Hoy

img
Etiqueta: Noche de San Juan
Encantadas de San Juan: La Velasca
img
Israel J. Espino | 23-06-2017 | 11:09 |0

 

 

Borja Gonzalez ilustrador

Ilustración: Borja Gónzalez

Las aguas de la fuente de la Velasca, o de San Blasco (como se la llamó en tiempos remotos) fluyen a la vera de la cañada del Moro, a la búsqueda del arroyo del Buey, discurriendo por una vaguada cercana a la ermita que entonces llamaban de San Blas, y hoy de San Roque. Hay que salir por esta calle de Cabeza del Buey, cruzar la carretera y tomar un camino de tierra llamado “camino de la Velasca”. Unos metros antes de llegar a la depuradora, sale un pequeño sendero a la derecha que lleva directamente a la fuente encantada.

El lugar es solitario y algo mágico, especialmente cuando el sol comienza a descender y los oscuros nubarrones anuncian tormenta sobre la sierra del Pedregoso.

En esta fuente encantada, vive un mora maldita por su padre, mago iracundo, una mora cuya leyenda  el poeta Manuel José Quintana recoge en un romance de 1826, en el que cuenta como el pastor Silvio, pese a las advertencias que le hacen los más ancianos del lugar, permite que la noche lo sorprenda junto a la fuente. De repente, del pozo comienza a surgir una bruma, y de la

Ver Post
El hombre lobo extremeño: Cómo convertirse en lobisome
img
Israel J. Espino | 08-05-2016 | 18:08 |0

 

 

Ilustración: Charles Lebrun (Siglo XVII)

Al hombre lobo extremeño se le conoce, según nos contaba hace más de un siglo el gran  Publio Hurtado, con el nombre de lobushome o lobisome, igual que en las tierras galaico-portuguesas. No es extraño, puesto  que el lobisome  (o al menos, su leyenda), se introdujo en Extremadura desde Galicia pasando por Portugal. Y lo sabemos porque donde más abunda este ser peludo y maldito es en las localidades fronterizas de La Raya, ese territorio mágico entre dos reinos, aunque en con el tiempo y la ayuda de las noches de plenilunio se fue adentrando hasta el mismo centro de la región.

Así lo atestiguan retazos de nuestra tradición oral como Mae Bruxa (Madre Bruja), una bella canción  recogida por el Grupo Folclórico “El Depertar”, de Cedillo, una canción que pertenece al repertorio de canciones y danzas de esta localidad y que ha sido popularizada por Acetre,. En su estribillo se relaciona al hombre lobo como compañero de las brujas:

“Tua mãe é bruxa, tenho medo dela.

Tenho medo dela, também do seu homem.

Tua mãe é bruxa, teu pai

Ver Post
Las Sociedades de Tesoros, un negocio arriesgado
img
Israel J. Espino | 06-04-2016 | 09:08 |0

Ilustración: Borja González Hoyos

Seguro que pocos de ustedes saben que, entre las sociedades en las que uno podía invertir en el siglo XIX en Extremadura se encontraban algunas Sociedades de Tesoros.

El funcionamiento era fácil: cada uno de los socios se comprometía en aportar aquello que pudiese: dinero para la intendencia, especies para la búsqueda, el mapa del tesoro o la mano de obra para estar cavando durante días e incluso meses. Y empezaba la aventura. Si encontraban el tesoro, se repartía y ganaban todos. Si no se hallaba nada (que solía ser lo más habitual, todo hay que decirlo) todos perdían.

Una de estas primeras sociedades tuvo su sede en Herrera del Duque allá por 1843. Rebuscando entre las ruinas del Castello Velho tropezaron los pastores con ciertos cacharros romanos que enseñaron en el pueblo, en el que rápidamente se creó una sociedad entre varios vecinos que estaban convencidos de encontrar fácilmente “un gran depósito de oro y pedrería”. No hallaron oro ni piedras preciosas, aunque sí restos arqueológicos a los que no dieron excesiva importancia.

Según

Ver Post
Las brujas invisibles
img
Israel J. Espino | 15-11-2015 | 19:27 |0

Ya hemos contado en  otras ocasiones que Extremadura es tierra de Brujas. Y entre los numerosos dones que poseen las brujas extremeñas se encuentra la facultad de volar, la de transportar a alguien por los aires, la de transformarse en todo tipo de animales  e incluso buscado y misterioso don de la invisibilidad.

 De los primeros hablaremos en otra ocasión, pero hoy vamos a centrarnos en las brujas invisibles, que aunque poco vistas (perdonen el chiste fácil) son bien conocidas en toda nuestra tierra.

En Burguillo del Cerros, bella localidad templaria con castillo con tesoro incluido se encuentra la Cañada de las Brujas, en la dehesa boyal. Y es que según nos contaba a principios del siglo XX Antonio Machado,  padre del afamado poeta, la población no solo creía en la existencia de las brujas, sino que hasta se sospechaba enterada de sus costumbres, “pues mil veces he oído a personas decir que las brujas son mujeres que tienen la propiedad de hacerse invisibles mediante amuletos y brebajes que confeccionan al efecto”. Para elaborar estas pócimas de invisibilidad las brujas  acudían a los cementerios a extraer de los huesos de los cadáveres y los tuétanos de

Ver Post
La Caragontía de Montánchez
img
Israel J. Espino | 04-10-2015 | 17:36 |0

 

 

Ilustración: Borja González Hoyos

 

 

 

Templo de la verdad es el que admiras

No desoigas la voz del que te advierte

Que todo es ilusión, menos la muerte”

 

 

 

 

Con estas inquietantes palabras nos recibe el  cementerio de Montánchez, recién elegido el mejor camposanto de España, un tranquilo y bello lugar encastrado en lo alto de un pueblo que sabe a jamón y huele a  sierra.

Si alzamos la vista desde las bellas tumbas del cementerio descubriremos otros de los atractivos de Montánchez: su castillo, cuya conquista afirma el pueblo y la leyenda que se debe a una serpiente, que muestra a los cristianos el camino que han de seguir para llegar al corazón de la fortaleza defendida por los almohades.

 

Cementerio y castillo de Montánchez (Angel Briz)

Cuenta la leyenda recogida por el historiador Jose María  Domínguez Moreno que estando un sábado acampados junto a la fuente del Trampal, una enorme serpiente con la cabeza cubierta por una mata de pelo atravesó por medio de las

Ver Post
Cinco castillos encantados para visitar en la noche de San Juan
img
Israel J. Espino | 22-06-2015 | 19:28 |0

 

Pocas noches tan encantadas como la noche de San Juan, y pocos lugares tan encantadores como los misteriosos castillos que jalonan las tierras extremeñas sirviendo de morada eterna a damas hechizadas, moras, hebreas o cristianas, que esperan eternamente a que algún aguerrido extremeño (o alguna valiente extremeña) ose desencantarlas.

Por si ustedes no tienen planes para esta noche, ahí van unos cuantos castillos extremeños con moradora encantada. Lo demás, corre de su cuenta.

Grifo del palacio de Galarza o casa de los Trucos, en Cáceres (Israel J. Espino)

Jariza y los anillos mágicos del castillo de Jaraiz

La infanta Jariza, según nos cuenta el insigne Publio Hurtado, continúa viviendo entre las ruinas del castillo de Jaraiz de la Vera gracias a un anillo mágico que lleva en su dedo corazón. Como digna antecesora de las brujas cacereñas pasa la noche de San Juan cabalgando por los aires sobre un grifo cuya parte superior es la de un águila gigante, con orejas puntiagudas, plumas doradas, afilado pico y poderosas garras. La parte inferior de un temible y gigantesco león, con

Ver Post
La laguna de las encantás
img
Israel J. Espino | 23-06-2014 | 15:58 |0

 

Borja González Hoyos

La mítica noche de San Juan, concretamente desde las doce de la noche del día 23 hasta el amanecer del 24 de junio, era la noche más corta y esperada del año por campesinos de toda Europa, incluidos los extremeños.

Publio Hurtado ya aseguraba en 1902 que en esa noche mágicase abren de par en par las invisibles puertas de las grutas y palacios encantados, las reinas moras y las infantas prisioneras de un ensalmo, que los habitan , salen de su paseo anual suspirando por el tardío milagro de su redención; las gallinas y polluelos de vistoso plumaje, las vacas y cabritas de pelo plateado y cuernos de oro surgen del centro de la tierra a lucir sus preciados atavíos; las losas que ocultan los tesoros se remueven y dejan al descubierto las inapreciables riquezas que guardan a los rarísimos mortales predestinados a su hallazgo; las plantas venenosas pierden su dañina propiedad; las salutíferas centuplican sus virtudes y el rocío de esta noche no sólo cura cien enfermedades, sino que hermosea y rejuvenece”.

Bien lo sabían nuestros abuelos y lo intuimos

Ver Post
Ni tantos ni tan calvos: los crecepelos mágicos
img
Israel J. Espino | 26-05-2014 | 19:59 |0

 

Ilustración: Borja González

Extremeños calvos ha debido haber desde que el mundo es mundo, y ya en el siglo XVII la Santa Inquisición, según nos cuenta el investigado Fermín Mayorga,  echa mano de hechiceras que se dedican, entre otras cosas, a hacer crecer el pelo allí donde se ha perdido.

Ines Sánchez, alias “La lindica”, era una curandera de La Haba que allá por el 1638 ya recetaba fórmulas magistrales para ello. Solo había que tomar “cagadas de rata”, unas moscas y un poco de aceite, freírlo todo junto y untarse la zona en la que se quería que creciese el pelo. Mano de santo, oiga.

El pueblo de La Haba debía ser la Meca de los calvos por esas fechas, porque otra hechicera, llamada María de Sande también fue condenada  en el mismo año por la Santa Inquisición por hacer crecer el pelo, además de por intento de asesinato mágico. La bruja mandaba enterrar un gato negro y esperar a que empezase a pudrirse. Cuando la putrefacción del animal comenzaba había que coger la grasa del minino y utilizarla como jabón sobre la zona calva.

Otro remedio que mandaba, para quien no

Ver Post
El fuego mágico de San Juan
img
Israel J. Espino | 19-06-2013 | 21:36 |0

 

Ilustración: Borja González

Primero fueron los fuegos de Beltaine, cuando éramos celtas. En honor al dios Belenos encendíamos hogueras que eran saltadas por los más valientes con largas pértigas. Después los druidas hacían pasar el ganado entre las llamas para purificarlo y defenderlo contra las enfermedades. Construíamos hogueras circulares en lugares sagrados. Las  encendíamos en el justo momento del ocaso y las bendecíamos para consagrar sus poderes para la protección de los cultivos.

 

 Más tarde, cuando fuimos romanos, celebramos las Parilia con un ceremonial de ritos con fuego a la hora del crepúsculo. Después de haber realizado numerosas ceremonias y recitado ciertas oraciones a la diosa Palas y a Fauno, deidades de los campos, nuestros pastores barrían y regaban el suelo del pasto, y adornaban con flores y hojas el espacio del redil, para conjurar los peligros del lobo.

 

Encendíamos hogueras de heno y saltábamos por encima de ellas al menos  tres veces. Con esta ceremonia no solo se limpiaba al saltador, sino que también limpiaba  a su ganado.

[caption

Ver Post
La Mansaborá, la encantada de Cáceres
img
Israel J. Espino | 22-04-2013 | 22:24 |0

Ilustración: Borja González

Cuenta la leyenda que todo sucedió tal día como hoy, en el año del señor de 1229, cuando Cáceres estaba gobernado por un kaid árabe soberbio y arrogante que no tenía más que una hija a la que adoraba.

 

No era princesa, como afirman algunos, pero sí doncella, quienes por ser bellas y moras no dejan de ser enamoradizas y desobedientes. Anticipándose al mito de Romeo y Julieta, la joven se enamora de uno de los caballeros  cristianos que acompañan  al rey Alfonso IX de León, y que cercan la ciudad de Cáceres con el ánimo de rendirla.

 

Con el fin de reunirse con él y poder hablar de amor largo y tendido, envía todas las noches a su aya para abrirle la puerta de un pasadizo subterráneo (que a principios del siglo XX aún se podía ver, según afirma Publio Hurtado) por donde el caballero subía al jardín del Alcázar para satisfacer el amor de la agarena.

Vista de las huertas desde el callejón de la Mansaborá (A. Briz)

 

El pasadizo tenía su salida en la calleja de

Ver Post
Sobre el autor Israel J. Espino
Mitos, creencias y leyendas de Extremadura http://extremadurasecreta.com/

Otros Blogs de Autor