Hoy

img
Etiqueta: Cambroncino
Los fuegos mágicos de navidad: tueros, gamonas y jogarás
img
Israel J. Espino | 23-12-2016 | 19:53 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

El fuego ha marcado siempre la relación del nombre con la magia. El solsticio de verano y el solsticio de invierno son los dos puntos críticos en el camino aparente del sol por el cielo, y desde el punto de vista del hombre primitivo, nada podía ser más apropiado que encender fuegos en la tierra en estos momentos, cuando el fuego y el calor de la gran luminaria empieza en los ciclos a menguar o crecer.

En la Extremadura moderna, el antiguo festival ígneo del solsticio de invierno ha sobrevivido en las vieja costumbres del tuero, las gamonas o las jogarás.

El tío Francisco Dominguez, “El de la Gaita” recordaba ante el etnólogo Félix Barroso como en la alquería hurdana de La Fragosa hacía una gran hoguera en la nochebuena: La jogará. La hoguera era para calentar a los antepasados. Se iba por la tarde a la sierra y se traían matas y cepas de brezo y plantas olorosas. Por cada difunto que hubiera en el último año entre los parientes había que traer un haz.  La hoguera era muy grande, que las llamas subían hasta el cielo, y allí, alrededor

Ver Post
Del Imbolc celta a los trisantos de febrero: Cuando la diosa Brigantia se convirtió en Santa Brígida
img
Israel J. Espino | 31-01-2016 | 21:11 |0

Brigantia, en el Museo Nacional de Escocia

Paseando la semana pasada por las salas del Museo Nacional de Escocia me topé con un ara de apariencia romana con un nombre que me llamó la atención; Brigantia. Y recordé que ya mismo, en algunos pueblos extremeños, celebraríamos nuestra fiesta celta vestida de ropajes cristianos: Santa Brígida.

Y es que Santa Brígida es, como bien recoge el historiador  Jose María Dominguez Moreno, uno de “los trisantos de febrero”

Los trisantos de febrero:

Santa Brígida el primero,

el segundo Candelero

y el tercero gargantero.

Estos “trisantos” engloban en nuestras tierras la festividad celta de Imbolc, que marcaba el inicio del resurgir de la vida  Se celebraba en torno al 1 de Febrero, durante la luna llena que tiene lugar entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera.

Imbolc era la fiesta de la luz que reflejaba la esperanza de la primavera y cómo los días eran cada vez más largos. El fuego y la purificación son un aspecto muy importante de esta festividad puesto que Brighid es la diosa de la salud y está asociada a la

Ver Post
13 lugares donde pasar miedo en Extremadura
img
Israel J. Espino | 30-10-2014 | 23:07 |0

  1. Cementerio de Aceitunilla (Angel Briz)

    La carretera de Aceitunilla 

     

Bebés monstruosos que gritan y berrean flotando en la noche, niños que atraviesan flotando la pared del cementerio, luces extrañas, demonios negros con ojos como ascuas… todo es posible en esta sinuosa carretera comarcal que une la alquería hurdana de Aceitunilla con el pueblo de Nuñomoral.  Imprenscindible acercarse de noche.

La casa del miedo de La Codosera (Angel Briz)

 2. La casa del miedo de La Codosera

Puertas que se abren solas, cántaros que se rompen, manos invisibles que abofetean a los incautos que se acercan … ahora la casa del miedo está abandonada y devorada por las zarzas, pero sus paredes pintadas y los esqueletos de animales que tapizan el suelo te avisan de que estás en La casa del Miedo.

El Teso, Cambroncino (Angel Briz)

 3. El Teso (Cambroncino)

Una sola calle de casas ruinosas en medio del monte. Un  lugar donde se

Ver Post
Encuentros mortales con lo desconocido
img
Israel J. Espino | 17-10-2013 | 23:26 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Esta semana se cumplen 95 años de un encuentro mortal con lo imposible. Ocurrió el  20 de octubre de 1917, cuando Nicolás Sánchez Martín, regresaba en compañía de las hermanas María y Josefa Iglesias de una visita al mercado de Ahigal, en dirección al pequeño pueblo de Cambroncino, donde los tres residían.

Por el camino, en mitad de la noche, observan a lo lejos una extraña “luz” muy brillante que parece merodear por la zona. Las mujeres atemorizadas, deciden quedarse a dormir en Rivera Oveja, y esperar prudentemente a la mañana para reanudar su viaje. Sin embargo Nicolás decide continuar el camino pese a la existencia de aquel furtivo “lucero”. Aquella decisión tendría fatales consecuencias para él.

Montado en su mula se encamina hacia un pequeño riachuelo, obligado paso para llegar al pueblo, donde precisamente la pequeña “luz” se ha quedado estática, impidiéndole el paso.

Nos cuentan los ancianos de Cambroncino que viniendo desde Ribera Oveja vio venir “una farola encendida por el cascajal”. Llevaba al animal de la

Ver Post
Los peligrosos tesoros de las cuevas hurdanas
img
Israel J. Espino | 28-08-2013 | 22:32 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Atardece el verano en Cambroncino. Los ancianos ya han sacado las sillas a las calles, con la vista puesta en la iglesia de Las Lástimas, y dando la espalda al derruido barrio de El Teso. Me cuentan de tesoros que guardaron estas tierras y que alguien se llevó un día.  Hace años –me cuenta una anciana de ojos vivos-  vinieron dos hombres con caballos preguntando por La Jollá. Allí, debajo del palo de la portera, encontraron un gran tesoro que se llevaron en las cabalgaduras. Lo supieron, sabe usted, porque tenían un libro de tesoros

De los libros de tesoros me da fe en El Gasco el Tio Cristino, tamborilero hurdano y artesano de piedra, madera y cuerno que elabora cachimbas de lava, taburetes de nogal y cerezo y amuletos extraído del cráter que formó hace milenios la caída de un meteorito en lo alto de la montaña.

Sentado en uno de estos taburetes, de tamaño enanil, me contaba en una sesteante tarde de las cuevas tesoríficas de estos lares, y de los peligros que esconden. Afirma que el Tío Domingo, de Fragosa, tenía uno de estos libros de

Ver Post
Sacasangres, estripaores, cortasebos y sacamantecas
img
Israel J. Espino | 15-08-2013 | 00:30 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Cortasebos, Sacamantecas, Estripaores, Sacasangres, Tios del Unto… Figuras acechantes en pueblos y parajes que marcaron la infancia de miles de extremeños. Sombras errantes, enemigos anónimos, asustaniños reales que mentaban los adultos ante el fuego, robainfantes nocturnos y diurnos, destripadores de criaturas que antaño campaban a sus anchas por estas tierras cometiendo crímenes que la mayoría de las veces quedaron impunes. Porque por terrible que parezca, ellos existieron…

Muchos perviven en la actualidad convertidos en seres mitológicos y en leyendas, como El Barquero del Colmillo, de Cheles, o  el Cortasebos”, también conocido como el “Tío del sebo.

En Montijo se afirma que se trata del fantasma de un agricultor estéril y traumatizado que nunca tuvo descendencia en vida. Ahora, en la muerte,  busca niños en casas ajenas. Sale de su escondrijo al dar las doce campanadas de medianoche, y se aparece como vestía en vida, como un campesino pobre y solitario. A los niños que logra apresar les saca la sangre y las mantecas.

El tiempo,

Ver Post
El Macho Lanú: cuando el diablo se encabrona
img
Israel J. Espino | 05-12-2012 | 10:36 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Quizás muchos lo desconozcan, pero hoy, 5 de Diciembre celebraban nuestros antepasados romanos las segundas Faunales, unas fiestas en honor de Fauno, dios de los rebaños.

 

Fue hace muchos años pero los faunos, sátiros, cabras y cabrones no nos han abandonado. Siguen campando a sus anchas por nuestros valles y bosques.

 

Macho Lanú. Así llaman en las Hurdes a una entidad diabólica de apariencia híbrida con cuerpo de carnero y rostro humano y deforme que se alza de forma bípeda sobre sus pezuñas. El Machó Lanú habla siempre con voz estentórea, ronca y atemorizante, una voz del averno que logra paralizar de terror a  aquellos que tienen la desgracia de escucharla.

 

Testigos, a patadas. O mejor a coces. Uno de ellos fue el tamborilero Jesús Crespo Crespo de La Fragosa, quien le cuenta al periodista Iker Jiménez como una madrugada de verano se encuentra  regando su huerto cuando de repente un viento huracanado comienza a resoplar entre los árboles  y una helada se adueña de El Persil, la zona donde se encuentra. Es entonces cuando

Ver Post
Plantas mágicas, los secretos del curandero
img
Israel J. Espino | 22-05-2012 | 01:13 |0

Ilustracion/ Borja Gonzalez Hoyos

No se sorprenda si una noche escucha cantar a una insólita flor, o quejarse a un árbol de cerezas, o gritar estridentemente a un extraño tubérculo. Puede que se encuentre paseando por Alcuéscar, donde en la antigua calleja del Parral, (ahora Avda. de la Constitución) existía a principios del siglo XX un huerto encantado cuyas frutas se quejaban dolorosamente en la mágica Noche de San Juan.

Tenga cuidado, sin embargo, si pasea por otro huerto de Garbayuela, donde  hay un árbol cuyo tronco mide 10 centímetros de diámetro y se eleva retorciéndose en forma de espiral, de hoja ancha y flor en figura de cuerno que canta en esa noche y cuyo canto anuncia la muerte de quien lo escucha, por lo que cualquiera con dos dedos de frente huye despavorido, temeroso de semejante maravilla.

Esa misma noche nos cuenta Publio Hurtado que en Pasarón de la Vera cantan las siemprevivas. Pero no adelantemos acontecimientos, porque aunque estamos cerca, todavía no hemos llegado a la mágica Noche de San Juan.

Lo que si es hoy es el Día Internacional de la Biodiversidad,

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor