Hoy

img
Etiqueta: Buscadores de Tesoros
Las Sociedades de Tesoros, un negocio arriesgado
img
Israel J. Espino | 06-04-2016 | 09:08 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Seguro que pocos de ustedes saben que, entre las sociedades en las que uno podía invertir en el siglo XIX en Extremadura se encontraban algunas Sociedades de Tesoros.

El funcionamiento era fácil: cada uno de los socios se comprometía en aportar aquello que pudiese: dinero para la intendencia, especies para la búsqueda, el mapa del tesoro o la mano de obra para estar cavando durante días e incluso meses. Y empezaba la aventura. Si encontraban el tesoro, se repartía y ganaban todos. Si no se hallaba nada (que solía ser lo más habitual, todo hay que decirlo) todos perdían.

Una de estas primeras sociedades tuvo su sede en Herrera del Duque allá por 1843. Rebuscando entre las ruinas del Castello Velho tropezaron los pastores con ciertos cacharros romanos que enseñaron en el pueblo, en el que rápidamente se creó una sociedad entre varios vecinos que estaban convencidos de encontrar fácilmente “un gran depósito de oro y pedrería”. No hallaron oro ni piedras preciosas, aunque sí restos arqueológicos a los que no dieron excesiva importancia.

Etiquetas

Ver Post
Don Vicente Maestre, un cazatesoros del siglo XIX
img
Israel J. Espino | 27-05-2015 | 07:32 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Aunque parezca mentira, hay quien cambió su suerte al llegar a sus manos un “mapa del tesoro”. O concretamente, un libro de tesoros. De estos ciprianillos o gacellitas ya hemos hablado en otra ocasión, pero debíamos hablar, sin duda, de aquellos buscadores de tesoros que dedicaron parte de su vida a correr tras un sueño de joyas y monedas de oro.

Don Vicente Maestre es un personaje extremeño digno de conocerse, nacido en Gata,  escribió en 1860 un trabajo llamado “Tesoros escondidos en Extremadura según las tradiciones y fábulas árabes”. En él cuenta cómo a los 20 años vinieron a sus manos unos manuscritos de tesoros árabes, pero recordando la impugnación que a esa clase de manuscritos había hecho hacía más de un siglo el padre Feijoo, los despreció, y solo los conservó por fidelidad a su sistema de no romper papel alguno. Pero el tiempo, que es paciente, pasa, y 30 años más tarde, él mismo cuenta como

“…trasladada mi casa a esta ciudad de Coria en octubre de 1858 y hecho una expedición minera con un amigo ingeniero i otros

Ver Post
El tesoro del castillo
img
Israel J. Espino | 24-09-2013 | 14:22 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Si hay un lugar adecuado para esconder un tesoro es sin duda un castillo. Y castillos hay que jalonan la geografía extremeña y que ocultan, en lo mas profundo de sus entrañas, el brillo siempre vivo del oro más puro, aguardando al avispado que consiga descubrirlo.

Hay fortalezas que reúnen en sí mismas todos los tópicos de los tesoros ocultos: cueva, serpiente, castillo y monedas de oro. Otros están custodiados  por fantasmas, por moros, por “bichas” o por maldiciones, y los hay simplemente que están encantados. Otros muestran en sus piedras  los símbolos secretos que nos acercan al tesoro, mientras que otros se ofrecen ellos mismos como punto de partida para la búsqueda del sueño. Unos se yerguen aún fuertes y desafiantes, mientras que otros yacen en la tierra, como mastodontes moribundos, abandonados a los vientos del invierno y a los mil soles del estío extremeño.

Como en todas las leyendas, de unos tesoros hay pelos y señales, mientras que de otros solo queda el eco de algunas consejas de viejas que apenas ya se susurran en las

Ver Post
Extremadura, Tierra de Brujas
img
Israel J. Espino | 23-07-2013 | 21:22 |0

 

Ganas tenía de este libro. El compendio de las brujas y brujos extremeños condenados por la Inquisición. Casi nada.

El primer repaso exhaustivo escrito sobre la materia y el  octavo de Fermín Mayorga, gran experto en la Inquisición extremeña y escritor incansable nacido en Cheles, y ahora colaborador habitual (y esperemos que cada vez más) del programa Cuarto Milenio.

La Asociación “Extremadura Secreta”, en su empeño por rescatar el pasado más oculto de nuestra tierra, tuvo la suerte de presentar el libro en Mérida, y el placer de que viniera a presentarlo el propio autor. Lo que encontrarnos en este trabajo de investigación es, como afirma el propio Mayorga “el seguimiento del bien y el mal dentro de lo mágico, lo misterioso, el cielo y el infierno, lo fascinante y lo insólito”.

Así, entre sus páginas conoceremos a increíbles personajes que, por difícil que resulte creer, existieron en nuestros pueblos, como Bartolomé y la hija del Demonio, al Santero de Campanario y sus éxtasis, a Sor María  del Cristo, la monja que tenía un pacto con el diablo, a la monja poseída de Zafra o a  la Sibila de Fregenal.

Ante nuestros ojos desfilaran

Ver Post
¿Quién se llevó los tesoros de la Sierra de Gata?
img
Israel J. Espino | 29-04-2013 | 18:54 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

 

La bella Sierra de Gata ha sido desde siempre un sitio ideal para ocultar tesoros, y son muchos los que se han buscado y se han hallado, bien siguiendo la tradición oral y las leyendas o bien fiándose de los famosos Libros del tesoro. En uno de ellos se puede leer que

 

en el salto del moro otro saltito pequeño delante hallarás una señal y debajo de ella mucho haber.

 

 

 

El ya casi legendario investigador Don Vicente Maestre localizó a mediados del siglo XIX este salto cerca de Santibañez el Alto. En él hay cuatro herradas grabadas en una peña a la izquierda del camino y a la derecha se encuentra un cancho redondo con letras arábigas.

Piedra grabada en la Sierra de Gata (Jimber)

 

El sitio lo encontró, pero no el haber, porque todo el pueblo sabía que  hacia el año 1830 sacaron de allí el tesoro unos franceses que venían vendiendo añil. Suponemos que los galos aparcaron para siempre el negocio del añil y se dedicaron a vivir

Ver Post
La portuguesa que barruntó el tesoro de Aliseda
img
Israel J. Espino | 27-02-2013 | 09:33 |0

 

 

Ilustración: Borja González

Esta semana se cumplen  93  años desde que se encontró en Extremadura un tesoro de los que hacen historia.  En otras ocasiones les he hablado de los tesoros soñados y luego encontrados, pero a veces la misteriosas reglas que parecen marcar estas señales oníricas se nos escapan.

 

Pongan atención a la siguiente y verídica historia digna de una novela. En 1916 la mujer de un portugués llamado Manoel Da Silva sueña tres veces con un gran tesoro oculto en la localidad extremeña de Aliseda, por lo que el luso, según cuenta Publio Hurtado y recoge Mélida se lanzó a excavar el terreno convencido de que iba a enriquecerse. No encontró nada.

 

Cuatro años después, concretamente el 29 de febrero de 1920 dos hermanos de Aliseda, Victoriano y Jesús Rodríguez, aunque es domingo, se encuentran cavando en el suelo, tratando de recopilar tierra para convertirla en barro con el que hacer tejas.

Los hermanos que encontraron el tesoro de Aliseda

 

 

 Y en

Ver Post
Los tesoros de las Villuercas
img
Israel J. Espino | 05-02-2013 | 13:44 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Mucho hemos hablado ya (y lo que os rondaré, morenos) de los tesoros extremeños que aún permanecen ocultos, y en vista de que algunos de ustedes se empeñan en tachar estos humildes escritos de imaginaciones y desvaríos de viejas rurales voy a tener que sacar la artillería pesada. Y de paso matarles de envidia.

Porque comenzamos hoy un repaso, comarca a comarca,   por aquellos afortunados que, buscándolos o no, encontraron un tesoro. Un tesoro de los de verdad, de los de joyas, monedas, oro y plata, de los que salen en los libros, de los que les hicieron los más ricos del pueblo o de los que acabaron en la vitrina de algún museo.

 

Algunos tesoros se buscan hasta ser hallados, pero otros emergen de la tierra al mero contacto de la azada o el pico, o simplemente aparecen, sin esfuerzo alguno, ante los ojos anonadados de paseantes o pastores.

 

De algunos de ellos, que desaparecieron entre el tiempo y las brumas de la leyenda, apenas se sabe donde se hallaron o alrededor de que fecha, pero de otros, conservados (a veces después de

Ver Post
Grimorios, Ciprianillos y Gacetas de Tesoros
img
Israel J. Espino | 12-12-2012 | 19:39 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Aprovechando que ayer fue el Día del Libro quiero recordarles que quien tiene un libro tiene un tesoro. Y contarles que quien tiene determinados libros tiene cientos de ellos.

 Los tesoros  extremeños pueden ser de dos tipos: “encantados” y “reales”. Estos últimos son las riquezas que alguien ocultó por diversos motivos y, que más tarde no pudo volver a recoger, por lo que están al alcance del primero que acierte a encontrarlos.

 Para localizar estos fabulosos tesoros ocultos, los buscadores se apoyaban en leyendas trasmitidas oralmente de generación en generación, pero además se utilizaba como método infalible para encontrarlos los datos contenidos en Grimorios, Gacetas de Tesoros, Pliegos de Cordel o incluso libros como el “Ciprianillo” o “Libro de San Cipriano”, en cuyas páginas se detallan lugares donde se encuentran los tesoros escondidos.

 Las clásicas gacetillas y libros de tesoros vieron la luz entre los siglos XVII y XIX. Daban pelos y señales sobre tesoros ocultos para todo aquel que quisiese probar fortuna y hacerse

Ver Post
Soñar con moros y encontrar oros
img
Israel J. Espino | 06-11-2012 | 10:49 |0

 

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

A veces los tesoros se aparecen a quien quieren, y otras veces recorren extraños caminos para ser descubiertos. A veces hacen llegar un mapa al futuro descubridor, y otras veces le provocan sueños que se deben seguir a pies juntillas.

 

Los moros, mítica raza y eternos guardianes de los tesoros extremeños, también se manifiestan en sueños. La búsqueda onírica comienza así mucho antes que la búsqueda real.

 

Es lo que sucedió a principios de siglo, en Orellana la Vieja, a un paisano que comenzó  a soñar con cierto moro que conoció en Melilla. El moro le había preguntado por su lugar de origen, y al responder el buen hombre que de Orellana la Vieja, el moro le miró muy triste y dijo como lamentándose:

 

“¡Ay! ¡Orellana, Orellana! ¡Qué valiosos tesoros se esconden en tu Sierra!”

 

El  moro se le volvió a aparecer en sueños y esta vez fue mucho más concreto, pues le dijo que en el Risco La Mona, antes de bajar al caño, hubo hace mucho tiempo un santuario donde todavía hay una peña muy alta en forma de

Ver Post
El Príncipe Bura y otros tesoros del Jalama
img
Israel J. Espino | 13-10-2012 | 23:47 |0

 

 

 

Ilustrador: Jimber

Si hay una zona en Extremadura donde hay más tesoros “de moros” existen es sin duda el legendario Monte Jálama, en la bella Sierra de Gata.

En Acebo, los seguidores del profeta, mientras abandonan la que fue su tierra, lloran dirigiéndose al  monte Xalama:

 

“Jálama, Jalamita

no lloro por ti

sino por la plata y el oro

que quedo en ti.”

 

Uno de los libros de tesoros que aún se conservan y que estuvo en poder del buscador de tesoros e investigador impenitente Don Vicente Maestre afirma que :

 

“En la Sierra de Jalama  se hallará la cabeza de un moro en una peña y en otra la de un carnero hechas a pico y en el medio cavarán y hay una gran fortuna. Tiene quien la guarde”.

 

Afirma Maestre que otro buscador de tesoros, llamado Juan Antonio Córdoba (“hombre formal y muy viejo”) le aseguró  que él vio la cabeza del moro y el hueco donde unos exploradores cavaron y sacaron el tesoro sin que guardián alguno se opusiese.

 

 

Pero todavía quedan cientos de tesoros en el Jalama a la espera de

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor