Hoy

img
Etiqueta: jerez de los caballeros
Las brujas invisibles
img
Israel J. Espino | 15-11-2015 | 19:27 |0

Ya hemos contado en  otras ocasiones que Extremadura es tierra de Brujas. Y entre los numerosos dones que poseen las brujas extremeñas se encuentra la facultad de volar, la de transportar a alguien por los aires, la de transformarse en todo tipo de animales  e incluso buscado y misterioso don de la invisibilidad.

 De los primeros hablaremos en otra ocasión, pero hoy vamos a centrarnos en las brujas invisibles, que aunque poco vistas (perdonen el chiste fácil) son bien conocidas en toda nuestra tierra.

En Burguillo del Cerros, bella localidad templaria con castillo con tesoro incluido se encuentra la Cañada de las Brujas, en la dehesa boyal. Y es que según nos contaba a principios del siglo XX Antonio Machado,  padre del afamado poeta, la población no solo creía en la existencia de las brujas, sino que hasta se sospechaba enterada de sus costumbres, “pues mil veces he oído a personas decir que las brujas son mujeres que tienen la propiedad de hacerse invisibles mediante amuletos y brebajes que confeccionan al efecto”. Para elaborar estas pócimas de invisibilidad las brujas  acudían a los cementerios a extraer de los huesos de los cadáveres y los tuétanos

Ver Post
Cuando éramos romanos: De Cibeles y flagelantes
img
Israel J. Espino | 24-03-2014 | 21:37 |0

Iliustración: Borja González

Cuando éramos romanos, en estos días celebrábamos las fiestas de Cibeles. El año pasado por estas fechas ya hablamos de Attis y sus falos, y este año toca su amante, madre y compañera,  la “Magna Mater”, madre de todos los dioses.

Como muchos futboleros sabrán, Cibeles es una señora muy digna montada en un carro tirado por leones y con una corona  de torres almenadas que protege ciudades y naturaleza. Y algo más.

Su culto se extiende por Extremadura gracias a los soldados y comerciantes entre los tempraneros años de 108 y el 238. Tiene carácter oracular (Como en Garlitos, donde se le ofrecen exvotos) y con connotaciones orgiásticas, lo que explica su éxito en nuestra tierras, donde siempre nos ha gustado una orgía y un oráculo más que a un tonto un lápiz. Su  culto florece entre ciudadanos libres, aunque también se arriman a Cibeles indígenas y esclavos.

Una de las ceremonias que le ofrecíamos era la del “taurobolium”, el sacrificio de un toro con cuya sangre nos bañábamos para purificarnos. Y lo hacíamos a menudo

Ver Post
Conjuros de amor perdidos
img
Israel J. Espino | 13-02-2014 | 21:40 |0

Ilustración: Jimber

Hoy es San Valentín, el día en que los que no tienen pareja dan más pena que de costumbre. En Extremadura Secreta siempre hemos estado del lado del caído, por eso vamos a ofreceros unos cuantos conjuros “de los de toda la vida” recuperados del olvido para quien quiera (allá él o ella) conseguir a esa media naranja que se le resiste con la acidez de un limón.

 Las brujas extremeñas han sido siempre expertas en infundir, romper y recuperar amores, y en muchas ocasiones es el mismo amor el que las convierte en hechiceras. Uno de los casos más representativos lo rescata la historiadora Isabel Testón, y es el de Catalina Díaz “la Pecera”, famosa hechicera de Jerez de los Caballeros que alcanzó una gran maestría en las prácticas mágicas para hacer frente a un problema personal: era una mujer deseosa de ser amada, y usaba y abusaba de los hechizos para conseguir sus fines.

Está casada con un tal Lorenzo Pérez, pero no contenta con el amor que éste le prodiga, conoce nueve remedios diferentes entre oraciones y sortilegios para que Lorenzo llegue

Ver Post
La cocina de la muerte: al rico sapo venenoso
img
Israel J. Espino | 12-01-2014 | 21:07 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Siempre ha habido muchas brujas en Extremadura, incluso de las asesinas, “de las que inyectaban cualquier cosa a una naranja y te la daban a comer. Y el que se la comía, cascaba”.  Así de clarito  se lo contaba un vecino de La Codosera al antropólogo  Luis M. Uriarte,  hace unos pocos años.

Hablábamos hace poco del éxito de las manzanas envenenadas por estos lares, pero no eran los únicos alimentos peligrosos. Las brujas se cuidaban muy mucho de buscar ingredientes letales en la naturaleza, a falta de farmacias en los pueblos.

En la misma Codosera , a mediados del siglo XX todavía se podían encontrar uno. Mientras paseaba, varios sapos colgados en las parras, atados por una pata con una cuerda, y debajo, un plato estratégicamente colocado  recogiendo la baba de los sapos. Y es que en la Codosera había una bruja. Se llamaba la Tía Lechona. Las madres enseñaban a los chiquillos que, al pasar por su puerta, tenían que hacer la higa con los dedos, para protegerse.

Y todavía hay paisanos que recuerdan haber visto, pasando

Ver Post
El tesoro del castillo
img
Israel J. Espino | 24-09-2013 | 14:22 |0

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Si hay un lugar adecuado para esconder un tesoro es sin duda un castillo. Y castillos hay que jalonan la geografía extremeña y que ocultan, en lo mas profundo de sus entrañas, el brillo siempre vivo del oro más puro, aguardando al avispado que consiga descubrirlo.

Hay fortalezas que reúnen en sí mismas todos los tópicos de los tesoros ocultos: cueva, serpiente, castillo y monedas de oro. Otros están custodiados  por fantasmas, por moros, por “bichas” o por maldiciones, y los hay simplemente que están encantados. Otros muestran en sus piedras  los símbolos secretos que nos acercan al tesoro, mientras que otros se ofrecen ellos mismos como punto de partida para la búsqueda del sueño. Unos se yerguen aún fuertes y desafiantes, mientras que otros yacen en la tierra, como mastodontes moribundos, abandonados a los vientos del invierno y a los mil soles del estío extremeño.

Como en todas las leyendas, de unos tesoros hay pelos y señales, mientras que de otros solo queda el eco de algunas consejas de viejas que apenas ya se susurran en las

Ver Post
Extremadura, Tierra de Brujas
img
Israel J. Espino | 23-07-2013 | 21:22 |0

 

Ganas tenía de este libro. El compendio de las brujas y brujos extremeños condenados por la Inquisición. Casi nada.

El primer repaso exhaustivo escrito sobre la materia y el  octavo de Fermín Mayorga, gran experto en la Inquisición extremeña y escritor incansable nacido en Cheles, y ahora colaborador habitual (y esperemos que cada vez más) del programa Cuarto Milenio.

La Asociación “Extremadura Secreta”, en su empeño por rescatar el pasado más oculto de nuestra tierra, tuvo la suerte de presentar el libro en Mérida, y el placer de que viniera a presentarlo el propio autor. Lo que encontrarnos en este trabajo de investigación es, como afirma el propio Mayorga “el seguimiento del bien y el mal dentro de lo mágico, lo misterioso, el cielo y el infierno, lo fascinante y lo insólito”.

Así, entre sus páginas conoceremos a increíbles personajes que, por difícil que resulte creer, existieron en nuestros pueblos, como Bartolomé y la hija del Demonio, al Santero de Campanario y sus éxtasis, a Sor María  del Cristo, la monja que tenía un pacto con el diablo, a la monja poseída de Zafra o a  la Sibila de Fregenal.

Ante nuestros ojos desfilaran

Ver Post
La Extremadura más negra
img
Israel J. Espino | 11-04-2013 | 11:38 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Acaba de celebrarse, el 4 de abril, el aniversario de la muerte de  Martin Luther King. Y se preguntarán ustedes qué tiene que ver este buen señor, defensor de la raza negra, con la Extremadura Secreta.

Pues mucho. Porque aunque pocos lo saben aquí también fuimos negros. Porque usted, amiga mía, puede ser mulata sin saberlo, y usted, buen señor, puede que tenga esa nariz chata por parte de tatarabuelo tizón.

 O quizás sus antepasados estuvieron en el otro lado. Si fueron nobles o pertenecían a la iglesia es muy posible que tuvieran el dudoso privilegio de tener un esclavo negro para las faenas más duras, o una joven esclava de piel de  azabache que, con los años, daría a luz a un mulato de “padre desconocido”.

 

Nunca nos hemos sorprendido en estas tierras de los colores oscuros. Ya en Emérita Augusta abundaban los esclavos, unos más negros que otros, y se ve que le cogimos gusto a la cosa de tener servicio gratis, porque en los siglos XV, XVII y XVIII todavía había quien iba a comprar esclavos al mercado como quien compra

Ver Post
Hechiceras extremeñas: Los polvos del querer
img
Israel J. Espino | 07-03-2013 | 11:28 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

Háblabamos hace un suspiro de las brujas cacereñas y su “escuela de hechiceras”, y se me ha ocurrido darles, porqué no, una clase práctica de brujería castúa.

La asignatura más demandada, sin duda, es la de los hechizos amorosos, y dentro de ellos, el tema estrella son los mágicos polvos del querer, aquellos que embrujan a los hombres y consiguen que las mujeres caigan rendidas ante el galán más astroso.

Me gustaría, créanlo, poder ofrecerles una fórmula magistral de tan ansiados polvos, pero me temo que no es tan fácil. Cada maestrillo tiene su librillo y cada bruja su polvillo.

Aunque el efecto es el mismo (rendir de amor por las malas a quien se nos resiste por las buenas), los polvos varían en su composición y en forma de administración. No obstante, y haciendo un esfuerzo recopilatorio, les voy a dar pistas y allá cada uno con lo que hace o se cree.

En octubre de 1784 la inquisición detiene en Llerena a Agustina González, una bruja de los pies a la cabeza que hacía de todo menos librarse de cárcel.  Tenía 64 años

Ver Post
La Diabla anda suelta
img
Israel J. Espino | 08-10-2012 | 20:52 |0

 

"El Pecado" de Antonio Juez, versionado por Jimber

Al diablo también le gusta Extremadura. Prueba de ello  son los topónimos que aún hoy salpican nuestra geografía, como el Puente del Diablo de Arroyomolinos de la Vera y la Cascada del Diablo en Villanueva de la Vera, el Canchal del Diablo en Montehermoso, o el Tranco del Diablo en Monroy.  

Aquí se encuentra como en casa. Tanto que El Diablo tiene casa propia en Campanario. Así que no debería sorprendernos que por estas tierras  no campe solo, porque en Extremadura somos infernalmente igualitarios. Por eso aquí también tenemos Diablas. Y varias.

 

“¡Eres más mala que una diabla y un gato negro!” es una frase que se repite en Valverde de Leganés, donde La Diabla es una tradición que se repetirá mañana y en la que el misterio, la oscuridad, el fuego y lo esotérico protagonizarán la Noche de San Bartolomé.

 

Ya el día anterior un pregón insta a los vecinos a que permanezcan encerrados en sus casas o a que lleven amuletos y cruces protectoras. Ese día, las mujeres, portan un enlutado y tétrico atuendo,

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor