Hoy

img
“Hijomialgia”: ¿Estoy cogiendo manía a mi hijo?
img
Carlos Pajuelo | 19-02-2017 | 19:44

Educar requiere hablar y cuando hablamos es posible que surja el conflicto.

El otro día recibí un correo en el que Rocío,  una madre de cuatro hijos, me contaba lo siguiente: “Hola Carlos, mi hija la mayor, que pronto cumplirá 16 años, tiene un carácter muy fuerte y adopta posiciones muy drásticas ante cualquier situación que no coincida con sus criterios.Un ejemplo de su carácter es que después de  nuestro penúltimo desencuentro lleva cerca de dos meses en los que no solo no me dirige la palabra, sino que además no pierde ocasión para dedicarme miradas llenas de desprecio,burla y altanería. Hay que resaltar, que con sus más y sus menos, tiene una relación “normal” con su padre, hermanos, amigas y profesores. ¿Por qué se comporta así conmigo? Estoy confundida, sobre todo porque me da la sensación de que le estoy cogiendo manía a mi hija. Cada vez se me hace más insoportable. Todo esto me preocupa por si se alargara demasiado y esto pueda afectar al desarrollo emocional de mi hija.¿Se te ocurre alguna acción o estrategia que me pueda ayudar a desbloquear esta situación?

El caso es que es frecuente encontrar padres y madres que durante una época de la crianza de sus hijos presentan, por diferentes razones, un malestar que les lleva a creer que no aguantan a sus hijos, vamos, que les están cogiendo “manía”. Y yo a estos padres les digo, con una mijita de sorna,  que lo que les ocurre se llama hijomialgia.  La  hijomialgia agobia a los padres ya que consideran que es “antinatural” tenerle “manía” a la carne de tu carne y sangre de tu sangre. Y se sufre como tantos otros malestares de la educación de los hijos, como las hemorroides, en silencio.

Vamos a ver, los hijos se pueden llegar a comportar con sus padres de la manera más molesta posible. Ya os hablé en un pasado post del Síndrome del Niño Cabrón. Hay hijos con los que la convivencia se hace muy dificil, pero tambien es verdad que hay padres que echan gasolina en el fuego. Os recuerdo que los padres con hijomialgia pueden hacer algo para sentirse mejor mientras educan y no solo esperar a que el modorro o modorra de turno cambie.

Me gustaría destacar que es muy habitual que un padre con hijomialgia por lo general tenga un carácter muy parecido a la del hijo o hija inaguantable. Os recuerdo que los hijos tienen la buena costumbre de parecerse a  sus progenitores. Y un padre con carácter y un hijo con carácter son un estupendo caldo de cultivo para tener broncas con carácter.

¿Qué hacer para combatir la hijomialgia?

1º.- Nuestros hijos, el comportamiento de nuestros hijos, genera importantes respuestas emocionales tanto en ellos como en nosotros. Es normal que cuando te peleas mucho con un hijo termines sintiéndote mal y si te sientes mal, igualmente es normal, que identifiques a tu hijo como causante de ese malestar. Discutir, pelear,  es algo que se hace con los que se habla y para educar a nuestros hijos tenemos que hablarles. Los padres tenemos que reconocer nuestras emociones para así poder regularnos antes de que aparezcan las consecuencias indeseables del descontrol.

2.- Los padres siempre tenemos que hacer el esfuerzo por comprender el comportamiento de nuestros hijos. Comprender no es aceptar. Los padres, y sobre todo los que tienen carácter, tiene que entender el “carácter de sus hijos” y sobre todo mostrarles modelos correctos de comportamiento. ¿Tu hija no te habla?, pues háblale tú, con normalidad. ¿Tu hija te mira mal? Pues tú mírala con cariño, no la mires con enfado ni con altanería. ¿Tu hija está enfadada? ¿Por qué te vas tú a enfadar por realizar la tarea que tienes que hacer como padre o como madre?

3.- Ponle nombre a lo que te hace sentir mal, a la conducta de tu hijo, o tuya, que te hace sentir mal, así verás que lo que te resulta insoportable no es tu hijo sino algunas cosas que hace él o que haces tú.

4.- Apóyate en tu pareja,  pero no para que haga de mediador frente al hijo, sino para que te ayude a salir del pantanoso terreno que supone pensar que le tienes manía a tu hijo.

5.- Los hijos están poco años bajo nuestra influencia y nuestra influencia es fundamental  para que aprendan aquello que sólo los padres podemos enseñar. Aguantad los envites de los hijos e interpretarlos como la natural osadía de quien está aprendiendo a construirse como persona y seguid poniendo las normas y límites que se necesitan para ello.

Para enseñar a los hijos que en nuestra vida hay que “lidiar” con muchas personas y muy diferentes es necesario que en casa vean que nosotros, sus padres, en los conflictos, en las adversidades, nos mantenemos firmes, controlados y poniendo a salvo continuamente los afectos. ¿Difícil? no, si no tienes prisa.

¿Tienes hijomialgia?, pues sigue educando, pon normas y límites. Trasmite confianza y cariño . Y así, día tras día. Si que es complicado, lo sé, pero padres y madres lo que hacemos es educar. Esa es nuestra tarea. Nuestros hijos, más temprano que tarde ,serán los responsables de su propia vida,

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Carlos Pajuelo Morán, psicólogo y padre de dos hijos, ejerce su tarea de Orientador en el Equipo Psicopedagógico de Atención Temprana de la Consejería de Educación y Empleo. Durante 21 años ha sido profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura. Miembro del Comité Científico y Vocal del Observatorio de la Familia y la Infacia de Extremadura. En este blog los padres y madres interesados por los temas de la educación encontrarán información fácil y accesible, basada en aportaciones de la psicología y la psicopedagogía, que les ayude a identificar las competencias y habilidades que como padres poseen y a utilizarlas de la manera más eficaz para poder seguir ejerciendo esta apasionante, aunque a veces ingrata, tarea de ser padres.

Otros Blogs de Autor