Hoy

img
Etiqueta: Inquisición
María Candelaria, una hechicera contra la impotencia femenina
img
Israel J. Espino | 17-06-2015 | 16:40 |0

Ilustración: Borja González

Ahora que parece que están a punto de aprobar la llamada “viagra femenina” es el momento de decir bien alto que este remedio ya la habíamos inventado en Extremadura hace siglos.

Concretamente la inventó una señora de Fuente de Cantos llamada María Candelaria,  allá por el siglo XVII, que se hizo famosa por curar la “impotencia” a las mujeres, según rescata  de los archivos de la Inquisición Fermín Mayorga .

Si ustedes no quieren (o no pueden) esperara a la comercialización de la píldora rosa, tomen nota de la fórmula de la Candelaria, que se la damos gratis, porque además, y como cosa curiosa, nos ha llegado íntegra.

En primer lugar, María pedía a las señoras sexualmente  inapetentes   uñas de los pies y de las manos,  cabellos de diferentes partes del cuerpo (las partes las dejamos a su imaginación) y un trozo de pan mordido. Todo esto se quema y las cenizas resultantes se mezclan  con agua para conseguir una  pócima  a la que se agrega romero, cilantro seco e incienso.

La pócima no tiene efecto si al más fiel estilo

Ver Post
Ni tantos ni tan calvos: los crecepelos mágicos
img
Israel J. Espino | 26-05-2014 | 19:59 |0

 

Ilustración: Borja González

Extremeños calvos ha debido haber desde que el mundo es mundo, y ya en el siglo XVII la Santa Inquisición, según nos cuenta el investigado Fermín Mayorga,  echa mano de hechiceras que se dedican, entre otras cosas, a hacer crecer el pelo allí donde se ha perdido.

Ines Sánchez, alias “La lindica”, era una curandera de La Haba que allá por el 1638 ya recetaba fórmulas magistrales para ello. Solo había que tomar “cagadas de rata”, unas moscas y un poco de aceite, freírlo todo junto y untarse la zona en la que se quería que creciese el pelo. Mano de santo, oiga.

El pueblo de La Haba debía ser la Meca de los calvos por esas fechas, porque otra hechicera, llamada María de Sande también fue condenada  en el mismo año por la Santa Inquisición por hacer crecer el pelo, además de por intento de asesinato mágico. La bruja mandaba enterrar un gato negro y esperar a que empezase a pudrirse. Cuando la putrefacción del animal comenzaba había que coger la grasa del minino y utilizarla como jabón sobre la zona calva.

Otro remedio que mandaba, para quien no

Ver Post
La cocina de la muerte: al rico sapo venenoso
img
Israel J. Espino | 12-01-2014 | 21:06 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Siempre ha habido muchas brujas en Extremadura, incluso de las asesinas, “de las que inyectaban cualquier cosa a una naranja y te la daban a comer. Y el que se la comía, cascaba”.  Así de clarito  se lo contaba un vecino de La Codosera al antropólogo  Luis M. Uriarte,  hace unos pocos años.

Hablábamos hace poco del éxito de las manzanas envenenadas por estos lares, pero no eran los únicos alimentos peligrosos. Las brujas se cuidaban muy mucho de buscar ingredientes letales en la naturaleza, a falta de farmacias en los pueblos.

En la misma Codosera , a mediados del siglo XX todavía se podían encontrar uno. Mientras paseaba, varios sapos colgados en las parras, atados por una pata con una cuerda, y debajo, un plato estratégicamente colocado  recogiendo la baba de los sapos. Y es que en la Codosera había una bruja. Se llamaba la Tía Lechona. Las madres enseñaban a los chiquillos que, al pasar por su puerta, tenían que hacer la higa con los dedos, para protegerse.

Y todavía hay paisanos que recuerdan haber visto, pasando el arroyo

Ver Post
La verdadera historia de la bruja, la madrastra y la manzana
img
Israel J. Espino | 13-12-2013 | 08:20 |0

 

 

Ilustración: Jimber

 

La bruja de Blancanieves era extremeña. Como lo oyen. O al menos, aquí tuvimos una que se le parecía. Con madrastra y manzana envenenada incluida. Y de carne y hueso.

 

Se llamaba la bruja María la Panda, la ha rescatado del olvido Fermín Mayorga y vivía en LLerena,  conocida y reclamada en toda la región.

 

La moza Manuela Mateos tenía 34 años y vivía en Trassierra. Corría la cuaresma de 1784, y su madrastra,  Antonia Polanco, cae enferma de tal manera que todos sospechan que está hechizada.

 

 

 

El padre de nuestra protagonista y esposo de la enferma, Francisco Mateos, manda a un recadero a cruzar media Extremadura en busca de una famosa bruja, María La Panda, y la hechicera, tras mirar la camisa de la enferma que el recadero le llevaba, asegura que efectivamente, “padece de hechizos”, por lo que acompaña al recadero a casa de la madrastra con el fin de curarla.

 

Una vez en casa  le confirma a la joven que los hechizos de su madrastra “son de muerte”, y que sabe quién y cómo la hechizaron. Fue una vecina del pueblo, y la mujer

Ver Post
Magia contra ladrones: cuando te roban hasta la camisa
img
Israel J. Espino | 17-11-2013 | 09:47 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

En el siglo XVIII extremeño el dinero no crecía precisamente en los árboles. Las posesiones de los campesinos eran, más que escasas, rácanas, y hasta el ajuar estaba contado. No debe extrañarnos que el robo de una simple camisa o de una sábana supusiese un trauma para el personal.

 

Lo que sí puede extrañarnos son los personajes encargados de recuperarlos, hombres y mujeres con fama de brujos y hechiceras que con los métodos más variopintos desenmascaraban a los ladrones.

 

En Alcántara, por ejemplo los adivinos de robos usaban y abusaban de los cedazos. Francisco Pérez Pintor, un señor del pueblo,  cogía un cedazo sosteniéndolo con unas tijeras y decía:

“Por San Pedro y por San Pablo, sí tomo” – mientras nombraba a algunas personas de la localidad poco sospechosas del hurto. Pero cuando nombraba a las personas sospechosas pronunciaba en voz alta:     “Por San Pedro y por San Pablo, no tomo”. Entonces, y según cuentan los archivos de la Inquisición rescatados por el investigador Fermín Mayorga,  el cedazo daba una

Ver Post
Extremadura, Tierra de Brujas
img
Israel J. Espino | 23-07-2013 | 21:22 |0

 

Ganas tenía de este libro. El compendio de las brujas y brujos extremeños condenados por la Inquisición. Casi nada.

El primer repaso exhaustivo escrito sobre la materia y el  octavo de Fermín Mayorga, gran experto en la Inquisición extremeña y escritor incansable nacido en Cheles, y ahora colaborador habitual (y esperemos que cada vez más) del programa Cuarto Milenio.

La Asociación “Extremadura Secreta”, en su empeño por rescatar el pasado más oculto de nuestra tierra, tuvo la suerte de presentar el libro en Mérida, y el placer de que viniera a presentarlo el propio autor. Lo que encontrarnos en este trabajo de investigación es, como afirma el propio Mayorga “el seguimiento del bien y el mal dentro de lo mágico, lo misterioso, el cielo y el infierno, lo fascinante y lo insólito”.

Así, entre sus páginas conoceremos a increíbles personajes que, por difícil que resulte creer, existieron en nuestros pueblos, como Bartolomé y la hija del Demonio, al Santero de Campanario y sus éxtasis, a Sor María  del Cristo, la monja que tenía un pacto con el diablo, a la monja poseída de Zafra o a  la Sibila de Fregenal.

Ante nuestros ojos desfilaran

Ver Post
El amor brujo
img
Israel J. Espino | 03-04-2013 | 08:10 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Estrenamos el mes de Abril, dedicado por nuestros antepasados a la diosa Afrodita.  Recibe el nombre de Aphrilis, que significa espuma, porque de la espuma fue procreada Venus, la diosa de los amores.

 

Y es en estas fechas cuando las mujeres romanas se reunían en lugares donde corría agua fresca y quemaban incienso en honor a las diosas Venus Verticordia y Fortuna Viril, para asegurarse su favor. Durante la ceremonia se tomaba adormidera molida mezclada con leche y miel. Un viaje en todos los sentidos.

