Hoy
img
Ganan la batalla del relato
img
El Zurdo | 07-11-2017 | 18:53| 0
GRAF229. MADRID, 02/10/2017.- Los exmiembros del Govern (de izda. a dcha.) Joaquín Forn, Raül Romeva, Dolors Bassa, Jordi Turull, Josep Rull y Meritxell berrás a su llegada a la sede de la Audiencia Nacional donde hoy están citados a declarar junto al expresidente de la Generalitat como imputados por delitos de rebelión, sedición y malversación tras la declaración unilateral de independencia, anulada por el Tribunal Constitucional. EFE/Fernando Alvarado

No cabe duda de que Carles Puigdemont y sus consejeros, así como la presidenta del ‘Parlament’ y demás miembros de la Mesa de la Cámara catalana, cometieron más de un delito durante el cacareado proceso que culminó el 27 de octubre con la más esperpéntica que solemne proclamación de la república independiente de Cataluña. Lo que sí resulta más que dudoso es que cometieran algunos de los graves delitos que les imputa el fiscal general del Estado, como el de rebelión, que requiere violencia.

Lo duda hasta el propio Supremo, que investiga a Carme Forcadell y al resto de la Mesa. El alto tribunal enmendó la plana a José Manuel Maza y sugirió que más que rebelión pudieron haber cometido, si acaso, «conspiración para la rebelión», castigado con menos años de cárcel. Además, dio una semana más a los abogados para preparar sus defensas y solo exigió a los acusados un número de teléfono donde estuvieran localizables.

En cambio, la juez de la Audiencia Nacional que lleva la causa contra los ‘consellers’ cesados se mostró más papista que el Papa, hizo suyos los argumentos de Maza y, tras tomarles declaración, envió a la cárcel a los nueve que no huyeron con el ‘president’ a Bélgica. Para todos ellos decretó prisión incondicional, salvo para el «traidor» Santi Vila, para el que fijó una fianza de 50.000 euros, al valorar que se bajó del tren del ‘procés’ antes de que se estrellara. Alega Carmen Lamela para imponerles tan dura medida cautelar que existe riesgo de fuga, «pues algunos querellados ya se han desplazado a otros países eludiendo las responsabilidades penales en las que pudieran haber incurrido». Sin embargo, si no volaron es porque, al contrario que los pájaros emigrados a Bruselas, decidieron tener la vergüenza torera de asumir las consecuencias de su desobediencia a las leyes.

Con el encarcelamiento de más de la mitad del Govern, el independentismo ya tiene los mártires que quería para alimentar su relato victimista cara a las elecciones del 21-D, para dejar en entredicho la imparcialidad del sistema judicial y la división de poderes en España. Un cuento que ya le ha comprado parte de la prensa anglosajona. Una prensa que ha sacado a pasear el fantasma de Franco para poner bajo sospecha nuestra «joven» democracia, queriendo insinuar con su juventud que aún es inmadura y endeble.

Con esta munición y el atrincheramiento de Puigdemont en Bruselas a lo Pinochet en Londres, los soberanistas van ganando la batalla del relato, porque han logrado internacionalizar el conflicto catalán, que se hable de él, bien o mal, pero que se hable, allende los Pirineos, hasta en el Senado de EE UU.

En tiempos de tribulación es más necesaria la sofrosine de la que ha hecho gala el Supremo que la severidad extrema mostrada por Lamela. Es necesario que la Justicia haga más uso de la balanza que de la espada y siga algunos de los consejos que don Quijote da a Sancho Panza antes de que fuese a gobernar la ínsula Barataria. El primero, «cuando pudiere y debiere tener lugar la equidad, no cargues todo el rigor de la ley al delincuente; que no es mejor la fama del juez riguroso que la del compasivo». El segundo, «si acaso doblares la vara de la justicia, no sea con el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia». Y el tercero, «cuando te sucediere juzgar algún pleito de algún enemigo tuyo, aparta las mientes de tu injuria, y ponlas en la verdad del caso».

(Publicado en el diario HOY el 5 de noviembre de 2017)

Ver Post >
El poder de la estupidez
img
El Zurdo | 31-10-2017 | 17:48| 0
BRU1. BRUSELAS (BÉLGICA), 31/10/2017.- El expresidente de la Generalitat de Cataluña Carles Puigdemont interviene durante la rueda de prensa que ofreció en el club de la prensa de Bruselas, Bélgica, hoy 31 de octubre de 2017. Puigdemont llegó este lunes a Bruselas después de que el fiscal general del Estado de España, José Manuel Maza, anunciara una querella por rebelión, sedición y malversación contra él y el resto del gobierno regional, así como otra querella contra la mesa del Parlamento autónomo. EFE/ Olivier Hoslet

Tenía mis dudas, pero se han despejado. Estos últimos días he constatado que Carles Puigdemont es estúpido. Sí, estúpido según la definición que hace del término Carlo M. Cipolla en sus ‘Leyes fundamentales de la estupidez humana’, opúsculo que ya cité en el artículo ‘La conjura de los necios’, publicado tras los atentados de Barcelona y Cambrils del 17-A.

