Hoy

img
¿Padres pesados? No, padres sistemáticos.
img
Carlos Pajuelo | 27-11-2016 | 16:07

A menudo nuestros hijos, mientras los estamos educando, nos sueltan frases del tipo: ¡sois unos pesados!, todo el día repitiendo lo mismo, que si estudia, que si recoge, que si dónde estás, ¿me queréis dejar en paz?, ¡me estáis amargando la vida!.

A menudo los padres, mientras educamos, les decimos, una y otra vez, frases del tipo: ¡pero cuántas veces te tengo que repetir lo mismo!, ¡es que como yo no esté encima!, ¡ estoy harto de repetirte todos los días lo mismo!.

Ya ves, un drama doméstico en dos actos, que tiene toda la pinta de terminar en portazo, alguna voz más alta que otra, miradas asesinas, llantos  y sensación de hartura.

Lo peor de todo esto es que muchos padres y madres tienen la sensación de que son unos pesados con sus hijos  y que, además, su pesadez no sirve para lograr que  modifiquen sus hábitos y sí para sentirse unos padres incompetentes.

Para educar hay que repetir muchas veces las lecciones que queremos enseñar, por eso nuestros hijos nos llaman pesados.

¿Tú crees que eres un padre o una madre pesada?.  Puede que creas que eres una madre pesada o un pesado padre pero los padres no tienen que sentir que son unos pesados lo que tienen es que sentir que educan de manera sistemática.

¿Cómo diferenciar ser pesado de ser sistemático?

1.- Los padres pesados repiten las instrucciones con desesperación y enfado. Los padres sistemáticos repiten las instrucciones con seguridad y firmeza.

2.- Los padres pesados hablan constantemente. Los padres sistemáticos actúan constantemente.

3.- Los padres pesados recuerdan a sus hijos las cosas que hacen mal. Los padres sistemáticos recuerdan constantemente cómo se hacen las cosas bien.

4.- Los padres pesados dan respuesta a todas las demandas de sus hijos y, además, les llaman pesados. Los padres sistemáticos  animan a sus hijos a que busquen las respuestas.

5.- Los padres pesados tiene la necesidad de saber constantemente, qué están haciendo y dónde están sus hijos y para ello entran es sus cuartos, o  los llaman al móvil,  cada dos por tres; los padres sistemáticos se informan previamente de dónde están sus hijos y de qué van a hacer y saben cómo supervisar.

6.- Los padres pesados no confían en sus hijos, los ven siempre más ingenuos, más incapaces, menos preparados y se sienten en la obligación de protegerlos; los padres sistemáticos ponen normas y límites y dejan claras cuales son las consecuencias de saltarse dichas normas.

7.- Los padres pesados, tienen mucho miedo y lo trasmiten a sus hijos; los padres sistemáticos también tienen miedo, pero no dejan que sea el temor el que eduque.

8.- Los padres pesados se consideran los mejores padres; los padres sistemáticos saben que todos los días se aprenden lecciones nuevas y,  a veces, de los propios hijos.

9.- Los padres pesados  nunca están lo suficientemente satisfechos con lo que hacen sus hijos; los padres sistemáticos procuran estar satisfechos con ellos mismos para que sus hijos lo vean y lo escuchen.

10.- Los padres pesados son compañeros pesados, cuñados pesados, amigos pesados, son unos pesados allá donde vayan y los padres sistemáticos educan a los que tienen en casa y cuidan a sus amigos, a su familia, a sus compañeros.

Efectivamente, hay que repetir a los hijos muchas veces las cosas, hay que recordar y volver a recordar lo que es tolerable y lo que no lo es. ¡Claro que hay que educar a todas horas!, y te recuerdo que ya seas pesado o sistemático, tus hijos siempre van a llamarte pesado.  Pero tú a lo tuyo, a educar.

Así que ya sabes, la próxima vez que tu hijo te llame pesado o pesada contéstale:

 ¿Pesada yo?, No hijo, llámame sistemática.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

  • depuente_759

    El problema se plantea cuando los hijos se tienen que educar por padres separados. ¿Se puede ser pesado siendo separado?. Esto significa que no estás todo el tiempo que desearías con ellos. 

    • carlos pajuelo

      Los padres separados se separan de sus parejas y no de sus hijos. Hay que seguir educando. No se es pesado por querer estar con los hijos, claro que no. Cuando se reparte el tiempo es fácil tener la sensación de que estás poco tiempo. El cariño a los hijos no es pesadez. 

  • Pregnante

    Desde la teoría de la psicología todo parece fácil. Hablar es fácil. Escribirlo en un artículo también. El problema es llevarlo a la práctica. A veces no se puede, a veces no se sabe, a veces no es factible y la mayoría de las veces no te das ni cuenta de que lo estás haciendo mal. Mal según este psicólogo, pues hay tantas teoría sobre la educación como educadores.Según lo leído, mis hijas tienen razón. Soy un pesado, pero contrariamente a lo que pone el señor psicólogo, jamás mis amigos y familiares me han llamado pesado. Puede que no me lo digan a la cara, pero con ellos no siento la sensación de ser pesado y repetitivo que siento con mis hijas.En fin, el tiempo nos dará o quitará la razón

  • carlos pajuelo

    Muchas gracias Pregnante por compartir su opinión con los lectores del blog. Tengo que darle la razón en que escribir es mucho más fácil que actuar. Pero esto es un blog de divulgación sobre estrategias que pudieran ayudar a algunos padres en la tarea de educar y no un dogma  de actuación para educar. Algunos padres encuentran ayuda y otros no . Para los hijos sus padres siempre son unos pesados porque ellos no distinguen qué es ser pesado y qué es ser sistemático.  El problema está en que algunos padres creen que son unos pesados y yo creo que la mayoría de padres son sistemáticos. ¿Hay padres pesados? Por supuesto, pero estos ya eran pesados antes de ser padres. Un abrazo

  • dca71.dca_6552

    Humildemente he de decir que probablemente  yo sí sea un padre pesado. Muchas gracias porque ahora podré reconducir e intentar ser un padre sistemático, en el comportamiento del día a día puede que la línea sea muy fina entre ambos modelos, pero desde tu opinión he visto una gran brecha.Voy a ponerme trabajar en esto y muchas gracias.

    • carlos pajuelo

      Muchas gracias por ´compartir tu opinión con nosotros. Lo que separa la pesadez de la sistematicidad es, desde mi personal punto de vista, es la desgana, el enfado constante, el hartazgo… Yo animo a padres y madres a que perseveren en la tarea de educar, que es complicada,  y a que se centren en educar que es lo que hacemos los padres y no en los resultados a corto plazo. Ánimo

  • dca71.dca_6552

    Humildemente he de decir que probablemente  yo sí sea un padre pesado. Muchas gracias porque ahora podré reconducir e intentar ser un padre sistemático, en el comportamiento del día a día puede que la línea sea muy fina entre ambos modelos, pero desde tu opinión he visto una gran brecha.Voy a ponerme trabajar en esto y muchas gracias.

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Carlos Pajuelo Morán, psicólogo y padre de dos hijos, ejerce su tarea de Orientador en el Equipo Psicopedagógico de Atención Temprana de la Consejería de Educación y Empleo. Durante 21 años ha sido profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura. Miembro del Comité Científico y Vocal del Observatorio de la Familia y la Infacia de Extremadura. En este blog los padres y madres interesados por los temas de la educación encontrarán información fácil y accesible, basada en aportaciones de la psicología y la psicopedagogía, que les ayude a identificar las competencias y habilidades que como padres poseen y a utilizarlas de la manera más eficaz para poder seguir ejerciendo esta apasionante, aunque a veces ingrata, tarea de ser padres.

Otros Blogs de Autor