Hoy

img
(DES)ESPERANZA
img
El Zurdo | 17-03-2015 | 19:26| 0

Desesperado por la sangría de votos que los sondeos pronostican a su partido, Rajoy se ha encomendado a la gran esperanza blanca de la derecha patria para retener la Villa y Corte. Según las encuestas que cocina el marido de la campeona de ‘Frozen’ del Congreso, Esperanza Aguirre roza la mayoría absoluta en el Ayuntamiento de Madrid. Por tanto, don Mariano ha tenido que aceptar, a regañadientes, que es la mejor candidata. Amigos, amigos; negocios aparte.

No obstante, el artero presidente, fiel a la táctica de ‘promoveatur ut removeatur’ que tan buenos resultados le ha dado (que se lo digan a Mayor Oreja, Rato o Ruiz-Gallardón), ha hecho un regalo envenenado a su vieja enemiga íntima: «Si sales elegida alcaldesa, dejas la presidencia del PP madrileño». Y si pierde también, porque ya no gozaría de crédito para seguir siendo la lideresa. Por ende, don Tancredo tendría las manos libres para colocar al frente de la principal baronía del reino a su gran apuesta y candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, a poco que consiga un resultado digno el 24 de mayo, lo que está por ver por mucho que maquille su discurso con carmín rojo. Sin embargo, Aguirre, la cólera de Dios, no parece dispuesta a claudicar así como así y ya ha amenazado con no ceder el mando en plaza si se estrella en las urnas.

La batalla decisiva de esta guerra de las dos gaviotas se dirimirá a final de año, cuando se celebren las elecciones generales. Si Rajoy se da un batacazo de aúpa y no logra conservar la Moncloa, tendrá que traspasar los trastos y cortarse la coleta. Entonces, no hay que descartar que Aguirre dé un paso al frente e intente de nuevo hacerse con el liderazgo de la cuadrilla popular, algo con lo que ya amagó sin éxito en 2008, cuando Paquito el chocolatero, el amigo de Correa y el ‘Bigotes’, abortó el motín al darle su respaldo condicional a don Mariano. En pago por este servicio, Rajoy se quemó la mano por el sátrapa levantisco, a quien la tuerta Justicia acabó haciéndole un traje a medida.

Aunque la condesa consorte de Bornos, grande de España y primera mujer en presidir la Comunidad de Madrid por la gracia de Tamayo y Sáez no deja de tirar piedras a propios y extraños, no está libre de pecado. Siempre ha tenido mucho ojo para elegir a ‘hombres de negocios’ como colaboradores y mucha cintura para sortear las responsabilidades políticas por los deslices de su personal de confianza: su número dos ha sido Francisco Granados, en la cárcel tras ser detenido por corrupción en la Operación Púnica; su delfín, Ignacio González, es investigado por la compra de un ático en Estepona; y su consejero de Deportes, Alberto López Viejo, está imputado por el caso Gürtel, en el que también están implicados alcaldes populares de municipios madrileños. De ahí que, cuando dejó la política sin dejarla, fuera contratada por una empresa cazatalentos catalana especializada en seleccionar directivos.

Aun así, esta diestra escapista sigue teniendo tirón electoral, sobre todo entre los nostálgicos del aznarismo. Es un animal político, en el maquiavélico sentido de la palabra. Como Monago, es un verso suelto en el PP, que no duda en tocar las gónadas al jefe en público para ganarse el aplauso de la plebe. Pero si el mayoral extremeño es el barón rojo, ella es la baronesa azul, la encarnación del Tea Party en España, tanto o más liberal que Ciudadanos, tanto o más nacional-católica que Vox y tanto o más populista que esos a los que llama «Podéis».

(Publicado en el diario HOY el 15/3/2015)

Ver Post >
Ella y él
img
El Zurdo | 08-03-2015 | 22:23| 0

Él quiere que hablen de él a toda costa, sea bien, mal o regular. Para ello es capaz de cualquier cosa. Lo mismo sale a dar la cara dura para justificar lo injustificable –que se fue de picos pardos a las Islas Afortunadas a nuestra cuenta–, que corre dehesa arriba y dehesa abajo vestido de fosforito, que, comparándose con Los Morancos o José Mota, se ríe de los vecinos del sur con una parodia animada que es una mala imitación de Enjuto Mojamuto y produce vergüenza ajena. Pero la pérdida del pudor es proporcional a la ganancia del poder. Tal es su narcisismo, o tan sorbido tiene el seso por la lengua de serpiente que le asesora con sus ideas redondas, que este emperador desnudo se cree sublime hasta cuando hace el más soberano ridículo. «Parece como si todo aquello que se presentara como nuevo es bueno y, en la mayor parte de las oportunidades, la historia demuestra que ha sido lo peor para nuestros países», advirtió el jueves su jefe, quien llamó a combatir los «inventos artificiales» que «nunca han resuelto nada ni han hecho nada positivo en la historia». Don Mariano aludía a Podemos y Ciudadanos, pero su barón rojo debería aplicarse el cuento.

Mas, por mucho que se empeñe y lo propague a los cuatro vientos con señales de humo, luces de neón o fuegos de artificio, él no hace Extremadura, sino gente como ella. Ella es invisible para propios y extraños. Trabaja de sol a sol todos los días por amor al arte y lo que no es arte, sin rechistar ni cobrar un céntimo. Por no recibir no recibe nunca o casi nunca ni las gracias, aunque siempre lo entrega todo. Nunca o casi nunca se toma vacaciones ni cuando está de vacaciones; siempre está de guardia. Nunca o casi nunca se pide la baja, ni siquiera cuando está enferma. Nunca o casi nunca tendrá una mala palabra, pero sí siempre buenas acciones. Nunca o casi nunca será reconocida con la Medalla al Mérito en el Trabajo, pese a que siempre se adelanta a satisfacer los deseos y demandas de su ‘clientela’. Con mucho oficio pero sin beneficio, es la trabajadora ideal para cualquier patrón, pero ella no tiene más ama que su casa ni obedece a más señor que a su corazón y a sus manos, siempre abiertas y extendidas. Ella es mi madre, pero podría ser cualquiera de esas mujeres trabajadoras que sacrifican formación, profesión y promoción por su familia. Hoy, Día Internacional de la Mujer, también es su día, aunque su trabajo sea imperceptible hasta para las estadísticas económicas, si bien genera una riqueza nacional incalculable. Porque ella es limpiadora, lavandera, cocinera, camarera, puericultora, cuidadora de ancianos, enfermera, psicóloga, asistente social, contable, administradora, maestra… pero, sobre todo, madre. Y este servicio es impagable, aunque bien merece ser retribuido.

Sin embargo, en este país puede salir caro ser madre. «La maternidad está penalizada. Es un realidad muy cruda». Lo dice el director de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en España, Joaquín Nieto. Según un estudio de la OIT, las mujeres que tras ser madres deciden volver al trabajo cobran un 5% menos que las trabajadoras sin hijos menores a su cargo. ¿Por qué? El informe explica que «después de tener hijos a menudo las mujeres optan a puestos de trabajo a tiempo parcial o con menor responsabilidad». Es el precio que estas proletarias pagan por dedicar más horas a sus proles. Ellas son las heroínas discretas de todos los tiempos. En cambio, la Historia solo recuerda a los padres de la patria. Él, el bombero torero, se cree uno de ellos, pero no es más que un papá Goriot, el hazmerreír del vecindario.

(Publicado en el diario HOY el 8/3/2015)

Ver Post >
Viejo y nuevo bipartidismo
img
El Zurdo | 02-03-2015 | 11:33| 0

Esta semana ha tenido lugar en la arena del Congreso el anual debate sobre el estado de la nación. No aguanté ni el primer asalto. Me aburre soberanamente este espectáculo político-circense tan falso como un combate de ‘pressing catch’. Más aún si los principales contendientes son dos sosainas como Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, que no convencen ni a su clac, aunque los palmeros se cuidan mucho de disentir del jefe en público sabedores de que quien se mueve no sale en la foto. Que se lo digan a Esperanza Aguirre o Tomás Gómez.

Como era de esperar, hubo mucho ruido y pocas nueces. El señor presidente aprovechó para abrir oficiosamente la campaña de este largo año electoral con anuncios y promesas electoralistas como la supresión de las tasas judiciales para las personas físicas y la creación de tres millones de empleos hasta 2019 si los españoles le vuelven a dar su apoyo en las urnas. Don Mariano también aprovechó para sacar pecho y jactarse de recuperar a un país «al borde de la quiebra» y sin rescate europeo que valga (el de la banca patria no cuenta, al parecer). Eso sí, amenazó con «la ruina más descarnada», con que «todo lo recién construido se puede deshacer como un azucarillo en el agua» si los españolitos optamos por las «recetas mágicas» que predican Podemos y los de su calaña, entre los que ya incluye a Ciudadanos, temeroso de que le arrebate votos por el centro. En definitiva, su mensaje del miedo fue: «O yo o el caos». ¿Y no son lo mismo?

Por su parte, el líder de la oposición se limitó a restregarle su antigua amistad con Bárcenas y la corrupción. Pero el señor Sánchez no está en disposición de dar lecciones de transparencia ni de limpieza y menos de liderazgo viendo como tiene el patio andaluz y la corrala madrileña, como unos zorros. Don Mariano lo ninguneó, reconociendo tácitamente como verdadero líder de la oposición y rival a Pablo Iglesias.

Por eso, había más expectación por ver qué decía el ‘coleta’ extraparlamentariamente. Y no fue nada del otro jueves. Soltó una de sus homilías. Como dice mi amiga Ro, cuando habla Iglesias, si uno cierra los ojos, parece, a veces, que está escuchando a un cura. No es tan extraño, acaso el socialismo no sea más que la versión atea del cristianismo. Ambos son mesiánicos, tienen vocación universal y anuncian el advenimiento de un nuevo edén. «Marx es el Jeremías del dios histórico y el San Agustín de la revolución», según lo define Albert Camus en ‘El hombre rebelde’. La voluntad divina es sustituida por la idea de progreso. Pero, como explica Camus, «el progreso, paradójicamente, puede servir para justificar el conservadurismo». «Al esclavo, a aquellos cuyo presente es miserable y no tienen el consuelo del cielo, se les asegura que el futuro, al menos, es suyo. El porvernir es la única especie de propiedad que los amos conceden de buena gana a los esclavos».

En fin, esta semana, quizás, hemos asistido en el ruedo ibérico a los últimos coletazos del viejo bipartidismo (PP y PSOE). En paralelo, quizás está emergiendo de forma paulatina un nuevo bipartidismo (Ciudadanos y Podemos), que vestirá las viejas ideas liberales y socialdemócratas con nuevos ropajes. Quizás Albert Rivera sea un versión actualizada de Adolfo Suárez y Pablo Iglesias, con un toque ‘retro’, del Felipe González de 1982. Ya saben, cambiar algo para que todo siga igual.

(Publicado en el diario HOY el 1/3/2015)

Ver Post >
En depresión
img
El Zurdo | 23-02-2015 | 19:10| 0

Casi 1,9 millones de personas sufren depresión en España. Ya es el tercer motivo de discapacidad y en 15 años será el primero, según los expertos, que la califican como el problema de salud pública más grave al que se enfrenta Europa.

Contra la «enfermedad de la soledad» el recurso fácil es la pastilla, la píldora azul de ‘Matrix’, la del olvido, la que nos hace vivir en una realidad virtual, ilusoria. Lo difícil es optar por la píldora roja, la que abre los ojos a la verdad, que puede ser dolorosa. Porque es doloroso despertarse y ver cómo tu burbuja de felicidad ha estallado por los aires; aceptar que ya no eres tan imprescindible como te hizo creer tu jefe, que tu riqueza es papel mojado, que eres esclavo de tu propiedad, que Disneyworld no es para tus hijos, que el ave del paraíso es inasible para alguien como tú que se arrastra por el fango con un lastre cada vez más oneroso que te resistes a cortar atenazado por la prudencia y la responsabilidad, disfraces de la cobardía y el miedo. Es doloroso ser consciente de que vives en un confortable gulag, de que eres libre en la medida de tus posibles y no eres lo que tienes, de que lo que quieres no puedes y lo que puedes no quieres…

Hay que remontarse hasta el Neolítico para hallar el origen de nuestra dichosa desdicha: la revolución agrícola, «el mayor fraude de la historia», según la define el historiador israelí Yuval Noah Harari en ‘De animales a dioses’. No domesticamos el trigo; él nos domesticó y nos multiplicamos exponencialmente. «Esta es la esencia de la revolución agrícola: la capacidad de mantener más gente viva en peores condiciones». La agricultura nos hizo pensar que trabajando duro llegaríamos a tener una vida mejor. Error. Caímos en la trampa del lujo, y seguimos cayendo. De jóvenes accedemos a empleos exigentes para ganar dinero que nos permita dedicarnos a lo que nos gusta cumplidos los 35-40. Cuando llegamos a esa edad, tenemos hipotecas elevadas, hijos que van a la escuela, dos coches y la sensación de que la vida no vale la pena sin un buen vino y unas vacaciones caras. Entonces seguimos trabajando como esclavos. Por eso, según los psiquiatras, la depresión suele aparecer con entre 30 y 40 años, «el momento de más productividad y rendimiento laboral». Como dice Harari, «una de las pocas leyes rigurosas de la historia es que los lujos tienden a convertirse en necesidades y a generar nuevas obligaciones».

Ese mundo se está desmoronando con la crisis, que ha privado de lujos a mucha gente que ya no podía vivir sin ellos. Eso deprime también. El economista Santiago Niño-Becerra lo advierte en una entrevista con ‘El Confidencial’: «La economía va a funcionar bien, pero a mucha gente le va a ir bastante mal», va a tener que preocuparse por sí misma y buscarse la vida, lo que le hará sufrir «un choque a nivel mental».

O sea, cada vez más adanes y evas están siendo expulsados del edén-prisión capitalista por Mammón con una mano delante y otra detrás y el ronzal de su libertad atado al cuello. De esta guisa se ven empujados a una vida nómada de cazadores-recolectores para la que no han sido educados. Son libertos adiestrados en la obediencia y la dependencia desde la cuna; la libertad les da miedo, porque su precio es la soledad y la incertidumbre. Les habían enseñado que la felicidad es tener una vida predecible, en la que el mañana ya existe, rodeado del rebaño. Ahora su amo es su estómago, y eso les obliga a no pensar más allá del hoy. Son carne de depresión o de mensajeros del terror que prometen a los lobos esteparios calor y volver al redil a cambio de su alma y su razón.

(Publicado en el diario HOY el 22/2/2015)

Ver Post >
Año de carnaval
img
El Zurdo | 16-02-2015 | 18:02| 0

Año electoral, año de carnaval. Nuestros candidatos a ser elegidos para la gloria ya han sacado a pasear su mejor persona (máscara del actor teatral en latín) en busca del votante cautivo y desarmado. Ninguno es lo que parece, pero ¿quién lo es? Es más, ¿quién sabe lo que es? La persona oculta el alma y algunos la ocultan tanto que olvidan que la tienen. Y otros se sobreidentifican tanto con la persona que la confunden con el alma. Están, además, los que confunden su persona con todas las personas, es decir, con la gente, la sociedad, el pueblo, la nación, el mundo, el universo; llámenlo como quieran. También los hay que se creen hipóstasis de la Santísima Trinidad y, más concretamente, la encarnación del Verbo divino o Dios hecho hombre, o sea, el Hijo de Dios. Esos son los más peligrosos.

En nuestro patio patrio hay de todo. Ahí tienen a ese impopular popular disfrazado de Ricardo III, de sonrisa de hiena y mirada distraída, que ha comenzado a llamar a sus puertas recordándoles lo mucho que le deben. Su oscuro mensaje es claro: sin sus mentiras, la verdad es que este país estaría y estará peor. No se fíen, ese está dispuesto a entregar su reino por un caballo.

Tampoco esperen mucho de aquel apuesto galán que posa a su izquierda, sí, el Ken de sonrisa profidén e inmaculada y planchada camisa que baila la yenka. En él ya no creen ni los suyos. Por muchos golpes que dé en la mesa, por muchas cerraduras que cambie su autoridad pende de la Barbie sultana que cuelga de su brazo, ella es la que, en realidad, manda. Lo suyo es una relación de dominación que tiene los días contados, hasta que esta ‘dominatrix’ disfrazada de mamá grande decida que ha llegado el momento de darle un patada en el culo y presidir los funerales de ese rey con planta de Grey y 50 sombras acechándole que, como cantó su tocayo, Pedro Calderón de la Barca, «sueña que es rey y vive / con este engaño mandando, / disponiendo y gobernando; / y este aplauso, que recibe / prestado, en el viento escribe, / y en cenizas le convierte / la muerte, ¡desdicha fuerte!».

A la siniestra de este desdichado verán a un tipo con coleta que esconde su bermeja y dura cara tras una careta de Groucho Marx y se fuma un puro habano subido al carro de la indignación mientras vende un champú anticasta. Le escoltan dos lampiños: uno con aspecto de calculín y otro de comisario político. Este último, por más que lo intenta, no puede disimular bajo su inmaculada túnica farisaica un abultado monedero repleto de bolívares, al menos treinta. Tras ellos, una hierática Evita, porta una bandeja de plata con la cabeza del Bautista, la voz que clama en el desierto, el precursor del Cristo, el enviado delante de él que anunció: «A él conviene crecer; a mí, ser disminuido». El tipo de la coleta, que tiene el evocador nombre de un santo ateo y el verbo de Joaquín Costa, es considerado el Cristo, el mesías, la gran esperanza roja por muchos desesperados. Cuidado, acaso no sea más que otro Simón el Mago, del que cuenta el texto cristiano apócrifo de los ‘Hechos de Pedro’, que, cuando exhibía sus poderes mágicos en Roma, volando ante el emperador Nerón en el foro para probar su condición divina, los apóstoles Pedro y Pablo rogaron a Dios que detuviese su vuelo: Simón paró en seco y cayó a tierra, donde fue apedreado.

(Publicado en el diario HOY el 15/2/2015)

Ver Post >
El caballo de Troya
img
El Zurdo | 09-02-2015 | 17:59| 0

Dicen que Grecia va sin rumbo y a la deriva. Difiero. El capitán Tsipras y el timonel Varufakis tienen claro el rumbo a seguir. Ya lo avisó el hoy titular de Finanzas griego a finales de 2013 en un artículo publicado en el ‘Boston Review’: «La única vía a seguir para un gobierno de Syriza es conseguir cambiar el rumbo económico de Europa. Esta es una tarea difícil, pero en mi opinión, no es imposible».

El miércoles, en Bruselas, el primer ministro heleno dijo algo similar: «Grecia no quiere romper las reglas del juego sino corregirlas». Y a la pregunta «¿cree que convencerán a Berlín?», respondió: «Primero, tenemos que tomar Manhattan», en alusión a la canción de Leonard Cohen ‘First, we take Manhattan’, que empieza así: «Ellos me sentenciaron a 20 años de aburrimiento / por intentar cambiar el sistema desde dentro. / Ahora vengo, vengo a recompensarlos. / Primero tomaremos Manhattan, luego tomaremos Berlín». O sea, primero están recabando apoyos y consensuando posturas en el seno de la UE y después tratarán de convencer a la dominatrix alemana, con quien, de momento, como comprobó Varufakis el jueves, ni siquiera han llegado al acuerdo de que están en desacuerdo.

Pero «especialmente los alemanes pueden comprender que a una nación orgullosa no se la puede humillar tanto tiempo sin dejarle ver la luz al final del túnel», como dijo Varufakis a la televisión alemana ARD. Advirtió que su país se está convirtiendo en la Alemania de los años 30 justo antes de que los nazis llegasen al poder y recordó que Amanecer Dorado ya es el tercer partido más votado. «Los problemas de Grecia se han extendido por toda la zona euro», insistió. Por eso, hay que evitar «una depresión como la de los años 30 que divida Europa», clamó. ¿Cómo? En 2013, Varufakis y otros dos prestigiosos economistas, Stuart Holland y James K. Galbraith, hicieron ‘Una modesta proposición para resolver la crisis de la eurozona’. En ella urgen a la UE a dejar de persistir en la austeridad draconiana y a poner en marcha un ‘New Deal’ europeo. Proponen soluciones inmediatas, factibles sin necesidad de reformar las leyes y los tratados europeos actuales.

¿Puede la pobre y pequeña Grecia imponer tal cambio a la UE? En el artículo del ‘Boston Review’ de 2013, Varufakis apuntó el camino para lograrlo: «Invocando causas de interés nacional, un gobierno de Syriza tendría derecho de veto sobre todas las decisiones hasta que el punto de vista europeo sobre el programa griego se volviera a debatir. (…) Esto proporcionaría a los mandatarios portugueses, españoles, italianos y a los más importantes, los franceses, la oportunidad de cambiar el discurso del clima económico de Europa y sus alrededores». Aquí se enmarca la amenaza de Tsipras de bloquear el aumento de las sanciones europeas a Rusia por su intervención en Ucrania.

Grecia puede pasar de ser el talón de Aquiles de Europa al caballo de Troya que cambie su rumbo, como sostiene el columnista Darrell Delamaide en un artículo publicado en ‘Marketwatch’ en diciembre de 2013. No obstante, la última palabra la tiene Merkel. En su mano está que en el futuro se hable, como ha dicho Varufakis, «no sólo de un plan Marshall –condonación de la mayor parte de la deuda germana incluida– que salvó a Alemania, sino también de un plan Merkel que salvó al euro».

(Publicado en el diario HOY el 8/2/2015)

Ver Post >
Prometeo desencadenado
img
El Zurdo | 03-02-2015 | 19:22| 0

«El titán Prometeo, el previsor, ha vuelto a perder. Soñaba con una nueva edad dorada en que la humanidad viviera de forma armoniosa. Engañó a los dioses para proporcionar a los hombres los medios con que ganarse la vida. Pero los dioses se han vengado, lo han encadenado y saldrán reforzados de la crisis. Han camelado a su hermano, el socialdemócrata Epimeteo, el que reflexiona tarde, para que acepte un envenenado regalo: Pandora, la que da todo. Prometeo le advirtió que no aceptara presentes de los dioses, pero Epimeteo no le escuchó fascinado por el atractivo de Pandora. Ésta abrió la caja que contenía todos los males y los liberó. Es la gran tragedia griega, española, universal. Al menos, logró cerrarla justo antes de que la esperanza saliera».

Así concluía el zurdazo titulado ‘La caja de Pandora’, que publiqué hace más de cuatro años, en mayo de 2010, cuando Grecia estaba que ardía por las draconianas medidas de ajuste que le exigía la troika formada por la Comisión Europea, el BCE y el FMI a cambio del rescate, y Zapatero, ahogado por el déficit y la deuda, bajó la cerviz ante la canciller de hierro Angela Merkel y anunció el mayor recorte social de la historia de España, que luego superaría Rajoy con creces.

En cambio, el pasado 25 de enero, apoyado por la esperanza depositada en él por un numeroso y hercúleo coro de suplicantes griegos con hambre y sed de justicia, el rebelde Prometeo Tsipras ganó y anunció a los cuatro vientos que romperá las cadenas que le mantienen sujeto a la enorme roca de la deuda. Los dioses del Olimpo capitalista temblaron. El orgulloso Zeus, reencarnado en la teutona Angela de la muerte, avisó que no se le puede chantajear y mandó a su Hermes holandés a pararle los pies al atrevido titán, al ladrón de fuego que libró a los mortales helenos de ser aniquilados y bajar al Hades. Prometeo envió a hablar con el emisario de Zeus a su Solón particular, el heterodoxo economista Yanis Varoufakis, quien le despidió con cajas destempladas. El Hermes holandés, guardián del euro, le reclamó cordura y le advirtió: «Si no haces caso de mis palabras, mira qué tempestad y triple oleada de males inevitables se te viene encima». Prometeo y Varoufakis no tienen miedo, pretenden seguir los pasos de Solón, uno de los siete sabios de la Grecia antigua que hace 2.600 años puso los cimientos de la democracia ateniense y abolió algunas de las leyes del severo Dracón. Una de las primeras medidas que tomó como arconte (gobernante de la ciudad) fue la ‘seisachtheia’ o «supresión de cargas», consistente en condonar las deudas contraídas por los campesinos, que recuperaron las tierras embargadas. Asimismo, derogó la ley según la cual era posible cobrar deudas esclavizando al deudor y sus familiares.

El final de esta tragedia aún está por escribir. Veremos si acaba como el ‘Prometeo liberado’ de Esquilo, que terminó por llegar a un acuerdo con Zeus, o como el ‘Prometeo liberado’ del poeta romántico inglés Percy Bysshe Shelley, en el que el libertario titán no aceptó componendas y derrocó al olímpico tirano e instauró una nueva era de felicidad, libertad y fraternidad, o como ‘Frankestein o el moderno Prometeo’ de su esposa, Mary Shelley, o como ‘Prometeo mal encadenado’ de André Gide, en el que Zeus es un arbitrario y millonario banquero que disfruta regalando dinero a unos a cambio de hacer sufrir a otros.

(Publicado en el diario HOY el 1/2/2015)

Ver Post >
En círculos
img
El Zurdo | 28-01-2015 | 17:44| 0

La semana pasada, el FMI dio a conocer sus nuevos pronósticos y solo mejoró los de Estados Unidos y España. Nuestra economía, a ojo clínico del Fondo, liderará este año electoral el crecimiento de la Eurozona, mientras sus motores, Alemania, Francia e Italia, renquearán. A no ser que lo arregle Supermario con ese truco monetario apoteósico que se sacó de la manga el jueves: una potente inyección de euros que hará que Europa tenga un subidón que ni con Red Bull.

Sin embargo, la aguafiestas de Christine Lagarde, mandamás del FMI, aunque aplaudió el «formidable» número del capo del BCE, puntualizó que eso no basta para reactivar la economía europea, donde hacen falta «reformas estructurales de fondo». Y puso de ejemplo las de España. Rajoy no cabe en sí con tanta palmadita en el hombro de los hombres y mujeres de negro. Mas, caballeros, no empecemos a…, como dijo el señor Lobo en ‘Pulp Fiction’.

Vayamos a letra pequeña del diagnóstico del Fondo. Su gurú jefe, Olivier Blanchard, dijo que España está en un «círculo virtuoso», marcado por el «sustancial aumento de la competitividad», pero matizó que su previsión para España «es un buen dato si se compara con Europa, pero no si se compara con China». Es más, los españoles solo recuperaremos en 2018 el nivel de renta per cápita que teníamos en 2008, según el propio FMI. Otro matiz: la economía española ha ganado en competitividad debido a la destrucción de empleo y las bajadas salariales, amén del abaratamiento del petróleo, más que a la generación de valor añadido o a una mayor eficiencia del tejido productivo. En plata, somos más competitivos porque producimos más y más barato, con menos trabajadores, que ganan menos y cuesta menos echarlos; no porque ofrezcamos productos que nadie ofrece y hagamos las cosas mejor que nadie. De hecho, Blanchard advirtió que nos queda un largo trecho para reducir una tasa de paro que aún supera con mucho el 20%, y lo que te rondaré, morena, lo que, en su opinión de mensajero del miedo, «está llevando al alza de partidos que ni siquiera quieren ser parte del euro, que adoptan posiciones populistas», en alusión a Podemos y Syriza.

Pero por mil veces que Blanchard y demás mamporreros de don Dinero lo repitan no se convertirá en verdad. Podemos y Syriza proponen reformar una «mal diseñada» zona euro, pero no abandonarla. Ahora, don Olivier tiene razón en que los círculos de Podemos se alimentan de la desesperación y la esperanza de una legión de parados y trabajadores precarios. Es el efecto de una reforma laboral «extremadamente agresiva» pero no lo suficiente agresiva para el Círculo de Empresarios, que parece añorar los tiempos de la Revolución Industrial. No obstante, con la última EPA en la mano, el Gabinete del doctor Mariano alardea de que con su reforma está logrando la cuadratura del círculo: crear empleo sin que apenas crezca la economía, aunque sea empleo que no saca de pobre.

En fin, España camina en círculos. Y mientras unos, el 99%, rezan a Mammón para que este nuevo círculo virtuoso en el que, aunque no se ve, estamos no degenere en vicioso, como aquel de la ‘década prodigiosa’ de sol y ladrillos que precedió a la crisis, otros, el 1% pudiente, tienen fe en que el mismo áureo dios no permitirá que el país caiga en manos de círculos que se creen que pueden.

(Publicado en el diario HOY el 25/1/2015)

Ver Post >
A salvo de la libertad
img
El Zurdo | 18-01-2015 | 22:49| 1

Tras los atentados de París, los gobernantes europeos, incluido Rajoy, se han apresurado a tomar o plantear medidas para reforzar la seguridad frente a la amenaza del terrorismo islamista, como la retirada de la documentación a sospechosos de yihadismo para impedir que puedan viajar a Siria o Irak a enrolarse y entrenarse en el Estado Islámico, crear registros de pasajeros, aumentar el control de Internet o permitir las escuchas telefónicas y la intervención de las comunicaciones sin autorización judicial previa.

Son medidas que socavan uno de los pilares del Estado democrático de Derecho: la presunción de inocencia. En democracia, todos somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Sin embargo, dichas medidas ponen los cimientos de un Estado policial y abren la puerta a que todos seamos culpables hasta que se demuestre lo contrario. Asimismo, desamparan al ciudadano frente a los abusos de poder del Ejecutivo, al dejar a su arbitrio la toma de decisiones que antes precisaban del beneplácito de la Justicia.

Desde la izquierda alertan de los peligros de «legislar en caliente» sobre seguridad. Como ha dicho la eurodiputada de Podemos Lola Sánchez, es «un auténtico error», porque «lo único que hacen es criminalizar la pobreza, las distintas etnias y religiones concretas» y aumentar el miedo, lo que «da oxígeno a los fanatismos y a los fascismos». De hecho, los atentados de París han dado alas a los islamófobos en Alemania, al Frente Nacional de Marine Le Pen en Francia o a los neonazis de Amanecer Dorado en Grecia en vísperas de las elecciones del 25 de enero.

No obstante, creo que nuestros gerifaltes no están actuando en caliente, sino con perversa frialdad. Necesitaban una coartada para justificar el recorte de las libertades en aras de la seguridad, como en su día la necesitó, y la encontró en el 11-S, el Gobierno de Bush hijo para aprobar la Ley Patriótica e invadir Afganistán e Irak. Y los gobernantes europeos, incluido Rajoy, han encontrado en los ataques en Francia la coartada perfecta para poner otra vez sobre el tapete medidas que tenían en el cajón por ser impopulares y de dudosa constitucionalidad y vencer la resistencia de la oposición. Así ha ocurrido en España, donde el PSOE se ha avenido a sellar un pacto de Estado con el PP para redactar juntos y de forma urgente una ley ‘ad hoc’ para combatir el terrorismo yihadista. Antonio Hernando, el portavoz socialista en el Congreso, justificó la componenda con estas palabras de la neolengua del poder: «Queremos mejorar la seguridad sin perder un ápice de libertad». O sea, la cuadratura del círculo.

