Hoy

img
Etiqueta: demonio
Exorcistas extremeños del Siglo de Oro
img
Israel J. Espino | 14-07-2016 | 16:54 |0

El diablo ha campado a sus anchas en Extremadura desde que empezamos a creer en él. Y aunque podía haberse metido en el cuerpo de cualquier aristócrata, noble u obispazo, le tuvo querencia al pueblo llano y, no pocas veces se introdujo en los pobres cuerpos enjutos y hambrientos de labriegos y pastores y de piadosas mujeres.

Los síntomas de posesión eran, como ahora, unas veces más claros que otros, aunque una vez poseído el cuerpo, según el “Compendium Maleficarum”, publicado en 1608,

“si el demonio se encuentra en la garganta, se siente tan oprimido que parece estrangulado. Si se encuentra en las partes más nobles del cuerpo, como el corazón o los pulmones, produce jadeos, palpitaciones y síncopes. Si está cerca del estómago, produce hipo y vómitos, de modo que no puede tomar alimentos o no puede retenerlos. Y también hace que una especie de bolita pase por el ano, con rugidos y otros ruidos discordantes, y produce gases y calambres en el abdomen. A veces se les distingue por ciertos vapores de azufre u otros gases de olor penetrante”.

Afortunadamente, donde está el diablo no falta un exorcista, y ya el insigne Pedro Ciruelo comenta en su obra “

Ver Post
Señores de las tormentas: Los Amorachinis
img
Israel J. Espino | 25-03-2015 | 22:14 |0

Desde la antigüedad el hombre a mirado al cielo. De él venían los rayos benefactores del sol y la lluvia que hacia crecer las cosechas, pero también del cielo provenían los rayos que incendiaban los pajares, los truenos que hacían temblar los cimientos de las casas y los pedrizos que machacaban las cosechas.

 Y el hombre siempre ha creído que alguien mandaba en esas nubes…

 Ya las leyes bárbaras de la época de Chindasvinto condenaba a “los productores de tempestades que con sus encantos , malogran las viñas  y mieses” y siglos más tarde Antonio de Torquemada (el escritor del siglo de oro, no el famoso inquisidor) , nos  habla de los demonios que mueven los vientos con mayor furia de la acostumbrada, congelan las negras nubes fuera de tiempo, atraen el horrísono trueno, los rayos y los relámpagos, y provocan aguaceros, granizadas y pedriscos para fustigar las mieses y las viñas, y así originar la desolación en los campos y reducir a nonada las esforzadas y henchidas de esperanza labores de los agricultores.

 

 

Aún hoy, y según nos cuenta el historiador Jose María Dominguez Moreno, por la comarca de la Tierra de Granadilla el genio que

Ver Post
Magia contra ladrones: cuando te roban hasta la camisa
img
Israel J. Espino | 18-11-2013 | 11:55 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

En el siglo XVIII extremeño el dinero no crecía precisamente en los árboles. Las posesiones de los campesinos eran, más que escasas, rácanas, y hasta el ajuar estaba contado. No debe extrañarnos que el robo de una simple camisa o de una sábana supusiese un trauma para el personal.

 

Lo que sí puede extrañarnos son los personajes encargados de recuperarlos, hombres y mujeres con fama de brujos y hechiceras que con los métodos más variopintos desenmascaraban a los ladrones.

 

En Alcántara, por ejemplo los adivinos de robos usaban y abusaban de los cedazos. Francisco Pérez Pintor, un señor del pueblo,  cogía un cedazo sosteniéndolo con unas tijeras y decía:

“Por San Pedro y por San Pablo, sí tomo” – mientras nombraba a algunas personas de la localidad poco sospechosas del hurto. Pero cuando nombraba a las personas sospechosas pronunciaba en voz alta:     “Por San Pedro y por San Pablo, no tomo”. Entonces, y según cuentan los archivos de la Inquisición rescatados por el investigador Fermín Mayorga,  el

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor