Hoy

img
Etiqueta: Ahigal
De vetones y verracos
img
Israel J. Espino | 09-03-2017 | 08:52 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Algunos de ustedes han temido que mi entusiasta realismo al hablar de los tesoros incite al expolio. Nada más lejos de mi intención, ya que a Extremadura se le han arrancado (literalmente) pedazos de su historia en pos de unos tesoros que nunca existieron más que en las consejas nocturnas de los crudos inviernos.

Tal vez uno de los genes más antiguos del actual pueblo extremeño sea el vetón, creador de la cultura del verraco.  Los verracos se adoran como divinidades protectoras de los ganados o propiciadores de pastos, aunque también se afirma que son símbolos de fecundidad, a juzgar por la desproporcionada dotación de genitales de que hacen gala algunos de estos animales.

Según otros estudiosos, los verracos actúan como tótem de clan, como marcadores de terrenos y lindes o como divinidades funerarias, constituyendo un singular tipo de sepulcro consistente en una piedra con un hueco para las cenizas tapada con la peana que sostiene el verraco. Algunos modernos investigadores afirman que  los verracos son unos animales destinados a

Ver Post
El hombre lobo extremeño: Cómo convertirse en lobisome
img
Israel J. Espino | 25-05-2016 | 10:46 |0

 

 

Ilustración: Charles Lebrun (Siglo XVII)

Al hombre lobo extremeño se le conoce, según nos contaba hace más de un siglo el gran  Publio Hurtado, con el nombre de lobushome o lobisome, igual que en las tierras galaico-portuguesas. No es extraño, puesto  que el lobisome  (o al menos, su leyenda), se introdujo en Extremadura desde Galicia pasando por Portugal. Y lo sabemos porque donde más abunda este ser peludo y maldito es en las localidades fronterizas de La Raya, ese territorio mágico entre dos reinos, aunque en con el tiempo y la ayuda de las noches de plenilunio se fue adentrando hasta el mismo centro de la región.

Así lo atestiguan retazos de nuestra tradición oral como Mae Bruxa (Madre Bruja), una bella canción  recogida por el Grupo Folclórico “El Depertar”, de Cedillo, una canción que pertenece al repertorio de canciones y danzas de esta localidad y que ha sido popularizada por Acetre,. En su estribillo se relaciona al hombre lobo como compañero de las brujas:

“Tua mãe é bruxa, tenho medo dela.

Tenho medo dela, também do seu homem.

Tua mãe é bruxa,

Ver Post
El temible llanto de la bastarda
img
Israel J. Espino | 18-04-2016 | 08:23 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Era una cálida noche de verano. La luna llena iluminaba los campos de la comarca de Alcántara como si una extraño velo cubriese los contornos de los montes, los árboles y las rocas. Avanzábamos siguiendo la ruta de los bandoleros, bordeando una laguna en la que chapoteaban peces nocturnos y anfibios insomnes. A lo lejos, Brozas dormía.

Avanzábamos por un sendero de tierra que serpenteaba como una cinta amarillenta entre la hierba crecida y agostada cuando algo reptante hizo que la maleza temblase.  Intranquila, le pregunté al guía si había serpientes grandes por la zona.

-       Bastardas- contestó.

Bastardas. Un nombre que a mucha gente en Extremadura aún  le pone los pelos de punta. Un nombre en el que se funde lo real y lo legendario, el respeto y el miedo. A la culebra bastarda o Malpolon monspessulanus también le llaman “La Bicha”, y es fácil encontrarla en los campos extremeños. Tiene aspecto fiero y desafiante, una mirada  penetrante con la que se cree que hipnotiza a sus víctimas, un tamaño considerable del que se

Ver Post
Lunas de Sangre: Cuando la diosa se encanuza
img
Israel J. Espino | 27-09-2015 | 10:28 |0

Ilustración: Borja Gonzalez Hoyos

Estamos inmersos en un eclipse total de Luna, más conocido como “Luna de sangre”… ¿No es emocionante?  Se le llama “Luna de Sangre” porque el satélite se tiñe de rojo, ya que  al entrar al cono de la sombra de la Tierra, la luz del Sol, que pasa por la atmósfera terrestre, se refracta en los colores del arco iris, excepto el rojo, que se dispersa y hace que veamos a la luna de ese color.