Nuestros amados líderes nos venden que, como dice el primer ministro francés, Manuel Valls, son «medidas excepcionales» para «una situación excepcional», pero la historia desde el 11-S hasta hoy, pasando por el 11-M, nos demuestra que acaban siendo excepciones que confirman la regla. En realidad, nos están diciendo que quieren proteger nuestras libertades recortándolas. ¡Toma paradoja!

La relación entre libertad y seguridad es siempre tensa. A más seguridad, menos libertad; en cambio, a menos libertad, no está garantizada más seguridad, como hemos comprobado también desde el 11-S. El terrorismo yihadista es como la Hidra de Lerna, por cada cabeza que le cortamos le brotan otras dos. Y mal vamos si creemos que estaremos a salvo metiéndonos en la boca del Leviatán, pues acabará engulléndonos.

(Publicado en el diario HOY el 18/1/2015)

Ver Post >
El miedo a la risa
img
El Zurdo | 12-01-2015 | 11:38| 0

El 7 de enero de 2015 es ya una fecha marcada en sangre para todos los que ejercemos el periodismo. La libertad de expresión, hecha papel en la satírica revista francesa ‘Charlie Hebdo’ y hecha carne en sus autores, fue atacada en nombre de Alá y su Profeta en la cuna de la libertad, igualdad y fraternidad y de la Ilustración. Los ejecutores fueron dos secuaces de la nueva Secta de los Asesinos, tipos cegados por la luz divina, narcotizados por el odio al infiel que pregona el nuevo Viejo de la Montaña y que, al parecer, padecen geliofobia, es decir, un miedo irracional a la risa, en este caso a la ajena.

De la misma fobia adolecía el monje benedictino ciego de ‘El nombre de la rosa’, Jorge de Burgos, que tampoco dudó en asesinar en nombre de Dios para mantener oculto el segundo libro de Poética de Aristóteles, dedicado a la comedia, porque podría enseñar a los hombres doctos que el humor es un instrumento de la verdad, que es permisible reírse de todas las cosas. Y eso para el venerable Jorge es inadmisible porque, a su implacable juicio, «la risa mata el miedo, y sin miedo no puede haber fe, porque sin miedo al diablo ya no hay necesidad de Dios» y «si podemos reírnos de Dios el mundo desembocaría en el caos».

Sin embargo, son hombres sin sentido del humor y sin ningún tipo de sentido, temerosos de Dios y aún más del hombre, fundamentalistas de toda verdad y mentira, los que, en nombre de Alá, Yavé, el Altísimo, Mammón, la Patria o, incluso, la Libertad y la Democracia, han arrastrado al mundo al caos repetidamente. Y para ello se han valido del miedo. El miedo siempre ha sido la principal arma del poder para imponer su verdad. Por eso, el poder, temporal o divino, es geliofóbico por naturaleza. A quien más teme es a quien no le teme, a quien se ríe de él, al bufón, al que le señala sus vergüenzas y desata la carcajada popular. El cómico pone al poder frente a los espejos del callejón del Gato. Y eso no gusta al poder, porque la imagen que ve reflejada está deformada y provoca hilaridad.

Por eso al partido del Gobierno no le gusta que un bufón como Facu Díaz haga una parodia en un vídeo emitido por el programa televisivo ‘La Tuerka’ en el que aparece con un pasamontañas leyendo un comunicado similar a los de ETA con el que el PP anuncia el cese de «la actividad armada», la «entrega de las armas» y su disolución después de todos los casos de corrupción. Díaz ha sido imputado tras ser denunciado por la organización Dignidad y Justicia, que considera que el vídeo traspasa los límites de lo que ampara la libertad de expresión y constituye «una humillación, vejación, descrédito, menoscabo y escarnio» de las víctimas del terrorismo, tipificado en el Código Penal, si bien no hacía referencia a ellas. En un comunicado posterior a la emisión del ‘sketch’, Díaz hace suyas unas palabras del comediante inglés Ricky Gervais y se pregunta y contesta: «¿Hay algo sobre lo que no se deba hacer chistes? No, no hay nada con lo que no se pueda bromear, todo depende de lo que sea el chiste. La comedia viene de un lugar bueno o malo. Depende de tu criterio saber cuál es».

No podemos tomarnos en serio a alguien sin humor, a alguien que es incapaz de reírse de sí mismo. Alguien así no puede ser bueno. Como dice el Zaratustra de Nietzsche, «todas las cosas buenas se ríen».

(Publicado en el diario HOY el 11/1/2014)

Ver Post >

Últimos Comentarios

mripalda 19-01-2015 | 12:14 en:
A salvo de la libertad
extremadura.natural 05-08-2014 | 06:59 en:
La peste

Otros Blogs de Autor