El legado de Gabriel García Márquez

El legado de nuestro Nobel colombiano es tal vez el más grande que ningún otro escritor de nuestra lengua española ha dejado como legado a la humanidad. Son muchos, pero él no solo hizo parte del boom literario del cual América Latina se metió en el trasfondo del imaginario mundial, que sus obras han sido publicadas a diferentes idiomas, mientras sus famosas flores amarillas han trascendido tanto que hoy cualquiera que hable de ellas sabrá que se refieren a Gabo.  “El Coronel no tiene quién le escriba”, “Los funerales de la mamá grande”, “Cien años de soledad”, “El amor en los tiempos del cólera”, entre otros, que durante todos estos años nos deleitaron, se le comparan a “El Quijote de la Mancha” de Miguel Cervantes  Saavedra del cual otro escritor colombiano -German Arciniegas- no lo cuenta en “El caballero del Dorado” donde nos muestra las vicisitudes del famoso manco de Lepanto cuando quiso venir a este lado del mundo, adonde hoy todos los ojos del mundo están dándole la despedida a nuestro insigne escritor que nos dejó no solo con “Cien años de Soledad” todo un imaginario de una fantasía que supera la realidad para contarnos una leyenda adonde hasta sus personajes se van en cuerpo y alma al cielo, mientras las quimeras de transformar todo en oro nos dejan tan atónitos que el mismo hielo bien podría compararse con los diamantes que a muchas potencias han enceguecido a más de uno, deleitándonos con unas historias tan reales que sus personajes parecen salidos de la hsitoria que ha tenido nuestro país, pero que con sus fantasías muchos pueblos del mundo con diferentes idiomas y culturas las han hechos como si fueran suyas. Si El quijote de la Mancha” ha sobrevivido a través de los años, “Cien años de soledad”, y sus otras obras basados en esas realidades donde García Márquez como ningún otro escritor es el emblema como ningún otro de lo que se ha dado en llamar el realismo mágico. Y es que en su propia vida se discutía sobre su aporte a este ramo de la literatura donde escritores como Borges, Julio Cortazar, Alejo Carpentier, y tantos otros que llevaron a esas entelequias de los críticos en que se hablaba si la realidad superaba la ficción, o la ficción era la que primaba.

Y es que la literatura que como en los tiempos de Dostoievski, o de obras como La Voragine, o de cualquier otro autor, donde el realismo era tan crudo que incluso la crónica periodística que con su talento nos lo mostró Truman Capote fue cediendo ante un Faulkner, Hemingway, Jhon Dos Pasos, hasta que García embebido en la literatura de estos últimos escritores norteamericanos nos contara la realidad de otra manera trascendental, que toda la fascinación de un pueblo por ver la realidad a su manera, éste nos lo contó y nos lo dejó como legado inmaterial. Ese conflicto literario entre la realidad y la ficción, donde Borges hace de la fantasía más que una realidad en sus cuentos, nuestro Nobel nos mete en sus quimeras que al estilo del Quijote serán eternas mientras exista el hombre. Algo parecido a lo que sucede con William Shakespeare en la literatura inglesa y tantos otros autores que han dejado un legado literario para la humanidad.

Gabriel García Márquez con su obra ya era más que un mito. Por eso es tal vez el mejor exponente de nuestra idiosincrasia a nivel mundial, así en vida muchos fustigaran contra su obra, y porque con el boom literario de América Latina donde escritores como Vargas Llosa, Borges, Cortazar opaco a muchos otros novelistas que hoy trascienden.

Y sin embargo su obra no fue en vano ya que seguirá siendo estudiada por los críticos literarios, y su obra perdurara hasta el fin de los siglos, en algo parecido a lo que se dice de la Biblia. Ni siquiera hay que hablar de sus actuaciones políticas ni de su manera de ver la vida ni de los tratos que tuvo con personajes de estado, porque su sola existencia y su obra continuarán indemnes.

La Leyenda del Dorado

Colombia: “De política y políticos”

Ahora hablemos de política de pueblo. De los que convencen a más de uno de los proyectos de los candidatos donde los intereses personales muchos creen que podrán ser redimidos por los candidatos que van a elegir para que nos gobiernen. Ahí es donde éstos se desacreditan. Y mucho más cuando después aparecen peculados y otros delitos por cuenta de los elegidos, sin que a cambio se viera alguna dinámica social que generara cambios en su entorno. En esos desencantos que muchos tienen otros terminan satisfaciendo sus intereses ya sea económicos o ya de cierto bienestar.  complacer a todos de por sí es imposible, pero que sin embargo en las políticas de nuestros gobernantes en estos últimos años se nota ciertos cambios que han generado en más uno ilusiones por conseguir como son la de conseguir una casa o alguna ayuda que el estado esté subsidiando, ya sea para el adulto mayor o algún beneficio en particular para las familias que hacen parte dentro de las bases de datos del Estado como desplazados o inscritos en el estrato más bajo socialmente. Y en éso, casi todos estamos. Acaso los que ya sobrepasamos cierta edad y trabajamos por algún tiempo con el gobierno y no contamos con ningún recurso económico, ya que el que entra en esa espiral de la pobreza que por más que se trabaje las arcas no redondearan ni el mínimo necesario para sobreaguar en un estado que persigue las ventas callejeras, por no existir un alto grado de desarrollo industrial que logre satisfacer la demanda con el mínimo necesario para sobrevivir. Y cuando ésto no se consigue, no hay política social que genere por lo menos alguna satisfacción a la gran mayoría de los que se eligieron para gobernarnos.  Hay unos que tienen muchas oportunidades y otros que aunque aparentemente las hemos tenido, nada se consigue porque no puede  participar de los contratos y los beneficios económicos que el estado pueda producir, y solo será para unos pocos.  Así es como uno cree que son unos bufones los que organizan encuentros ciudadanos para poyar a algún candidato local donde una vianda o un festejo y todos esos ágapes que se hacen a favor de algún candidato, solo los que los organizan son los que terminan satisfaciendo sus propios intereses. Y reconociendo que la política social se  ha ha ensanchado todavía la concepción que tenemos de los políticos como buenos servidores sociales que mediante sus puestos públicos logran que gran parte de la población se sienta satisfecha, la idea es nadie se beneficia de nada. Solo vemos a unos cuantos que se mofan de sus holganzas mientras otros no pueden salir de la miseria porque en la vida real la desocupación y la falta de oportunidades no alcanza como para decir que nuestro estado es boyante. Y mucho menos para aquellos que solo van a participar en las votaciones sin que noten que en algo van ha estar beneficiados. Aquí es donde el abstencionismo impera. La vida real es tal vez la que más afecta nuestras condiciones sociales. No se trata de que nos parezcamos a otras naciones  que con la pujanza de sus gentes han logrado otras cosas más terrenales, pero que sin embargo han logrado en gran medida superar el imaginario de la pobreza. Y claro que también el factor económico es lo que influye. El plan Marshall hecho por los Estados Unidos como ayuda a los europeos, lograron en unos pocos años el desarrollo de un continente desbastado por la guerra provocada por la Alemania de Hitler que quiso cobrarle al mundo la mala  repartición hecha por las potencias vencedoras que quisieron cobrarle todo. Y su imaginario que venía desde siglos por su alto desarrollo intelectual y económico hicieron que ante este descalabro donde sus gentes aguantaban una miseria total ante la crisis del capitalismo mundial en 1.928, hicieron que sus pueblos aupados mediante la gavilla de organizaciones criminales se impusieran durante muchos años, hasta su colapso total. este programa económico fue la fuente de lo que hizo la pujanza económica de Europa  también fuera un sueño para los países que en otrora se consideraban subdesarrollados y que terminó cuando quisieron convertirse en lo que ahora es la Unión Europea. Algo parecido a lo de Japón. el sueño americano también hizo su parte allí. Después de la tragedia de Hiroshina y Nagasaki donde los Estados Unidos usaron por primera vez la bomba atómica,  cuando el Hirohito le exigió a su pueblo rendirse, ya que prefería hacerse el Hara Kiri  -o sea  inmolarse al estilo de sus antepasados- convencido que eso era lo que debían de hacer ya que su único dios era el emperador. No pasó mucho tiempo, para que éstos usaran todo lo que los americanos dejaban como desechos en las basuras, para venderles a ellos mismos todas sus imaginerías de lo que ahora llamamos la sociedad de consumo, y así lograran a base del capital transnacional convertirse nuevamente en una potencia. Aquí hemos vivido otro tipo de confrontaciones en el seno de un mismo pueblo, y nuestros imaginarios son tan diferentes que salirnos de ellos son tan ridículos por que en el mismo aparato social que reproduce nuestro sistema social están sentadas las bases de las discordias, que ahora solo lo mueve el factor económico por más que digamos que hacemos parte de la sociedad occidental que tanta fama ha dado a los sueños de libertad desde la revolución estadounidense hasta la revolución francesa.

Nuestros espejismos nos conmueven incluso con la aparente nueva constitución que tenemos ya que nuestros intereses morales y sociales todavía nos lo impiden. Que la violencia en el campo haya sido el meollo de todos nuestros conflictos por la mala distribución de la tierra y porque ahora existe el triste la explotación sin ningún miramiento y respeto hacia la naturaleza, y nuestro ecosistema dentro del calentamiento global parezca que estemos destruyendo con la fauna animal y vegetal, mientras se pretende abrir un espacio propicio para la paz hace que todos compartamos con ésto.

Hay otros que también quisieran que esos sueños también se vieran reflejados en las grandes ciudades.
Qué un ciudadano se sienta amenazado por sus mismos vecinos, y que todos lo sepan, mientras pretenden acallarlo mediante coacciones. Qué lo desalojen como cualquier villano, mientras en las calles se siente la presión que con altanería le gritan y lo ofenden, que incluso en más de una ocasión haya visto su vida en peligro. Qué de manera siniestra usando esa sicología pretendan ser de los mejores.

Algo parecido a lo que nos contó García Márquez en “Crónica de una  muerte anunciada” donde  todos sabían que a Santiago Nassar lo iban a matar y nadie hizo nada para impedirlo,  como si así fuera nuestro imaginario particular. Ya Carlos Fuentes en una de sus últimas entrevistas para un medio colombiano dijo que le gustaba la novela porque era la única manera de hablar de verdades, ya que no había otra manera de contar la realidad. En las ciudades también hay otros que hemos vivido otras pesadillas que parecieran que nunca terminarían.

Son peores, porque además de sus trabajos sicológicos actúan de frente y sin contemplaciones  de ninguna especie, tal y como lo dije acerca de lo que nos cuenta la novela de Gabo.

Seguramente vendrán tiempos mejores, y éso es lo que todos queremos.

Todavía está por verse.

La Leyenda del Dorado

Colombia: “De política y políticos”

A veces uno cree que vive en un país extraño. Qué existe un alto número de personas y familias que han migrado a otros países por el conflicto armado que ha tenido Colombia, es cosa muy común entre los que saben que todo ha sido culpa de esa violencia que de manera soterrada ha hecho que muchos migren debido a la inseguridad que durante años ha sido el principal flagelo que ha azotado a Colombia. Los hay que migran por la violencia y el temor al secuestro. Otros que ven que ante tanta inseguridad pueden rehacer sus vidas en otro país, y que siendo afortunados pueden conseguir sus sueños. Durante todos estos años Colombia ha cambiado, y también sus políticas sociales que se enmarcan dentro de ese contexto donde se asegura que este es un país mejor del que hemos conocido. Y es cierto. Ahora existen políticas sociales que pretenden redimir a muchos de la insolvencia económica y que al estilo de lo que sucedió Brasil, la ayuda social este enmarcada a conseguir que baje el alto grado de miseria ya que somos unos donde el índice de de desigualdad entre los que tienen más y los que tienen poco nos caracterizan en el mundo como el de los más felices a pesar de todos esos conflictos de guerras y de violencia con que somos conocidos. A Colombia se le consideraba no hace mucho como un país muy parecido a lo que nos cuentan sobre algunos país del Africa como si fuéramos de los más atrasados. Sobre todo en Europa. Incluso nadie sabía como era Colombia. Cuando más se nos conocía como uno de los países del tercer mundo más peligroso que al llegar los turistas que por algún motivo tenían cierta relación con los nuestros, al llegar se encontraban con otra realidad. Y no es para menos. La guerra que vive Siria, y que los que vivimos en este lado del mundo no la podemos entender, podría ser en algo parecido, pero que aquí no se encontrará con calles y ciudades desangradas muy parecidas a lo que el cine de Hoollywod hizo con la colonización del lejano oeste en los Estados Unidos que mediante este medio todo se parecía a que hubiera una ley desbordada donde la ley del más fuerte era lo que primaba. Aquí se respira otra cosa aunque las secuelas de lo que fueron los grupos ilegales que se tomaron parte del botín económico y burocrático del estado en su provecho gracias al poder que ha ejercido el negocio de las drogas y todo lo ilícito que con ellas conllevan, el estado como tal refleja que tiene dominio sobre gran parte del territorio nacional, incluso en aquellas parte donde esas falencias del estado permitieron que surgieran el poder de estos grupos que con el negocio del narcotráfico dominaron no solo buena parte del país, sino que en las ciudades este negocio hubiera sostenido buena parte de nuestra economía en los años donde incluso muchos crecimos viendo y admirando como a través de aquel negocio se enriquecieron y cosecharon grandes fortunas que gobernantes quisieron anmistiarlos para el bien de todos. Y no se pudo, porque gran parte de la población también se vio beneficiada sin entender del daño que nosotros mismos nos estábamos haciendo porque nuestros imaginarios se trastocaron que no había religión ni moral que lo impidiera ante el dinero que llegaba por cuenta de este negocio en el mundo, que ni los mismos estados consumidores se daban cuenta del gran daño que nosotros como ellos nos estábamos haciendo. Una mentalidad desquiciada que comenzó de manera pacífica en Estados Unidos y en Europa que mediante el uso de la marihuana en un primer momento donde movimientos hippies o de jóvenes seguidores de cantantes y artistas que convirtieron ese consumo en un instrumento de cultura para que muchos otros más participaran dentro de ese contexto mundial que en medio de la guerra y la paz nuestras sociedades fueron cambiando a la par que muchos más la marihuana y la droga se convirtieron como arquetipo de todo un mundo congestionado por la violencia y la desigualdad. Tuvo que caer el muro de Berlín, y el sueño de millones de personas que creían en el lado bueno de la igualdades sociales y económicas mientras este arquetipo social de la drogas hizo que Colombia después que la marihuana fuera reconocida socialmente en los Estados Unidos como fuente de usos terapéuticos que incluso tras el boom que se vivió no solo con el café sino con ésta en el gobierno de López Michelsen, ellos mismos lo permitieran como consumo particular, le abriera el boquete al otro negocio de la droga que transformó nuestros imaginarios, ya que el gobierno norteamericano entendió que tras este consumo en su propio país, también estaban en juego sus divisas del papel moneda que después de la segunda guerra mundial había equiparado el valor del dolar al del oro, y que las arcas de los estados modernos fueron cambiando por dólar que generaba además de un atractivo comercial otro peor con la circulación del dolar negro que los grandes comerciantes de la droga traían a manos llenas desde su país a América Latina.

Y es que en medio de todo ésto se ha vivido muchas conmociones sociales de violencia y la guerra por el poder tuvo ese otro contenido ideológico muy diferente a los que tuvieron los antiguos partidos tradicionales y los de izquierda que desde mediados del siglo pasado generaron la quimera de un nuevo orden mundial muy parecido a lo que representó la revolución bolchevique,  o el triunfo del socialismo en Cuba, más el advenimiento del movimiento de Mao Tse Tung  en China, y los movimientos de los países del medio oriente que encarnaron dentro de sus ideologías  la nacionalizaciones de petroleras que estaba en manos de los grandes carteles del comercio del oro negro, yque generaron más de un sueño que fue trastocado por este poder que casi invisible se tomó todas las economías del mundo sin que nadie se diera cuenta. Cuando los Estados Unidos comprendieron que sus divisas se estaban saliendo de sus manos, entonces el vuelco era más radical para estos gobiernos que en carne propia estaban viviendo el fantasma de este poder del cuál nadie comprendía, pero que los políticos trataron de amainar para que los grandes comerciantes de este negocio se salieran del mercado, pero desafortunadamente ya era muy tarde. Nuestro país ya estaba envuelto en otro tipo de violencia. Y para colmo de males esos dineros ya tenían asiento en todo el contexto social que permeó la cultura política de los grandes partidos y de los grupos de izquierda que fueron la base para que surgiera el otro poder de la que tanto se ha hablado, que muchos creyeron que en realidad era una vuelta de hoja a la corrupción y a la violencia reinante, cuando en realidad era el asomo de otro conflicto donde las ideas de moral  y ética que antes se conocían ya no primaban porque de lo que se trataba era el  del dinero y de la corrupción, aunque siempre lo hubiéramos tenido, pero que en esta ocasión nuestro país se sumió en otras y otras guerras más insensatas que solo hasta ahora comenzamos a discernir que lo que propone el actual gobierno acerca de la paz puede ser el comienzo de cambiar todo ese imaginario que los colombianos nos hemos formado, ya que también hay que agregarle que esos cambios de la economía mundial han convertido a nuestros países en los principales promotores de la mega explotaciones mineras que incluso ya lo estamos viendo con el calentamiento global, pero que en este caso nuestros recursos del medio ambiente los estamos destruyendo sin medir las consecuencias a largo plazo sobre nuestro sistema de producción de agua dulce y de de la riqueza natural y animal que poseemos. Los tratados de libre comercio parecieran que en vez de beneficiarnos están acabando con el sustento de millones de familias que viven del arroz, la papa, el café, y demás riquezas en la producción de cereales, que si criticamos a lo que sucede en Venezuela, bien valdría la pena saber en que terminará Colombia y América Latina  a la vuelta de unos años cuando nuestros políticos gobernantes todavía no nos explican que sucedería dentro de unas décadas cuando el boom de las economías emergentes por la explotación de nuestros grandes recursos minerales acaben con la producción agrícola porque solamente nos quedaran los peladeros de las montañas y el ecosistema destruido por cuenta de un ambicionado sueño de estar a la par de las grandes potencias sin haber desarrollado nuestras tecnologías industriales que nos hagan competir dentro del contexto de las naciones de igual a igual sin que nuestras  economías terminen por depender más de los grandes capitales extranjeros que solo buscan explotar estos recursos, sin dejar nada a cambio.

La libertad no existe como tal en la web

Ya sabemos que todo lo que Ud. diga por la web quedará grabado en los archivos secretos de los estados Unidos, que incluso líderes como la mandataria alemana Angela Merkel o Dilma Rouself del Brasil también fueron espiados por los organismos del Gobierno de Obama, y que incluso las bases de datos de facebook con todos los millones de seguidores de esta red social y las principales empresas que como Google o Yahoo también han servido para alimentar toda esa información que un Estado necesita para saber cómo piensan y actúan todos los que nos adentramos en ese vasto mundo virtual que es la Web, donde también se libra una batalla entre las grandes potencias para cerciorarse que el mundo sigue andando a su favor. La misma Alemania lo ha hecho, Francia e Inglaterra también, pero lo que más los incomoda es que entre sus mismos socios el principal y el mas fuerte lo haya hecho sin ninguna contemplación. China y algunos países Arabes  censuran las páginas e impiden que la mayoría de sus habitantes accedan a aquellas que atentan contra sus intereses políticos, y que países como Cuba o Venezuela bloqueen medios de comunicación e impidan que muchas redes sociales se manifiesten libremente que incluso les ponen cortapisas a la información. En fin, cada uno quiere mirar los defectos de los demás sin mirar en los suyos propios, donde esa libertad de la que muchos hacen alarde  dentro del seno de sus propias sociedades también constriñen esa libertad de pensar, y que se manifiesta en poder publicar libremente dentro de la web lo que le plazca a uno respetando claro está, que no exista difamación ni matoneo contra alguien en  particular y que más bien sirva como instrumento de amistad entre los pueblos donde solo prime el buen sentido para que los piratas de la red no actúen ni los explotadores sexuales o inescrupulosos merodeen en torno a sus víctimas.

Ya sabemos que ésto último es lo que abunda y que las redes sociales se prestan para ello, y que por desgracia en ese mundo mediático también los hay que se confunden con su labor, y se obsesionan de tal manera que dilapidan su tiempo en cosas que no valen la pena pero que en su ejercicio les parece una proeza amedrentar a cualquier ciudadano dentro de la web, mientras en la vida real también lo hacen. Y aunque aparentemente en estos casos no existe una política de restricción esos instrumentos tecnológicos que tienen los aprovechan para hacer un mal intencional que solo el que lo vive lo siente.  Así son estos imaginarios.

Esta misma página después de haber escrito los primeros blogs, que entre otras cosas quería hablar de los libros y películas que el autor leyó y vio de joven, fue bloqueada en la web sin que aparentemente nadie se enterara. Solo el autor. Como quien dice estaba siendo constreñido sicológicamente – cosa que es cierta-  pues desde que comencé a escribir mis primeros blogs donde traté de contar lo que me estaba sucediendo y lo que había vivido hasta ese momento en una casa que “El Embrujado” dio en llamr”Embrujada”  comencé a ser presionado en las calles para evitar que publicara dichos escritos por la Web.  Estos primeros escritos por la red los estuve publicando con el nombre de “Un autista en Colombia” pero que debido a esas presiones y a la amenaza durante once años que viví en aquella casa maldita, después de haber regresado de Venezuela y después de haber muerto la Tía dueña de dicha casa en un accidente,  ya por los tiempos en que tenía un hijo que adoptó, dicho blog lo fui dejando para publicar otros basados en unos escritos que tenía, y otros más, avalados por correos electrónicos diferentes para evitar que alguien me los hackeara. Y no ha habido descanso desde la publicación de mi primer blog en el 2.006 sin que fuera amenazado por cada uno que publicaba, tanto así que hasta perros y gatos me tocó ver cómo aparecían muertos y también cómo sabía de quienes lo hacían en un intento por desquiciar a una persona que ya estaba ida de si misma desde hacía muchos años sin saber por qué o por quiénes, pero que a todas luces aparentaban ser miembros de esos cuerpos secretos y policiales como si en verdad desde niño tuviera alguna marca. Y claro que uno termina creyendo que existe un legado ya sea económico o que en algo represente para estos buenos servidores un peligro social. Y no. Lo dudo mucho. A Ud. lo enredan desde niño o desde antes de nacer y ya está metido dentro de esos mundos que al igual que en la web, le aparecen supuestos villanos para amenazarlo, y claro que hay que estar agradecido con la vida, que a pesar de muchos accidentes y atracos y tantas otras cosas que me han sucedido, y con varillas en la columna vertebral tras habersido llevado al delirium tremens, y además después de haber sido sometido a un extraño lavado de cerebro gracias a esos lenguaraces que casi lograron desquiciarme de por vida,  y que incluso tuve que escaparme  de un hospital -La Hortùa-`porque a todas luces me querían en el manicomio que dicha institución tenía. No hubo contemplaciones  por cuenta de unos rufianes que me salieron instigados por estos imaginarios como si estuvieran tratando con un delincuente cuando en realidad los delincuentes eran los que me salían y salieron durante todos estos años instigados por unos farsantes que a pesar de todo, por encima de los trabajos dañados, del robo mediante esa presión y el saqueo de estos bribones que en nada se diferencias de los vulgares ladrones que uno se pueda encontrar en la calle, las amenazas sibilinas, las ofensas personales, y el delirio de unos truhanes que aparentando ser ciudadanos de bien no son más que la pocilga de una sociedad desquiciada por donde uno los mire. Se robaron lo que pudieron por cuenta de una herencia dejada en vida y seguramente creyeron que había más, tanto que aveces parecieran que todavía no terminan.

Así tuve que salir de la casa que digo, y a través de los años ha sido lo mismo porque no ha existido un respiro, qué más se demora uno en estar en un sitio cuando ya planean otro. En Internet también. Tras crear una página ya comenzaba otro a bloquearme las cuentas o a ser amenazado en las calles. Ninguno de los blogs ha estado  exento de ésto.

El actual que tengo le ha pasado lo mismo, y eso que quería como dije anteriormente hablar de temas más placenteros pero que terminaron nuevamente en seguir contando mis historias y lo que pienso sobre otros temas de carácter político porque como Aristóteles decía el “Hombre es un ser político”. A las pocas semanas sin saber por qué, ya no aparecía  en el buscador de Google y ni siquiera podía entrar a este blog que he titulado como “Crónicas de un Autista”.  Borrado del mapa de la web. Un blog que hasta ese momento tenía 3.4, o 5 publicaciones que a nadie podía incomodar, pero estos personajes sin oficio decidieron que no pareciera más.

Tuve que ir a un Internet que tuvo la policía en la 21 en Ibagué para tratar de acceder, y como por obra de gracia volvió  a aparecer en los buscadores de la web, de Google en particular, y así lo pude seguir publicando hasta el 25 de marzo del mes pasado. Ahí comenzó otro tormento porque no tenia copias de la mayoría de los blogs, y comenzaría otra aventura que si hay la oportunidad en oto tiempo contaré porque así es la vida por la web. La libertad no existe plenamente y cualquiera que tenga algún poder puede hacer que un sitio como el mío, desaparezca por algunos días de la web.  Que incluso cuando comenzaba a escribir o a redactar otro se apersonara sobre todo en el principio como para desacreditar al autor, y evitar que alguien se atreviera a leerlo. Y claro que uno se equivoca ante tantas presiones porque hubo algunos que no los pude continuar.

En ese ínterin que cuento, traté de publicar un libro en un portal colombiano, pero por más que lo corregí, al revisarlo después de algunos días ya otro se había metido dentro de éste y al principio del libro me colocaría un error garrafal que hasta una persona discapacitada mentalmente lo entendería. Tuve que sacarlo de mis páginas. Cómo hace mi imaginario particular para estar en la web tan pendiente que ha logrado hackearme más de un correo y casi todas mis páginas.  Qué negocio tendrá entre manos. Cuando hice hace algunos años unos cursos en el Senavirtual.edu.co viví otras odiseas que si las contara como las que me han sucedido ha través de todo este tiempo, podrá comprobar que la libertad como tal no existe en la web.  Si contara las que he vivido en estos días que bloquearon este blog no terminaría porque habría que agregar los engendros de la vida real.

“La libertad como tal no existe en la web en este país”. Solo para los de ruana.  A cada blog, aparece una amenaza.

Aún así, la vida sigue.

La Leyenda del Dorado

Colombia: “De política y políticos”

Cuando muchos creíamos que el gobierno de Santos acataría las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos -CIDH- respecto de Petro,  decidió no acatar las recomendaciones hechas por este organismo internacional ya  que de acuerdo al fallo dado por la procuraduría de destituirlo con una sanción de 15 años para no ejercer sus derechos políticos, acabó con los sueños de los votantes que lo eligieron y todo por sus fallas de carácter  legal cometidas en lo relacionado con los contratos que venían desde hace años en la recolección de  las basuras de Bogotá. Seguramente el tiempo y el poder  de los empresarios particulares que no querían perder las prebendas que el Estado les ha dado,  hicieron que pudiera cometer algunos esguinces jurídicos que con el escándalo propiciaron toda esta serie de hechos que provocaron su destitución.  No valió que hubiera recurrido ante el CIDH  ni siquiera que a nivel nacional e internacional su causa fuera apoyada por sus simpatizantes y otras corrientes que creyeron ver en el fallo del procurador más que la sanción a su tras pies, un intento por someterlo a un castigo muy parecido a aquellos que en la época del imperio romano o en organizaciones indígenas en su tiempo aplicaban con el destierro.

Un destierro de carácter político, porque durante todo ese tiempo le impide participar cualquier aspiración política, y porque se homologa a lo que los antiguos ordenamientos jurídicos que tuvo el país cuando a los delincuentes se les negaba el derecho de elegir y de ser elegidos durante el tiempo que estuvieran con la sanción penal.

Y entendiendo que mucho antes de existir la fiscalía como tal, la procuraduría tenía esas funciones de carácter punitivas. Ahora ésta se ha exacerbado más allá de sus atribuciones donde, la colocan en una posición despótica por cuenta de un organismo que debe  ser reformada en estos casos y en otros  parecidos ,  porque ha quedado dentro de esa telaraña de poder donde a los contradictores políticos se les persigue y se les constriñe de manera es purea igual que en las dictaduras.

Un país que se precia de ser uno de los que más ha defendido toda una serie de normativas de carácter internacional, y que incluso en el fallo de la Haya a sabido morigerar sus efectos económicos y políticos sobre San Andrés y Providencia, sin que todavía sepamos en qué va a terminar dicho conflicto planteado por Nicaragua, lo hecho por el gobierno no es más que uno de esos cálculos políticos  donde trata de sobre aguar sus contradicciones con sus antiguos aliados del Centro Democrático y el Partido Conservador para ganar adeptos sin considerar que siendo Colombia uno de los países que ha jugado un papel importante en el desarrollo de esta comisión por haber sido un país aparentemente respetuosos con sus acuerdos y tratados internacionales.

El gobierno aduciendo que el fallo de este organismo internacional que otorgó medidas cautelares en beneficio de lo solicitado por Petro, adujo que los órganos jurisdiccionales estaban haciendo la labor de proteger y hacer que como ciudadano ante la ley pudiera defender sus derechos, denegando la solicitud hecha por que no se trataba de que éste fuera menguado en  sus derechos en su defensa ante la ley, ya que tenía más recursos.

Una persecución que a todas vistas es política y que lo afecta en su intención de participar en otras elecciones de elección popular como si fuera  un vulgar delincuente que deja en entre dicho el fallo de la procuraduría, y que no es como algunos juristas afirman que la comisión en su solicitud era de fondo, donde no lo podía hacer.  Es muy probable que pueda hacer su apelación ante  la corte inter americana de derechos humanos ya que lo que hizo la comisión preliminar no fue de fondo como aducen los que no están de acuerdo con esta decisión gubernamental, si no que afecta unos derechos a los que tiene una persona que funge como alcalde elegido por votación popular, y que hasta ahora no hay un fallo penal de por medio  que a merite su destitución y que no pueda ejercer un cargo público durante quince años.

En fin, una decisión en contra vía con lo que una gran parte de los que creemos que Colombia  ha jugado públicamente en la defensa de los derechos humanos no solo por ser garante, si no porque además se ha venido tejiendo toda una serie de políticas gubernamentales tanto en el ejército y en la policía y en todas las instituciones del estado que van desde las escuelas y colegios y universidades, que en esta decisión además de un vacío institucional corrobora que en este país los gobernantes pueden aducir lo que quieran para ignorar lo que no les conviene.

Es una tradición que viene desde lejos en nuestras instituciones que incluso  personas que ocupando un alto cargo gubernativo ante las denuncias casi que corroboradas y públicas  por la población, no se caen como en otros países donde la democracia impera, y donde sus gobernantes están en la obligación de solicitarles el cargo o que ellos mismos dimitan ante la demostración clara que han estado  infringiendo la ley.

Ni que decir de la alta votación de la Alianza Verde que llegó a los dos millones de sufragantes a favor de la candidatura de del ex alcalde de Bogotá que tal y como lo dicen los medios periodísticos Peñalosa resurge como el “Ave Fenix” de las cenizas, en una alianza con los antiguos sectores que eligieron a Mockus, más el caudal de una serie de votantes que que simpatizan con las corrientes izquierdistas que han visto menguada sus participación electoral por cuenta de esas divisiones de posturas por ideológicas donde los seguidores de Clara López y Aída Abella,  del Polo Democrático y la Unión Patriótica respectivamente, decidieron unirse para  una candidatura conjunta, después que cada uno por su cuenta trató de lograr la elección de sus candidatos a la Cámara de Representantes y el Senado, y que los apabulló ante la Alianza Verde y los antiguos aliados del gobierno y los simpatizantes de éste.

Todavía recordamos cuando Peñalosa a los que vivimos en Bogotá durante muchos años, de la noche a la mañana con el proyecto del transmilenio también la ciudad vivió una situación caótica e insostenible por que ninguno entendía el porqué a costa de un proyecto la avenida Caracas se convirtió en una vía intransitable durante otro buen tiempo, mientras la ciudad fue acomodándose  a este proyecto que pretendía mejorar las condiciones de la movilización de la ciudadanía y del transporte, mientras  los grandes monopolios privados de los transportadores acababan con los buseteros particulares que no podían sobrevivir ante este nuevo festín por el dominio y monopolio del proyecto que hoy es tal vez lo que mejor muestra a Bogotá, sin que el meollo del asunto haya sido solucionado porque no da a basto con las necesidades apremiantes de una gran ciudad, que en cierta medida es el reflejo del país. En el montaje de este gran proyecto muchos también perdieron, ya que grandes sectores del comercio y de la población se desquebrajaron en los alrededores por donde las rutas que el transmilenio ha tomado , mientras otros properaron tal y como ahora lo vemos con el comercio a gran escala de las grandes multinacionales, los minoristas como los tenderos, pequeños comerciantes y vendedores ambulantes  han visto menguadas sus aspiraciones económicas y sociales, que a larga todavía no sabemos hasta cuando este legado sea bueno para el candidato de este nuevo partido que comenzó con una buena alcaldía bajo la orientación de Mockus donde nuevas fuerzas políticas quieren emerger como lideradoras de una alternativa ante la reelección de Santos.

Valdría la pena saber en esta encrucijada cuáles serán los que acompañaran a Santos si logra mediante la votación popular una vasta mayoría, o si los seguidores del Centro democrático o los Conservadores en caso de no lograr la mayoría necesaria para ser reelegido se irán a favor de él o en contra.

Es posible que en este sentido sea lo que buscó la decisión del gobierno de no acatar el pedido que hizo el CIDH con sus medidas cautelares a favor de Petro.

La Leyenda del Dorado

 

Colombia: “De política y políticos”

Las recientes elecciones en Colombia reflejan lo que la mayoría de la población piensa sobre ellas y también hace parte del desconocimiento que muchos tienen sobre sobre el congreso. “Entiéndase que hablo de la Cámara de Representantes y Senado”, lo mismo de lo que constituye  el Parlamento Andino, y también lo que representó parte de la elección que la gran mayoría de los votantes hizo sobre la elección del candidato de los Verdes para participar  en la contienda de la próxima elección de presidente de Colombia.  En este último caso, muchos votaron por la elección de Peñalosa de este grupo político de “La Alianza Verde” debido a que los medios de comunicación en gran parte han sido los que en la última semana antes de la elección fueron los que con sus entrevistas a sus candidatos lograron que en su elección participara la mayoría de los que sufragaron para los candidatos de la Cámara del Parlamento y el Senado. Vale decir que para los que desconocen sobre el funcionamiento del estado colombiano nuestra cámara es bicameral en un Estado donde  existe una división de poderes tal y como Montesquieu en su “Espíritu de la leyes”,  lo preconizó. No así, por el “Parlamento Andino”, que trata de lograr una unificación tanto a nivel de leyes y de acuerdos comerciales  con el no cobro arancelario de los productos que en su tiempo fueron importantes cuando existió esa vieja ambición de unir mediante un pacto a los países liberados por simón Bolívar mediante lo que se llamó “El pacto Andino”; pero que se ha desdibujado debido a que ya  existen otros bloques económicos y políticos regionales que lo han relegado a un segundo plano, que como  Unasur y los otros que han surgido en estos años donde proliferan los pactos de “Libre Comercio” como es el que recientemente  se firmó con los Estados Unidos, y que además se discute sobre el papel que juega la O.E.A. por parte de los países que ostentan un pensamiento de izquierda, ya que pretenden que los países del norte de América no tengan la injerencia que siempre han tenido en nuestras democracias, que contribuyó a que en el tarjetón no solo por ésto, sino por el desconocimiento y la apatía hacia los políticos, no votaran mayoritariamente por los aspirantes a dicho parlamento, y que ahora nuevamente se tenga que hacer dicha elección por la registraduría, ya que hubo más abstencionistas de los que votaron por los que fueron elegidos. Y qué decir de los representantes a la Cámara  y al Senado, pues además de haber sobrepasado más del 50% de los ciudadanos que estaban en condiciones de participar en éstas, no lo hicieron. Muchos votos nulos, y un gran abstencionismo por el desencanto que la población tiene sobre los  políticos.

Aún así, muchos de los que votamos lo hicimos por unos candidatos de nuestra preferencia, ya por que fueran conocidos o amigos de otros tiempos, que incluso como en el caso del que escribe le pareció decidirse a votar en el último momento, haber si en algo estos conocidos de hace años e incluso amigos, de pronto nos sacaran de ese marasmo social que ha desacreditado a nuestro políticos  que nos han gobernado. Cómo se puede participar en una contienda cuando como en el caso de los candidatos que por haber estado aparentemente en una oposición de izquierda, uno que fue elegido en la Alcaldía Mayor de Bogotá después de haber hecho un buen gobierno, al final dejó a la ciudad con unos impuestos muy elevados para las clases menos favorecidas, o que otro después de una cuantiosa votación a su favor, resultara siendo el que permitió el despilfarro del erario público a cuenta de los contratistas que terminaron quedándose con  todo un botín como en los tiempos de los piratas en la colonia. Y aunque en el caso de Petro a pesar de haber hecho las cosas bien, su traspiés  dentro de la legalidad de lo que el Estado predica, terminara con su buena fe de dar empleo a miles de familias que sobreviven a cuenta de su intervención en el Estado, permitió que el el ultra legalismo de un Procurador que para ser elegido en su cargo éste fue el que dio su voto a favor de su nombramiento, el mismo que sin temblarle el pulso le cortó de tajo  sus derechos políticos durante quince años, que entre otras cosas parece que ya existía un contubernio para impedir su futura aspiración presidencial.  Nuestros legalismos son tan sutiles que hacen parte de esa vieja historia en Colombia donde los que tienen poder y dinero además de  comprar a funcionarios públicos, también podrían sostenerse mediante abogados donde los pleitos civiles los podrían prolongar en el tiempo, mucho más de lo legal. Y claro que en este caso no  se trata de estos motivos, sino de otra más injusta donde a un político que bien hubiera podido cometer una contravención no comparada con la que hacen los delincuentes adrede, lo llevó casi hasta el mismo rango que se utiliza para los que verdaderamente delinquen y logran sus objetivos.

Y como si fuera poco, también se nos olvida que durante estos años  en medio de una confrontación en esa lucha del Estado contra los que han delinquidos por la vía de las armas como en el caso de las guerrillas y de los grupos particulares que pretendieron hacer justicia por sus propias manos, mientras se apoderaban con el control de vastas extensiones de tierras y el manejo de las arcas públicas en su provecho, donde todos resultaron haciendo parte de lo que fue el poder del narcotráfico, a los ciudadanos nos metieron en esos festines de la guerra sin haberlo pedido, y donde precisamente mediante eso aparecieron todos unos negociados ilegales donde los sapos acusaban y acusaban haciendo montajes, mientras cualquier ciudadano desprevenido podría haber terminado en la picota pública por cuenta de alguien que lo denunciara, que incluso la ley durante muchos años para que los jueces pudieran ejercerla tuvieron que hacerlo tan secretamente(jueces sin rostro), que incluso en esos ríos revueltos muchos fueron acusados injustamente.

En esos fanatismos que todavía uno creería que no existen, se fusionó ministerios básicos como el de la Justicia con otro, o se permitió ante lo inoperante de nuestras leyes a dar vía libre para que los autores de los que se les denominó paramilitares fueran extraditados a los Estados Unidos, a que fuesen juzgados por sus delitos de la importación de drogas a los Estados Unidos, sin que fueran primero juzgados por sus respectivos delitos aquí en nuestro país, sin siquiera mencionar a los políticos que fueron condenados por participar en alianzas donde los malos dineros y el botín del estado se confundieron tanto, que todavía la sombra de esos malos hábitos se yergue en nuestro imaginario.

La mayoría no votó por que desconfía de toda toda esta historia a través de los años de los políticos que han empañado la ética de un Estado, y porque ya los acerbos éticos y morales  han cambiado tanto que la ideología solo pesa en algunos muy pocos que quieren exacerbar el ambiente de la supuesta búsqueda de la paz que el actual gobierno y la mayoría de la población desea, pero que muchos todavía dudan de que se pueda conseguir, ya que la opinión pública sabe que el negocio de la guerra es tal vez el mejor donde muchos pueden  entrar a participar en jugosos contratos.

Es probable que frente a las próximas elecciones se disminuya esta abstención, y que el actual gobierno de Santos logre su propósito de ser reelegido. Y ojala que de ser posible esa paz no se vea enturbiada por los ideologismos sociales y políticos que pretenden dividir al país entre los buenos y los malos. Pues todos somos parte de un país que a pesar de todo se respira algo de libertad, aunque  en los campos y en muchas ciudades el imperio de la desconfianza y la zozobra impera.

Si los políticos honran su palabra por hacer que la justicia y la igualdad ante la ley primen para todos los ciudadanos, y que el desarrollo social de la mayoría de nuestros compatriotas puedan ser parte de esa realidad, seguramente muchos cambiaremos de opinión.

La Leyenda del Dorado

Ukrania: “Desde Rusia con amor”

Aunque parezca ficción para este lado del mundo, lo sucedido en Ukrania es una reminiscencia de lo que vivimos con la guerra fría. Fue en los tiempos del final de la segunda guerra mundial cuando Stalin  con su llegada triunfalista en Berlin, los aliados también irrumpieran después del día D donde todas sus tropas convergieron  en las playas de Normandía para integrarse al combate y disminuir el poderío de los alemanes. Ukrania que es tan antigua como el mismo imperio Ruso de los zares  ha sido parte de lo que fue el estado Polaco-Lituano, la Rusia zarista en esas confrontaciones que se dieron después con el imperio Austrohúngaro tras el desaparecimiento del imperio otomano, por no decir que es la tierra de los cosacos que con su música y sus bailes son conocidos en occidente, y que en 1.954  Nikita Jrusop incorporó la península de Crimea que pertenecía a  la Rusia Zarista del siglo XVIII en la época de los tártaros a este país que hizo parte de lo que fue la antigua Unión de repúblicas Socialistas Soviéticas (U.R.S.S.); y que ahora tras las revueltas de una gran parte de su población contra el presidente Viktor Yanokovich que se opuso al intento de ser parte como Estado de lo que ahora es la Unión Europea, debido a las esperanzas que todos han tenido en los sueños de un mundo mejor al estilo occidental, ya que la corrupción de los altos dirigentes estatales y  las malas políticas sociales y económicas heredadas del imperio soviético los tiene en la ruina.

Y si el filósofo Hegel preconizo que la historia se puede repetir de manera ascendente y diferente, éstos que no comparten la el gobierno y el actual sistema social  de los predecesores del socialismo creyeron que su inclusión al Mercado Común Europeo solucionaría sus falencias económicas sin contar con que tras bambalinas el poder que representaba el el régimen semi- presidencial de Yanokovich, que huyó tras las revueltas de una población que ve en su inclusión como Estado a la Unión Europea  la solución de sus problemas, debido a que el avance de las nuevas tecnologías de la comunicación y de la cibernética  acabaron con el dominio de un imperio forjado en el la explotación del acero y sus industrias afines basados en una economía de producción socialista y planificada bajo la égida de un régimen manejado por un solo partido político que representaba la supuesta dictadura del proletariado.

Unos fantasmas que todavía no terminan porque al fin y al cabo después de la caída del muro de Berlín y el desplome de la cortina de hierro el poder del Kremlin no ha dejado de trascender en el mundo occidental su influencia económica y política, ya que Crimea fue parte de Rusia, y que por un desliz histórico Nikita Jruzop sin saber lo que sucedería años más tarde, entregó este territorio a Ukrania donde más de 2 millones de rusos fuera de ese imaginario que también existe en los antiguos habitantes de toda Ucrania de considerarse en sus relaciones sociales como en sus documentos privados que van desde su identidad personal hasta los pasaportes que tienen, muchos se consideran como ciudadanos de primer orden en ese contexto de lo que fue La Unión Soviética y sus Repúblicas asociadas.

Nos recuerda también para el mundo occidental todas las historias contadas desde el punto de vista nuestro, donde los malos y perversos salían desde esa parte del mundo, y donde nuestros héroes como en el caso del famoso espía inglés inmortalizado por Sean Conneri, y basado en las novelas de Ian Fleming – un antiguo héroeque luchó bajo la bandera de Inglaterra en la segunda Guerra mundial – bajo el nombre de James Bond como un detective al servicio de su majestad contra su implacable enemigo Spectrus, que representaba entre otras cosas el poderío militar y económico del socialismo en la U.R.S.S.; pero que en nuestro medio occidental lo más malo que podría existir, y que durante años bajo la tutela de los Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia y Alemania, lideraron política y militar  los ideales de los que los occidentales consideramos como  la lucha por la defensa de las democracias occidentales  del peligro del comunismo internacional. Bajo esta égida de la guerra fría el mundo estuvo dividido entre este conflicto bipolar de capitalismo y comunismo que con la caída del muro de Berlín y los in sucesos con que Gorbachot   y su política de El Glasnot, al fortalecer las libertades individuales y privadas de la sociedad, en  1.991 terminara con la disolución de la Unión Soviética y todas sus repúblicas donde surgieron estos nuevos estados. Sin embargo el ocaso de un régimen no ha eclipsado el poderío militar y económico de lo que ha sido el expansionismo soviético, ya que Putín es el representante de esa vieja aspiración que durante siglos desde Pedro el Grande no solo de ser parte de la Europa occidental y de su salida al mar Negro, donde ahora aunque lo niegue, la ubicación de su flota en Sebastopol  y la influencia que tiene no solo por los dos millones de habitantes de origen ruso, si no porque siempre esa ha sido su expectativa de no aislarse de occidente,  donde  los antiguos tártaros todavía no olvidan cómo fueron obligados a sobrellevar el dominio de un imperio que ahora los amenaza con cobrarles el gas que es un fundamental para sus finanzas al otrora segundo estado más importante que fue en los tiempos de la U.R.S.S. La huida del presidente tras sus malas políticas y el despilfarro de sus arcas por sus subalternos, más  haber impedido su acercamiento a la Unión Europea, han hecho que esos recuerdos de la guerra fría ahora afloren tal y como el personaje de la serie de James Bond que siempre ha luchado por la defensa del mundo occidental, y donde  Europa y los Estados Unidos ahora acuden en su ayuda para paliar sus problemas económicos, sin que Putin acceda a dejar  Crimea donde está su flota y que le permite dar un respiro precisamente a donde no hace más que unas pocas décadas ellos eran los que mandaban en los muros de la cortina de hierro.

Es difícil que la Unión Europea ante una guerra como la que está planteada por Putín en la defensa de sus intereses en Crimea intervenga militarmente debido a que sus economías dependen en cierta medida del treinta por ciento del gas que Rusia les vende, y que además Ukrania si no deja pasar por su territorio ese gas no se vea compelido por la hegemonía que Rusia tiene en la región, que ni siquiera ante la amenaza de  Obama y los aliados de la O.T.A.N. no lo dejen participar en el G 8, puedan convencer a Rusia que deje sus pretensiones sobre lo que siempre ha considerado como parte de su historia. Aunque es probable que las conversaciones entre los delegados del Pentágono y el Kremlin  generen algún acuerdo, nadie podrá evitar que Putin siga ejerciendo su dominio en Crimea con el pretexto de que fue depuesto un presidente constitucional por las sublevaciones de los que mayoritariamente han querido entrar al pacto con la Unión Europea, así sea considerado un corrupto por ellos; ni que cejen en su empeño de no aislarse de occidente de un territorio y de una nación que hizo parte de ellos durante siglos.

Es tal vez éste el mayor incidente al que los europeos en particular y el mundo en general han tenido después de la primera y segunda guerra mundial. Ni China ni la India ni Japón ni los otros países que como Israel y del medio oriente todavía no han tenido tiempo de reflexionar lo que podría ser una invasión por parte Rusia a Ukrania, o lo que podría generar las medidas de Wahshintong con sus sanciones económicas.

Ojala que prime la razón y no la fuerza de las armas en estos tiempos donde existe el poder de las bombas nucleares de las grandes potencias que pueden ser utilizadas como disuasivas. Ya lo está haciendo Rusia con su poderío militar contra la Unión Europea y los Estados Unidos en Ukrania.

La Leyenda del Dorado 

Colombia: “De política y políticos”

“O la paz, o la guerra”. Así parece que algunos opositores lo dan a entender ante la opinión pública, arguyendo otras circunstancias donde se habla de las seguridades ciudadanas por cuenta del Estado, mientras con epítetos peyorativos siempre nos hacen creer que tienen la razón. Pero en política todo cambia. Incluso la paz que ahora anhelamos los colombianos no puede ser la misma de hace algunos años. Es otra. Ni la misma que han discutido durante muchos años sin que hubieran llegado a ningún acuerdo, a pesar que se firmaron con el M 19  y el E.P.L. , sino de otra donde los actores del conflicto también acepten que como el mundo ha cambiado, ahora existen organismo internacionales que están dispuestos a que todo lo pactado sea de acuerdo a lo que Colombia ha firmado ellos  que también saben que la confrontación en Colombia también afecta los intereses de los vecinos y del continente. Tal vez, debido a esas desconfianzas que tenemos de los políticos, y porque en el Estado de derecho que hemos ido forjando nuestros imaginarios no han hecho más que fomentar la creencia de que los políticos nunca cumplen lo que prometen, y eso debido también a que los que han tenido el poder siempre lo han hecho favoreciendo sus intereses particulares por más que nuestras constituciones hayan sido elaboradas bajo el criterio de que los pueblos son los que tienen la razón, y ellos son los que deben gobernar.

Muchas teorías existen, y gran parte de ésto ha cambiado cuando las mismas leyes existentes tanto nacionales y a nivel internacional han logrado mediante estos  organismos de poder  ejercer un mayor control sobre los Estados que han ejercido dictaduras, y que la misma fuerza de la historia los ha obligado mediante la presión de sus mismos pueblos o las mismas clases sociales que colaboraron los ha obligado a acabar con ellas. Las leyes que son la expresión de la manera como se rigen los países ha tomado más fuerza, que incluso en países como el medio oriente donde la religión y la política que aún no están separadas del estado, han logrado algunos cambios respecto de lo que quiere las actuales sociedades de las naciones, que por primera vez no solo asiste el secretario general  de la O.N.U. Ban Ki-moon,   y por primera vez desde 1.962 el secretario general de la O.E.A. por primera vez en más de 50 años –José Migel Insulza– visita a Cuba en un tácito reconocimiento a la libre autodeterminación de ésta como anfitriona de este evento, y a la de los demás países que asistieron.

Colombia hace parte de esos nuevos vientos que se gestan, y que lo acaba de demostrar cuando participó en la segunda cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) que se acaba de reunir en Cuba con  33 países del continente, excluyendo a Estados Unidos y Canadá, donde teniendo como prioridad acabar con el hambre y la pobreza y la desigualdad social en América Latina acordaron todos juntos apoyar los acuerdos de paz con la FARC que actualmente se lleva en Cuba, y también con  el ELN se inicie también otro proceso de acercamiento con el fin de que en América Latina no hay más conflictos de esta naturaleza, y de que todos los otos conflictos que se den por cuenta de posiciones limítrofes entre los países  sean solucionados de manera pacífica incluyendo los que tengan en sus propios territorios. Una postura que enaltece a los participantes porque deja bien en claro que si los hombres por sus propias voluntades, existen intereses de estados y voluntades políticas para que los ejércitos y demás organismos policiales se vayan formando dentro de una nueva ideología en la búsqueda de la paz y la defensa de los derechos humanos en cada uno de sus propios territorios. Incluso el papel de Cuba como anfitrión le da la oportunidad para que los cambios que se están dando en la isla giren alrededor de la libertad política que los disidentes exigen, pues con las medidas adoptadas por el gobierno respecto de una mayor libertad para la compra y venta de inmuebles, y para ejercer el derecho de los ciudadanos a montar sus propios negocios, redundarán en beneficio de ellos para presionar porque se acabe el bloqueo económico de los Estados Unidos a Cuba, pues todos los países del continente lo único que quieren es que en todo el territorio latinoamericano existe la liberta y el libre movimiento de personas y bienes, que entre otras cosas en su comienzo fueron impulsados por Estados Unidos, Canadá, y México, pero que de ésto nada se ha logrado, pues solamente lo único que ha habido son los acuerdos comerciales que los países de América del Sur han firmado con los tratados de libre comercio ante el gran avance de los negocios que ha tenido China en nuestro hemisferio. Qué todos los dignatarios que asistieron hayan firmado ésto, en este segundo encuentro iniciado por Chávez en el 2.011 en medio del acercamiento de México con Cuba al asistir Peña Nieto también interesado en continuar con las relaciones con Cuba, mientras Brasil con el mega proyecto en el puerto de Mariel se le ha adelantado a todos otros países que también quieren afianzar sus relaciones con la isla. Y a pesar de todas las disputas que se libraron hace poco entre los respectivos países como fue el caso de Colombia con Ecuador cuando se aventuró a ejercer su derecho defensa extra-territorialmente desconociendo tratados internacionales, y el enfrentamiento y las desavenencias que tuvo con Venezuela debido al conflicto interno que hemos tenido los colombianos, han dejado una lección para el futuro ahora que los recursos naturales son las principales fuentes de entradas económicas para todos los países que el mundo llama emergentes donde Colombia también hace parte. Que todos estos políticos que ahora propugnan por unas mejores condiciones de vida para los ciudadanos de sus pueblos, tal vez nos hagan quitar de la cabeza lo que muchos, por no decir que la gran mayoría hemos pensado acerca de ellos. Ya lo hemos visto aquí en nuestro propio país, sin desconocer que si por aquí llueve en otros no escampa.

Aún así, todo parece indicar que para todos estos gobiernos, la paz es fundamental para el desarrollo económico de todos, para así poder avanzar por la senda de un mejor futuro para nuestros descendientes, así por ahora para muchos de los nuestros no lo sea.

La Leyenda del Dorado    

Colombia: “De política y políticos”

guerraypaz

 

Ahora que se habla paz  en nuestro país después que más de 50 años desde que se tenga noticia en Colombia que ha vivido en estado de guerra permanente a pesar que nos rige una constitución moderna como es la de 1.991 tras la desmovilización   del M 19 y que en el gobierno de Gaviria en un pacto entre todas las fuerzas políticas y sociales, la anterior constitución erigida en el gobierno de Nuñez donde la religión  tuvo cabida mediante “El Concordato”, e inspiradora de las muchas refriegas entre liberales y conservadores tras “La guerra de los mil días”,  muchos creyeron que en Colombia todo iba a ser mejor, aunque pudiera haber sido.

Hay que decir también, que  nunca ha habido una paz manifiesta, ya que siempre por uno u otro conflicto debido a las grandes desigualdades sociales que existen, siempre ha exisido brotes de violencias generadas por los que realmente han sentido la miseria. La política siempre ha sido mediatizada por los diferentes gobiernos de acuerdo a los intereses hegemónicos  mundiales de dominación económica y social, que solo hay que decir que gran parte de éstas en el siglo pasado sirvieron a la lucha ideológica de los intereses norteamericanos que veían en el socialismo de lo que fue la U.R.R.S. la influencia del peligro comunista lo mismo que  en el resto del continente, y que tras la desaparición de la cortina de hierro, otros son los motivos por los cuales estamos inmersos en este mundo que ha cambiado para bien o para mal nuestra historia.

Colombia lo ha vivido. Se han abierto las puertas con los diálogos que libra el gobierno con una guerrilla longeva como la F.A.R.C. que lleva más de 50 años, y que con el E.L.N. que entró a participar en esa sintonía de llegar a acuerdos con el actual gobierno del presidente Santos, a donde se vislumbra una posible paz duradera con estos grupos insurgentes que surgieron después que el presidente Guillermo León Valencia decidiera acabar con lo que en su momento se llamaron “Las Repúblicas Independientes” de Marquetalia, Río Chiquito y Guayabero, donde los reductos comunistas que surgieron en los años 50 del siglo pasado que bajo la modalidad de organizaciones campesinas  quisieron darse entre si protección, fueron obligadas a recurrir a las armas que no entregaron al final de la guerra de guerrillas liberales y comunistas que surgieron a la muerte de Gaitán, y otros que surgieron con la revolución Cubana y la influencia Maoista y Troskista  en Colombia, lo mismo que lo fue el M 19. Y que también años más tarde, en oposición a los desafueros que éstos grupos cometieron, viviríamos otras  guerras internas que todavía se prolongan  en el panorama social por el surgimiento de los carteles de la drogas, y otras organizaciones de carácter delictual.

Si con el advenimiento del Frente Nacional que pactaron entre liberales y conservadores para sucederse en el poder tras derrocar a la dictadura de Rojas Pinilla, la ley del estado de sitio y la emergencia económica de los artículos 121 y 122 de la anterior constitución fueron remozados en los otros gobiernos como medidas de excepción para combatir la oposición ciudadana y la de los partidos políticos de izquierda que quedaron marginados para participar en las elecciones populares.

Todos estuvimos inmersos en esa bipolaridad que se vivía entre socialismo y capitalismo que la misma historia se encargó de dar al traste con esta ideología porque no solo surgieron nuevas formas de poder ante el fracaso del socialismo que con la apertura de Gorvachot para cambiar el modelo social, terminó por derrumbar unos sueños labrados por el proletariado de Lenìn, más el hecho que el modelo impulsado en la China continental después de muerto Mao donde el estado ejerce funciones muy parecidas al capitalismo en lo económico, mientras el socialismo respecto de la propiedad privada todavía continúa vigente a pesar de los cambios estructurales que han dado, hoy ya son otros los problemas que el mundo enfrenta, y que las grandes potencias con Estados Unidos a la cabeza han tenido que enfrentar un nuevo peligro para el mundo: “El Narcotráfico”.

También han surgido después de la segunda guerra mundial a raíz de la constitución de Israel como estado soberano otros peligros en el medio oriente que la comunidad mundial ha dado en llamar después del 11 de septiembre como el peligro del terrorismo gestado por cuenta de estas circunstancias de caracter religioso y social que hoy influyen en toda la política del orbe, pero que en nuestro caso sus ribetes no han hecho más que profundizar esa brecha entre los que tienen más, y los que nada lo tienen. Una disyuntiva social que se ha venido profundizando, que el gobierno de turno ha considerado que es el momento de la paz para todos, donde parece que si no es lo uno es lo otro. “O los que están con la guerra, o los que están con la paz”.

Nuestros políticos que han gobernado desde los años 50 -a pesar que en las elecciones permitieron la participación de los grupos de izquierda- tal y como sucedió con el Movimiento Revolucionario Liberal (M.R.L.) que ante la imposibilidad que fuera de los liberales y conservadores otros  grupos pudieran participar como tales  en las contiendas electorales, la misma sociedad dio con el traste de esta restricción al finalizar el pacto con el que se hicieron al poder.

El imaginario colectivo que ha venido surgiendo con el advenimiento del poder de la droga y la corrupción donde el espejismo de vivir un mundo mejor que solo hasta que el mundo comprendió   que las grandes potencias con la demanda de la droga no hacían más que generar un sueño frustrado, donde gran parte de la población de Colombia y de otros países  en sus economías terminaron por depender de este negocio, sin que los mayores consumidores se dieran por aludidos, ya que sus políticas solo han servido para generar más violencias, sin entender que mientras no controlen o legalicen el consumo de los alucinógenos  por más que sus ayudas para combatir el consumo y el contrabando de las drogas, existirán otras formas para que éstas lleguen a sus respectivos países, tal y como lo vivieron los mismos Estados Unidos con la prohibición del alcohol en los tiempos de Al Capone.

Y claro que así ha venido cambiando la política de nuestro país, lo mismo que la de los que han intervenido como políticos que han manejado el Estado, incluso también en la mentalidad de todos los que hemos vivido estas circunstancias que la radio, la televisión,  y demás medios de comunicación ha informado, es imposible pensar que habiendo convivido con estos problemas, las actuales generaciones no hayan estado permeadas por esta manera de pensar y de actuar.

Y como la política es el arte de gobernar, los políticos que son los que nos gobiernan también se han sido inmiscuido en en esa guerra que comenzó por las desigualdades entre el campo y al ciudad, entre los obreros y los campesinos, donde también grandes masas de la población que como estudiantes, profesores y trabajadores de universidades han ampliado el espectro político, que es innegable que la realidad política de  nuestro país no se parece en nada a los actores que comenzaron la violencia con la muerte de Gaitán, aunque también todos sepamos que nunca ha habido una paz social duradera.

Así es como vivimos los colombianos la actual situación política, que ya los diferentes actores que quieren participar en la contienda electoral del 14 de marzo para elegir los representantes al Congreso de la Cámara y al Senado, y al parlamento Andino donde “La guerra o la paz”, bien pudiera ser el slogan de los que ahora ya están postulados para las próximas elecciones del 14 de marzo, y que serán la antesala de las presidenciales adonde por segunda vez un presidente aspira a la reelección para continuar con su proyecto de paz, o la de otros que no comparten todas estas iniciativas.

De todas formas, los resultados electorales son los que darán la razón a los que queden como elegidos de las grandes mayorías. Una disyuntiva que por primera vez se da en unos comicios en Colombia

No hay vuelta de hoja.

La Leyenda del Dorado 

Los imaginarios de la locura (Parte 9)

Decía que en aquel restaurante de una familiar de Memín(un compañero de universidad) había visto un ratón cuyos ojos brillaban, y que pasando tan cerca me dañó el almuerzo. Nunca imaginé que ya en esos años yo estaba marchando a la locura, y que estaba siendo provocado por otros. Ni siquiera pude probar más de aquella comida, y además nunca volví a pesar que durante un buen tiempo había frecuentando dicho restaurante. Terminé convencido que allí no había aseo, pues el ratón lo vi salir desde la cocina, y había pasado cerca de mi sobre una especie de pared interior cuya altura terminaba cerca del hombro de los comensales que sentados podían disfrutar de todas las comidas que allí preparaban. Nunca se lo dije al amigo de aquellos tiempos, pero dentro de mi quedó ese sinsabor. Sus ojos que brillaban como los de una luciérnaga en la noche nunca se me olvidarían. Tuvieron que pasar muchos años para que lo entendiera. Y es que ese mismo día resulté yendo en una buseta por la avenida tercera hasta el barrio Galán a visitar a una cliente que hacía mucho tiempo no me compraba. De regreso, otra vez hacia el centro -a San Victorino-  pude ver nuevamente a otra rata que saltaba entre un alcantarillado destapada, por donde vierten aguas sucias todas las alcantarillas de ese sector bogotano y donde antes seguramente fue una quebrada de aguas limpias. Saltaba entre el pasto que hay en rededor. Y así fue que la pude ver desde la ventanilla de la buseta en que iba. Nunca lo entendí. Después de que me enloquecieron muchos años después, y que terminé con varillas en la columna vertebral, cuando quise averiguar que había pasado conmigo respecto a mi entorno sicológico en medio de toda una confabulaciones reales a donde ladrones me salieron a robar en un contrato que tuve con el Bienestar Social del Distrito, pues  colocaban rejas adonde no tenían que colocar, y a sabiendas que ya estaba loco, y que en cierta medida ayudaron a provocar mi desequilibrio sicológico por la falta de dinero de la que a éstos le había pagado, y que lo devengaban  colocando rejas y rejas sin tener en cuenta lo establecido con aquella entidad local, y porque en las calles ya habían salido otros a matarme, como si con ésto los falsarios lograban sus propósitos. Lo extraño es que eran hijos de policías que actuaban de mala fe, que solo les importaba el dinero. Y aunque cumplieron su trabajo de todas maneras prolongaron mi desequilibrio sicológico que no hacía sino tomar y tomar licor. Así anduve mucho tiempo hasta que terminé con la columna vertebral fracturada al arrojarme de un segundo piso en el Bienestar Social del Distrito desde un segundo piso interior que allí hay, cansado de escuchar voces, y que creo que en algún momento hubo voces impostadas y agentes policiales que terminaron participando de aquel festín de un alcohólico que no lograba finiquitar dicho contrato. Hipotequé el apartamento dado en herencia en vida por mi papá, y tuve que hacer un cambalaché con un tal Aldana empleado del ejército por una casa en Bellavista al sur de la ciudad con unos pocos millones de propina, adonde nuevamente fui intentado asesinar por tres disfrazados de pordioseros que con revólver en mano casi me matan tal y como lo conté anteriormente, y que según mi vecino  barrio que era policía en aquel barrio del sur, éstos eran unos muchachos que se disfrazaban y salían a atracar a donde uno de ellos era mujer, mientras aducía que como había hecho contrato con otros vecinos para que arreglaran paredes e hicieran dicha casa habitable, también se ganaron sus buenos pesos a sabiendas seguramente que yo estaba destinado a morirme por esos días. Dicho vecino entre otras cosas, quien fue el que consiguió los albañiles, también se robó un trabajo de tapicería que me hizo sobre un armario de madera que necesitaba, y a quien le pagué por adelantado. Estos albañiles después los vería rondando en la “Casa Embrujada” en una visita que uno de ellos hizo a  “Voz de Humo” que también estaba arreglando su casa en aquel callejón y que le había comprado a una enfermera que murió de cáncer. Sus rostros cuando los vi se me hicieron muy parecidos, aunque también se que muchas veces me hicieron dichos trabajos maniqueos que todavía tengo que contar, como haciéndole a uno creer que estuviera viendo alucinaciones.

Eran muchos años los que habían pasado cuando comencé a atar cabos. Desde que salí de Ibagué  abruptamente después que Miguel A., otro amigo de esos años, tuvo el honor de darme alguna sustancia que me enloqueció después de tomarme dos tragos de licor cuando cumplía una cita con una empleada de un establecimiento que quedaba en la calle 14 con 4 en Ibagué, y que resulté después todo drogado en la estación de policía de la  21 mientras el amigo me decía que había resultado peleando y armando problemas, historia de la que salí convencido, pero que con los años uno sabe que no fue así. Habían jugado con mi cerebro, en una extraña marca que ya se venía gestando y que con el tiempo el autor sabe que todo ha sido un extraño estigma donde más de uno ha participado,  y que a veces uno llega a pensar que ha tenido su policía particular, o de familia.

Extraño, porqué cómo puede alguna persona en particular, o algunos tanto poder como para que uno durante años y años haya sido víctima de semejantes impostores de lay.

Claro que se entiende que este tipo de delitos sicológicos lo hacen a la vista de todo el mundo, mientras uno resulta siendo el bandido que además de haber sido esquizofrénico por cuenta de unos mendaces que  iban desde compañeros de universidad y de amistades de joven hasta todos los desadaptados y antisociales que creyeron mediante estos sapeos en convertirlo en “Un conejillo de Indias”,  y que incluso todavía están algunos en esta ciudad mediante amenazas sibilinas parece que estuvieran tratando de conseguirse algún peculio escondido. Eso creo.

El hecho es que al leer esos libros de siquiatría que digo en la biblioteca Luis Angel Arango en Bogotá, y después que acaba de salir con una lesión en la columna vertebral, y haber sido operado en el hospital de la Hortúa, mientras todavía escuchaba voces  voces que iban y venía,  a sabiendas que eran producto de mi estado nerviosos provocado por el desequilibrio mental del delirium tremens provocado, e ir entendiendo que también en estos casos se usan las frecuencias de radio hertzianas, mientras los esquiroles que como los lameladrillos también resultaron participando, para provocar el miedo infundado donde uno termina arrojándose a un carro, o cualquiera de estos delincuentes tal y como lo hicieron en más de una ocasión, lo intentaban matar.

Y sin embargo…

En aquellos libros de siquiatría intuía que Memín me había drogado, idéntico a lo que muy joven ya había sucedido con el amigo que dije en algún blog a donde resulté en la estación de policía en la 21 de Ibagué, y donde se juega con el cerebro de las personas.

Tal vez porque somos ingenuos adonde uno cree que cualquier aparecido(a) es un amigo.

Así somos los autistas.

La peor de las desgracias es tal vez que le sucedan cosas mientras uno resulta un burlesco para estos desgraciados que cuentan con la complicidad de estos imaginarios que aparentando ser de ley, son de las peores pesadillas con las que uno se topa.

Termina entendiendo que siempre ha sido vigilado como si estuvieran persiguiendo a algún rufián, a sabiendas que no.

Esos ratones que digo que vi, ya eran producto de alguna sustancia que eso amigos con los que anduve lo estaban haciendo. Incluso el amigo de Memín, que ya también he nombrado, y que fue expulsado por corrupción de ese organismo estatal devigilancia del que tanto todavía se habla, por esos mismos días en alguna ocasión me devolvió un dinero que me había guarddo porque yo ya estaba muy ido de mi mismo.

Lo entendí con los años. Muchos años después que los mismos con las mismas y toros más parece que obedecían a ciertas ordenes.

Ni siquiera lo entendí , cuando encontré a Memín tomado con otro cuñado suyo, tomando licor a cuenta mi papá un poco tiempo antes de irme para Venezuela, a pesar que aparentemente se conocían por que yo se lo había presentado.

Se conocían entre todos, e incluso con otros, donde se va entendiendo que esas relaciones no solo eran solo de familia. Eran, según parecen…

¿Cómo puede Ud. creer que se conozcan los unos con los otros en una ciudad tan grande como Bogotá, o en otra ciudad lejana como Ibagué, o en un país extraño?

Ni porque uno fuera delincuente.

A no ser que esa marca…

En fin, lo de los ratones, no son casuales en estos libros de siquiatría. Que haya visto visiones, pero que otros de manera taimada también  lo traten de hacer  de manera consuetudinaria, deja un secreto muy bien escondido, a sabiendas que los que lo hacen lo saben.

Tal vez haya que seguirlo contando en otros capítulos, pero serán en “Un Autista en Colombia“, o “Viajando con un Autista“.  porque el autor pretende en este espacio seguir contando otras historias.

La Leyenda del Dorado

Hoy.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.