Mi experiencia en la UNED | #JovenesHOY - Blogs hoy.es

Blogs

Jóvenes HOY

#JovenesHOY

Mi experiencia en la UNED

¿Quién no recuerda el fin del instituto? Nervios, indecisión, agitación. Un tiempo interminable entre el fin de la EBAU (también conocida como Selectividad) y la elección de qué carrera o ciclo formativo escoger. Ese momento en que la pregunta “¿Qué quieres ser de mayor?” comienza a ser relevante y en la que unos pocos exámenes tienen el poder de hacerte cambiar de camino.

Muchos estudiantes recurren a test de orientación vocacional, citas con psicólogos y orientadores, se dejan guiar por la opinión de sus allegados o permiten que su camino se decida por la temida nota de corte; pero lo normal es que se elija una formación presencial. Tanto es así que la formación a distancia no es tomada en cuenta prácticamente en ningún caso, incluso cuando esa opción podría solventar el problema de quedarse fuera de la carrera deseada.

En mi caso opté por esta última alternativa en la en la Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), de la cual no puedo contar una experiencia buena o mala, sino completamente diferente a lo anteriormente vivido. La formación a distancia te permite aprender a tu ritmo y, por tanto, te obliga a conocerte más que nunca; acostumbrada a tener un ritmo marcado por profesores y una agenda repleta de exámenes pasé a tener completa independencia y libertad de elección.

Quizás lo más chocante al comenzar es la ausencia de clases, que si bien está suavizada por tutorías presenciales, debemos reconocer que no siempre son útiles o suficientes para el alumno. El apoyo de los libros varía, en ocasiones las explicaciones pueden son completas y fáciles de entender sin necesidad de recurrir a más material, no obstante, no es lo normal. En diversas ocasiones los manuales pueden resultar repetitivos, complejos de entender e incluso incompletos.

Por otra parte, siempre puedes contar con material adicional que suben profesores de diferentes centros asociados o apuntes de compañeros; todo fácil de encontrar y recomendado por veteranos y los propios compañeros. Y es que eso sí, en la UNED el compañerismo es elemental, el buen ambiente entre compañeros irradia de los grupos de las diferentes redes sociales; una oportunidad perfecta para conocer gente de todas las edades, procedencias y circunstancias imaginables.

El contacto con los profesores tiende a ser mínimo y, como no podía ser de otra forma, la variedad de personalidades es palpable. Mientras que algunos te responden de inmediato y de forma clara otros te dejan con la duda o la aumentan; descripción aplicable tanto a los tutores de los centros asociados como a los moderadores de Madrid.

Los exámenes se realizan de forma presencial en el centro asociado asignado y de forma flexible, esto es, se proponen dos fechas de las cuales puedes asistir a la que decidas. La dificultad de los mismos es bastante variable, no obstante, la opinión general es que esta es elevada. Opino que el reto no está tanto en los exámenes como en ser capaces de aprobar curso por año, pues el volumen del temario es excesivo y poco práctico y las preguntas de los test muy concretas, rozando lo ridículo.

Mi mayor crítica se centra en las prácticas, pues estas son esenciales en todas las carreras y su falta no es menos que una irresponsabilidad por parte del equipo docente. Toda formación necesita comprender a través de la práctica cómo puede aplicarse la teoría. Y, si es cierto que comprendo que no es posible para todos realizarlas de forma presencial, también debemos tener en cuenta que la imaginación es un arma útil: sólo es necesario pedir al alumno que redacte qué haría cierta situación, basándonos en casos reales a modo de ilustración.

Bajo mi criterio todo es posible y aprobar siguiendo este método educativo no es una excepción, especialmente para aquellos que desean estudiar de forma autónoma o experimentar una educación diferente. Es duro pero, ¿qué carrera no lo es?

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

Cada joven con sus opiniones, sus vivencias, sus deseos y sus problemas. Cada joven diferente con ganas de contar qué le pasa y qué le preocupa. Jóvenes iguales en sus diferencias. Y con este espacio #jóvenesHoy para ser usado como ventana al mundo en la que asomarse. Seís jóvenes que irán desgranando poco a poco su forma de afrontar el día a día y qué esperan de los años que empiezan a vivir. José Antonio, Victoria, Víctor, Cristina, Esther y Francisco Javier son la voz de la población juvenil extremeña en el diario Hoy


junio 2019
MTWTFSS
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930