Hoy
img
Fecha: octubre, 2015
5 Pasos para mostrar tu mejor versión profesional.
Raúl de Tena 05-10-2015 | 1:15 | 0

En anteriores posts, hemos hablado de un nuevo paradigma de relaciones profesionales que nos exige convertirnos en profesionales visibles, profesionales con una buena reputación, con capacidad para generar confianza en el entorno y capaces de aportar una valor añadido diferencial a las personas y organizaciones de su entorno.

En definitiva, profesionales con una buena marca personal.

 

Hoy, quiero mostrarte los pasos a seguir para diseñar, definir y construir una Marca Personal solvente; tu propia Marca Personal:

 

PASO Nº1: CONÓCETE MEJOR (Autoconocimiento).

Para poder desarrollar tu Marca Personal es necesario que te conozcas bien a ti mismo, ya que su construcción está basada en tus fortalezas, en tus talentos, en tus valores, y en aquello, que en definitiva, te hace único y singular.

Si tu Marca Personal debe reflejar quién eres tú, previamente debes mirar hacia adentro para ver, efectivamente, aspectos que definen tu identidad y que te permiten mostrarte tal y como eres, de manera auténtica.

Ello implica realizar un autodiagnóstico que trate de analizar dichas fortalezas y áreas de mejora, tanto técnicas como emocionales. Un análisis que te permita conocer mejor qué rasgos de personalidad o que cualidades te describen mejor a ti y a aquello que haces verdaderamente bien.

En dicho análisis no debe faltar considerar en qué funciones y responsabilidades, en el marco empresarial, eres tremendamente bueno en base a evidencias contrastadas por tu trayectoria profesional.

De la misma manera que haces un autoanálisis acerca de tu propia percepción, es muy interesante poder consultar a otras personas de tu entorno cercano qué tipo de huella les has dejado a lo largo del tiempo. Puede ser muy enriquecedor preguntar al menos a cinco personas, de momentos vitales y ámbitos diferentes, acerca de qué es lo primero que les viene a la mente cuando piensan en ti.

Finalmente, es muy interesante revisar cuáles son tus valores esenciales, aquellos principios inamovibles que conectan contigo y le dan marco y sentido a lo que haces. Vivir y trabajar desde tus valores te permite desarrollarte de una manera natural y equilibrada.

 

PASO Nº2: ¿A QUÉ TE QUIERES DEDICAR Y QUÉ QUIERES LOGRAR? (Define tus Objetivos Personales/Profesionales).

A la hora de impulsarte en el mundo del trabajo, si quieres explotar al máximo tu potencial y sentirte uno con tu proyecto, los objetivos que te propongas deben estar alineados con tu propósito y tus valores personales.

Serán muchos los avatares a los que te debes enfrentar y la manera de afrontarlos con garantías de éxito es desde la energía que irradia la ilusión y el disfrute de aquello que te apasiona. La motivación surge de dentro y necesita de argumentos de peso para caminar de manera determinada hacia el objetivo que te marques.

Hay muchos motivos para construir tu futuro profesional, y no todos son idílicos, pero, si es una elección tomada desde las ganas de querer ser libre y dedicarte a hacer lo que te gusta, es importante tomar en consideración que aquello que decidas hacer debe ser fiel al estilo de vida del que quieres disfrutar. Ello implica plantearte objetivos que te permitan equilibrar tus ámbitos personal y profesional, ya que las fronteras entre uno y otro son cada vez más líquidas y es difícil distinguir entre ambos.

Para ello, es interesante formularse la siguiente pregunta: ¿Sabes dónde quieres estar dentro de 5 o 10 años?, ¿Qué estarás haciendo?, ¿Con quién estarás viviendo?, ¿Cómo será tu actividad profesional?

Con ese propósito, si fijas un punto de inicio o partida y un punto final de destino o llegada, a la línea o camino que trazamos entre ambos puntos le llamaremos Estrategia. Ello conlleva la planificación de metas a corto, medio y largo plazo, así como la plasmación de acciones concretas y específicas a desplegar. En definitiva, un Plan de Acción.

Al definir qué quiero hacer es necesario preguntarte, al mismo tiempo, en qué tipo de profesional me debo convertir para poder llevar a cabo dicha actividad. 

Cuando tratas de marcar objetivos, tanto profesionales como personales, y te cuestionas qué es lo que verdaderamente quieres y puedes hacer, es interesante que trates de filtrar cualquiera de la ideas que se te planteen a través de las siguientes cuatro premisas.

Contesta, honestamente a las siguientes preguntas.

Aquello que quieres hacer:

1. ¿Te apasiona de verdad?

2. ¿Lo haces bien, muy bien?

3. ¿El mundo necesita de eso que tú quieres hacer?

4. ¿Hay alguien que, además de necesitarlo, estaría dispuesto a pagar por ello?

De la confluencia de dichas premisas podrás acercarte más o menos a tu Propósito.

¿Hay algo que tú puedas hacer, que cumpla todos los requisitos?

¿Falta alguno?¿Le puedes dar una “vuelta de tuerca” para que lo cumpla?

¿Hay alguna actividad, proyecto o persona que lo esté haciendo en quién te puedas reflejar?

¿Qué es? Trata de plasmarlo de forma sucinta. Intenta que la definición dé respuesta a los cuatro filtros. No te preocupes cómo quede, pues es para ti.

 

PASO Nº3: ¿QUÉ VENDES? (Define tu Propuesta de Valor).

Una vez tienes claro el rumbo a seguir, tu Marca Personal debe incorporar una propuesta de valor, del por qué te compran, qué necesidad real o carencia estás cubriendo.

En definitiva, como profesional debes cubrir una necesidad de un mercado o cliente potencial al que le aportas un valor diferencial que es preferido por encima del resto de opciones que hay en el mercado.

Para plantear cuál es tu propuesta de valor diferencial debes preguntarte de manera clara y directa: ¿Qué es lo que “vendes”? (en sentido amplio) y cuál es la base sobre la que se asienta lo que vendes.

En ese sentido, tres son, según Michael Porter, los tipos de estrategias genéricas para competir:

1. Liderazgo en diferenciación,
2. Focalización y
3. Liderazgo en costes.

“En el universo de las marcas personales el enfoque no está en ser el mejor, sino ser diferente”.

Así, en base al criterio de la competitividad y la diferenciación, tu estrategia para ser diferente, en relación a tu propuesta de valor, puede ser alguna de las siguientes, o una combinación de ellas:

Para tratar de acotar en qué puedes ser verdaderamente bueno, te sugiero que hagas una lista en cada una de las columnas que se muestran a continuación. Escribe todo lo que se te ocurra, con independencia del ámbito del que se trate.


Una vez rellenes las tres columnas, empieza a hacer diferentes combinaciones entre los aspectos que hayas listado. Es bastante probable que tu mejor aportación personal y profesional al mundo tenga que ver con algo en lo que tienes conocimiento, en lo que tienes experiencia y, además, te apasiona. ¿Por qué no?

Extrae las dos o tres combinaciones que más te “cuadren” y redáctalas ahora de forma abierta. ¿Cómo queda?, ¿De qué se trata?, ¿Cuál es esa propuesta de valor singular; tuya?

Te recuerdo que el objetivo de una Marca Personal es ser la opción elegida en un área de interés concreta. Así pues, pon el foco en un ámbito determinado en el que puedas ser un referente.

Para ello, es muy importante el siguiente paso.

 

PASO Nº4: ¿QUÉ TIPO DE PROFESIONAL QUIERES SER?, ¿CÓMO QUIERES SER IDENTIFICADO PROFESIONALMENTE? (Define tu Estrategia de Posicionamiento Profesional).

El posicionamiento profesional está asociado a ocupar un lugar en la mente de las personas con las que colaboramos o las personas/empresas para las que trabajamos.

Generalmente, asociamos a personas y empresas con áreas profesionales, y le concedemos cierto grado de credibilidad para ofrecer las soluciones que necesitamos. De ese modo, TÚ, debes ocupar un lugar claro, distintivo y deseable, en relación con los productos de la competencia (es decir otras marcas personales) en las mentes de tus clientes potenciales (tu mercado objetivo).

Esto implica tu aparición como “producto/servicio”, la de un sector en el que operar y la de una competencia con la que “batirte el cobre”.

Así, la pregunta clave a este respecto es:

 

En nuestra vida, todos desempeñamos diferentes roles. Del mismo modo, en el ámbito profesional podemos desempeñar dos categorías de roles:

– ROLES GENÉRICOS (asociados a Funciones de una empresa) como: Emprendedor, Empresario, Profesional de empresa, Promoción interna dentro de la Compañía, Embajador de la Marca de la Compañía, Mando Intermedio de Alto Potencial,…
– ROLES ESPECÍFICOS (asociados a una Profesión) como: Profesor, Formador, Docente, Investigador, Escritor, Conferenciante, Consultor, Coach, Tecnólogo, Experto en …

Como puedes imaginar, puedes desempeñar varios roles en paralelo, de forma simultánea, tanto dentro de una misma categoría como entre ellas.

Junto con el rol con el que ser identificado, debes preguntarte acerca de quiénes son tus clientes y cuáles son sus problemas y necesidades. Asimismo, te debes cuestionar si tu propuesta de valor da respuesta a dichos problemas y necesidades.

¿Se trata de empresas de un perfil y tamaño determinado en un sector concreto?¿Se trata de personas, profesionales o particulares, a los que dirigir tu propuesta de valor?¿es una combinación de ambas?

Especifica, a continuación, uno o dos segmentos de clientes potenciales que podrían estar interesados en contar con tus servicios.

Recuerda: Las Redes sociales deben facilitar el posicionamiento profesional y no generar confusión. En ese sentido, el Blog es el elemento esencial del posicionamiento de la marca personal en Internet. Aunque no es necesario para todos.

 

PASO Nº5: ¿QUÉ VAS A CONTAR Y EN DÓNDE? (Define tu Estrategia de Comunicación y Networking).

Tus perfiles en redes sociales o tu perfil profesional en redes como Linkedin, About Me o similares, no son suficientes ni garantizan el adecuado desarrollo de una marca personal. Debajo de todo ello, debe ponerse de manifiesto la existencia de tu talento y tu capacidad para poder aportar valor a otros. De lo contrario, formarás parte de una inmensa masa de personas que hacen ruido, pero sin fundamento.

Si bien es cierto que tu marca personal necesita un público al que dirigirse, también es verdad que necesitas un mensaje que vaya dirigido y pueda interesar a dicho público.

Tu mensaje debe comunicar el talento que hay debajo y debe realizar una promesa de valor única, diferencial. ¿A quién? A la audiencia a la que le pueda interesar. ¿Dónde? Allí donde se encuentre.

Tres aspectos críticos a este respecto:

– DISCURSO EFECTIVO (No improvisado). Para lo que será necesario utilizar técnicas del tipo “Elevator Pitch”.
– GENERACIÓN DE CONTENIDOS DE VALOR (Una newsletter, una infografía, enlaces con resúmenes, comentarios en redes sociales, recomendaciones (autores, libros,…), un post en tu blog, un libro propio (o ebook), una presentación, un vídeo, un artículo en un revista o en prensa, entrevistas,..). Contenidos útiles que aportan soluciones y generan interés en tu audiencia y que te posicionan como experto en la materia.
– CANALES EFECTIVOS DE COMUNICACIÓN (Las redes sociales son las más rápidas y las que mayor viralidad tienen). Es necesario ajustar el tipo de mensaje, con el tipo de audiencia y el canal que se utilice. No vale todo para todo.

Así pues, estás presente, con mayor o menor intensidad, en diferentes canales, con diferentes mensajes. En tu caso concreto, ¿en qué canales te encuentras más a menudo y qué tipo de mensajes, de forma mayoritaria, suelen ser los que emites?

Recuerda que tu Blog es el principal elemento canalizador de tu marca personal y generador de tráfico e influencia.

Finalmente, en relación al networking o la generación de tu red de contactos profesionales, hasta la aparición del mundo 2.0., era prácticamente la única estrategia que te permitía a nivel presencial crear círculos de influencia y contactos orientados a un beneficio y reciprocidad en el mundo de los negocios. Con la existencia de las redes sociales este aspecto se ha potenciado de manera exponencial. Es necesario trabajar ambos.

El desarrollo de tus redes de contacto, ya sean compañeros, colaboradores, amigos o, incluso fans, implica generar un plataforma que esté dispuesta, de forma natural, a promocionarte y a hablar bien de ti y de las cosas que haces.

Éste es un factor crítico para tu Marca Personal, y, para ello, debes aportarles valor y confianza. De esa forma, el mero hecho de recomendarte también les genera a ellos cierto prestigio.

Plantéate ¿qué tipo de personas y en qué ámbito profesional te interesa conocer? (Personas que te sirvan como modelos de referencia, o que estén alineadas con tu actividad profesional, con tus intereses de desarrollo, o que, tal vez, tengan contactos de tu interés o, simplemente,  que te aporten otra serie de cuestiones relativas a tu enriquecimiento personal) y ¿en qué tipo de lugares o eventos los puedes encontrar?

En definitiva, para potenciar tu Marca Personal y emprender de forma notable, de tal manera que seas un profesional visible que aporta valor y que genera credibilidad debes abordar, de forma planificada y estratégica, los diferentes elementos que hemos desarrollado a lo largo de este artículo.

Mucha suerte en tus proyectos de futuro y, ya sabes, marca la diferencia y pon en valor tu singularidad profesional.

Ver Post >
Sobre el autor Raúl de Tena
Raúl de Tena (@raul_detena) es CEO & Fundador de TALENTIA, Coach, Formador y Consultor experto en Marca Personal, Desarrollo del Talento y Habilidades de Management . Como humanista, confía en que cada persona tiene algo especial que mostrar al mundo, y con este blog tratará de aportar su granito de arena. En este blog abordará la importancia de dejar nuestra "huella personal" en todo lo que hacemos, en especial, en un nuevo paradigma laboral y de relaciones empresariales que ha generado un cambio radical en la forma de trabajar y de relacionarnos. ¿Te animas a poner en valor lo mejor de ti? Desarrolla tu Inteligencia Singular.