Skip to content

La encina, árbol sagrado

2013 agosto 15
por teresarodriguez

La encina es uno de los árboles que están más presentes en nuestra cultura. Los celtas lo totemizaron llamándolo Kaërquez, lo que significa árbol hermoso, hoy denominado científicamente como (Quercus rotundifolia, Fagaceae).

Son muchas las culturas que la han incluido como árbol sagrado, símbolo de longevidad y solidez y según Tito Livio de justicia y fuerza, consagrado al dios Zeus en Dodona (Grecia), a Jupiter Capitolino en Roma o a Perún de la mitología eslava.

Según diversas tradiciones, la clava de Hércules era de madera de encina.

Aparece en nuestra bandera y en nuestro himno (…Extremadura suelo de historias. Extremadura, tierra de encinas…), y en nuestro paisaje más característico, la dehesa.

La encina, también llamada carrasca es un árbol perennifolio, de copa redondeada, con una gruesa corteza escamoso-agrietada, con flores poco vistosas debido a su polinización anemófila (por acción del viento) que florecen en marzo-abril.

Encina Terrona. En Zarza de Montánchez encontramos esta encina de 800 años aproximadamente, con 16,40 metros de altura, 26 de diámetro en su copa, un perímetro de 7,76 metros en su tronco y 9,4 por la base

Sobre ella habita una fauna muy variopinta, aves como autillo, cárabos, jilgueros, abubillas, etc; mamíferos como jineta, conejos…

Este esplendido árbol dedicado al culto en la mitología celta, era donde se reunían los Druidas (hombres de la encina) que eran sacerdotes celtas poseedores de conocimientos de predicción, sanación y astronomía, maestros y jueces. Sus ritos de iniciación los hacían en un roble o encina, ya que este árbol canalizaba una gran energía que los transformaba en Druida.

A este bonito árbol le gusta el clima cálido y seco. Lo podemos encontrar en la Región Mediterránea, la mayor parte de la Península Ibérica excepto en las zonas con clima atlántico del Norte y Noroeste y en el litoral mediterráneo (provincias Murciano-almeriense y Valenciano-Catalano-Provenzal).

Bellota de la encina

 

Sus frutos (bellotas) son comestibles y se utilizan fundamentalmente para la montanera del cerdo.

 

La madera, de gran dureza se emplea en la fabricación de utensilios de labranza o para elaborar el mejor carbón. Esta especie también se utiliza como cicatrizante y en cosmética para el cuidado externo de la piel en la curación de espinillas y exceso de grasa. Aunque no debemos olvidar que el uso de este tipo de remedios sin la supervisión de un especialista puede ser perjudicial.

La gran problemática de esta especie es la desertificación y los incendios, también la falta de regeneración por el excesivo pastoreo y “la seca” por efecto de un hongo del genero Diplodia e Hypoxilum.