 

Siglos después las mujeres extremeñas siguen invocando al amor, quemando incienso y recitando oraciones y conjuros para atraer a los hombres. El investigador Fermín Mayorga ha rescatado de los archivos de la Inquisición  a varias de estas mujeres, que se ganaban la vida hechizando al personal. Ya hemos hablado de los mágicos Polvos de Querer, pero había más. Mucho más.

 

 

María González “La Berrona” es la  esposa de un hortelano de Villagarcia de la Torre.  Tiene remedios amorosos para todo. A una mujer que se encuentra

Ver Post
Las brujas de Cáceres: escobas para no barrer
img
Israel J. Espino | 20-02-2013 | 22:26 |0

 

Ilustración: Borja González

Sé quién es y cómo es

la bruja dende chiquillo,

y la conozco al deíllo

del derecho y del revés.

 

…decía Luis Chamizo, y cierto es que aquí conocemos a nuestras hechiceras desde hace miles de años.

 

Hace muchos, muchos siglos, en estas mismas fechas, el  19 de febrero las viejas lusitanas hacían sacrificios a la ninfa Lala, la bruja del silencio y madre de los Lares.

 

La bruja hace girar siete habas negras en la boca y tuesta una cabeza de anchoa a la que le ha cosido la boca.

 

– “Hemos encadenado las lenguas enemigas y cerrado las bocas malevolentes”.

Las brujas abundan en Extremadura (Foto: Jimber)

 

Muchos siglos  después, en 1639, la historia se repite. El investigador Fermín Mayorga rescata los legajos en los que la inquisición detiene a María Megías, alias “La Novela” natural de La Parra, acusada de bruja y hechicera y  a Dominga Rodríguez, alias “La Palancanatural de Cañamero.

 

Se les acusa de realizar el conjuro de las habas negras,

Ver Post
Astrólogos extremeños: cuando las estrellas hablan castúo
img
Israel J. Espino | 08-10-2012 | 20:17 |0

 

Ilustración: Jimber

La astrología, reverenciada a veces y maldita otras cuantas, existe desde  que el hombre es hombre, y en tierras extremeñas tampoco faltan los ejemplos. Porque astrólogos castúos “haberlos, haylos”.

 

Ya en la Edad del Cobre algún extremeño tempranero se dedicó a observar el sol durante años y a grabar una roca en Los Barruecos que se ilumina en los equinoccios.

 

Cinco mil años después el historiador Juan Rosco descubre el secreto que se oculta en esta roca cercana a las “Peñas del Tesoro”: se trata de un observatorio astronómico que ilumina a un ser antropomorfo y un disco solar.

 

Frente a esta roca hay una gran mole de granito a la que se puede subir  gracias a varios peldaños tallados en la piedra, y que constituye una plataforma ideal para contemplar el cielo.

 

Desde ese momento y hasta bien entrado el siglo XX, la astronomía y la astrología crecen entrelazadas como hermanas siamesas.

Abraham Zacut

 

En el siglo XV el último Maestre de Alcántara, don

Ver Post
Nuestros dioses: cuando éramos romanos
img
Israel J. Espino | 01-10-2012 | 19:23 |0

Ilustración: Jimber

  Acaba de clausurarse la III Edición de Emérita Lúdica y tanto me ha hervido mi sangre romana que he decidido iniciar hoy una sección de dioses extremeños. Porque conociendo a quien adoraban nuestros antepasados nos conoceremos mejor a nosotros mismos.

 

Bucearemos en las insondables aguas de nuestras creencias ancestrales porque de aquellos polvos vienen esos lodos, y porque, como afirma la investigadora Pilar Caldera, en el mundo antiguo magia y religión caminan indefectiblemente unidas. Tanto, que no sabrían diferenciarse.

 

El primer conocimiento que tienen los extremeños de la religión romana es a través del numeroso enjambre de buhoneros, prostitutas, pícaros, buscavidas, tahúres, esclavos y adivinos de las más heterogéneas nacionalidades que siguen a las legiones romanas. Curiosamente, las dos primeras profesiones (prostitutas y buhoneros) son dos de los oficios que, muchos siglos más tarde, desempeñarán las brujas y brujos extremeños juzgados por la Inquisición.

[caption id=”attachment_434″ align=”alignright” width=”300″ caption=”La religión

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor