Hoy

img
Etiqueta: Nuñomoral
El diablo anda suelto en Las Hurdes
img
Israel J. Espino | 06-04-2017 | 20:33 |0

Ilustración: Borja González

 

Las Hurdes es una comarca mágica en las que los seres mitológicos, aún hoy, parecen  campar a sus anchas. Algunos, como el Macho Lanú, o las lamias, de los que ya hemos hablado en otra ocasión,  tienen una parte diabólica, aunque sea las patas o los cuernos, pero poca gente sabe que el mismo Diablo (o al menos su arquetipo)  sigue apareciéndose a los extremeños en los intricados valles de esta tierra legendaria.

No es nada nuevo. Ya en   1600 el carmelita Juan Nieremberg en su “Curiosa Philosophiae”, cuenta, refiriéndose a la comarca de las Hurdes,  que:

“Existe en este reino un áspero valle infestado de demonios, un lugar que los pastores creen habitado por salvajes, gente ni vista ni oída de lengua, de usos distintos a los nuestros, que andan desnudos y piensan ser solos en la Tierra. Algún testigo declaró haberles oído voces góticas y otras imposibles de entender.”

De hecho, en las crónicas carmelitanas se han conservado casos de ermitaños luchando con el demonio, y el cronista Padre José de Santa Teresa cuenta el ataque del

Ver Post
Zajoriles: los druidas hurdanos
img
Israel J. Espino | 20-10-2014 | 17:11 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Con el nombre de zajoriles son conocidos en las Hurdes altas aquellos hombres especiales dotados de extrañas facultades. Aunque el nombre, deformado por la pronunciación aspirada de la zona, proviene de la palabra zahorí, que es el aquel que tiene el poder de encontrar aguas subterráneas, estos hombres sabios no se limitan a esta acepción, sino que poseen poderes adivinatorios, producen fenómenos mágicos y tienen la virtud de curar con recetas secretas, e incluso algunos  poseen dones más sobrenaturales como el de conjurar las tormentas, la facultad de levitar o de curar con el aliento o la saliva (como los saludadores).

Empleaban sus poderes con fines benéficos y eran hombres sabios, respetados por la comunidad de cada alquería, que guardaban y transmitían la sabiduría popular hurdana. Se trataba de hombres buenos y justos que, a decir del antropólogo Flores del Manzano, ponían paz en pleitos y pendencias. Poseían amplios conocimientos sobre medicina popular, artesanía, tradición oral y costumbres hurdanas.

Las enfermedades eran

Ver Post
Apariciones antonianas
img
Israel J. Espino | 09-06-2014 | 18:15 |0

San Antonio, por el extremeño Zurbarán

Ya estamos casi a 13 de junio, día de San Antonio, santo que vale tanto para un roto como para un descosido, aunque básicamente para encontrar. Para encontrar lo que sea. Para encontrar las gafas que no aparecen, para encontrar la cabra que te falta, para encontrar el novio que te conviene y hasta para encontrar al niño que  has perdido.

El investigador Félix Barroso recoge en Casares de Hurdes el testimonio de J.M.M., quien afirmaba que se perdió un niño al que todo el mundo buscó. Al no encontrarlo, le “pusieron” el responso a San Antonio, y cuando por fin apareció le preguntaron con quién había estado, a lo que el muchacho contestó:

–       “Pues con San Antonio Bendito, que me estuvo cuidando, y cuando un lobo me fue a morder, San Antonio le pegaba en los dientes y le “jutaba” un perrino blanco y el lobo se iba“.

Tanto niño se perdía y tanta fe había en el santo, que tenía hasta responso especial para niños perdidos, como éste recogida en Alcuéscar, en 1902, por García-Plata de Osma:

[caption id=”attachment_993″

Ver Post
El Duende Jampón y el Zamparrón: cuando tiembla la despensa
img
Israel J. Espino | 10-07-2013 | 00:34 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Si en Extremadura tenemos duendes ruidosos, también hay otros que no lo son. Tienen los pies enormes, como los Frailecillos, y un apetito desmedido, como los trasgos, aunque, como casi todos los duendes, hace la vida  imposible a las sufridas amadas de casa extremeñas.

 

 Es el Duende Jampón, que según recoge el investigador Félix Barroso es tan pequeño que no levanta dos palmos del suelo, aunque su escaso tamaño no es óbice para que su apetito sea descomunal y continuo, sobre todo durante la noche.

 

Tiene unos pies enormes, más grandes que el cuerpo, por  lo que duerme de pie, durante el día, esperando a que el sol se oculte para saciar su hambre voraz.

 

De hecho, y según afirmaba el Tío Goyo, vecino de Nuñomoral, que el Duende Jampón tenía que comer al día siete arrobas de comida, aunque él no pesaba ni media arroba.

Al Duende Jampón le gustan las cocinas extremeñas (A. Briz)

 

Si en una casa aparecen las patatas o el tocino roídos o mordisqueados no

Ver Post
Las duendas extremeñas: casadas, muertas y solteras
img
Israel J. Espino | 16-10-2012 | 10:19 |0

 

 

Ilustración: Jimber

Las Duendas existen. Y viven en Extremadura. Y si no me creen, sigan leyendo.

 

Canales y Callejo afirman erróneamente en su Guía de los seres Mágicos de España que las Duendas hispanas no existen. Va  a ser que no vinieron a Extremadura, porque aquí viven (o vivían hasta hace bien poco) comiendo castañas y trasteando en las casas.  

 

No se lo digo yo, que lo relatan nuestros abuelos y los grandes expertos duendiles que tenemos en nuestras tierras. Solo hay que leerlos y escucharlos.

El duende y la duenda Zungulutu entran en las casas por los tejados (Foto: Jimber)

 

Felix Barroso, por ejemplo nos habla de la pareja formada por la duenda y el duende zunguluteru. El duende zungulutero es un “ hombre chiquinino” y negro como un carbón, amigo, como todos los duendes, de trastear en la casa y ponerlo todo patas arriba, revolviendo las habitaciones y molestando durante el sueño  para desesperación de sus dueños.

 

Cuando llegaba la noche,  el duende zunguluteru y la

Ver Post
Una pareja encantadora
img
Israel J. Espino | 24-09-2012 | 22:57 |0

Ilustración: Jimber

 En Extremadura no solo tenemos moras y moros encantados que viven y encantan cada uno por su lado. En Las Hurdes podemos encontrar parejas de agarenos condenados a estar eternamente juntos pero metamorfoseados.  Como los matrimonios veteranos, vaya.

En esta encantadora comarca se habla de un tesoro encantado que se encuentra en la oquedad de un peñascal en el término de Nuñomoral, custodiado por una Mora Encantada, a la que ayuda un bastardo de oro que se transforma en serpiente de verdad y arroja un veneno mortal  por la boca en cuanto alguien intenta penetrar en la cueva. Pues bien, este bastardo es en realidad un rey moro que un mal día se perdió por las intrincadas montañas hurdanas y al que la Mora Encantada ha esclavizado.

El rey moro se transforma en una serpiente que escupe un veneno mortal por su boca (Foto: Jimber)

Si esto apena a alguna de mis lectoras que sepa que para desencantarlo, según afirma Flores del Manzano, sólo tiene suministrarle sangre de siete animales

Ver Post
Las monstruosas serpientes del Río Hurdano
img
Israel J. Espino | 10-08-2012 | 00:27 |0

 

Ilustración: Jimber

La mágica comarca de Las Hurdes ha pasado de tener una leyenda negra a considerarse un paraíso de leyenda. Pero no hay paraíso sin serpiente, y en Las Hurdes las serpientes legendarias abundan en sus riscos, sus bosques y sus ríos.

En pleno corazón de su macizo montañoso, lindando con el río Hurdano, nos acercamos a Nuñomoral. En esta zona, como en muchas otras, las serpientes se han tenido desde la más remota antigüedad como guardianes de tesoros.

Así lo atestigua el  Eliseo Marín, en su testimonio recogido por Iker Jiménez y en el que cuenta que existen en la zona las llamadas cuevas del Risco y de la Peña Merina, donde hay un tesoro enterrado con el que mucha gente del pueblo ha soñado hasta tres veces seguidas.

En la Peña Merina muchos contaban que se oía como un tintinear extraño. Es una poza muy profunda y nadie se atreve a meterse mucho en ella, pero un día se ve al “bicho” hacia fondo de su oscuridad. Es una serpiente de gran tamaño, más del doble de una bastarda, que muerde por igual a hombres y ganado. Si la pillas dormida puedes pasar

Ver Post
Extremadura: Moros en la Costa (Dulce)
img
Israel J. Espino | 20-04-2012 | 08:23 |0

Olustración : Borja González Hoyos

La procedencia de la mayor parte de los tesoros extremeños está atribuida a los moros, pero aunque en algunos casos estos moros son realmente los árabes que habitaron durante ocho siglos en España hasta la Reconquista, en muchas otras ocasiones se aplica la denominación de “moros” a personajes y pueblos indeterminados que habitaron estas tierras antes de la llegada del cristianismo.

De hecho, en muchos pueblos la palabra “moro” tiene otro significado, el de “antiguo morador”, seres que moraron en determinados lugares y de los que sólo se pueden dar noticias vagas y nebulosas, perdidas en la noche de los tiempos.

Según afirma Manuel Martín Sánchez, en la mitología extremeña los “Morus” son seres legendarios cuya misión principal es la de custodiar tesoros. Lo cierto es que los topónimos asociados con los moros abundan en la geografía extremeña, y muy frecuentemente se asocian a enclaves mágicos o relacionados con tesoros escondidos.

Y uno de los enclaves mágicos más reconocidos de Extremadura es sin duda Las Hurdes, donde como afirma

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor