Hoy

img
¡San Antonio, que viene el lobo!
img
Israel J. Espino | 12-06-2015 | 16:54

El año pasado por esas fechas hablábamos de las apariciones antonianas  y de la mano que tiene San Antonio para cuidar niños perdidos, pero si hay algo por lo que es conocido este santo es por la protección a los animales en general y al ganado en particular.

De hecho, y según nos cuenta el investigador Félix Barroso, era costumbre frecuente en la comarca de Las Hurdes la de terminar por las noches el rosario familiar con esta frase:

-“Un padrenuestro a San Antonio Bendito, “pa” que nos guarde el alma, la casa y el ganadito”.

Cabras, ovejas, vacas, perros, cerdos e, incluso, gatos perdidos o robados regresan hasta donde les espera su dueño si el responso a San Antonio se reza con suficiente fervor.

Pero donde San Antonio gana por santa goleada es en la lucha contra el lobo, el sabio mudo que desaparece como por arte de magia  cuando el responso “sanantoniano” sale de los labios del devoto que se encomienda al santo. Y no es fácil, porque es creencia común que, al ver al lobo, se ponen los pelos de punta y la lengua gorda, impidiendo la articulación de cualquier palabra.

El responso a San Antonio…

 

Lo de llamar a San Antonio tiene su miga, porque al ser santo tan demandado tiene responso y responsorio. La diferencia nos la cuenta el historiador e investigador José María Domínguez Moreno: El  responso se pronuncia en cada caso concreto, como cuando se pierde una persona o un animal.

Según le contaba el Tío Venancio de El Cerezal, el responso debe decirlo “quien lo sepa”, preferiblemente antes de la noche, y dura tres días. Si a los tres días el animal no ha vuelto, hay que echarlo otra vez.

La mayor parte de los responsos responden a un mismo esquema, aunque presentan algunas variantes. Como afirma Domínguez Moreno,  “son todas ellas sencillas, ingenuas, donde se mezclan, a veces, expresiones y giros sin sentido, totalmente dislocados. Parece como si fuera una retahíla de antiguos ensalmos, retocados por la cristianización; una mezcolanza de antañones conjuros y de agua bendita de las iglesias”.

San Antonio protege al ganado (Jimber)

 Los responsos incluyen  invocaciones tan precisas como estas:

“Antonio, Antonio, Antonio,

Antonio divinisanto,

tres cosas sean lo mandado:

que lo perdido sea hallado,

que el lobo sea alejado,

y lo muerto, resucitado”.

 

o

“Antonio, Antonio, Antonio divino y santo.

Lo lejo, acercao.

Lo perdío, resucitao.

Si algún animal me falta,

bicho viviente no le haga daño.

Gloria al Padre, al Hijo

y al Espíritu Santo”.

 

O este otro

“Cuando algo se pierda,

tú lo cogerás.

Al ganado perdido,

la boca del lobo y de la raposa

no lo comerá,

ni la piedra de rayo le caerá.

Antonio divinisanto,

lo muerto resucitado.

Y en la vida y en la muerte

 estés siempre a mi lado”.

… y el responsorio oficial

El responsorio, por su parte, es una oración que cuenta con el visto bueno de la iglesia y que suele encontrarse impresa en la mayoría de los devocionarios. Es costumbre el recitarla al final de cada oficio de la novena que en el mes de junio se dedica a San Antonio. Afirman en los pueblos que su rezo durante los nueve días seguidos supone un “seguro a todo riesgo” para los animales domésticos.  Incluso hay quienes escriben la oración en papeles y los guardan en corrales y apriscos para buscar los favores del santo.

Muy conocidos y bastante tétricos son los primeros versos de este responsorio:

Si buscas milagros, mira

muerte, horror, desterrados,

miseria, demonios, heridos,

leprosos, enfermos y sanos.

Con estos mimbres no es extraño que en ocasiones se haya manipulado el responsorio para hacer el mal, como cuentan que hacían las brujas de Salorino y de algunas alquerías hurdanas, que recitaban la oración de San Antonio “del revés” para atraer a los lobos hacia los rebaños que ellas deseaban.

Pero de estas “pastoras de lobos” hablaremos en otra ocasión. Seguramente en la próxima luna llena…

 

 

 

 

 

 

Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor