llaves del cortijo, los del clan de la hoz y el martillo. Pero la escoba, que tenéis bien sujeta por su mango de madera de nogal, está siendo en vuestras manos demasiado maleable. Mas, Don José, como eres un tío agradecido, has recompensado al clan rojo dándole un carguito en el cortijo a uno de los suyos, que, oh, casualidad, ya trabajaba para uno de los capos de la familia popular.

Los cabecillas del clan de la hoz y el martillo, llevados por su animadversión histórica hacia el clan del puño y la rosa, se están comportando como Bonasera, aquel funerario de ‘El Padrino’ que se negaba hacer tratos con la familia Corleone hasta que violaron a su hija y, desesperado y sediento de venganza, acabó acudiendo a Don Vito para suplicarle un favor: que castigara a los maltratadores. Don Vito se muestra reticente, pero finalmente accede a su petición. Bonasera, entonces, se prosterna ante Don Vito, solicita su amistad, le besa la mano y le llama padrino. El Don queda satisfecho y le dice a Bonasera que está en deuda con él y que algún día, «y puede que ese día nunca llegue», podría solicitarle un favor a cambio, a lo que Bonasera no podría negarse. Pero ese día sí ha llegado, varias veces ya, la última vez a cuenta de la elección del presidente de la radiotelevisión autonómica. Pero el clan rojo sigue siendo leal al Don y no se baja de la parra, digo, del nogal. No obstante, en dicho clan hay quienes empiezan a estar hartos de ser cascarón de nuez del Don y su familia; quieren hacer mucho ruido y pocas nueces. Para eso necesitan más sosa cáustica y más cabeza y retirarle la escoba al Don.

(Publicado en HOY el 16/10/2011)

EL PADRINO: ESCENA INICIAL DE BONASERA

http://www.youtube.com/watch?v=DDI2FEa5fzQ

Ver Post >
IDEAS DE BOMBERO
img
El Zurdo | 10-10-2011 | 4:14| 0

Corren malos tiempos para la lírica… y para la cultura en general. Es la primera víctima de los tijeretazos de los barones rampantes, que no se andan por las ramas para cuadrar las cuentas. Ni centro Niemeyer en Avilés, ni Semana negra de Gijón, ni Mostra de cine de Valencia, ni festival de documentales Punto de Vista de Pamplona, ni más libros para las bibliotecas de Navarra, ni Cidade da Cultura en Galicia, ni gaitas. Como repite hasta la saciedad nuestro vizconde demediado –mitad derecha, mitad izquierda y todo sentido común–, se acabó la fiesta y, por tanto, no es de recibo que siga tocando la orquesta, mientras el Titanic se hunde, ni que Dioniso y su coro de sátiros despilfarren su talento sobre el caro escenario del Teatro Romano. Es pan o circo, y la plebe aplaude a sus señores del acero azul porque lo tiene claro: primum vivere, deinde philosophari (lo primero es vivir, luego filosofar).

Pero no solo de pan vive el hombre, pues si así fuera, en nada nos diferenciaríamos de las bestias. Los barones rampantes y nuestro vizconde demediado tienen ideas de bombero. Sí, de bombero de ‘Fahrenheit 451’. En esta novela distópica de Ray Bradbury, adaptada al cine por François Truffaut, los bomberos tienen la misión de quemar libros, ya que, según su gobierno, leer impide ser felices porque llena de angustia; al leer, los hombres empiezan a ser diferentes cuando deben ser iguales, que es el objetivo de los que llevan la batuta, que velan para que la vida de los ciudadanos sea «allegro ma non troppo» y así no cuestionen sus acciones y rindan en su trabajo. En la sociedad de ‘Fahrenheit 451’, gentes como la joven Clarisse son tachadas de antisociales y locas por pensar y cuestionar el mundo en el que viven. El poder siempre teme al pensante, porque, parafraseando al poeta Gabriel Celaya, la cultura es un arma cargada de futuro.

A nuestros gobernantes aún no les ha dado por quemar libros, pero todo se andará. Por lo pronto han comenzado a arrojar a la hoguera de las vanidades y a sacrificar en el altar de la eficiencia económica cualquier manifestación o actividad cultural (cine, teatro, música, pintura…) que se salga del presupuesto y que sea susceptible de llenar de pájaros las cabezas de las nuevas generaciones.
Han comenzado a mutilar a Minerva para dar alas a Mercurio, el dios del comercio al que en realidad hace referencia la leyenda «In God we trust» («En Dios confiamos») que aparece en los billetes de dólar. Y no caen en la cuenta de que quien mutila la cultura, mutila a su hermana siamesa, la educación, uno de los pilares que sostiene nuestra sociedad del bienestar y al que algunos barones rampantes han enseñado ya sus afiladas garras. Les da igual, solo les importa cuadrar las cuentas; porque en el mundo de Don Dinero todo se valora por lo que cuesta y no por lo que vale. Demuestran así una gran miopía, pues, como decía el poeta y líder revolucionario cubano José Martí, «la madre del decoro, la savia de la libertad, el mantenimiento de la República y el remedio de sus males es, sobre todo lo demás, la propagación de la cultura».

(Publicado en HOY el 9/10/2011)

INICIO DE FAHRENHEIT 451

http://video.google.com/videoplay?docid=-8155348700288245840

Ver Post >
HOLA, MUNDO
img
El Zurdo | 10-10-2011 | 4:12| 0

Soy el sereno del diario HOY: el último en cerrar; bueno, el penúltimo, pues el último siempre es un compañero de hoy.es. Hoy estreno este rinconcito en nuestra web. Entre otras lindezas e impertinencias,  aquí encontraréis cada lunes el artículo que publico el domingo en la página 3 de Opinión, debajo de don Enrique Falcó, cuyo blog, Loch Lomond, ya conoceréis. Arriba tenéis el artículo publicado ayer, Ideas de bombero. Espero que genere debate.

Ver Post >
Sobre el autor El Zurdo

Últimos Comentarios

genadiew_7077 02-10-2017 | 17:37 en:
Choque de nacionalismos
veintitresydoce 25-05-2016 | 16:46 en:
Regreso al futuro

Otros Blogs de Autor