Ejercicios de fisioterapia para lesiones del manguito rotador

El manguito de los rotadores es una red de músculos y tendones que sostienen los movimientos del hombro mientras estabilizan la articulación del hombro dentro de su lugar. El hombro es la articulación más móvil del cuerpo, su movilidad a menudo pone en peligro su estabilidad ya que depende del equilibrio de muchos músculos y ligamentos importantes. Esto complica la tarea del manguito de los rotadores, creando un conflicto entre el rango de movimiento y el control del movimiento y por ello se pueden producir desgarros, sobrecargas y alteraciones  del manguito de los rotadores.

Cuando se prescribe un programa de fisioterapia para solucionar estos problemas el fisioterapeuta debe encontrar un equilibrio entre los ejercicios de fuerza y flexibilidad. El subescapular, supraespinoso, infraespinoso y el redondo forman un manguito en la parte superior de la cabeza del humero para apoyar la rotación interna y externa de hombro, y sujetarlo. Los desgarros suelen ser resultado del uso excesivo y son comunes a los jugadores de tenis, levantadores de peso y remeros.

Para crear un programa de ejercicios, su terapeuta le preguntará acerca de sus actividades deportivas, si las tiene, para ver cuáles son sus patrones de movimiento para  identificar potenciales  desequilibrios  musculares  y diseñar un programa basado en sus necesidades específicas. Se pueden hacer programas de ejercicio terapéutico en dos o tres fases, dependiendo de las necesidades del paciente. Avanzar  a la siguiente fase depende estrictamente de progreso de la persona y no sigue ningún protocolo establecido.

Los ejercicios de estiramiento y movilidad caracterizan la primera fase de tratamiento. Para realizar la flexibilidad activa o ejercicios de movilidad, el paciente se tumba sobre la camilla con el hombro por fuera y comienza a hacer un movimiento de oscilación como el movimiento del péndulo. Un ejercicio típico puede ser llevar el brazo lesionado a través de su pecho, lo acunan con el antebrazo opuesto y mantienen el estiramiento durante 30 segundos.

En la segunda fase de tratamiento el fisioterapeuta presenta ejercicios de fortalecimiento y los prescribe según las debilidades musculares específicas en los patrones de movimiento de su paciente. La tercera fase, que implica actividades de carga y reentrenamiento para el hombro como pueda ser lanzar un balón medicinal, es opcional y es más importante para los atletas y gente en el deporte profesional.

 

El supraespinoso es el músculo más frecuentemente lesionado del manguito rotador. Si usted tiene un desgarro en este músculo, sentirá dolor al hacer ejercicios como levantar el hombro lateralmente, una dominada  o subir verticalmente el brazo.

La subida lateral acostado de lado puede ser parte de su programa de ejercicio terapéutico. Acuéstese de costado con las rodillas dobladas y la pierna superior en la parte superior de la pierna inferior. Mantenga un peso ligero con la mano superior,  y colóquela de manera que esté por delante de su ombligo. Lentamente levante el brazo hacia el techo y bájelo controlando el movimiento. Realice tres series de 10 repeticiones.

La debilidad del musculo infraespinoso puede hacer que se sienta dolor al tirar una pelota o realizar un press de banca. Su terapeuta puede prescribir ejercicios de rotación externa. Acuéstese de costado con las rodillas flexionadas. Mantenga un peso ligero con su parte superior. Doble el codo, estabilícelo contra su cintura y baje su antebrazo hacia el suelo. Rote externamente el hombro para levantar el antebrazo. Vuelva con control y realice tres series de 10 repeticiones. Utilice pesas ligeras, bandas de resistencia y pelotas medicinales ya que son herramientas comunes de ejercicio terapéutico para las lesiones del manguito de los rotadores.

Algunos terapeutas tienen dispositivos de sujeción para las bandas, que les sujete a un objeto fijo. Un paciente en forma puede lanzar la pelota contra un trampolín y atraparla en el rebote o puede movilizar sus rotadores externos colocando la bola de medicina contra la pared, rodar hacia arriba y hacia abajo y hacer pequeños círculos.

Para ejercitar la rotación externa póngase de pie con la espalda contra la pared, asegurándose de que su torso y hombros permanecen rectos. Doble el codo derecho para formar un ángulo de 90 grados y su brazo contra su abdomen, recordando que mantenga el pulgar en posición vertical y aplastando su palma contra su estómago. Realice una rotación externa moviendo el brazo y antebrazo lejos del abdomen manteniendo  su codo doblado. Continúe esta rotación externa hasta que la parte posterior del brazo este horizontal contra la pared. Mantenga esta posición durante cinco segundos y gire el brazo a la posición inicial. Realice una serie de 10 repeticiones en ambos brazos, una vez al día.

Rotación Horizontal para que su fuerza de hombro aumente, su fisioterapeuta también puede incluir ejercicios de rotación horizontal como parte de su plan de ejercicio. Este ejercicio se realiza de pie con los codos flexionados a 90 grados al nivel de sus hombros. Con una pesa u otro tipo de resistencia en las manos, girar los hombros hacia el techo. Volver a la posición inicial y repita como se indica.

Estiramiento del supraespinoso necesita dos pesas para realizar este ejercicio. En posición vertical, con una pesa en cada mano con los pulgares apuntando hacia abajo. Mientras manteniendo sus codos rectos, lentamente lleve los brazos hacia afuera para formar un ángulo de 45 grados. Mantenga esta posición durante cinco segundos y vuelva lentamente a la posición inicial. Realizar tres series de 20 repeticiones, una vez al día para fortalecer los músculos y tendones en el manguito de los rotadores y  así estabilizar los hombros y restaurar la movilidad.

Para estirar el tríceps ponga verticalmente su derecho codo para formar un ángulo de 90 grados. Levante la mano derecha de manera que el antebrazo forma un ángulo de  90 grados con su hombro y coloque la otra mano sobre su codo. Usando la mano izquierda, agarre el codo opuesto y tire suavemente ese brazo hacia abajo, detrás de la cabeza. Continúe y tire suavemente hasta sentir un estiramiento en los hombros. Mantenga este estiramiento durante cinco segundos y relajar. Realizar una serie de 10 repeticiones en dos brazos, dos a tres veces al día para estirar los tendones y las articulaciones en el hombro y ayudar a restaurar su rango de movimiento.

Para hacer una contracción de aproximadores de las escapulas póngase tumbado en el suelo de espaldas y doble ambas rodillas. Planta de los pies firmemente en el suelo y extienda los brazos lejos de su cuerpo, con las palmas hacia arriba. Manteniendo el contacto entre el suelo y su espalda baja, empiece a llevar los omóplatos hacia abajo y hacia la columna vertebral. Al realizar este ejercicio, intente no encoge los hombros y recuerde relajar su cuello. Al realizar este ejercicio buscamos contraer los músculos inferiores entre las escápulas. Mantenga la contracción de omóplato durante cinco segundos y relaje. Realice una serie de 20 repeticiones tres veces al día para fortalecer los músculos de los hombros y prevenir futuras lesiones.

Todo esto hará que los plazos de su recuperación sean mucho más cortos y que necesite menos sesiones de fisioterapia.

Facebook Twitter Stumbleupon Delicious More More More
Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.