Hoy

img
Etiqueta: Aceitunilla
El diablo anda suelto en Las Hurdes
img
Israel J. Espino | 06-04-2017 | 20:33 |0

Ilustración: Borja González

 

Las Hurdes es una comarca mágica en las que los seres mitológicos, aún hoy, parecen  campar a sus anchas. Algunos, como el Macho Lanú, o las lamias, de los que ya hemos hablado en otra ocasión,  tienen una parte diabólica, aunque sea las patas o los cuernos, pero poca gente sabe que el mismo Diablo (o al menos su arquetipo)  sigue apareciéndose a los extremeños en los intricados valles de esta tierra legendaria.

No es nada nuevo. Ya en   1600 el carmelita Juan Nieremberg en su “Curiosa Philosophiae”, cuenta, refiriéndose a la comarca de las Hurdes,  que:

“Existe en este reino un áspero valle infestado de demonios, un lugar que los pastores creen habitado por salvajes, gente ni vista ni oída de lengua, de usos distintos a los nuestros, que andan desnudos y piensan ser solos en la Tierra. Algún testigo declaró haberles oído voces góticas y otras imposibles de entender.”

De hecho, en las crónicas carmelitanas se han conservado casos de ermitaños luchando con el demonio, y el cronista Padre José de Santa Teresa cuenta el ataque del

Ver Post
Campanas sobrenaturales
img
Israel J. Espino | 28-12-2015 | 00:23 |0

 

 

 

Ahora que se acercan las campanadas más esperadas del año vienen a mi memoria esas otras campanas  misteriosas que, a lo largo de los siglos, causaron pavor y asombro en estas tierras extremeñas.

 Las campanas hablan y gritan y susurran sobre agonías, defunciones, ánimas, y partos, y alertan y avisan sobre  tormentas, granizos y tempestades, guerras y fiestas… De hecho, existía en Extremadura una exhaustiva reglamentación  sobre el tañer de las campanas, cuyos toques tanto religiosos como civiles están estrictamente regulados.

Como afirma el antropólogo Javier Marcos Arévalo  “cada cosa o cada día señalado tenía sus específicos toques, según la clase y la festividad, en invierno y en verano…”.

Las campanas han marcado  durante siglos los tiempos y las horas de los pueblos europeos. Ya en el siglo XVIII Juan Solano de Figueroa y Altamiranodescribía con atención la importancia de las campanas en Extremadura, símbolo cristiano cuya importancia nos la da su propia consagración y el hecho de que a muchas se las designe con nombres propios. De hecho,  el tañido de las campanas es una fuerza destructoras de las tormentas, pero solo desde

Ver Post
13 lugares donde pasar miedo en Extremadura
img
Israel J. Espino | 30-10-2014 | 23:07 |0

  1. Cementerio de Aceitunilla (Angel Briz)

    La carretera de Aceitunilla 

     

Bebés monstruosos que gritan y berrean flotando en la noche, niños que atraviesan flotando la pared del cementerio, luces extrañas, demonios negros con ojos como ascuas… todo es posible en esta sinuosa carretera comarcal que une la alquería hurdana de Aceitunilla con el pueblo de Nuñomoral.  Imprenscindible acercarse de noche.

La casa del miedo de La Codosera (Angel Briz)

 2. La casa del miedo de La Codosera

Puertas que se abren solas, cántaros que se rompen, manos invisibles que abofetean a los incautos que se acercan … ahora la casa del miedo está abandonada y devorada por las zarzas, pero sus paredes pintadas y los esqueletos de animales que tapizan el suelo te avisan de que estás en La casa del Miedo.

El Teso, Cambroncino (Angel Briz)

 3. El Teso (Cambroncino)

Una sola calle de casas ruinosas en medio del monte. Un  lugar donde se

Ver Post
¿Dónde está el becerro de oro?
img
Israel J. Espino | 09-07-2014 | 15:03 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

El becerro de oro, ese dios pagano al que los israelitas adoraron en el desierto dando la espalda al dios de Moisés, vino  a ocultarse a Extremadura.

Numerosos lugares de nuestra tierra, de los que ya hablaremos, pueden presumir de guardar en sus entrañas becerros de oro, pieles de bueyes  rellenos de monedas y fulgurantes tesoros astados.

