Skip to content

El Lagar de 'la Casca', el molino superviviente

2013 febrero 15

El molino de San Lázaro o “de la casca” es el edificio más singular de todo el conjunto molinero de Plasencia. Se trata de un sólido edificio de mampostería y sillares graníticos, construido dentro del propio lecho del río; circunstancia de la que se han derivado sus muchos problemas a lo largo del tiempo. Estando excesivamente expuesto a la incidencia de las crecidas, su mantenimiento siempre fue muy costoso, por necesitar de constantes reparaciones.

Es el lagar más antiguo de la ciudad. Se tienen datos desde principios del siglo XVI, época en que, siendo propiedad de Pedro de Cepeda, se lega en testamento al Hospital de la Merced. Más tarde, en 1588, lo venden al Colegio de Santa Ana, de la Compañía de Jesús. En el siglo XIX (desamortización) pasó a manos particulares. En 1970 fue adquirido por el Ayuntamiento a D. Buenaventura Delgado del Bao y hermanos para la construcción del colector de aguas residuales de la margen derecha. Se tasó en 350.000 pesetas.

El uso como lagar determina su diferente tipología, en la que destacan dos impresionantes torres de sillares; una en cada extremo del edificio. No son un adorno, sino un elemento utilitario, necesario para el funcionamiento de la maquinaria. Se trata de las torres de contrapeso de las dos prensas de viga que tuvo el lagar. De ellas sólo quedan los nichos en la pared donde se alojaban sus cabezas, y una base de prensado, labrada en piedra.

Tantos años de abandono han hecho desaparecer casi toda la maquinaria; más aún siendo ésta mayoritariamente de madera. Aún puede verse: dos lagares de piedra (hubo cuatro), cada uno con su par de muelas, donde se molturaba la aceituna; restos de lo que fue la caldera para calentar agua, necesaria en el proceso. Y, en una sala adyacente, un molino de pimentón, con su rodezno y sus dos muelas. Falta todo lo demás.

Fue recuperado por Confederación Hidrográfica del Tajo, dentro del proyecto de adecuación de las márgenes del río Jerte. El Plan de Excelencia Turística creó un Centro de Interpretación del Agua; inundado a los pocos meses por la crecida invernal. Plantear propuestas de uso para este hermoso edificio es todo un reto, dado que está expuesto a las riadas y localizado a una cota más baja que la del colector general de residuales. Hagan sus propuestas.