Blogs

Jóvenes HOY

#JovenesHOY

El más feliz, el que menos necesita

“No es más feliz el que más tiene, sino el que menos necesita”, una de esas frases que conforman mi filosofía de vida, y que, si nos detenemos un poco en ella, podemos comprender que somos más felices de lo que creemos. Basta con echar la mirada atrás unos años, unos más que otros, y visualizar aquel momento en el que éramos pequeños, en el que podíamos pasar el día jugando con un montón de tapones de  botellas, que nuestras madres nos daban con un  puñado de garbanzos crudos  y otro de arroz ¿lo recuerdas? ¿Recuerdas cómo te brillaban los ojos cuando tu padre te traía un puñado de chapas? Éramos felices con aquello, no pedíamos ni tener una cocinita porque con latas, tapaderas y tapones podíamos hacer una vajilla más útil que las que vemos hoy en IKEA ¡Qué tiempos aquellos! ¿Y qué me contáis de una lata a modo de balón? ¿Cuántas veces hemos jugado a “la lata”? Seguro que recuerdas aquel juego interminable  en el que uno tiraba la lata, que normalmente era una botella de dos litros llena de agua o de arena para que hiciera peso, y todos salían corriendo a esconderse, cualquier sitio era viable y pobre del que la “picaba” como alguien volviera a tirar la botella…

¡Con qué poco éramos felices! Nadie deseaba tener un teléfono de última generación, de hecho, yo con diez años no tuve ninguno y, aunque a algunos os parezca una locura, éramos muy felices. No teníamos grupos de whatsApp, teníamos grupo del futbol, del balonmano, de vecinos o, simplemente, de amigos que quedaban de hoy para mañana a tal hora y al día siguiente nos presentábamos todos en el sitio y a la hora acordada, había organización hasta para saber quien llevaba ese día el balón. El juego empezaba cuando el del balón llegaba, se hacían los equipos y a jugar hasta que una voz, desde lo alto de la calle, te llamaba por tu nombre y te decía aquello de “la comida está en la mesa”. Entonces, sin mediar más palabra, el juego acababa hasta el día siguiente. Hay que reconocer que a veces el juego acababa un poco antes, pues cuando el balón se colaba por algún tejado, más que acabar, cambiaba; pues ya el juego era “recuperar el balón de Fulanito”, si había que saltar una pared se saltaba y si había que llamar a una puerta porque podría haber caído en su corral, pues se hacía, porque mientras duraba el juego, el balón era responsabilidad de todos.

Ahora los niños quieren tener cosas que sus padres no pueden pagar, y los padres quieren que sus hijos tengan “aquello que ellos no pudieron tener”. Pero sin darnos cuenta le estamos quitando “aquello que tuvimos nosotros”. Estamos haciendo niños consumistas, niños dominados por el consumo y la necesidad de tener todo lo que sale por la televisión, niños que no dan valor a lo que tienen porque se nos ha ido de las manos este asunto. ¿Quizás era menos feliz el niño que se conformaba con jugar con unas chapas que el que necesita una table de 300 euros?

Y volviendo a nosotros, los adultos, ¿qué nos hace felices? ¿Necesitamos mucho más de lo que tenemos para ser feliz? ¿Está la felicidad en esas zapatillas o en ese coche nuevo que no necesito? ¿Compramos lo que queremos o lo que la sociedad nos impone? ¿Somos lo que realmente queremos ser? ¿Me he convertido en el adulto con el que soñaba  ser de pequeño?

“La felicidad es la certeza de no sentirse perdido” (Jorge Bucay)

Otro sitio más de Comunidad Blogs Hoy.es

Sobre el autor

Cada joven con sus opiniones, sus vivencias, sus deseos y sus problemas. Cada joven diferente con ganas de contar qué le pasa y qué le preocupa. Jóvenes iguales en sus diferencias. Y con este espacio #jóvenesHoy para ser usado como ventana al mundo en la que asomarse. Seís jóvenes que irán desgranando poco a poco su forma de afrontar el día a día y qué esperan de los años que empiezan a vivir. José Antonio, Victoria, Víctor, Cristina, Esther y Francisco Javier son la voz de la población juvenil extremeña en el diario Hoy


julio 2019
MTWTFSS
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031