Decía entonces que Cipolla clasifica a las personas en cuatro tipos: los incautos, los inteligentes, los malvados y los estúpidos. El incauto beneficia a los demás aun perjudicándose a sí mismo. El inteligente se beneficia a sí mismo y a los demás. El malvado actúa movido solo por el beneficio propio sin importarle perjudicar a los otros. El estúpido daña a otros sin sacar provecho alguno, o incluso peor, obteniendo un perjuicio.

Y así ha hecho el presidente de la Generalitat al no convocar elecciones autonómicas y al consumar la estulticia supina de proclamar la república independiente de Cataluña. Con esta delirante decisión, Puigdemont perjudica a todos los catalanes –incluidos a los independentistas, aunque, incautos ellos, no lo crean– porque los divide y enfrenta, pero también él sale damnificado, pues acabará en la cárcel. Sin embargo, prefirió convertirse en héroe local por un día que pasar a la historia del soberanismo catalán como un ‘botifler’, un traidor. Demostró así su miopía y enanismo políticos, amén de su pusilanimidad. En un momento tan crucial, Cataluña necesitaba un estadista como Josep Tarradellas y se ha visto en las torpes manos del monstruo de Artur Mas, que ha perdido el control sobre su criatura.

Si Puigdemont es estúpido, Mas es malvado. El expresident embarcó a su partido y a su país en la aventura independentista para salvar la cara, para desviar la atención sobre los recortes sociales de su Govern en lo más crudo de la cruda crisis y las corruptelas del clan Pujol y ahijados. Cuando la CUP exigió su cabeza a cambio de apuntalar el Gobierno de Junts pel Sí, Mas se sacó de la manga al exalcalde de Gerona. Pero Puigdemont pasó de ser marioneta de Mas a serlo de la formación antisistema.

Y es que a veces los inteligentes y malvados caen en la tentación de asociarse con un estúpido con el fin de manipularlo. Cipolla avisa que tal maniobra acabará en desastre, pues las personas no estúpidas subestiman el potencial nocivo de los estúpidos.

El historiador económico italiano advierte que el estúpido es el tipo de persona más peligroso que existe, más que el malvado. A su juicio, si el malvado perfecto actúa se produce una transferencia masiva de riqueza y bienestar a su favor, pero la sociedad en su conjunto no sale ni beneficiada ni perjudicada. En cambio, las acciones del estúpido empobrecen a la sociedad entera. Además, las tretas de un malvado se pueden prever porque son racionales, responden a una lógica, perversa, si se quiere, pero lógica; no así las locuras del estúpido, que son irracionales e imprevisibles. Ese es el poder de la estupidez. Para más inri, el estúpido no sabe que es estúpido, lo que contribuye poderosamente a dar mayor fuerza, incidencia y eficacia a su acción devastadora. En consecuencia, como lamentaba el poeta Friedrich Schiller, «contra la estupidez hasta los mismos dioses luchan en vano».

(Publicado el 29 de octubre de 2017)

Ver Post >
El sentido de las palabras
img
El Zurdo | 25-10-2017 | 18:07| 0
GIRONA.-19-10-2017.- Numerosas personas se ha concentrado esta noche delante de la subdelegación del Gobierno en Girona, pidiendo la libertad de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart y a favor de la República Catalana .EFE/Robin Townsend

La independencia es para muchos catalanes lo que era la democracia para muchos españoles durante el franquismo: la isla de Utopía.

El filósofo Ludwing Wittgenstein afirmaba: «Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo». Y añadía: «El sentido del mundo debe encontrarse fuera del mundo».

Los hijos del franquismo no conocieron la democracia hasta la muerte del caudillo. Democracia era una palabra tabú, impronunciable, ajena a su mundo. Sin embargo, como todo lo prohibido y desconocido, resultaba fascinante. Por ello, muchos de aquellos encontraron el sentido del mundo y, por ende, de sus vidas en la lucha por alcanzar algo que estaba fuera de su mundo: la democracia.

Una vez lograda, la democracia fue perdiendo atractivo, sobre todo entre los que nacieron y se criaron en su seno, porque para ellos es el estado natural de las cosas, es su mundo. A sus 40 años, ajada por la corrupción y la crisis económica, la democracia española no cautiva a los nacidos a partir de la década de los 60 porque no les ha traído la prosperidad anunciada, todo lo contrario: vivirán en la vejez peor que sus padres, como advierte un reciente estudio de la OCDE.

