Skip to content

El rico patrimonio de Valcorchero

2012 noviembre 26

 

 

Los valores paisajísticos y naturales de la dehesa boyal de Plasencia obtuvieron reconocimiento oficial por de la Junta de Extremadura bajo la figura legal de Paisaje Protegido Monte de Valcorchero (Decreto 82/2005, de 12 de abril). Pese al tiempo transcurrido, aún carece del pertinente Plan Rector de Uso y Gestión. Y esta carencia se traduce en un creciente abandono y deterioro del espacio en cuestión; sobre todo el alcornocal, duramente castigado por la seca. También otros elementos, tanto de índole natural como cultural, están demandando una urgente intervención correctora y protectora.

En las más de 1.184 hectáreas del Monte de Valcorchero no sólo se encuentran valores naturales y paisajísticos, sino que se trata de un interesante y valioso conjunto bienes patrimoniales, testigo de la relación hombre – naturaleza a lo largo del tiempo. Desde la Prehistoria existe huella humana en Valcorchero, y así lo atestiguan diversos enclaves arqueológicos. Partiendo de la propia configuración del paisaje, con sus luces y sus sombras, todo lo que vemos es debido a la mano del hombre y a las distintas formas culturales que ha ido desarrollando: desde la Cueva de Boquique hasta las urbanizaciones modernas en terrenos segregados del Monte Público.

El Monte de Valcorchero ha sido de propiedad municipaldesde la fundación. Desde entonces ha sido objeto de un aprovechamiento mixto agrosilvopastoril (tierra de labor, pastos, leña y carboneo, recolección, saca de corcho, etc.) y como cantera (extracción de granito). La ciudad está construida con piedra de Valcorchero.

Estos usos han ido dejando su huella en el paisaje, hasta llegar a conformar un valioso conjunto de patrimonio etnográfico, poco conocido y peor valorado; en muchos casos seriamente dañado. Nos referimos a las casas y casetas que se reparten por el paisaje, las singulares construcciones de las cochineras, las carboneras, las canteras, las fuentes y abrevaderos, las charcas… En todos los casos, con un estado de conservación inaceptable, desde el abandono a la ruina, poniendo en riesgo de desaparición estos valiosos testimonios del pasado reciente de Plasencia.

Tampoco han merecido un mejor cuidado otros elementos más relevantes o llamativos, tales como el viejo camino enlosado que unía la ciudad con la vía de la Plata en el Valle del Ambroz (hundimiento de alcantarillas y cunetas, pérdida de losas…) o la gran obra de ingeniería renacentista de la Antigua Cañería de abastecimiento de agua potable a Plasencia (en el más absoluto olvido). Es urgente, por tanto, poner en marcha y aplicar el Plan Rector de Uso y Gestión que, desde una concepción multidisciplinar, recupere y proteja el valioso conjunto de bienes culturales que posee Valcorchero.