Y a veces, solo a veces, la leyenda se hace tan real que termina dando nombre a un valle, a una fuente, a un prado, a un cerro e incluso a un pueblo entero.

Ya sabemos que tesoros y moros van indisolublemente unidos en Extremadura, y así le contaba Eugenia Martin,  al investigador Felix  Barroso, la historia de cómo su marido Jose Reaño, cuando hizo el servicio militar en Melilla, oyó contar “a un moro” que en el Valle de los Becerrinos, en su misma alquería de Aceitunilla, existía un tesoro de un valor incalculable.

Y no solo lo decía el moro, que también lo dice la copla:

[caption id=”attachment_1019″ align=”alignright” width=”300″ caption=”En el valle de los Becerrinos, en Aceitunilla, hay un tesoro

Ver Post
Los Zánganos: bailando en la oscuridad
img
Israel J. Espino | 27-06-2014 | 18:53 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Donde hay patrón no manda marinero, y en Extremadura donde hay bruja no manda zángano. Pero, ¿qué es un zángano? Pues además del conocido insecto es como se llama en esta tierra a los hombres que están al servicio de las brujas, ayudándolas en sus quehaceres y alegrándolas en sus aquelarres.

La mayoría de los zánganos no son brujos, pues no tienen magia, pero suelen ser personas cercanas al brujerío, que reciben beneficios por los trabajos que realizan. El más destacado de sus menesteres es tocar el tamboril en las reuniones nocturnas, un tamboril a cuyo son bailan las brujas  en los claros de los altozanos y en los calveros de los bosques.

En la alquería hurdana de Aceitunilla le contaron al antropólogo Flores del Manzano cómo un tratante de animales que venía de la alquería de Ladrillar,  bien entrada la noche, vio en lo alto un cerro un corro de brujas bailando como locas. Y entonces se dio cuenta de que el zángano, el que hacía de tamborilero para las brujas, era un vecino de Asegur.  Ni corto ni perezoso llegó incluso a hablar

Ver Post
Apariciones antonianas
img
Israel J. Espino | 09-06-2014 | 18:15 |0

San Antonio, por el extremeño Zurbarán

Ya estamos casi a 13 de junio, día de San Antonio, santo que vale tanto para un roto como para un descosido, aunque básicamente para encontrar. Para encontrar lo que sea. Para encontrar las gafas que no aparecen, para encontrar la cabra que te falta, para encontrar el novio que te conviene y hasta para encontrar al niño que  has perdido.

El investigador Félix Barroso recoge en Casares de Hurdes el testimonio de J.M.M., quien afirmaba que se perdió un niño al que todo el mundo buscó. Al no encontrarlo, le “pusieron” el responso a San Antonio, y cuando por fin apareció le preguntaron con quién había estado, a lo que el muchacho contestó:

–       “Pues con San Antonio Bendito, que me estuvo cuidando, y cuando un lobo me fue a morder, San Antonio le pegaba en los dientes y le “jutaba” un perrino blanco y el lobo se iba“.

Tanto niño se perdía y tanta fe había en el santo, que tenía hasta responso especial para niños perdidos, como éste recogida en Alcuéscar, en 1902, por García-Plata de Osma:

[caption id=”attachment_993″

Ver Post
Arañas bailonas y perdonavidas: tarantelas, tarantuelas y tarantachuelas
img
Israel J. Espino | 25-10-2013 | 08:10 |0

 

 

Borja González Hoyos

Hubo un tiempo, a finales del XVIII y principios del XIX, en el que los extremeños salían al campo con miedo.  Y dormían con miedo. Porque existía una terrible araña que, si te picaba, ya podías despedirte de la vida, a no ser que bailases como loco.

Una vez que habían recibido el veneno de esta araña, llamaban a un músico para que tocase una melodía determinada  con la vihuela,  para que se pusiera a tocar a un ritmo frenético. El  enfermo  se ponía a danzar  como un poseso, sudando la “gota gorda” durante horas, hasta que caía extenuado, y debido a estos movimientos y sudores, se creía que expulsaba el veneno, con lo que se salvaba la salud y la vida.

En otras partes de Extremadura se cambiaba  la vihuela por la guitarra, más a mano, teniendo en cuenta, además, que como afirma la antropóloga Yolanda Guio Cerezo,  “ la araña tiene inscrito en su propia panza el remedio más eficaz  para la curación de su venenosa picadura: la guitarra”.  Se trata de la “araña de violín”, de la que se sospecha que aún hoy sigue causando estragos

Ver Post
Los peligrosos tesoros de las cuevas hurdanas
img
Israel J. Espino | 28-08-2013 | 22:32 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Atardece el verano en Cambroncino. Los ancianos ya han sacado las sillas a las calles, con la vista puesta en la iglesia de Las Lástimas, y dando la espalda al derruido barrio de El Teso. Me cuentan de tesoros que guardaron estas tierras y que alguien se llevó un día.  Hace años –me cuenta una anciana de ojos vivos-  vinieron dos hombres con caballos preguntando por La Jollá. Allí, debajo del palo de la portera, encontraron un gran tesoro que se llevaron en las cabalgaduras. Lo supieron, sabe usted, porque tenían un libro de tesoros

De los libros de tesoros me da fe en El Gasco el Tio Cristino, tamborilero hurdano y artesano de piedra, madera y cuerno que elabora cachimbas de lava, taburetes de nogal y cerezo y amuletos extraído del cráter que formó hace milenios la caída de un meteorito en lo alto de la montaña.

Sentado en uno de estos taburetes, de tamaño enanil, me contaba en una sesteante tarde de las cuevas tesoríficas de estos lares, y de los peligros que esconden. Afirma que el Tío Domingo, de Fragosa, tenía uno de estos libros de

Ver Post
De cómo el dios Attis se convirtió en el compadre Manolo
img
Israel J. Espino | 23-03-2013 | 11:09 |0

Ilustración: Borja González

Hace miles de años, cuando éramos romanos, celebrábamos en estas fechas, del 15 al 27 de marzo, las fiestas en honor de Attis, durante las que se reproducían los actos principales de la vida de este dios-hombre: nacimiento, emasculación, muerte y resurrección.

 

Probablemente, aún antes, ya festejábamos la resurrección de la naturaleza y la llegada de la primavera y la fertilidad por estas tierras, y hoy en día, a pesar del paso del tiempo y de la historia, aún podemos descubrir, a poco que nos esforcemos, retazos poco ocultos de estos ritos.

 

Aunque hoy le hemos negado el elegante nombre de Attis y lo llamamos, más cercanamente, Manolo, Morcillo, Peropalo o simplemente  “compadre”. Es lo que tiene conocernos desde hace tantos siglos, que se coge confianza.

 

Manolo es un pelele de Losar de la Vera que  es privado de sus atributos varoniles. No es gratuito ni lo escribo para ponerles mal cuerpo, que todo tiene su razón de ser. Afirma el investigador Dominguez Morenoque existe una similitud entre esta fiesta y la castración de Attis. Sus

Ver Post
Soñar con moros y encontrar oros
img
Israel J. Espino | 06-11-2012 | 10:49 |0

 

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

A veces los tesoros se aparecen a quien quieren, y otras veces recorren extraños caminos para ser descubiertos. A veces hacen llegar un mapa al futuro descubridor, y otras veces le provocan sueños que se deben seguir a pies juntillas.

 

Los moros, mítica raza y eternos guardianes de los tesoros extremeños, también se manifiestan en sueños. La búsqueda onírica comienza así mucho antes que la búsqueda real.

 

Es lo que sucedió a principios de siglo, en Orellana la Vieja, a un paisano que comenzó  a soñar con cierto moro que conoció en Melilla. El moro le había preguntado por su lugar de origen, y al responder el buen hombre que de Orellana la Vieja, el moro le miró muy triste y dijo como lamentándose:

 

“¡Ay! ¡Orellana, Orellana! ¡Qué valiosos tesoros se esconden en tu Sierra!”

 

El  moro se le volvió a aparecer en sueños y esta vez fue mucho más concreto, pues le dijo que en el Risco La Mona, antes de bajar al caño, hubo hace mucho tiempo un santuario donde todavía hay una peña muy alta en forma de altar. Tiene tres

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor