Hoy

img
Categoría: Finanzas
Los créditos rozan una caída interanual del 7% en Extremadura

La reducción de los créditos pendientes de los extremeños se aceleró en el segundo trimestre de este año y acumula ya una caída interanual del 6,8%. Según los datos publicados hoy por el Banco de España, referidos al 30 de junio, los extremeños debían a las entidades financieras un total de 21.690,2 millones de euros. De ellos, 19.828,4 millones correspondían a particulares y empresas, que son quienes están rebajando más su deuda en el último año, con un 6,9%. El resto, 1.861,8 millones, estaba en manos de las administraciones públicas, que han recortado sus créditos pendientes un 4,9% con respecto a junio de 2011.

Extremadura es la cuarta región con mayor disminución de los créditos, más del doble que la media nacional, situada en el 3,3%. No obstante, esta rebaja del endeudamiento, sobre todo el privado, es señalada por los economistas como un elemento positivo, pues va en la línea de la corrección de los desequilibrios de fondo de la economía española.

En cuando a los depósitos de los extremeños en entidades financieras, la caída interanual se ha suavizado hasta el 4,3%, la segunda menor de todo el país, gracias a que en el segundo trimestre se produjo un aumento del 0,9%. El volumen acumulado a finales de junio es de 17.019 millones de euros. A esta mejora trimestral han contribuido con mayor fuerza las administraciones públicas extremeñas, con un aumento del 23%, hasta casi alcanzar los 674 millones de euros, mientras que particulares y empresas han aportado un 0,2% más que en marzo y se quedan en 16.345 millones.

En comparación con junio de 2011, las administraciones extremeñas han conseguido aumentar sus depósitos un 1%, mientras que empresas y particulares los reducen un 4,5%. Entre estos últimos, el mayor descenso se produce entre los depósitos a plazo fijo, que se sitúan en 8.321,6 millones, un 7,1% menos, seguidos de las cuentas a la vista (2.304 millones, un 4% menos) y de las libretas de ahorro (5.719,4 millones, un 0,6% menos).

Ver Post >
La deuda pública extremeña echó el freno en el segundo trimestre

El endeudamiento de las comunidades autónomas continuó creciendo en el segundo trimestre del año, aunque lo hizo a un menor ritmo que a principios de 2012. Y entre las regiones que más echaron el freno en ese periodo se encuentra Extremadura. Según los datos publicados hoy por el Banco de España, referidos al pasado 30 de junio, la deuda pública extremeña acumula un total de 2.078,6 millones de euros, solo un 0,3% más que en marzo, mientras que la media nacional avanzó el 2,6%. Extremadura es la tercera comunidad con mejor evolución en el segundo trimestre. Con respecto al PIB, la deuda extremeña equivale al 11,9% de la economía regional, lo que supone 3,5 puntos menos que la media.

Con respecto a junio de 2011, la deuda pública extremeña ha crecido un 2%, frente a un incremento del 8,7% de la media autonómica, de modo que la región se sitúa como la cuarta con menor avance en los últimos doce meses.

El grueso de la deuda pública extremeña corresponde a la Administración regional, que alcanza los 2.053,1 millones de euros. Es solo un 0,4% más que trimestre anterior, un crecimiento siete veces menor que la media. En el último año sube un 1,8%, frente al 11% de la media nacional. Esta deuda representa el 11,8% del PIB extremeño, 2,4 puntos inferior a la media.

Mejor evolución presenta en el segundo trimestre el endeudamiento de las empresas públicas extremeñas, que cae un 5,4%, hasta los 25,5 millones de euros, mientras que el total nacional se mantuvo sin cambios. Con respecto al PIB, la deuda de las empresas públicas extremeñas baja al 0,1%, frente al 1,2% de la media autonómica.

Extremadura se mantiene como la región con menor deuda pública total por habitante, con 1.878 euros, muy lejos de los 3.463 euros de la media nacional. En el otro extremo se encuentra Cataluña, con 6.651 euros, más del triple de la extremeña.

Si se analiza con detalle la estructura de la deuda pública de la Administración extremeña, de los 2.053 millones de euros, solo 185 millones, es decir, el 9%, son préstamos a corto plazo (con vencimiento inferior a un año) con las instituciones financieras.

Ver Post >
Los extremeños han reducido un 5% sus créditos y depósitos bancarios en el último año

Uno de los termómetros más importantes para seguir la evolución de la crisis es el de los créditos y depósitos en entidades de crédito. Y, por lo que se refiere a los extremeños, los últimos datos revelan que continúa la tendencia a la baja iniciada a finales de 2010. Según las cifras publicadas hoy por el Banco de España, los créditos y los depósitos bancarios se han reducido en Extremadura más de un 5% en el último año, muy por encima de la media española.

A 31 de marzo de 2012, los extremeños (incluidos particulares, empresas y administraciones públicas) mantienen créditos por valor de 21.993,7 millones de euros, un 3,6% menos que el trimestre anterior y un 5,4% menos que un año antes. La media nacional es de -0,9% y -3,3%, respectivamente. Entrando en más detalle, se constata que las administraciones públicas extremeñas siguen tomando más dinero prestado de las entidades de crédito, hasta un total de 1.979,5 millones de euros, un 4,8% más en los últimos doce meses. En cambio, ciudadanos y empresas (técnicamente, “otros sectores residentes”) aumentan con fuerza el ritmo de reducción de créditos, pues recortan más de 800 millones, un 4% en el último trimestre y un 6,3% interanual, hasta situarse en 20.014,2 millones de euros. Este esfuerzo parece ir encaminado a la necesaria rebaja del endeudamiento privado que señalan algunos economistas como un requisito imprescindible para corregir los desequilibrios de fondo de la economía española.

En cuando a los depósitos, los extremeños tenían en marzo en sus cuentas un total de 16.863 millones de euros, un 2,5% menos que el trimestre anterior y un 5,3% menos que un año antes. En España, los depósitos totales crecieron un 0,5% en el último trimestre, pero bajaron un 3,8% interanual. En el caso de las administraciones públicas extremeñas, sus depósitos se han reducido de manera muy notable, un 10,2% en el trimestre y casi un 39% en el último año, hasta situarse en 547,6 millones de euros. En comparación con los créditos, las administraciones extremeñas deben 1.432 millones de euros más que lo que tienen en depósitos.

Por lo que se refiere a los depósitos de ciudadanos y empresas, éstos han bajado hasta los 16.315,3 millones de euros, lo que supone un 2,3% menos en el último trimestre y un 3,5% menos en el último año. La diferencia con los créditos arroja un saldo deudor de casi 3.700 millones de euros. Ello supone una reducción de en torno a un 40% con respecto a la brecha máxima, alcanzada a mediados de 2008, y una vuelta a niveles más moderados del año 2006.

Del total de depósitos, los extremeños tienen casi el 52% en depósitos a plazo fijo, el 35% en depósitos de ahorro y el 13% en cuentas a la vista.

Ver Post >
La fusión de Caja3, Ibercaja y Liberbank podría afectar a 46 localidades extremeñas

El solapamiento de oficinas en Extremadura será uno de los principales quebraderos de cabeza que tendrán que resolver los directivos de la entidad que surja de la fusión de Banco Cajatres (en el que participa Caja Badajoz), Ibercaja Banco y Liberbank (del que es socia Caja Extremadura), cuya unión será sometida a la decisión de sus respectivos consejos de administración esta misma tarde, según han comunicado a la CNMV.

Precisamente este problema fue uno de los argumentos esgrimidos en su día por los directivos de Caja Badajoz y Caja Extremadura para descartar una fusión de las entidades extremeñas, asunto que incluso fue estudiado por una comisión de la Asamblea de Extremadura. Pero ahora el transcurso de los acontecimientos va camino de forzar esa unión.

Políticos como el presidente de la Junta de Extremadura, José Antonio Monago, se oponen a la fusión por las repercusiones negativas que el cierre de oficinas tendrá para el empleo en la región. Para valorarlo, nada mejor que pasar de las palabras a los números. Y en un estudio somero se constata que la fusión podría afectar a 46 localidades extremeñas en las que existen oficinas de ambas cajas. En total, 174 sucursales tienen su futuro en el aire, 96 de Caja Extremadura y 78 de Caja Badajoz.

La peor parte se la lleva la provincia de Badajoz, puesto que Caja Extremadura, de origen cacereño, había establecido una amplia red de sucursales en la otra provincia, pero la caja pacense se había introducido menos en Cáceres. Así pues, hay 36 municipios pacense que podría ver reducido el número de oficinas. De ellos, ocho tienen más de una sucursal de caja entidad. En concreto, Badajoz acumula 34, Mérida suma 9, Almendralejo tiene 6, Don Benito 5, Villanueva de la Serena 4, Zafra 4, Villafranca de los Barros 3 y Jerez de los Caballeros 3.

En cambio, en Cáceres los solapamientos afectan solamente a diez localidades, cuatro de ellas con más de dos oficinas: Cáceres suma 22, Plasencia 11, Navalmoral 4 y Coria 3.

Caja Badajoz Caja Extremadura
ALANGE 1 1
ALMENDRALEJO 4 2
ARROYO DE SAN SERVÁN 1 1
AZUAGA 1 1
BADAJOZ 21 13
CABEZA DEL BUEY 1 1
CALAMONTE 1 1
CAMPANARIO 1 1
CASAS DE DON PEDRO 1 1
CASTILBLANCO 1 1
CASTUERA 1 1
DON BENITO 2 3
FREGENAL DE LA SIERRA 1 1
GUAREÑA 1 1
HERRERA DEL DUQUE 1 1
JEREZ DE LOS CABALLEROS 2 1
LA ZARZA 1 1
LLERENA 1 1
LOS SANTOS DE MAIMONA 1 1
MERIDA 4 5
MONESTERIO 1 1
MONTERRUBIO DE LA SERENA 1 1
MONTIJO 1 1
NAVALVILLAR DE PELA 1 1
OLIVA DE LA FRONTERA 1 1
OLIVENZA 1 1
ORELLANA LA VIEJA 1 1
PUEBLA DE LA CALZADA 1 1
QUINTANA DE LA SERENA 1 1
SAN VICENTE DE ALCANTARA 1 1
SANTA AMALIA 1 1
TALAVERA LA REAL 1 1
VILLAFRANCA DE LOS BARROS 2 1
VILLANUEVA DE LA SERENA 2 2
ZAFRA 3 1
CÁCERES 2 20
CORIA 1 2
GUADALUPE 1 1
JARAIZ DE LA VERA 1 1
MIAJADAS 1 1
NAVALMORAL DE LA MATA 1 3
PLASENCIA 1 10
TALAYUELA 1 1
TRUJILLO 1 1
VALENCIA DE ALCANTARA 1 1
78 96

No obstante, el problema no se acaba dentro de los límites administrativos de Extremadura. Tanto Caja Badajoz como Caja Extremadura tienen oficinas en otras provincias, y en ellas también se producen duplicidades en diez ciudades. Salamanca, Córdoba y Sevilla tienen muchas papeletas para que les toque algún cierre de oficinas:

Caja Badajoz Caja Extremadura
BARCELONA CORNELLÁ 1 1
CÓRDOBA CÓRDOBA 4 2
MADRID ALCORCÓN 1 1
FUENLABRADA 1 1
GETAFE 1 1
LEGANÉS 1 1
MADRID 1 3
SALAMANCA SALAMANCA 3 5
SEVILLA SEVILLA 5 2
TOLEDO TALAVERA DE LA REINA 1 1
19 18

La tarea que tienen por delante los directivos, si la fusión supera todos los trámites, es analizar caso por caso y determinar si el volumen de negocio en cada una de estas poblaciones es suficiente como para mantener el número actual de oficinas y personal.

Y en esos cálculos no sólo entrarán las oficinas de las dos cajas extremeñas, sino también las de sus socias. Ibercaja, por ejemplo, tiene sendas oficinas en Cáceres y Badajoz. Además, la caja aragonesa tiene una presencia muy importante en Cataluña y Madrid, lo cual pone en el aire el futuro de las sucursales extremeñas en esas comunidades.

El problema del solapamiento de oficinas hacía parecer poco recomendable la fusión de Caja3, Ibercaja y Liberbank, pero otras combinaciones tampoco son fáciles. Si Caja3 o Liberbank hubieran apostado por fusionarse con Unicaja, surgiría otro enorme inconveniente con el más de medio centenar de oficinas de Caja España-Duero en Extremadura, muchas de las cuales se encuentran en localidades pequeñas de la provincia de Cáceres, lo cual tendría un impacto aún más negativo para el entorno rural de la región.

De todas formas, habrá que esperar a ver cómo se desarrollan las negociaciones para concretar la fusión.

Ver Post >
Las cajas extremeñas se suman al Código de Buenas Prácticas

Las cajas de ahorros y las cajas rurales extremeñas se han sumado ya al Código de Buenas Prácticas establecido por el Gobierno para la reestructuración viable de las deudas con garantía hipotecaria sobre la vivienda habitual.

Según la resolución del Ministerio de Economía y Competitividad publicada hoy en el Boletín Oficial del Estado, Caja Badajoz (como parte de Banco Grupo Cajatres), Caja Extremadura (integranda en Liberbank), Caja Rural de Extremadura y Caja Rural de Almendralejo han comunicado a la Secretaría General del Tesoro y Política Financiera su adhesión voluntaria a este mecanismo que pretende dar facilidades a quienes tienen problemas para pagar la hipoteca de su vivienda.

En el grupo de las 89 entidades financieras que han suscrito el Código está también otra caja con importante presencia en la región, Caja Duero (a través de Banco de Caja España de Inversiones, Salamanca y Soria), así como los bancos españoles de mayor peso, como BBVA, Banco Santander, Banesto o Banco Popular. En general, están casi todas las entidades financieras que operan en Extremadura, a excepción de la extremeña Banca Pueyo y el portugués Banco Caixa General (que absorbió al antiguo Banco de Extremadura), aunque tienen la posibilidad de incorporarse más adelante.

El Código de Buenas Prácticas pretende beneficiar a aquellas familias con hipoteca sobre su vivienda habitual que estén dentro del llamado “umbral de exclusión”. En concreto, serán aquellas en las que todos sus miembros carezcan de rentas derivadas del trabajo o actividades económicas y de cualquier otro patrimonio distinto a su vivienda habitual. Además, la cuota de la hipoteca deberá ser superior al 60% de los ingresos netos que perciba la unidad familiar y el valor total de la misma no superará los 150.000 euros, en el caso de Badajoz capital, o los 120.000 euros en las demás localidades extremeñas.

Quienes se encuentren dentro de ese “umbral de exclusión” podrán solicitar a su entidad financiera un plan de reestructuración que consiste en un plazo de carencia de cuatro años, durante el cual sólo se pagará un interés del Euribor + 0,25%, y una ampliación del plazo de amortización hasta un total de 40 años. Cuando esta opción no sea viable, la entidad podrá ofrecer una quita parcial del capital pendiente de amortización. En última instancia, el deudor podrá solicitar al banco que acepte la dación en pago, con cancelación definitiva de la deuda, y la posibilidad de permanecer en la vivienda en régimen de alquiler por un plazo de dos años a cambio de una renta.

También se establece que, en todos los contratos hipotecarios en los que el deudor se encuentre en el umbral de exclusión, los intereses moratorios aplicables desde que el deudor acredita su situación serán, como máximo, el resultado de sumar a los intereses remuneratorios pactados en el préstamo un 2,5% sobre el capital pendiente.

Las entidades que se han sumado al Código tienen la obligación de cumplir estas directrices durante al menos dos años, plazo que luego se irá prorrogando automáticamente con carácter anual, salvo renuncia de la entidad.

Ver Post >

Otros Blogs de Autor