Hoy
img
El niño
img
El Zurdo | 30-12-2013 | 20:16| 0

En estas navideñas fechas la compasión aflora más que nunca. Yo no estoy libre de ese pecado, aunque me compadezco tanto de los pobres de solemnidad como de los pobres en espíritu. Por pobres en espíritu no entiendo lo mismo que los exégetas de los Evangelios. Para mí son quienes carecen de alma porque ha tiempo que la vendieron al diablo. Son como Charles Foster Kane, el magnate de la prensa protagonista de la película ‘Ciudadano Kane’, la ‘opera prima’ y maestra del genial Orson Welles. Son muertos en vida que ni sienten ni padecen (o eso parecen o quieren hacer parecer). Son ególatras, ensoberbecidos por el poder que han ido atesorando, que acaban en la cúspide solos, o lo que es lo mismo, rodeados de una corte de aduladores que les tienen más temor que respeto. Como ellos se vendieron, creen que todos y todo se pueden comprar, hasta el amor y la honestidad. Mas esas virtudes humanas dejan de serlo cuando se les pone precio.

Por eso, los amigos honestos que osan contradecirles y las amantes despechadas acaban alejándose de ellos. Eso le ocurre a Kane. Termina echando a su mejor amigo, Leland, cuando escribe una crítica feroz sobre el debut de su segunda mujer, Susan Alexander, como ‘cantante’ de ópera. El megalómano de Kane cree que puede hacer de su esposa una soprano a golpe de talonario, pese a su falta de talento musical. Kane da la razón a su amigo publicando la crítica, sin cambiar una coma, en el periódico que dirige y del que es dueño y señor, el ‘Inquirer’, pero después lo despide. Kane admite su error pero no admite que nadie se lo diga. El periodista despedido deja claro a Kane que su honestidad no está en venta cuando le devuelve el jugoso cheque de la indemnización, hecho pedazos, junto con una copia de la declaración de principios que el magnate publicó en primera plana, a modo de editorial, cuando se hizo con las riendas del diario, principios que no tardó en traicionar no permitiendo que la realidad estropeara un bonito titular. Kane, indignado, rompe la copia de la declaración enviada por su otrora amigo. Asimismo, termina siendo abandonado por sus dos esposas. A la primera, sobrina del presidente de Estados Unidos, la utiliza de trampolín en su frustrada carrera política. La segunda, Susan, le deja tras intentar suicidarse y reprocharle su egoísmo y falta de sentimientos. A pesar de todo, tanto Leland como Susan no pueden evitar sentir pena por él.

Kane muere solo y la última palabra que pronuncia antes de expirar es «rosebud». No desvelaré qué es, por si aún no han visto la película, pero yo veo «rosebud» como el símbolo de la infantil ingenuidad perdida, del niño que llevamos dentro. Kane mató a ese niño interior para ser camello y luego león. Al hacerlo, mató su espíritu, se volvió un cínico y un descreído, dejó de tener fe en los demás, dejó de creer que nada es imposible.

Todo lo contrario que Mandela, como reflejaba su infantil sonrisa. Su mejor amigo, Walter Sisulu, decía de Madiba que tenía tendencia a confiar demasiado en la gente, a creerse a la primera sus buenas intenciones. Pero, como cuenta John Carlin en ‘El factor humano’, la debilidad de Mandela era su mayor virtud: «Triunfó porque prefirió ver el bien en personas a las que el 99% de la gente habría considerado imposibles de redimir (…) y supo sacar la bondad que yace en el fondo de todas las personas».

Todas las Navidades renace el niño que llevamos dentro. Dejénlo crecer más allá del 6 de enero o lo lamentarán toda la vida, como Kane.

(Publicado en el diario HOY el 29/12/2013)

Ver Post >
Sin blanca Navidad
img
El Zurdo | 23-12-2013 | 18:34| 0

Papá Noel no visitará a muchas familias de mal españolas esta Nochebuena. No se lo pueden permitir. Porque ese orondo y barbudo lapón vestido con los colores de Coca-Cola no trabaja gratis la única noche al año que lo hace. Tampoco les visitará Papá Estado, que no solo les niega el pan y la sal sino también la luz, el agua y el gas, amén de una renta básica que esperan como año de nieves desde hace meses con los bolsillos y el estómago vacíos y ateridos de frío. Y no es demagogia: al menos 2.300 personas mueren de frío anualmente en España, más que por accidente de tráfico. “¡Que se jodan!”, diría la educada hija de Carlos Fabra, el cacique del PP de Castellón condenado a cuatro años de prisión por robar a todos los españoles. Similar pensamiento deben de tener sus colegas de partido que rechazaron en el Congreso una proposición de Izquierda Plural para prohibir que, por impago del recibo, se corte la luz y el agua de los hogares con más dificultades.

Cuatro millones de españoles viven en la pobreza energética y otros tantos van camino de ella si las cinco ‘familias’ que iluminan nuestras vidas siguen subiendo la luz por encima de nuestras posibilidades con la complicidad del Gobierno de turno, por mucho que ahora se rasgue las vestiduras y ponga el grito en el cielo por la última y escandalosa subasta del mercado mayorista de la electricidad. Puro teatro. Hace tiempo que hay más que sospechas de que las empresas eléctricas actúan en España como un oligopolio o cártel. Por ello, en enero la luz no subirá un 11%, pero, aunque intervenga Rajoy, Soria y el sursuncorda, descuenten que será en torno a la mitad. Un escándalo igualmente. Es incomprensible y va en contra de las sacrosantas leyes del mercado que, cuando la demanda de energía cae, suban sus precios. España es uno de los estados de la UE donde más se ha encarecido la luz durante la crisis (desde 2007 ha aumentado un 60%, mientras que la renta media familiar ha menguado un 8,5%, según el INE). Igual de incomprensible es que los españoles paguemos una de las facturas eléctricas más alta de Europa y que el sector obtenga miles de millones de beneficio cada ejercicio y aún así el déficit de tarifa alcance los 26.000 millones de euros, y creciendo. El nada claro déficit es la diferencia entre lo que supuestamente le cuesta a las compañías producir energía y lo que pagan los consumidores.

Pese a la oscuridad que envuelve a las compañías eléctricas, ningún Ejecutivo ha osado cortarles la corriente pública ni ha dejado de echarles cables. ¿Será porque tienen enchufados a expresidentes y políticos de todo pelaje? Aznar cobra de Endesa (firma que privatizó durante su mandato) 200.000 euros anuales. Felipe González recibe 126.500 euros de Gas Natural. Y una decena de exministros (entre ellos, los socialistas Pedro Solbes, Elena Salgado y Miguel Boyer, y los populares Ana Palacio y Ángel Acebes) tienen poltrona en los consejos de administración de las empresas energéticas.

Sin la ayuda de Papá Noel ni de Papá Estado, muchos españolitos sobreviven al crudo invierno de la crisis gracias a sus papás, quienes, con su magra pensión y los ahorros de toda una vida, iluminan, calientan, alimentan y sostienen hogares enteros con todos sus miembros en paro. Si no fuera así, ha tiempo que este país se hubiera sumido en las tinieblas.

(Publicado en el diario HOY el 22/12/2013)

Ver Post >
Inseguridad pública
img
El Zurdo | 16-12-2013 | 12:37| 0

Con Mariano uno ya no está seguro de nada. Al menos sin dinero en los bolsillos, sin mucho dinero. Si queremos seguridad social y seguridad personal, o lo que es lo mismo, un retiro dorado y vivir en paz, nuestro ‘caballero de hierro’ quiere que pasemos por caja. Es la bolsa o la vida. Don Mariano se ha propuesto no solo desmantelar el Estado de bienestar sino el Estado sin más. Mientras Cataluña, de la maquiavélica mano del fabulador virrey Artur, inicia su larga (y quimérica) marcha hacia la creación de un Estado propio, don Mariano sigue, cual martillo pilón, reduciendo el Estado español a su mínima expresión. Rajoy, perdido en el callejón del gato liberal, se ve reflejado en los deformantes espejos de Margaret Thatcher y Ronald Reagan y considera que el Estado no es la solución, es el problema. Por eso, está abriendo las puertas públicas de par en par a la iniciativa privada para que entren a saco en sectores en los que hasta ahora tenía restringido el acceso, como la educación, la sanidad, las pensiones y hasta la seguridad, convirtiéndolos en golosas oportunidades de negocio.

Un paso en este sentido ha sido la aprobación el viernes por el Senado de la reforma pergeñada por el Gobierno de Rajoy que desvincula la revalorización de las pensiones del IPC. Si hay déficit, las pensiones subirán solo el 0,25%; en los años de bonanza aumentarán un máximo del IPC más el 0,5%. De esta forma, los pensionistas irán perdiendo poder adquisitivo a medida que envejecen. Por ende, solo los afortunados que se puedan permitir complementar la magra paga pública con un plan de pensiones privado llegarán sin apuros a final de mes hasta el final de sus días.

Otro paso en la misma dirección es la Ley de Seguridad Privada que recibió el pasado martes el visto bueno de la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados. Este proyecto legislativo permite a los vigilantes privados patrullar las calles, identificar, cachear y hasta detener en la vía pública. Es más, podrán ser contratados por el propio Estado para custodiar el exterior de las cárceles y de algunos edificios públicos. Los sindicatos policiales y las asociaciones de guardias civiles han puesto el grito en el cielo porque consideran que eso supone “una privatización encubierta” de la seguridad pública y habilita a “policías baratos” y menos formados. En definitiva, como dice el diputado Ricardo Sixto, de Izquierda Plural, “solo podrán pagarse labores de protección aquellos que tengan recursos para ello”.

Estas normas contribuyen a afianzar el ‘apartheid social’ del que les hablaba la semana pasada, a segregar la población según su cuenta corriente, incluso físicamente, pues, cada vez más, el dinero va por barrios, en unos corre a raudales y en otros escasea. No veo lejos un futuro en el que los ricos vivirán encastillados en urbanizaciones-fortaleza celosamente custodiadas por cámaras de seguridad y guardias armados, mientras que los pobres se hacinarán en suburbios de casas de cartón piedra. En no pocos sitios esto ya es una apocalíptica realidad.

Avanzamos hacia una sociedad distópica en la que derechos que considerábamos fundamentales e inalienables, como a la vida, la educación, la sanidad, la libertad de expresión, manifestación y reunión…, pasarán a ser patrimonio solo de quien los pueda pagar.

 

(Publicado en el diario HOY el 15/12/2013)

Ver Post >
Apartheid social
img
El Zurdo | 10-12-2013 | 18:14| 0

El jueves murió Nelson Mandela. Su muerte me sacudió como si fuera la de un ser querido. En realidad, lo es, porque es uno de mis referentes.

Madiba liberó a los sudafricanos negros del apartheid racial, de la supremacía de la minoría blanca, pero no del apartheid social, de la supremacía del rico (blanco) sobre el pobre (negro). Ese apartheid social impera en todo el planeta. Consiste en que el 1% más pudiente de la población se ha impuesto al 99% restante, instaurando de facto una plutocracia mundial. Y la crisis no ha hecho sino extenderlo como una marea negra incluso por países desarrollados como España, que avanzan a pasos de cangrejo hacia el subdesarrollo.

Pero ese apartheid social no subsistiría sin la complicidad con el 1% de una parte importante del 99%, de aquellos arribistas a los que don Dinero compra con ínsulas y altos cargos públicos y privados. Son Robin Hood, pero al revés, como el protagonista de la película ‘El Capital’: roban a los pobres para dárselos a los ricos. Botón de muestra de ese saqueo es el cártel montado por un puñado de grandes bancos para manipular el euríbor y otros tipos de interés. La Comisión Europea les ha impuesto una multa récord, pero, no se engañen, es una bagatela comparada con las incontables ganancias que han obtenido con su robo. Visto lo cual, robar les sale más que rentable.

Ese apartheid social se perpetúa a través de un sistema educativo que contribuye a agrandar las desigualdades entre ricos y pobres porque permite que los hijos de familia bien reciban mejor educación que los hijos de familia mal. Eso está ocurriendo ya en España, como refleja el último informe PISA. La ignorancia y la pobreza son las cadenas de la servidumbre, aunque ésta puede ser confortable para muchos. Y la educación es la llave de la liberación, es “el arma más poderosa para cambiar el mundo”, como bien sabía Mandela, quien también dejó claro que “la pobreza no es un accidente; como la esclavitud y el apartheid, es una creación del hombre y puede eliminarse con las acciones de los seres humanos”.

Esas acciones pueden ser pacíficas o violentas. Mandela empezó combatiendo el apartheid a través de la desobediencia civil y la resistencia no violenta predicada por Gandhi. Eso lo llevó a pasar cinco años en prisión. Al salir acabó convirtiéndose en el líder del brazo armado del Congreso Nacional Africano. En 1962 fue arrestado y condenado a cadena perpetua. Fue liberado a los 27 años y fue tendiendo la mano al enemigo afrikáner como logró la liberación de su raza. Eso no hubiera sido posible si el último presidente blanco de Sudáfrica, Frederik Willem de Klerk, no hubiera estrechado su mano tendida. Mandela llegó a la conclusión de que “si quieres hacer la paz con tu enemigo tienes que trabajar con él. Entonces se convierte en tu compañero”.

Pero los arribistas que nos mangonean no tendieron la mano al 1%, le dieron manga ancha y éste acabó arrancándonos el brazo. De nosotros depende que siga mutilándonos. Como también decía Madiba, somos los amos de nuestro destino, somos los capitanes de nuestra alma. Las cosas se pueden cambiar si tenemos voluntad de poder. Y coincido con Mandela en que “son los cambios que hemos provocado en las vidas de los demás lo que determina el significado de la nuestra”. Por eso, hagan oídos sordos a quien les diga que la gente es mala y no merece la pena luchar por ella.

(Publicado en el diario HOY el 8/12/2013)

Ver Post >
Respeto y dinero
img
El Zurdo | 06-12-2013 | 22:32| 0

El Gobierno aprobó el viernes 29 de noviembre dos medidas que dejan claras sus prioridades: el anteproyecto de Ley de Seguridad Ciudadana, aunque suavizado; y otro regalito fiscal para los bancos.

El nuevo texto de la ‘ley mordaza’ rebaja sanciones previstas para determinadas faltas en el borrador inicial, pero siguen siendo altas. E incorpora multas de entre 1.001 y 30.000 euros por «ofensas a España, las comunidades autónomas, entidades locales y sus símbolos, instituciones, himnos o emblemas, efectuadas por cualquier medio». ¿Y qué se entiende por ofensas? Ah, eso lo decidirá el Ejecutivo, al que la norma convierte en juez y parte y otorga excesiva discrecionalidad para interpretar si una falta es leve, grave o muy grave y sancionar sin pasar por los tribunales. Por tanto, esta ley puede vulnerar tres derechos fundamentales reconocidos por la Constitución: el derecho a obtener la tutela efectiva de los jueces y tribunales, sin que en ningún caso pueda producirse indefensión (artículo 24.1); la libertad de expresión (artículo 20), y el derecho de reunión pacífica y sin armas sin necesidad de autorización previa (artículo 21).

En cuanto a la nueva prebenda concedida a los bancos es de facto una inyección de capital, siendo Santander y BBVA los principales beneficiarios. La banca española tiene 50.000 millones en activos fiscales diferidos (DTA) que con la nueva normativa de solvencia (Basilea III) debería deducir del capital a partir de enero. Estos DTA generan créditos fiscales a las entidades porque son gastos, ocasionados por provisiones para cubrir pérdidas futuras o para pagar prejubilaciones, que no se han podido deducir del Impuesto de Sociedades, pero que podrán recuperar en un plazo de hasta 18 años apoquinando menos impuestos. El Gobierno avalará esos créditos fiscales y así permitirá a la banca que no se deduzca del capital 30.000 millones de los 50.000. Súmenlos a los tropecientos miles de millones que ya han recibido los bancos a cuenta de todos y que, me temo, nunca nos devolverán.

En definitiva, el Gobierno da otro palo al ciudadano y la enésima zanahoria a la banca; mete la mano derecha en el bolsillo de los protestones y abre de nuevo la mano izquierda a los bancos; ruega al Dios Mammón y da con el mazo al pobre Lázaro.

Es una muestra más de que nuestros gerifaltes solo respetan el dinero, como bien sabe el protagonista de la película ‘El capital’ (2012, de Costa-Gavras), un arribista que llega a presidente de un gran banco francés. Cuando su mujer le pregunta para qué quiere aún más dinero, replica: “Para que me respeten”. Porque con dinero se puede comprar el respeto. Caso de Carlos Fabra, cacique del PP en Castellón, condenado a cuatro años de prisión, que no cumplirá, por defraudar 700.000 euros a Hacienda, o sea, por robar a todos los españoles. Suerte similar correrá Iñaki Urdangarin, acuérdense. Por robar mucho menos, chorizos como el Jean Valjean de ‘Los Miserables’ se pudren en la cárcel hasta varios lustros. Pero ellos son los últimos de la fila y asumen que “tanto tienes, tanto vales, no se puede remediar; si eres de los que no tienes, a galeras a remar”.

El dinero es la principal arma del nuevo capitalismo. Para aplastar rebeliones, dar golpes de Estado y someter países enteros ya no hacen falta fusiles ni tanques, basta dinero. Quien presta manda, quien protesta paga.

(Publicado en el diario HOY el 1/12/2013)

Ver Post >
La ley del silencio
img
El Zurdo | 25-11-2013 | 17:00| 0

De la patada en la puerta, a la patada en la boca. De la ley Corcuera a la ley mordaza. España va bien… derecha, con paso marcial, al ritmo que marca la División Azul, hasta la casa Rusia. Rajoy es un hijo de Putin. Las leyes de Seguridad Ciudadana y de huelga que pergeña parecen dictadas por el zar ruso. Nuestro Señor Presidente no necesita una ley habilitante, es ya maduro para hacer lo que le dé la gana sin dar cuentas a nadie, ni siquiera a Bárcenas.

Con la economía encarrilada (o eso nos quieren hacer creer) y la banca saneada (o eso nos quieren hacer creer), don Mariano ha pasado a la reacción social. Quiere una España como Dios manda, de la que pudieran sentirse orgullos dos paisanos: su padrino don Manuel y el tío Paco. En eso es franco. El embalsamador del caudillo, hizo un buen trabajo: 38 años después su momia y su legado se han mantenido incorruptos, todo lo contrario que el roscón de reyes, que parece un brazo de gitano. Y Rajoy los ha exhumado. Gracias a su habilidad como conservador, el generalísimo aún es reconocible, porque se ha ido acartonando menos rápidamente que nuestra democracia de cartón piedra.

Como buen pastor, don Mariano no quiere que el rebaño se salga del redil y desacate la autoridad de sus perros guardianes para seguir a los perroflautas. No quiere vagos y maleantes en las calles, ni protestones que le agüen la fiesta. No le importa dejar la Constitución en papel mojado ni saltársela de puente a puente y tirar porque le lleva la corriente. Nuestra Carta Magna proclama que España es “un Estado social y democrático de Derecho”. Avanzado el desmontaje del Estado social, toca ahora empezar a desmontar el democrático de Derecho. La intención es clara: vota y sé sumiso. La ciudadanía podrá votar, pero no botar; podrá elegir, pero no decidir; podrá abrir la boca, pero no rechistar. Para ello, el Gobierno va a convertir en faltas administrativas, sancionadas con desorbitadas multas, lo que los tribunales no consideran delitos. El ministro del Interior, Jorge Fernández, intentó criminalizar la protesta, hasta la resistencia pasiva, tipificándola en el Código Penal, pero su colega de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, le paró en barras ante los visos de inconstitucionalidad de tamaña ocurrencia. Pero Fernández ha hallado un subterfugio para lograr su objetivo. Porque para burlar al Tribunal Constitucional, el Ejecutivo podrá alegar que no se prohíbe el ejercicio de derechos fundamentales como los de expresión, reunión y manifestación, aunque saldrá muy caro. Saldrá más caro insultar o grabar a un policía, manifestarse ante el Congreso sin autorización o un escrache a un político que defraudar a Hacienda. Urdangarin, los antidisturbios y los mossos d’esquadra pueden estar tranquilos, pero no Ada Colau ni el 15M ni demás indignados. Así se calla a la plebe, que tiene dos motivos para abrir la boca: protestar y comer. Pero si tiene que pagar por ambos, la elección es clara: ‘primum vivere deinde philosophari’. Bienvenidos a ‘1984’.

¿Recuerdan que hace unas semanas les invité a practicar la gimnasia anarquista, a infringir cada día alguna norma trivial sin sentido, como cruzar la calle en rojo, con el fin de estar preparados para cuando llegue el día de desobedecer una ley más importante que les parezca injusta e irracional? Ese día se acerca. Chis, pero no se lo digan a nadie.

(Publicado en el diario HOY el 24/11/2013)

Ver Post >
Basura
img
El Zurdo | 18-11-2013 | 17:10| 0

Algo huele ha podrido en nuestra democracia. Es basura, pero no es la amontonada en Madrid ni la que expele la bocaza de Wert. Apesta porque no es real, ni lo será hasta que todas sus instituciones sean democráticas. Nada más lejos de la realidad, aunque la más real de ellas es la menos democrática de todas. En las empresas mandan los consejeros delegados y no los accionistas. Los sindicatos son verticales. El Ejecutivo gobierna a golpe de decreto amparado en su mayoría absoluta en un Legislativo en el que nuestros elegidos siguen a rajatabla la disciplina de sus partidos, que se reparten el Poder Judicial y hacen falange en torno a sus ‘amados líderes’.

Nuestra democracia se pudre descompuesta por los gusanos de los partidos, que de sus guardianes han pasado a no guardar ni las formas democráticas. Los ciudadanos están cada vez más cabreados con ellos, como se ve barómetro tras barómetro del CIS. En especial con los que se turnan en el poder durante esta segunda restauración, PP y PSOE. Sus principales alternativas, UPyD e IU, crecen en intención de voto pero están a años luz del ‘sorpasso’ soñado por Anguita. A lo más, aspiran a lo que ‘el Califa’ se negaba: a ser bisagra o muleta. Eso es IU ahora, por activa (siendo gran visir de la sultana andalusí) y por pasiva (siendo la Evita del Perón extremeño). Todos los partidos no son lo mismo pero son iguales para cuatro de cada diez encuestados por el CIS en octubre que no sienten simpatía por ninguno, lo que hace aventurar una gran abstención en las próximas elecciones.

Con todo, ahora volvería a ganar el PP y con una cómoda ventaja sobre el PSOE, que no levanta cabeza. El PP tiene a su peor enemigo en casa. La disidencia crece incitada por el amigo de Bush y su gran Esperanza blanca. Ven la botella medio vacía; su capitán ha hecho naufragar el prestigio del partido en las costas de Levante y Génova y la casa común de la derecha ha acabado pringada hasta las cejas. El hedor es insoportable. Urge un cambio de rumbo, pero se equivocan si quieren retornar a las Azores, de allí vienen todas las borrascas.

Cautivo y desarmado, el PSOE intenta acercarse más al pueblo cuanto más se aleja del poder. Ha convocado primarias para elegir a sus candidatos, un saludable ejercicio de democracia interna. Temo que queden en filfa (como las andaluzas o las que ganó Borrell a Almunia en 1998) y que el politburó designe a dedazo. Mas los socialistas necesitan algo más que un lavado de cara para retornar a la Moncloa; urge un zafarrancho, pues la casa está hecha unos zorros.

Por contra, IU se aleja más del pueblo cuanto más se acerca al poder. Y este mancha. La coalición siempre se ha jactado de su democracia interna, virtud en la que algunos ven un defecto porque la hace parecer (o ser) una casa de putas. La dirección regional madrileña ha desenterrado a Stalin y ha decidido cortar por lo sano prohibiendo a los militantes criticar en público las decisiones de la formación. Aquí toman nota.

Para democracia interna la de UPyD. Nadie tose a la lideresa, la nueva Rosa de España, reelegida al estilo Putin. UPyD sigue el patrón de la UCD y el CDS de Adolfo Suárez: es un popurrí de ideologías e intereses unidos tras una carismática careta de sonrisa profidén. El desodorante solo enmascara el mal olor.

Dice la bruja Lola que son todos “basura” y les va a poner dos velas negras; si bien decidirán qué mierda nos gobierna los que ponen una a Dios y otra al Diablo.

(Publicado en el diario HOY el 17/11/2013)

Ver Post >
El superviviente y el rebelde
img
El Zurdo | 11-11-2013 | 17:14| 0

Hace una semana vi la película ‘El estudiante’ (2011), una radiografía de la política y sus entresijos, del poder, en definitiva, a través de la experiencia de un joven del interior de Argentina, Roque Espinosa, que llega a la Universidad de Buenos Aires para iniciar por tercera vez una carrera. Sin vocación se dedica a deambular por la facultad, a hacer amigos, a conocer chicas. Por medio de una de ellas, Paula, profesora adjunta, empieza a militar en una agrupación y conoce a Alberto Acevedo, veterano político retirado que se dedica a formar cuadros desde su cátedra universitaria. Junto a él, Roque aprende los códigos de la política, a manejarse y manejar como un dirigente estudiantil, y siente que por fin ha encontrado su vocación. Acevedo le cuenta a Roque un chiste, la historia de un anciano de más 150 años que es hallado en Tucumán, en el monte. Un caso rarísimo. El tipo estaba con plena conciencia, con sus facultades intelectuales intactas, como si fuera joven. Enseguida se juntan la televisión, médicos, psicólogos, neurólogos… todos queriendo saber cómo es posible que haya podido vivir tantos años sin perder lucidez. Entonces le preguntaron: “¿Cuál es su secreto, señor?”. El tipo no quería responder. De tanto que le insistieron, al final, habló: “El secreto es nunca contradecir a nadie. Así ha sido mi vida, nunca contradije a nadie, nunca estuve en desacuerdo con nada”. Los otros se indignaron: “¿Nunca? Eso no puede ser. Imposible”. El viejo piensa un segundo y responde: “Tienen razón, es imposible”.

He ahí el secreto para sobrevivir mucho tiempo en las alturas. Este prototipo de superviviente no es tan raro como parece. Los encontrará entre sus amigos, en el trabajo, en la familia… Dos buenos ejemplares son nuestros principales líderes políticos, Rajoy y Rubalcaba. Se caracterizan por su ‘galleguismo’; si te los topas en unas escaleras no sabes si suben o bajan. Son hábiles en hacer el don Tancredo. Dejan que pase la corriente, pero, si es necesario, se dejan llevar por ella. No se mojan, y si lo hacen, son de los que nadan y guardan la ropa. Ponen una vela a Dios y otra al Diablo. Son los primeros en entrar y los últimos en salir. No se exponen en la primera línea de batalla, esperan en la retaguardia. Pasan por hombres prudentes y suelen ejercer el poder tras el trono. En realidad son cobardes que no osan morder la mano que les da de comer, aunque, ojo, son tan leales como traicioneros. Son amigos de todos y de ninguno. No dudarán en dar una puñalada trapera al que sea para mantener la poltrona. Son pacientes lobos con piel de cordero que se te tirarán a la yugular si les das la espalda o, si te levantas, te moverán la silla para que te caigas de culo.

Pero el mundo progresa gracias a los que se mueven, a los culos de mal asiento, a los que se levantan, aunque les cueste la silla y la vida, y dicen “no”. Porque ¿qué es un hombre rebelde? El nobel Albert Camus, que murió joven, a los 46 años, y que el pasado jueves hubiera cumplido los cien, lo tiene claro: “Un hombre que dice no. Pero negar no es renunciar: es también un hombre que dice sí desde su primer movimiento. (…) El rebelde (es decir, el que se vuelve o revuelve contra algo) da media vuelta. Marchaba bajo el látigo del amo y he aquí que hace frente. Opone lo que es preferible a lo que no lo es”.

¿Saben cuál es la última palabra que se oye en ‘El estudiante’? “No”.

(Publicado en el diario HOY el 10/11/2013)

Ver Post >
Gimnasia anarquista
img
El Zurdo | 04-11-2013 | 17:28| 0

Aunque es legal, es injusto que quien ha matado a 23 personas pase en la cárcel el mismo tiempo que quien ha matado a una. Pero también es injusto, e ilegal, según ha ratificado el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, aplicar a un reo una norma o una interpretación a posteriori de la misma con carácter retroactivo, aunque duela, y mucho, que los beneficiarios de esa sentencia sean terroristas, asesinos, violadores y narcos. Y eso es lo que se hacía con la doctrina Parot, pese a que el artículo 9 de la Constitución prohíbe la retroactividad de las normas. Por muy indeseable que sea esa panda de condenados, en la democracia el fin no puede justificar los medios. Y la doctrina Parot fue una trampa jurídica que dio argumentos a los etarras para, siendo verdugos, presentarse como víctimas y poner en entredicho nuestro Estado de Derecho. Por tanto, el fallo de la Gran Sala de Estrasburgo no hay que interpretarlo como una victoria de los terroristas, sino como un triunfo del Estado de Derecho, pues lo legitima. Las víctimas del terrorismo no tienen que verlo como una derrota, si acaso deben pedir cuentas al Gobierno actual y al anterior por utilizar de forma electoralista y torticera una triquiñuela para ganarse su apoyo.

No obstante, este caso demuestra que legal y justo no siempre son lo mismo, pues ha habido, hay y habrá leyes tremendamente injustas. Ante ellas, a los ciudadanos solo les cabe dos cosas: intentar tumbarlas o modificarlas a través de sus representantes en el Parlamento, o, cuando estos hacen oídos sordos o dejación de sus funciones y salen en estampida cuales domingueros que se van de puente, desobedecerlas de forma pacífica, siguiendo los pasos de los primeros cristianos bajo el Imperio Romano, Henry David Thoureau, Gandhi, Mandela, Luther King… No hacen falta grandes gestos. Pequeños actos de desobediencia civil pueden provocar una revolución o un gran cambio legislativo, como el de Rosa Parks, la mujer negra que se negó a ceder el asiento a un blanco en un bus en 1955 en Alabama, lo que prendió la chispa del movimiento pro derechos civiles que acabó con la leyes segregacionistas en EE UU. O como el de las mujeres saudíes que desafían la prohibición de conducir vehículos. O el de esos pescadores italianos de Lampedusa que rescatan a los inmigrantes que naufragan frente a la costa siciliana contraviniendo la ley Bossi-Fini que penaliza a quien ayuda a sin papeles a llegar a Italia. O las paralizaciones de desahucios de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Mas el primer acto de desobediencia fue el de Adán y Eva al comer del árbol del bien y del mal, infringiendo la ley de Dios. Así, el primer acto humano libre fue una transgresión. Y como dice el profesor James C. Scott en ‘Elogio del anarquismo’, “saben, a ustedes, y en especial a sus abuelos, les hubiera venido bien tener un espíritu algo más transgresor. Algún día se les pedirá que, en nombre de la justicia y de la razón, infrinjan una ley más importante, y todo dependerá de que lo hagan. Tienen que estar preparados (…). Lo que ustedes necesitan es un poco de ‘gimnasia anarquista’. Infrinjan cada día alguna ley trivial que no tiene sentido, aunque solo sea cruzar la calle en rojo. Utilicen su propia mente y decidan si la ley es justa o razonable. De este modo se mantendrán en forma, y cuando llegue el gran día, estarán preparados”.

(Publicado en el diario HOY el 3/11/2013)

Ver Post >
España se vende
img
El Zurdo | 31-10-2013 | 17:05| 0

Si es guiri y tiene pasta, no pierda esta oportunidad. España está en venta a precio de saldo. Este puede ser un otoño fantástico para los cazadores de gangas, ochos días de oro, qué digo, años de oro. Esto es jauja, qué digo, el país de las maravillas. España ha pasado de ser el enfermo de Europa a ser la nueva tierra de promisión, la China del viejo continente. Ya lo dice Botín, el banquero mayor del reino, que de esto sabe mucho: “Todo el mundo quiere invertir en España. Llega dinero para todos. Está llegando dinero a la Bolsa, a la deuda, a los bancos, para hacer inversiones…”. Vamos, para los de siempre. Vale, para millones de españolitos, como esos casi dos millones de hogares con todos sus miembros en paro, lo peor está por llegar. ¡Bah! Lo importante es que para usted, amigo americano, inglés, francés, noruego, alemán, chino, árabe, ruso… este es un momento fantástico para hacer negocios en España, en especial para el estraperlo inmobiliario y carroñear con los ahorros de pensionistas de Texas, jubilados de la Pérfida Albión o fondos soberanos del Golfo.

Se venden pisos vacíos en el extrarradio de grandes ciudades, fincas rústicas, patrimonio público, promotoras, constructoras y toda clase de empresas en quiebra o al borde del abismo. Y a precios muy competitivos, irresistibles. Bien lo sabe Bill Gates, cofundador de Microsoft y ladrón de afortunadas ideas -que se lo digan a Steve Jobs- devenido en filántropo; por eso acaba de convertirse en el segundo mayor accionista de FCC, solo por detrás de Esther Koplowitz, al comprar casi el 6% de los títulos de la constructora, ahogada por las deudas, por en torno a 110 millones de euros. Una bagatela para el hombre más rico del planeta, cuya fortuna supera los 50.000 millones.

La ruina de la mayoría puede ser lucrativa para una minoría, si tiene dinero, claro. El dinero es la medida de todas las cosas. Deme dinero y moveré el mundo. Y como aquí no hay un chavo hay que traerlo de fuera, sea vía exportaciones o inversiones extranjeras. Para eso don Mariano ha abaratado la mano de obra española, dejándola a casi coste chino, a través de una “muy agresiva” reforma laboral, y ha reunido en el ‘banco malo’ todo el ladrillo tóxico y toda la morralla de la banca patria y la ha puesto en venta a precios irrisorios. Ah, y ha subido los impuestos a la plebe mientras apenas ha metido mano al bolsillo de las grandes empresas y fortunas; con lo que España sigue siendo, gracias a engendros como las sicav, un paraíso fiscal encubierto, pero legal, como explica Daniel Montero en El club de los pringaos. La consecuencia es que “las clases medias han sido desplazadas en favor de los beneficios de las empresas”. Y no lo digo yo, lo dice nada menos que el consejero delegado del Grupo Carrefour, George Plassat, que se queja de que la bajada de salarios ha provocado la desaparición de gran parte de sus mejores clientes.

En fin, nuestro toro tiene las venas abiertas y los tiburones y buitres foráneos han olido la sangre y se han lanzado a despedazarlo. Ayer fue Carlos Slim (el amigo rico del expresidente Felipe González) o Warren Buffett, hoy es Gates, mañana será un jeque, un plutócrata ruso o un Madoff de la vida. Con todo, los buitres cumplen una función: limpian la carroña. Y su banquete no ha hecho más que empezar.

(Publicado en el diario HOY el 27 de octubre de 2013)

Ver Post >
Sobre el autor El Zurdo

Últimos Comentarios

genadiew_7077 02-10-2017 | 17:37 en:
Choque de nacionalismos
veintitresydoce 25-05-2016 | 16:46 en:
Regreso al futuro

Otros Blogs de Autor