Hoy

img
Autor: carlos.derodrigo
¿Listas abiertas o cerradas?
img
Carlos De Rodrigo | 06-02-2013 | 5:13| 0

Acaba de iniciarse el debate sobre la modificación de la Ley Electoral de Extremadura con el objetivo de dar más protagonismo al ciudadano. Se plantea pasar de las llamadas listas “cerradas” a las denominadas “cerradas y desbloqueadas”.

Para entender todo este asunto lo primero es saber qué son las listas electorales y cuántas clases hay. Una explicación de andar por casa podría ser: una lista electoral es la papeleta que metemos en el sobre cuando votamos. Más exacta: es la relación de personas que cada partido político presenta a unas elecciones por circunscripción electoral (por provincia). Cuantos más votos consiga un partido, más personas de esa lista conseguirán sentarse en el Congreso, el Senado o el parlamento autonómico, dependiendo de las elecciones. Por ejemplo, si consigue un número de votos equivalentes a 5 escaños, pasarán a ser diputados los 5 primeros de esa lista; si consigue 8 escaños, sentará en la cámara legislativa a los 8 primeros; si se hace con 20, tomarán posesión del escaño los 20 primeros…

 Tipos de listas electorales:

  • Las listas cerradas. Son las que se utilizan para el Congreso y la Asamblea. Los nombres y el orden de los candidatos que aparecen en ellas los designan directamente los partidos. El votante sólo tiene que elegir una papeleta e introducirla en el sobre y urna.

  • Listas cerradas desbloqueadas. Son iguales que las cerradas pero el orden de los candidatos los elige en esta ocasión el elector. Sigue habiendo una papeleta por partido, pero antes de votar, el ciudadano puede modificar el orden según sus preferencias e incluso tachar los candidatos que no le gusten.

  • Listas abiertas. Son las que actualmente se utilizan para el Senado. El elector pone una cruz en la casilla de los políticos que prefiere. La gran diferencia es que puede elegir a candidatos de varias formaciones políticas..

Ventajas e inconvenientes del cambio

Es claro por tanto que las listas abiertas y las desbloqueadas dan más peso al ciudadano a la hora de elegir a sus representantes. Igualmente favorecen la regeneración democrática porque se puede “castigar” o “premiar” con el voto no sólo a los partidos, sino también a políticos concretos.

 Las listas abiertas, a priori, posibilitan que haya más representación de partidos en las cámaras legislativas. Sin embargo, los contrarios a éstas hablan de que en la práctica, sobre todo por la experiencia del Senado, se fomentan los sistemas mayoritarios. Los electores tienden a votar a un solo partido.

Hay que tener en cuenta también que tanto las listas abiertas como las desbloqueadas necesitan de un mayor conocimiento de los políticos por parte del elector. Éste, a mi juicio, sería uno de los grandes caballos de batalla. Sólo hay que mirar la última encuesta del CIS. Los encuestados afirman no conocer a 10 de los 14 políticos que les citan (políticos de ámbito nacional). Es una realidad que la mayoría de los ciudadanos sólo conoce al candidato estrella, el que aspira a la presidencia.

 Trámites legales para la modificación.

Para cambiar el modelo de listas electorales basta con cambiar la Ley Electoral de la región, en nuestro caso Extremadura. Según la conversación que he mantenido con el Letrado Mayor del Parlamento regional, se necesitaría el voto a favor de las 3/5 partes de la Cámara; es decir, al menos del PP y del PSOE.

Mismo procedimiento que si se quiere reducir del 5 al 3 el porcentaje de votos que como mínimo necesita una formación política para obtener representación en la Asamblea.

Distinto es si, como se está planteando también, se aborda la reducción de las circunscripciones; es decir, que éstas pasen de las provincias a comarcas, por ejemplo. Para ello habría que modificar el Estatuto de Autonomía y por lo tanto necesitaría el visto bueno de las Cortes.

Ver Post >
La cláusula suelo tiene los días contados.
img
Carlos De Rodrigo | 03-02-2013 | 6:44| 0

¿Por qué digo que la conocida como cláusula suelo tiene los días contados?. Dos pistas: la primera, porque ya hay dos sentencias firmes declarándolas nulas; y la segunda, porque las entidades financieras han perdido ya todo el “poder” que ejercían ante clientes que no sabían lo que firmaban.

La cláusula suelo limita la cuota mensual que paga cada cliente. Es la que hace que, a pesar de que el Euribor esté ahora en mínimos históricos, se siga pagando la misma cantidad. Esto es porque en el contrato de su hipoteca aparece la cláusula suelo.

¿Cómo afecta la cláusula suelo a cada mensualidad?.

El recibo de la hipoteca se calcula en función del Euribor más un diferencial. Si en 2008, en el máximo apogeo de la burbuja inmobiliaria, el Euribor se situaba en el 5% y el diferencial puesto por la entidad financiera es del 1%, el cliente pagaba un interés del 6%. Ahora bien, hoy el Euribor está en el 0,6%, por lo que, con el mismo diferencial (1%), el interés del préstamo se paga al 1´6%, por lo que el mismo cliente ahora pagaría un 4´4% menos en su préstamo hipotecario. Esto si no tiene cláusula suelo.

Las entidades que aplican la cláusula suelo limitan el tipo de interés entre el 12% por arriba y de hasta el 3,25% por debajo. Por lo tanto, si tomamos los datos del ejemplo anterior, nuestro cliente, a pesar de que hoy debería pagar un interés del 1´6%, con la cláusula suelo, pagaría el mínimo de ésta; es decir, el 3´25%. Más claro, si en 2008 nuestro cliente pagaba mensualmente unos 800 euros, sin la cláusula podría estar pagando ahora unos 600. Pero si tiene cláusula, no habrá bajado de los 700 (es una aproximación).

¿Por qué las entidades mantienen la cláusula suelo si hay sentencias que las anula?

Las dos primeras sentencias firmes en España que declaran nula la aplicación de la cláusula suelo las ha dictado la Audiencia Provincial de Cáceres. Obliga a Caja de Extremadura a no seguir ejecutándola sólo a los dos clientes que demandaron y a reembolsarles lo que pagaron de más en concepto de intereses y lo que no amortizaron. Estas dos sentencias no crean jurisprudencia, es decir, no da la seguridad de vencer en los tribunales a las entidades financieras. Sólo si el Tribunal Supremo dictara una sentencia declarando nula la cláusula suelo, cualquier cliente podría reclamar y la entidad bancaria tendría que claudicar.

A pesar de que Liberbank formuló recursos hasta llegar al  Supremo, éste los declaró “desiertos” en dos autos (no mediante una sentencia) avalando la decisión de la Audiencia cacereña. Según la entidad, sus procuradores no se presentaron al procedimiento en el Supremo por un “error”. Si éstos hubieran acudido y el Supremo hubiera dictado sentencia a favor de los clientes, Liberbank y cualquier otro banco tendría que dejar de aplicar la cláusula suelo a sus clientes. Un riesgo que para cualquier entidad financiera es mejor no correr por las consecuencias que podría tener una sentencia en contra. Es mejor perder en los tribunales y seguir aplicando la cláusula suelo, teniendo en cuenta que cada mes se constituyen unas 45.000 hipotecas en toda España y tan sólo hay en los tribunales de todo el país un millar de demandas.

De momento, lo que le queda al cliente es negociar con el banco. Los que ya tienen hipoteca con cláusula suelo, intentar una mejora de las condiciones o demandar. El que vaya a firmar un crédito hipotecario, asegurarse de que la cláusula no aparezca en el texto antes de firmar

Ver Post >
Sobre el autor Carlos De Rodrigo
Soy periodista. Trabajo en Canal Extremadura. También he pasado por la Cope, la Gaceta de los Negocios y Colpisa . En una crónica de poco más de 70 segundos para radio o tele sólo da tiempo a contar lo más destacado. En este blog daré más datos sobre los temas de actualidad e intentaré explicar sus claves de una manera clara. @Cderodrigo

Otros Blogs de Autor