Hoy

img
Nuevo curso: menos discursos y más consecuencias.
img
Carlos Pajuelo | 03-09-2017 | 17:22

Menos discursos porque el camino escolar quién lo tiene que recorrer es tu hijo.

Menos discursos porque el camino escolar quién lo tiene que recorrer es tu hijo.

Comienza un nuevo curso y, por lo tanto, estamos en la semana de ofertas de discursos de inicio de curso, los hay de los buenos principios, la semana de la “oportunidad para cambiar”, la semana de volver a repetir a los niños: “con un poquito que te organices…”. Discursos y discursos, mitad ruego, mitad súplica. Discursos amenazadores, discursos proféticos.

En esta semana muchos padres y madres inaugurarán el curso como Dios manda, con un buen discurso a sus hijos. ¿Un discurso nuevo?. ¡Qué va!, el mismo de todos los años (como los discursos de los gobernantes en Navidades) Y seguramente con similares efectos.

Tu hijo necesita menos discursos y más consecuencias. No vale con lo de “Te lo dije, mira que te lo dije”. No es suficiente tampoco decirle: “mira, si te organizas y estudias un poco todas las tardes, vas a tener tiempo luego para tus actividades de ocio: si estudias un poco irás aprobando por parciales, y todo será más sencillo”, porque tu hijo te va a contestar “sí papá, sí mamá, a mí este año no me pilla el toro como el curso pasado”, y tú vas a mirar a tu cari como diciéndole “mira, el niño ha madurado, ha hecho clic”. Hasta que lleguen las notas, y el niño vuelva a su estado natural: “este es un inmaduro, un niñato, un modorro, etc.

1.- El camino del aprobado lo tiene que transitar tu hijo. Tú puedes guiar, aconsejar, supervisar, etc., etc. Pero, desde el inicio del curso, haz que tu hijo se responsabilice de sus tareas escolares, de sus estudios. Si tú asumes el mando, en verdad te digo que el niño hará las tareas, pero te vas a chupar unas cuantas horas al día poniéndote al borde de un ataque de nervios. Y al final te vas a ver preguntado en el grupo de whatsapp las tareas del niño. Otra vez, otro curso más, y la misma historia que en el anterior.

2.- Confía en el colegio. Confía en sus maestros y maestras. Y te recuerdo que a los maestros y maestras de tus hijos les pasa lo mismo que a los padres y madres, y a los hijos e hijas: nadie es perfecto. La escuela no es perfecta, las familias tampoco lo son. Pero nos necesitamos mutuamente, y más de lo que nos creemos.

3.- Confía en ti. El que tiene que cambiar eres tú como padre y como madre. Así que actúa. Dile a tu hijo, con claridad, lo que esperas de su comportamiento durante este curso, pero sé realista. No te pongas metas que te ilusionen a ti, sino aquellas que tu hijo sea capaz de alcanzar. Dile a tu hijo, igualmente con claridad, qué vas a hacer tú, y lo que vas a dejar de hacer si él no asume sus responsabilidades. Y cúmplelo. Hay que poner y cumplir las consecuencias que se han advertido.

4.- Estudiar (para niños y adolescentes) no es negociable. Déjalo bien claro, y muestra constante interés por la vida académica de tus hijos, pero procura no estar preguntándoles insistentemente: “¿no tienes nada que estudiar? Porque siempre tienen algo que estudiar. Es mejor que, desde el principio de curso, tu hijo te presente cuál va a ser su horario de estudios, y tú le puedas orientar para que sea un horario realista y asequible a su edad y curso. Así, en vez de decirles lo de “no tienes nada que estudiar, lo cambias por la siguiente frase: son las 5, y en tu horario dijiste q a las 5 estarías estudiando”. Sin más discusión ni gasto de saliva.

5.- El inicio de curso no es una oportunidad de cambio. Lo que es una oportunidad de cambio es que tus hijos vean que tú has cambiado, que tú no repites, año tras año, los mismos errores, que tú actúas, que tú estás confiado y seguro con lo que haces como madre o padre. Y que la frase “esto es lo que hay” no es una amenaza expresada a voces, sino una cotidiana realidad: todos nuestros actos tienen sus consecuencias.

Comienza un nuevo curso; una oportunidad más para que continuemos educando.

blogs.hoy.es/escuela-de-padres

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Sobre el autor Carlos Pajuelo
Carlos Pajuelo Morán, psicólogo y padre de dos hijos, ejerce su tarea de Orientador en el Equipo Psicopedagógico de Atención Temprana de la Consejería de Educación y Empleo. Durante 21 años ha sido profesor asociado en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura. Miembro del Comité Científico y Vocal del Observatorio de la Familia y la Infacia de Extremadura. En este blog los padres y madres interesados por los temas de la educación encontrarán información fácil y accesible, basada en aportaciones de la psicología y la psicopedagogía, que les ayude a identificar las competencias y habilidades que como padres poseen y a utilizarlas de la manera más eficaz para poder seguir ejerciendo esta apasionante, aunque a veces ingrata, tarea de ser padres.

Otros Blogs de Autor