Aquí  ya estamos acostumbrados a las lunas de sangre, pero no se crean ustedes que nos hace mucha ilusión. Como afirma el antropólogo  Flores del Manzano,en Extremadura se encuentra muy  divulgada la creencia de que ciertos astros, por su color y forma, presagian desgracias colectivas.

Y es lógico, hasta cierto punto, que las formaciones rojizas en el horizonte, sobre todo cuando van asociadas a la luna, sean indicativas de males venideros, ya que el color rojo siempre se ha asociado con la sangre. De hecho, todavía se pueden encontrar muchos ancianos extremeños que afirman que la guerra civil española fue anunciada por una enorme luna teñida

Ver Post
13 lugares donde pasar miedo en Extremadura
img
Israel J. Espino | 13-11-2014 | 17:11 |0

  1. Cementerio de Aceitunilla (Angel Briz)

    La carretera de Aceitunilla 

     

Bebés monstruosos que gritan y berrean flotando en la noche, niños que atraviesan flotando la pared del cementerio, luces extrañas, demonios negros con ojos como ascuas… todo es posible en esta sinuosa carretera comarcal que une la alquería hurdana de Aceitunilla con el pueblo de Nuñomoral.  Imprenscindible acercarse de noche.

La casa del miedo de La Codosera (Angel Briz)

 2. La casa del miedo de La Codosera

Puertas que se abren solas, cántaros que se rompen, manos invisibles que abofetean a los incautos que se acercan … ahora la casa del miedo está abandonada y devorada por las zarzas, pero sus paredes pintadas y los esqueletos de animales que tapizan el suelo te avisan de que estás en La casa del Miedo.

El Teso, Cambroncino (Angel Briz)

 3. El Teso (Cambroncino)

Una sola calle de casas ruinosas en medio del monte.

Ver Post
¿Dónde está el becerro de oro?
img
Israel J. Espino | 09-07-2014 | 15:06 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

El becerro de oro, ese dios pagano al que los israelitas adoraron en el desierto dando la espalda al dios de Moisés, vino  a ocultarse a Extremadura.

Numerosos lugares de nuestra tierra, de los que ya hablaremos, pueden presumir de guardar en sus entrañas becerros de oro, pieles de bueyes  rellenos de monedas y fulgurantes tesoros astados.

Y a veces, solo a veces, la leyenda se hace tan real que termina dando nombre a un valle, a una fuente, a un prado, a un cerro e incluso a un pueblo entero.

Ya sabemos que tesoros y moros van indisolublemente unidos en Extremadura, y así le contaba Eugenia Martin,  al investigador Felix  Barroso, la historia de cómo su marido Jose Reaño, cuando hizo el servicio militar en Melilla, oyó contar “a un moro” que en el Valle de los Becerrinos, en su misma alquería de Aceitunilla, existía un tesoro de un valor incalculable.

Y no solo lo decía el moro, que también lo dice la copla:

[caption id=”attachment_1019″ align=”alignright” width=”300″ caption=”En el valle de los Becerrinos, en Aceitunilla, hay

Ver Post
Cuando éramos romanos: De Cibeles y flagelantes
img
Israel J. Espino | 24-03-2014 | 21:37 |0

Iliustración: Borja González

Cuando éramos romanos, en estos días celebrábamos las fiestas de Cibeles. El año pasado por estas fechas ya hablamos de Attis y sus falos, y este año toca su amante, madre y compañera,  la “Magna Mater”, madre de todos los dioses.

Como muchos futboleros sabrán, Cibeles es una señora muy digna montada en un carro tirado por leones y con una corona  de torres almenadas que protege ciudades y naturaleza. Y algo más.

