Territorio fluvial | Geografía Interior - Blogs hoy.es

Blogs

Blogueros de Plasencia

Geografía Interior

Territorio fluvial

Las inundaciones ocurridas recientemente en la provincia de Badajoz ofrecen motivo de reflexión: la tecnología no siempre es capaz de dominar las fuerzas de la naturaleza. La excepcional pluviometría del pasado mes de marzo ha sido incontrolable. De poco han valido las presas reguladoras ante el ímpetu de las crecidas. De vez en cuando, los ríos reclaman sus derechos territoriales históricos.

                                                                                     

No se puede olvidar que la excepcionalidad es el principal motor de las catástrofes naturales. Hay que estar preparados para gestionar esa excepcionalidad con éxito, manteniendo a salvo vidas y bienes. De este convencimiento, nace la necesidad de reunir datos estadísticos sobre el comportamiento de los elementos naturales y evaluar su capacidad de incidir destructivamente en el hábitat del hombre. Con la información se orientan las políticas de ordenación del territorio: delimitar zonas de respeto, regular los usos del suelo, etc.

En los ríos existen dos cauces: el normal y el excepcional; éste último es el que viene determinado por la zona de inundación detectada en los últimos 500 años. Los datos estadísticos disponibles son incompletos y, por tanto, la información es poco precisa. La precaución debería extremarse y sacar conclusiones de la simple observación terreno. Toda zona llana próxima a los márgenes de un río es susceptible de ser inundada. Es lo que llamaríamos llanura de inundación, que en Plasencia viene a coincidir, más o menos, con la vega de huertas.

Desde que se construyó la presa, aguas arriba de Plasencia, las crecidas son menores y más controladas. La ciudad ha olvidado esta realidad y se comporta como si un gran desbordamiento del Jerte no fuese posible. Existe una excesiva confianza en la docilidad del río y, en consecuencia, se ha ido produciendo una imprudente ocupación, por usos impropios, de buena parte de la citada llanura de inundación.

En el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables  www.chtajo.es – se refleja que hay cuatro zonas de riesgo potencial de inundación en el río Jerte. El tercer tramo, con 7,29 km. de longitud, comienza bajo el muro de la presa y acaba en Berrocalillo. La lista de consecuencias adversas que se recoge es bastante preocupante. Afectaría negativamente: a la salud humana, al medio ambiente (áreas protegidas y calidad del agua), al patrimonio cultural, a actividades económicas (vivienda e infraestructuras, agricultura, sectores económicos varios).

La planificación urbana puede trazar la línea roja y catalogar las huertas de suelo urbano o urbanizable, pero continuará siendo terreno inundable, diga lo que diga el plano del PGM. Además, sería bueno recordar que, tanto la presa como la ciudad, se asientan sobre una de las grandes fallas tectónicas de la Península Ibérica; y no está tan quieta y estabilizada como parecía. Sea como fuere, los ríos tienen su territorio y, de vez en cuando, avisan expulsando a los intrusos.

 

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor


mayo 2013
MTWTFSS
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031