En consecuencia, las generaciones del ‘baby boom’ y de los ‘millennials’ tratan de buscar el sentido del mundo fuera de su mundo. Muchos de ellos lo han hallado en la reivindicación de la democracia real, entendiendo que la fundada por la Constitución de 1978 es una versión adulterada. El 15-M surgió de esa reivindicación. Y esta se ha asociado a la independencia en Cataluña, ya que es vista como el camino hacia una democracia auténtica por al menos dos millones de catalanes. Ya decía también Wittgenstein que «imaginar un lenguaje significa imaginar una forma de vida» y que «el significado (de las palabras) es solo el uso».

La intervención de la autonomía catalana, a través del artículo 155 de la Carta Magna, y el encarcelamiento de los ‘Jordis’, los cabecillas de los movimientos soberanistas ANC y Òmnium Cultural, alimentan la ilusión de los ‘indepes’ de que luchan legítimamente por la instauración de una democracia real frente a un Estado «policial» y «opresor». Les da argumentos para sostener su relato victimista y que el «régimen del 78» sufre una regresión autoritaria bajo la bota del Gobierno de Rajoy. Otra falacia, como la de los 16.000 millones que España roba a Cataluña, que, a fuerza de repetirla mil y una veces, los goebbelianos propogandistas del independentismo convertirán en (pos)verdad durante esta larga campaña electoral que se abre con la aplicación del 155 de marras, ya que culminará con la convocatoria de elecciones autonómicas en el plazo máximo de seis meses. Travestirán así la división entre ‘indepes’ y no ‘indepes’ en antagonismo entre demócratas y franquistas, que extenderán a toda España. Así, a sus miopes ojos, solo caben dos opciones: o estás con ellos o estás contra ellos y la democracia.

Para más inri, la intervención de la autonomía, que incluye el cese del Govern en pleno, avivará el sentimiento de humillación en buena parte de los catalanes. Y cuando al adversario no solo se le derrota sino que se le humilla, no se resuelve el conflicto sino que se perpetúa, porque no se restañan heridas sino que se abren más. Valga como botón de muestra y lección histórica el Tratado de Versalles (1919), que puso fin a la Primera Guerra Mundial y fue el primer paso hacia la segunda, pues resultó humillante para los alemanes y sembró la semilla del diablo nazi.

(Publicado en el diario HOY el 22 de octubre de 2017)

Ver Post >
Lecciones de la crisis de los misiles
img
El Zurdo | 15-10-2017 | 20:31| 0

El 10 de octubre, Cataluña y España entera se asomaron al abismo a través de los ojos de Carles Puigdemont. El president subió al precipicio del Parlament, estiró una pierna, la dejó en suspenso en el aire, la retiró tras unos segundos eternos y tendió una mano de hierro en guante de terciopelo a Mariano Rajoy. Así, su esperado y temido salto al vacío se quedó en amago para decepción de su hinchada y mosqueo de las barras bravas de la CUP.

El sí pero no del prócer catalán, su gesto a lo Chiquito de la Calzada, desconcertó hasta a un gallego maestro en el arte de afirmar a la vez una cosa y su contraria como don Mariano. Para salir de su confusión, el presidente del Gobierno ha requerido al del Govern que aclare si declaró o no la independencia de Cataluña la tarde de autos antes de tomar o no la grave decisión de apretar el botón nuclear del cacareado artículo 155 de la Constitución, como le urgen sus halcones.

No obstante, tanto la declaración de independencia ‘interruptus’ de Puigdemont como el requerimiento perpetrado por Rajoy son dignos de estudio, de estudio lingüístico. Si el filósofo y lingüista Ludwig Wittgenstein levantara la cabeza concluiría que ambas proposiciones son absurdas, la una por contradictoria y la otra por tautológica (aunque en un sentido más retórico que lógico).

Si el futuro del invento de los Reyes Católicos pasa por que esos dos lleguen a un acuerdo mediante su diálogo de besugos, ¡que Dios nos coja confesados! Ni se entienden ni se hacen entender. Por no entender no entienden de igual manera qué es la democracia. Para don Carles es la voluntad del pueblo soberano (o una parte) incluso por encima de la ley. En cambio, para don Mariano es el imperio de la ley (o una parte) incluso por encima de la voluntad popular. Sin embargo, la democracia no es ni una cosa ni la otra; son las dos y no se puede renunciar a ninguna. Si empiezan por aceptar esto, tendrán mucho terreno ganado.

Asimismo, bien les vendría aplicarse las lecciones que saca el profesor Graham Allison de la gestión de la crisis de los misiles de Cuba y que plasmó en su ensayo ‘La esencia de la decisión’. El mundo nunca estuvo tan cerca del Armagedón como aquellos 13 días de octubre de 1962. En ese corto plazo, John F. Kennedy tuvo que decidir qué era peor: permitir que la URSS instalase misiles nucleares en Cuba, a apenas 150 kilómetros de Florida, o atacar y desencadenar una guerra atómica.

El presidente de Estados Unidos eludió el dilema sacándose de la manga una solución imaginativa que resolvió la crisis y que, en palabras de Allison, «no era su opción preferida, pero era mucho mejor que las otras dos, que eran inaceptables». Kennedy estableció un bloqueo sobre Cuba por mar y aire y prometió en público al líder soviético, Nikita Jruschov, que no invadiría la isla si retiraba los misiles. Al mismo tiempo, autorizó a su hermano Robert a negociar en secreto con un interlocutor soviético al que ofreció retirar los misiles estadounidenses de Turquía a cambio de que Moscú hiciera lo propio con los de Cuba.

Como dijo el exsubsecretario de Estado Nicholas Burns en alusión a este episodio, «el éxito de la diplomacia en los niveles más altos requiere a veces abrir puertas de salida para tu adversario; así puede salvar la cara y se evitan nuevos conflictos». Y ese fue el gran acierto de Kennedy y lo que evitó el desastre.

(Publicado en el diario HOY el 15 de octubre de 2015)

Ver Post >
¿No pasará nada?
img
El Zurdo | 10-10-2017 | 19:01| 0
GRA321. BARCELONA, 06/10/2017.- Fotografía de archivo del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (i) y el expresidente Artur Mas, durante el Comité Nacional del PdeCat, celebrado el pasado día 2 de octubre. El expresidente de la Generalitat Artur Mas considera que Cataluña todavía no está preparada para "la independencia real", en declaraciones publicadas hoy por el diario británico Financial Times. EFE/Andreu Dalmau

El 10 de enero de 2016 publiqué un artículo titulado ‘¿Qué pasa en Cataluña?’, igual que un libro que recoge una serie de reportajes sobre la situación catalana que el periodista sevillano Manuel Chaves Nogales escribió tras la victoria del Frente Popular en las elecciones generales de febrero de 1936. Su aliado en Cataluña era el Front d’Esquerres, liderado por Lluís Companys, que recuperó la presidencia de la Generalitat tras ser amnistiado. Companys había sido encarcelado por proclamar el Estado catalán el 6 de octubre de 1934.

La vuelta de Companys al poder hacía temer otro intento de secesión. Sin embargo, Chaves Nogales saca la conclusión de que «en Cataluña no pasará nada», «nada de lo que el español no catalán recele», porque «en Cataluña hay, por encima de todo, un hondo sentido conservador que se impondrá fatalmente», el de esa burguesía industrial de la que entonces «los hombres de Esquerra» (y ahora los de Junts pel Sí) son a un tiempo vanguardia reivindicativa y retaguardia defensiva frente a la revolución proletaria (que ahora representaría la CUP). La pela es la pela.

Nogales diagnostica: «El nivel más alto de izquierdismo en Cataluña se consiguió el día de las elecciones, cuando hasta muchos hombres de la Lliga (precursor de la extinta CiU) desertaron del Frente Catalán de Orden (coalición derechista) y votaron a la Esquerra. A partir de aquel día, el sentido izquierdista de Cataluña empezó a decaer». Y concluye: «Dentro de unas semanas, de unos meses, los hombres representativos del izquierdismo comenzarán a sentir la presión de una masa cada vez más conservadora y prudente».

De forma paralela, creo que el nivel más alto de independentismo se alcanzó el 1-O, cuando hasta muchos hombres de la antigua CiU votaron a favor de la secesión en la farsa de referéndum. A partir de aquel día, el sentido independentista empezó a decaer y comenzó la presión sobre los hombres representativos del independentismo de los sectores más conservadores y prudentes, con el siempre medroso y huidizo don Dinero a la cabeza, como demuestra la fuga del Sabadell, CaixaBank o Gas Natural.

Las llamadas a la prudencia se dan en el propio seno del frente soberanista. El expresident Artur Mas reconoció al ‘Financial Times’ que Cataluña no está lista para una «independencia real» y apela a seguir siendo pragmático. En la misma línea, el conseller de Empresa, Santi Vila, afirmó a ‘Ara’ que había que dar una última oportunidad al diálogo.

Mas y Vila dan voz a los «moderados» de Junts pel Sí, que abogan por retrasar la declaración de independencia para ganar tiempo, negociar un acuerdo de mínimos con Rajoy y convocar elecciones autonómicas que no estén marcadas por el fracaso del ‘procès’. Enfrente está la CUP, que exige una proclamación inmediata y sin ambages.

La convocatoria de comicios sería lo más inteligente. La Moncloa podría negociar con el Govern que saliera de las urnas sin que se viera como una cesión al chantaje de los independentistas. Y estos salvarían la cara sin que se viera como una claudicación ante Madrid. 

Creo con Chaves Nogales que «el pueblo catalán vale mucho más que sus hombres representativos». Por eso, como él planteaba entonces, dejémoslo votar, «¿por qué no hacer con una nueva consulta electoral el sondeo necesario para aflorar a la vida púbica catalana unos hombres nuevos que tanta falta están haciendo?».

(Publicado en el diario HOY el 8 de octubre de 2017)

Ver Post >
Choque de nacionalismos
img
El Zurdo | 02-10-2017 | 17:25| 1
GRA234. BARCELONA, 02/10/2017.- Mossos d'Esquadra protegen la Jefatura Superior de la Policia Nacional en Barcelona con motivo de la concentración de unos 15.000 estudiantes este mediodia en el centro de Barcelona para protestar por la intervención policial y las cargas que se efectuaron en la jornada de ayer en Cataluña. EFE/Juan Carlos Cárdenas

Y llegó el día del choque de trenes. Dos trenes que han acelerado hasta lo temerario echando más leña al fuego en las últimas semanas. Dos trenes que representan dos nacionalismos que se retroalimentan.

Considero todo nacionalismo un trastorno psicosocial, el fruto agrio del delirio de grandeza de un pueblo que se cree elegido por la Divina Providencia o por la Historia y, por tanto, superior a otros. Como todo trastorno, se puede dar en diferentes grados. Cuanto más radical, es más supremacista, más agresivo. En grado sumo es genocida.

No obstante, nacionalismo e independentismo no son sinónimos. No todos los independentistas son nacionalistas. El ejemplo es Cataluña. El porcentaje de independentistas casi se ha duplicado desde que en 2010 el Tribunal Constitucional anuló parte del nuevo Estatut y comenzaron los recortes sociales. La mayoría de esos ‘indepes’ de nuevo cuño proceden de la izquierda no nacionalista –el PSC y la coalición Catalunya Sí que es Pot (en la que está Podemos)–. Como hicieron los ‘mesías’ partidarios del ‘brexit’, el argumento definitivo esgrimido por los independentistas de toda la vida para convencer a los que no lo eran ha sido el económico, el «España nos roba», como ha reconocido el propio Oriol Junqueras. Cifran el «expolio» en 16.000 millones de euros anuales, «cuatro veces más dinero que todos los recortes juntos que hace la Generalitat». Una mentira goebbeliana que a fuerza de repetirla mil veces se convirtió en verdad (o posverdad) incontestable e incontestada para los conversos.

Ese mito, entre otros, ha sido desmontado por Josep Borrell y Joan Llorach en ‘Las cuentas y los cuentos de la independencia’. Cierto que Cataluña es de las comunidades que más contribuyen a la caja común –la tercera, tras Madrid y Baleares– pero es la décima que más recibe del Estado. Mas ha calado profundo en muchos catalanes el sofisma de que con lo que les «roba» España serían la Tierra Prometida y se codearían con Alemania y los países escandinavos.

Significativo es que, según datos del CEO (el CIS de la Generalitat), el apoyo a la independencia es mayor entre catalanes con padres y abuelos catalanes y con rentas altas. Alcanza el 50% entre los que «viven cómodamente», mientras que es del 29% entre quienes pasan «muchas dificultades», esos que más han sufrido el austeridazo aplicado por el Govern, y apoyado por CiU en el Congreso.

Sin embargo, el viejo truco de agitar las banderas, de exacerbar los sentimientos patrios le ha venido bien a Artur Mas, que no era independentista, y demás ahijados del padrino de la patria catalana, el exhonorable Jordi Pujol, para desviar la atención de sus corruptelas y tijeretazos. Pero también a Mariano Rajoy. Y así al «España nos roba» de un nacionalismo, el otro ha reaccionado con el «¡A por ellos, oé!». Porque «hay quien dice que Rajoy es una fábrica de independentistas, pero lo que no dicen es que los llamados ‘indepes’ son una fábrica de Rajoys», como sostiene Nicolás Sartorius, quien advierte que el nacionalismo es el adversario más peligroso de los trabajadores porque los divide. Por eso, exhorta quien fuera uno de los fundadores de CC OO, «no podemos seguir permitiendo que nos líen, que nos manejen, que nos mientan mucho y que nos enfrenten».

Tras la acción nacionalista catalana y la reacción nacionalista española debe llegar la síntesis a partir de mañana. Eso sí, sería de ingenuos e imprudentes confiar en que dos pirómanos apaguen el incendio que han provocado.

(Publicado en el diario HOY el 1 de octubre de 2017)

Ver Post >
Un problema de perspectiva
img
El Zurdo | 28-09-2017 | 16:40| 0
jorge-luis-borges-por-fernando-vicente

El orwelliano ‘doblepensar’ es moneda corriente en política. Se puede considerar presos políticos a los altos cargos de la Generalitat catalana detenidos por organizar el referéndum ilegal del 1-0, al tiempo que se considera golpista al opositor venezolano Leopoldo López. También se puede llamar represor al Gobierno de Rajoy y no al de Maduro. O se puede apoyar la consulta celebrada el pasado julio por la oposición venezolana contra el presidente del país, que la declaró inconstitucional pero la toleró, y no permitir hacer un simulacro de votación similar en Cataluña. Todo depende si el color del cristal con que se mira es azul, rojo, morado o naranja.