Su culto se extiende por Extremadura gracias a los soldados y comerciantes entre los tempraneros años de 108 y el 238. Tiene carácter oracular (Como en Garlitos, donde se le ofrecen exvotos) y con connotaciones orgiásticas, lo que explica su éxito en nuestra tierras, donde siempre nos ha gustado una orgía y un oráculo más que a un tonto un lápiz. Su  culto florece entre ciudadanos libres, aunque también se arriman a Cibeles indígenas y esclavos.

Una de las ceremonias que le ofrecíamos era la del “taurobolium”, el sacrificio de un toro con cuya sangre nos bañábamos para purificarnos. Y lo hacíamos a menudo

Ver Post
El Diablo Burlón.
img
Israel J. Espino | 21-03-2014 | 16:19 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Por primera vez (y sin que sirva de precedente) voy a atreverme a dar nombre a un ser que lleva siglos pululando por nuestros bosques y valles, asustando a pequeños y mayores, y al que aún no sabíamos muy bien cómo llamar.

Se trata de El Diablo Burlón, primo hermano del Diaño Burlón norteño y que debió de bajar escondido con los astures que repoblaron parte de las tierras extremeñas.

Se trata de un ser al que ya conocemos en parte, pariente sin duda de nuestro Macho Lanú, del que se ha contagiado de la seriedad de la que carece en el norte. Tiene forma humana de cintura para arriba y patas de cabra de cintura para abajo, aunque también se presenta en forma humana, generalmente un bebé o un niño indefenso.

 

Pero lo normal es que adopte formas animales como cabras, carneros, corderillos, caballos o burros,  desplegando su actividad durante la noche, asustando al caminante que anda a deshora, desorientando al campesino que busca el ganado perdido, riéndose de los que corren a apagar incendios inexistentes o burlándose de los mozos que

Ver Post
Los siniestros pájaros de la muerte
img
Israel J. Espino | 24-12-2013 | 08:24 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

 

A caballo entre la realidad y la fantasía, el pájaro de la muerte sobrevuela las noches altoextremeñas en busca de alguien próximo a morir. El verdadero aspecto  de este pájaro varía de un pueblo a otro.

 

Para los habitantes de El Cerezal, en Las Hurdes,  el Pájaro de la Muerte es de color ceniza, Según afirma el investigador Felix Barroso. Es un pájaro muy esquivo, que se ve con poca frecuencia y se alimenta principalmente de higos. Este pajarraco, cuando canta, dicen que habla:

-       “Todo para mí!, ¡Todo para mí!”.

 

Su canto anuncia la muerte, y si llega a posarse sobre el tejado de alguna casa, es señal segura de que algún morador de esa vivienda dejará próximamente de existir.

 

En esta alquería también se le denomina La Guarriona, y aún hay paisanos, como Elías, que recuerda la noche en la que se la oyó no hace muchos años,  en la era del Tío Miranda, en La Majailla, mientras los chavales jugaban al fútbol un atardecer de agosto.

 

En la Era Grande había una parva recien

Ver Post
Encuentros mortales con lo desconocido
img
Israel J. Espino | 17-10-2013 | 23:28 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Esta semana se cumplen 95 años de un encuentro mortal con lo imposible. Ocurrió el  20 de octubre de 1917, cuando Nicolás Sánchez Martín, regresaba en compañía de las hermanas María y Josefa Iglesias de una visita al mercado de Ahigal, en dirección al pequeño pueblo de Cambroncino, donde los tres residían.

Por el camino, en mitad de la noche, observan a lo lejos una extraña “luz” muy brillante que parece merodear por la zona. Las mujeres atemorizadas, deciden quedarse a dormir en Rivera Oveja, y esperar prudentemente a la mañana para reanudar su viaje. Sin embargo Nicolás decide continuar el camino pese a la existencia de aquel furtivo “lucero”. Aquella decisión tendría fatales consecuencias para él.

Montado en su mula se encamina hacia un pequeño riachuelo, obligado paso para llegar al pueblo, donde precisamente la pequeña “luz” se ha quedado estática, impidiéndole el paso.

Nos cuentan los ancianos de Cambroncino que viniendo desde Ribera Oveja vio venir “una farola encendida por el cascajal”. Llevaba al

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor