Skip to content

Plasencia: Nuevos equipamientos urbanos

2012 noviembre 9

 

Cuando se construyó el Hospital Virgen del Puerto, en el pasado siglo, se eligió su ubicación como si de un sanatorio antituberculoso se tratara: lugar alto y aireado en el Monte de Valcorchero. De aquel caprichoso emplazamiento se derivan numerosos problemas de accesibilidad para todos los usuarios de este importante equipamiento sanitario. Las vías de acceso son muy deficitarias, obligando a cruzar una buena parte de zona urbana para llegar a él, además de estar deficientemente conservadas.

La propuesta de una vía de circunvalación norte, como nuevo acceso al Hospital, a modo de envolvente para la zona urbana nueva que generaría en su entorno, se ha mostrado inviable desde parámetros medioambientales y económicos. Consecuentemente ha sido eliminada, con acierto, de la actual Revisión del PGM. Pero se deja sin solución la pésima accesibilidad del Hospital, y todo apunta a que se mantendrá durante mucho tiempo.

Durante el siglo XX, Plasencia apostó por el Norte como zona de expansión urbana y en esa zona se planificó la que podríamos llamar ciudad del futuro, consumiendo paquetes de suelo público: Cotillo de San Antón, La Data,  y sectores del Monte de Valcorchero. El desarrollo norte acogió nuevas barriadas, nuevos centros de enseñanza, equipamientos deportivos, nuevo recinto ferial y, recientemente, las nuevas sedes de servicios públicos deslocalizados del centro histórico (seguridad y justicia), y el nuevo Palacio de Congresos, aún sin terminar.

Todos, junto con el Hospital, comparten un mismo problema: sus deficitarios accesos, a lo que se une la falta (o insuficiencia) de aparcamientos en algunos de estos equipamientos. El problema tiene difícil solución a corto y medio plazo por razones fundamentalmente económicas. Algo se ha hecho mal en el planeamiento urbano de Plasencia, ya que los nuevos equipamientos urbanos se concentran al Norte y Oeste (la zona de expansión y peor comunicada de la ciudad), mientras que las nuevas infraestructuras de comunicación se han construido al Sur y al Este, sirviendo a la zona industrial y bordeando el río Jerte como alternativa a la antigua travesía de la N-630.

La necesaria protección y defensa del Monte de Valcorchero, catalogado como Paisaje Protegido, hace inviable el proyecto de ciudad planificado y desarrollado hasta ahora, imponiéndose la adopción de un nuevo modelo de crecimiento urbano. Hay que sellar el avance de la ciudad por el Norte y dirigir los nuevos desarrollos en otra dirección. Esto va a dar un vuelco importante a la ciudad. Entre sus muchas consecuencias, nos vamos a encontrar con toda una serie de servicios públicos centrales, deslocalizados a un espacio urbano periférico, con escasa accesibilidad (un fondo de saco), con déficit de aparcamiento, y con bajo nivel de dotaciones, lo que va a impedir la normal sinergia (económica, social, etc.) de este tipo de instalaciones en una ciudad pequeña.