Es un cuestión de perspectiva, como la que plantea Jorge Luis Borges en ‘Un problema’ (1960). En ‘Homo Deus’, el historiador israelí Yuval Noah Harari cita ese relato para ilustrar la idea, confirmada por la ciencia, de que en el hombre conviven al menos dos yoes: el yo experimentador y el yo narrador. El primero es nuestra conciencia constante, aunque no recuerda nada. Recordar, contar relatos y tomar grandes decisiones son tareas exclusivas del yo narrador, el intérprete de nuestras experiencias. Este no lo narra todo; cual periodista o político, teje el relato solo a partir del promedio de momentos culminantes y finales.

No obstante, ambos yoes están fuertemente entrelazados. El narrador usa las experiencias como materia prima para sus relatos, que, a su vez, modelan lo que el experimentador siente. Harari pone como ejemplo que experimentamos el hambre de manera diferente cuando ayunamos durante el Ramadán, cuando lo hacemos para una prueba médica o cuando no comemos por carecer de dinero.

Sin embargo, la mayoría de las personas se identifica con su yo narrador. No importa que el argumento de su vida que han creado esté lleno de mentiras y lagunas y que se reescriba una y otra vez, de forma que la narración de hoy contradice la de ayer: lo importante es que dé sentido a nuestra vida. En definitiva, no permitimos que la realidad nos estropee una buena historia.

Para Harari, el yo narrador es la estrella de ‘Un problema’. En él, Borges trata de conjeturar cómo hubiera reaccionado don Quijote si hubiera matado a un hombre en uno de sus imaginarios combates. El genio argentino plantea así una pregunta fundamental sobre la condición humana: ¿qué ocurre cuando los relatos de nuestro yo narrador nos dañan o dañan a otros? Borges da tres respuestas posibles. La primera es que nada especial ocurre, porque en el mundo alucinatorio de don Quijote haber matado a un hombre no tiene por qué perturbar a quien se bate, o cree batirse, con endriagos y encantadores. La segunda es patética. Don Quijote no logró jamás olvidar que era una proyección de Alonso Quijano, lector de historias fabulosas; ver la muerte lo despierta de su locura acaso para siempre. La tercera es quizá la más verosímil. Don Quijote no puede admitir que el acto tremendo es obra de un delirio y no saldrá nunca de su locura. Es decir, se aferrará a sus fantasías porque será lo único que dará sentido a su crimen y a su sufrimiento. Es lo que en política se conoce, según Harari, como el síndrome de «nuestros muchachos no murieron en vano». Un síndrome que acaban padeciendo casi todos los líderes para justificar sus errores y hacer que la gente crea en entidades imaginarias como el dinero, dioses y naciones.

(Publicado en el diario HOY el 24 de septiembre de 2017)

CODA:

¿Cuál de las opciones planteadas por Borges en el relato ‘Un problema’ elegirán Puigdemont y los independentistas catalanes a partir del 2 de octubre? ¿Y Rajoy y compañía?

Ver Post >
Algunos hombres buenos
img
El Zurdo | 19-09-2017 | 18:23| 0
Cubierta Bartleby B

En 1853, Herman Melville escribió ‘Bartleby, el escribiente’, una de sus mejores y más controvertidas obras. Narra la historia del tal Bartleby a través de un abogado que tiene su oficina en Wall Street y que, «en la tranquilidad de un cómodo retiro, trabaja cómodamente con los títulos de propiedad de los hombres ricos, con hipotecas y obligaciones». El letrado tiene tres empleados, pero no son suficientes para hacer el trabajo de la oficina y contrata a Bartleby como amanuense.

Al principio, nuestro protagonista se muestra como un empleado ejemplar. Sin embargo, cuando el abogado le pide que examine con él un documento, Bartleby contesta: «Preferiría no hacerlo» y no lo hace. A partir de entonces, rehúsa con la misma frase cada nuevo requerimiento de su patrón, aunque continúa trabajando en sus tareas habituales con la misma eficiencia, hasta que un día decide dejar de escribir y es despedido…

No destriparé el desenlace de un relato que se ha prestado a múltiples interpretaciones por parte de diferentes autores y que, en palabras de Borges, prefigura a Kafka y del que también es deudor declarado Albert Camus y su filosofía del absurdo. Para los filósofos Bartleby es un nihilista estoico o un escéptico, para los religiosos un místico contemplativo, para los psiquiatras un paranoico esquizoide aquejado de mutismo, para los políticos un anarquista antisistema. En este último sentido, ha sido descrito como «una tuerca del engranaje que prefiere no seguir ejerciendo su función» y ha sido considerado un practicante de la desobediencia pasiva y pacífica al estilo de David Henry Thoreau y Gandhi. Porque el primer acto de rebelión es decir no. «A un espíritu que dice no con truenos y relámpagos, el mismo diablo no puede forzarlo a que diga sí», escribe Melville a su amigo y también escritor Nathaniel Hawthorne. «Porque todos los hombres que dicen sí mienten», concluye Melville. Y son cómplices del poder y sus imposturas.

Basta que un individuo haya aceptado vivir en la mentira para consolidar el sistema, como dice Václav Havel. Por eso, para el expresidente de Checoslovaquia, negarse a vivir en la mentira y decir la verdad es el arma más eficaz y corrosiva para combatir el sistema; es el poder de los sin poder.

Así, para cambiar un sistema corrupto, bastan algunos hombres buenos con arrestos para cantarles las verdades del barquero al poder; basta un puñado de Bartleby, de hombres honestos que digan sin miedo «preferiría que no» al patrón de turno cuando le ordene hacer algo inmoral, incorrecto, en definitiva, que está mal.

¿Y dónde están esos hombres honestos? Diógenes de Sínope, el cínico, los buscaba lámpara en mano a pleno luz del día, pero quizás no porque escaseen sino porque no brillan, no se dejan ver con facilidad, actúan en el anonimato, no hacen ostentación de su honestidad, simplemente cumplen con su deber y su conciencia. Son gente como el funcionario catalán que se niega a participar en los preparativos del referéndum del 1-O por ser ilegal. Son gente como el ingeniero Francisco Rebollo, el responsable del alumbrado municipal de Almendralejo que es apartado de sus funciones por el alcalde, José García Lobato, implicado por la UCO en el caso Púnica, al negarse a ser una pieza en el engranaje de la corrupción.

(Publicado en el diario HOY el 17 de septiembre de 2017)

Ver Post >
La solución a Cataluña
img
El Zurdo | 10-10-2017 | 19:03| 0
Deputies of the Partido Popular (PP) display Spanish flags as they leave the Catalan Parliament before the vote on a bill for a referendum on independence in Barcelona, on September 6, 2017. Catalonia's parliament passed a law on September 6, 2017 paving the way for an independence referendum on October 1 which is fiercely opposed by Madrid, setting a course for Spain's deepest political crises in decades. The law was adopted with 72 votes in favour and 11 abstentions. Lawmakers who oppose independence for the wealthy northeastern region of Spain abandoned the chamber before the vote. / AFP PHOTO / LLUIS GENE

«La historia se repite: primero como tragedia y después como farsa», advirtió Karl Marx. Y a fe que es así en el caso de Cataluña. No es la primera vez que los catalanes tratan de ser un Estado. El penúltimo intento tuvo lugar el 6 de octubre de 1934, en el marco de la huelga general que desatará la fallida Revolución de Asturias.

Aquel día el entonces presidente de la Generalitat, Lluís Companys, y su gobierno en pleno proclamaron el Estado catalán. Este apenas duró 11 horas y acabó con la intervención del Ejército y la detención, el encarcelamiento, el juicio y la condena por rebelión de todo el Govern de Companys. La autonomía catalana fue suspendida hasta su restauración en 1936, después de la victoria del Frente Popular en las elecciones de febrero, a las que concurrió Companys desde la cárcel y tras las cuales fue amnistiado.

Aquella intentona fue trágica; se saldó con 46 muertos, al dar la batalla los Mossos y los Escamots (las juventudes armadas de ERC) en las calles de Barcelona. Quiero creer que la nueva se consumará el 1 de octubre con una farsa de referéndum, las autoridades catalanas procesadas y elecciones anticipadas en Cataluña.

No obstante, tras el 1-O la cuestión catalana continuará sin estar resuelta. Es innegable que hay un porcentaje significativo de independentistas, que ahora oscila entre el 40% y el 50%, según las encuestas, que mengua o crece al albur de las crisis. La Gran Recesión y los tijeretazos dados por el Tribunal Constitucional al nuevo Estatut han exacerbado los sentimientos separatistas, que Artur Mas y sus epígonos han utilizado arteramente para tapar sus trapos sucios y aplacar las revueltas sociales contra su gestión económica, tan austera o más que la del PP.

Por tanto, el 2 de octubre debe comenzar un debate de ideas para resolver, de una vez por todas, el problema catalán. Ya no sirve hacer el don Tancredo envuelto en la bandera rojigualda. Me atrevo a aventurar una solución: un doble referéndum.

El primer paso sería que el Govern y el Gobierno central pactaran las condiciones de un referéndum sobre la independencia de Cataluña. Dicho pacto debería ser aprobado por tres quintos de los miembros del Parlamento catalán y de las Cortes (Congreso y Senado) y después sometido a referéndum de todos los españoles para su ratificación. El procedimiento es similar al ordinario contemplado por la Constitución (artículo 167) para su reforma. También se podría optar por el procedimiento agravado (art. 168), más complejo y rígido, con el argumento de que el referéndum afecta al artículo 2 del Título Preliminar: «La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española (…)».

Sea por un procedimiento u otro, si la consulta es aprobada se celebraría solo ya en Cataluña bajo las condiciones pactadas. ¿Cuáles? Planteo las siguientes: la participación debe superar el 66% del censo y el sí a la secesión debe ser apoyado por más del 55% de los votantes (como en el de Montenegro de 2006). En caso contrario, se podría convocar un nuevo referéndum pasados ocho años repitiendo todo el proceso.

Esta es la propuesta de un mero plumilla. Por supuesto caben otras, pero eso sí, la vía por la que se opte debe ir «de la ley a la ley pasando por la ley». Porque como sostiene el pensador italiano Paolo Flores d’Arcais, «toda violación o atenuación del principio de legalidad desfigura y pone en mora la democracia».

(Publicado en el diario HOY el 10 de septiembre de 2017)

Ver Post >
La paranoia catalana
img
El Zurdo | 06-09-2017 | 18:01| 0
Catalan regional President Carles Puigdemont (R) and and vice president Oriol Junqueras attend a session of the Catalonian regional Parliament in Barcelona, Spain, September 6, 2017. REUTERS/Albert Gea

Hoy de nuevo saco a colación ‘Masa y poder’ porque en ella Elias Canetti cita como ejemplo de metamorfosis de fuga un mito que me sirve para ilustrar lo que pasa en Cataluña. Se trata de la historia de Peleo y Tetis, los padres de Aquiles.

Peleo es un mortal que se enamora de la diosa Tetis. Mas ella rehúsa mantener relaciones con él pues no le parece digno. Entonces Peleo sorprende a la diosa mientras duerme en una cueva y la apresa. La ninfa del mar intenta liberarse metamorfoseándose en todo tipo de cosas: en fuego y en agua, en león y en serpiente, pero Peleo no la suelta. La nereida se transforma al fin en un calamar enorme y viscoso que salpica con su tinta al obstinado pretendiente. Todo es inútil. Tetis acaba por rendirse y se ve forzada a entregarse a Peleo.

Esta historia recuerda, según Canetti, los ataques que sufre la gente aquejada de histeria. Las grandes crisis de histeria no son sino una serie de violentas metamorfosis de fuga. La persona afectada se ve aferrada por una fuerza superior que no ceja y de la que quiere escapar; se siente oprimida y experimenta diversas transformaciones con las que trata de aliviar esa opresión. Pero, como explica el pensador búlgaro, lo característico de la histeria es la forma circular de la metamorfosis de fuga. Por mucho que el sentirnos aferrados pueda impulsarnos a huir, no por eso será menos inútil el intento, si lo que nos agarra tiene fuerza suficiente para no soltarnos.

Los secesionistas catalanes son presa de la histeria. Se sienten oprimidos por el Estado español y, tras varios intentos vanos de aflojar esa supuesta opresión a través de diversas metamorfosis (autonomía, reforma del Estatut aguada por el Tribunal Constitucional, pacto fiscal a la vasca rechazado por el Gobierno de Rajoy), se han lanzado a la desesperada a intentar la última y gran transformación: convertirse en un Estado independiente.

Sin embargo, esa supuesta opresión del Estado español es un delirio, una creencia falsa que viven con una profunda convicción a pesar de que la evidencia demuestra lo contrario. Por efecto de ese delirio, los independentistas han caído en la paranoia. Uno de los síntomas del paranoico es la manía persecutoria; se siente cercado. Si se osa contradecir su creencia reacciona a menudo de manera irritada y hostil. Como explica Canetti, las conspiraciones o conjuras están para él a la orden del día, y es seguro que en cualquier cosa descubrirá siempre algo que se las recuerda, aunque solo sea remotamente (las informaciones que ponen en duda la actuación de los Mossos d’Esquadra antes y después de los atentados de Barcelona y Cambrils, por ejemplo). Para el paranoico, su enemigo principal siempre procurará azuzar contra él una jauría cargada de odio desde todos lados en el momento preciso.

Ese momento es el referéndum del 1-O para Puigdemont y compañeros mártires. Pero hasta ellos saben que su paranoica e histérica huida hacia adelante no lleva hacia ninguna parte y acabará ese día en vía muerta, como el Plan Ibarretxe. Entonces, probablemente, tamaño desengaño suma a los soberanistas catalanes en la melancolía, porque esta, según Canetti, se inicia cuando la serie de metamorfosis de fuga termina y consideramos que todas han sido en balde y ya no podemos escapar. Y esa melancolía puede degenerar en depresión si no se le pone remedio, pero entre todos los españoles.

(Publicado en el diario HOY el 3 de septiembre de 2017)

Ver Post >
Sobre el autor El Zurdo

Últimos Comentarios

genadiew_7077 02-10-2017 | 17:37 en:
Choque de nacionalismos
veintitresydoce 25-05-2016 | 16:46 en:
Regreso al futuro

Otros Blogs de Autor