Hoy

img
Etiqueta: Asegur
El diablo anda suelto en Las Hurdes
img
Israel J. Espino | 06-04-2017 | 20:33 |0

Ilustración: Borja González

 

Las Hurdes es una comarca mágica en las que los seres mitológicos, aún hoy, parecen  campar a sus anchas. Algunos, como el Macho Lanú, o las lamias, de los que ya hemos hablado en otra ocasión,  tienen una parte diabólica, aunque sea las patas o los cuernos, pero poca gente sabe que el mismo Diablo (o al menos su arquetipo)  sigue apareciéndose a los extremeños en los intricados valles de esta tierra legendaria.

No es nada nuevo. Ya en   1600 el carmelita Juan Nieremberg en su “Curiosa Philosophiae”, cuenta, refiriéndose a la comarca de las Hurdes,  que:

“Existe en este reino un áspero valle infestado de demonios, un lugar que los pastores creen habitado por salvajes, gente ni vista ni oída de lengua, de usos distintos a los nuestros, que andan desnudos y piensan ser solos en la Tierra. Algún testigo declaró haberles oído voces góticas y otras imposibles de entender.”

De hecho, en las crónicas carmelitanas se han conservado casos de ermitaños luchando con el demonio, y el cronista Padre José de Santa Teresa cuenta el ataque del

Ver Post
Cómo reconocer a un ánima
img
Israel J. Espino | 03-01-2016 | 23:30 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

 

Durante estos días, en algunos pueblos extremeños, al anochecer, pueden verse  a grupos de hombres envueltos en capas que a la luz de faroles y al sonido de campanas, recorren las puertas pidiendo limosna para los muertos. Son las cofradías de ánimas.

Y existen porque en esta tierra siempre se ha creído mucho en los difuntos, sobre todo en las ánimas del purgatorio, en aquellos que esperan en ese nimbo perdido entre el cielo y el infierno (que se han cargado ahora de un plumazo) a que una buena persona termine de pagar sus cuentas (metafóricas y materiales) para poder salir de allí y poder “pisar la gloria”.

En estas situaciones, aquellos a los que se les aparece el muerto (el familiar, el amigo, la novia o el vecino), acompañados del alma del difunto, deben ir a cumplir lo que esa alma solicita, que normalmente es realizar los funerales pendientes, rezar unas misas o dar unas limosnas a tal o cual santo.

Pero la forma en la que se aparecen es variada. Aunque es cierto que en muchos casos se aparecen como las personas que fueron, otras

Ver Post
Las brujas invisibles
img
Israel J. Espino | 15-11-2015 | 19:27 |0

Ya hemos contado en  otras ocasiones que Extremadura es tierra de Brujas. Y entre los numerosos dones que poseen las brujas extremeñas se encuentra la facultad de volar, la de transportar a alguien por los aires, la de transformarse en todo tipo de animales  e incluso buscado y misterioso don de la invisibilidad.

 De los primeros hablaremos en otra ocasión, pero hoy vamos a centrarnos en las brujas invisibles, que aunque poco vistas (perdonen el chiste fácil) son bien conocidas en toda nuestra tierra.

En Burguillo del Cerros, bella localidad templaria con castillo con tesoro incluido se encuentra la Cañada de las Brujas, en la dehesa boyal. Y es que según nos contaba a principios del siglo XX Antonio Machado,  padre del afamado poeta, la población no solo creía en la existencia de las brujas, sino que hasta se sospechaba enterada de sus costumbres, “pues mil veces he oído a personas decir que las brujas son mujeres que tienen la propiedad de hacerse invisibles mediante amuletos y brebajes que confeccionan al efecto”. Para elaborar estas pócimas de invisibilidad las brujas  acudían a los cementerios a extraer de los huesos de los cadáveres y los tuétanos de

Ver Post
Zajoriles: los druidas hurdanos
img
Israel J. Espino | 20-10-2014 | 17:11 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Con el nombre de zajoriles son conocidos en las Hurdes altas aquellos hombres especiales dotados de extrañas facultades. Aunque el nombre, deformado por la pronunciación aspirada de la zona, proviene de la palabra zahorí, que es el aquel que tiene el poder de encontrar aguas subterráneas, estos hombres sabios no se limitan a esta acepción, sino que poseen poderes adivinatorios, producen fenómenos mágicos y tienen la virtud de curar con recetas secretas, e incluso algunos  poseen dones más sobrenaturales como el de conjurar las tormentas, la facultad de levitar o de curar con el aliento o la saliva (como los saludadores).

Empleaban sus poderes con fines benéficos y eran hombres sabios, respetados por la comunidad de cada alquería, que guardaban y transmitían la sabiduría popular hurdana. Se trataba de hombres buenos y justos que, a decir del antropólogo Flores del Manzano, ponían paz en pleitos y pendencias. Poseían amplios conocimientos sobre medicina popular, artesanía, tradición oral y costumbres hurdanas.

Las enfermedades eran

Ver Post
Los Zánganos: bailando en la oscuridad
img
Israel J. Espino | 27-06-2014 | 18:53 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Donde hay patrón no manda marinero, y en Extremadura donde hay bruja no manda zángano. Pero, ¿qué es un zángano? Pues además del conocido insecto es como se llama en esta tierra a los hombres que están al servicio de las brujas, ayudándolas en sus quehaceres y alegrándolas en sus aquelarres.

La mayoría de los zánganos no son brujos, pues no tienen magia, pero suelen ser personas cercanas al brujerío, que reciben beneficios por los trabajos que realizan. El más destacado de sus menesteres es tocar el tamboril en las reuniones nocturnas, un tamboril a cuyo son bailan las brujas  en los claros de los altozanos y en los calveros de los bosques.

En la alquería hurdana de Aceitunilla le contaron al antropólogo Flores del Manzano cómo un tratante de animales que venía de la alquería de Ladrillar,  bien entrada la noche, vio en lo alto un cerro un corro de brujas bailando como locas. Y entonces se dio cuenta de que el zángano, el que hacía de tamborilero para las brujas, era un vecino de Asegur.  Ni corto ni perezoso llegó incluso a hablar

Ver Post
Los peligrosos tesoros de las cuevas hurdanas
img
Israel J. Espino | 28-08-2013 | 22:32 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Atardece el verano en Cambroncino. Los ancianos ya han sacado las sillas a las calles, con la vista puesta en la iglesia de Las Lástimas, y dando la espalda al derruido barrio de El Teso. Me cuentan de tesoros que guardaron estas tierras y que alguien se llevó un día.  Hace años –me cuenta una anciana de ojos vivos-  vinieron dos hombres con caballos preguntando por La Jollá. Allí, debajo del palo de la portera, encontraron un gran tesoro que se llevaron en las cabalgaduras. Lo supieron, sabe usted, porque tenían un libro de tesoros

De los libros de tesoros me da fe en El Gasco el Tio Cristino, tamborilero hurdano y artesano de piedra, madera y cuerno que elabora cachimbas de lava, taburetes de nogal y cerezo y amuletos extraído del cráter que formó hace milenios la caída de un meteorito en lo alto de la montaña.

Sentado en uno de estos taburetes, de tamaño enanil, me contaba en una sesteante tarde de las cuevas tesoríficas de estos lares, y de los peligros que esconden. Afirma que el Tío Domingo, de Fragosa, tenía uno de estos libros de

Ver Post
Las Ánimas Benditas de Extremadura
img
Israel J. Espino | 07-08-2013 | 19:12 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Ánimas hay en Extremadura desde que vivíamos en la cueva de Maltravieso, pero benditas, lo que se dice benditas, no las tuvimos hasta que llegó el cristianismo a esta tierra de encinas.

Y nos aficionamos a ellas. Tanto, que hasta dieron nombre a nuestros pueblos,  como Huerta de Ánimas, provenientes de las Cofradías de Ánimas que existieron por toda nuestra geografía y que aún persisten, en menor número, en algunas de nuestras villas.

En otros lugares no llegan a dar nombre al pueblo, pero tienen sus propias coplas, como sucede con Barcarrota. El Diccionario geográfico popular de Extremadura afirma que la creencia  en las ánimas del purgatorio es tal, que hace muchos años se originó un disturbio por creer los vecinos que la sombra de un poste de teléfono era un ánima en pena. Aunque claro está, no falta quien, amparándose en la creencia generalizada, se coloca una sábana encima y roba bellotas para llenar un carro. Y el pueblo extremeño, antes guasón que miedoso, le hizo la copla:

 

“Las ánimas benditas

de Barcarrota

como son

Ver Post
De moras, parteras y mandiles de oro
img
Israel J. Espino | 11-05-2012 | 19:03 |0

 
Ilustración: Borja González Hoyos

Hemos hablado ya de la mora encantada y de la mora vengativa, pero en Extremadura también tenemos a “moras” amables y con visos de hada galaica, que  gratifica los favores que recibe  (como peinarlas o asistirlas al parto) con pepitas o monedas de oro, que se convierten en otra cosa si el humano revela su procedencia, o bien con algo que no parece valioso pero que luego se trastoca en oro, generalmente cuando el infeliz ya lo ha tirado, pensando que no tenía valor.

Esto es lo que ocurrió, sin ir más lejos, sobre una empinada roca de la sierra de Las Villuercas, en las estribaciones de los cerros Castillo y Tomelloso, donde  se encuentra el castillo medieval de Cañamero. Este castillo fue construido y habitado por un alcaide moro, bajo el que aún se conserva un aljibe natural  llamadoLa Cueva de la Mora”, donde se afirma que se oculta nada menos que el becerro de oro y la gallina de los huevos de oro. Por si fuesen pocas riquezas (que más de un cañamerano ha intentado encontrar) la cueva cuenta también la leyenda del parto de la mora, que es la que nos atañe en esta ocasión.

 

Hace ya muchos años que la esposa del

Ver Post
Alunados: cuando la noche se vuelve malvada
img
Israel J. Espino | 07-05-2012 | 22:36 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

La mentalidad popular otorga a la Luna influencias mágicas importantes, tanto maléficas como benefactoras, y en Extremadura no íbamos a ser menos.

La creencia popular de los influjos de la Luna sobre las personas es muy antigua. En el Neolítico hay referencias arqueológicas de cultos a la Luna. Los pueblos prerromanos también la adoraban, considerada como la morada donde descansan los muertos y sus almas. Los romanos incorporan estos cultos lunares indígenas en “Lux Divina”, la diosa romana de la luz nocturna.

Tradicionalmente, se le ha atribuido a la Luna una influencia directa sobre las mareas, el ciclo menstrual, la elaboración de calendarios, la maduración de los frutos, la conveniencia de realizar o no determinadas faenas agrícolas o los alumbramientos.

Pero en Extremadura vamos más allá, y otorgamos a la luna poder para “cogernos”, para hechizarnos con sus blancos rayos. En casi todos nuestros pueblos se cree que la claridad de la luna, filtrada por puertas o ventanas mal cerradas, provocan el “mal de luna”, una enfermedad

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor