Hoy

img
Categoría: Sin categoría
¿Hace falta ser hombre para ser artista?

Aparentemente, y tras echar una mirada superficial a los nombres que aparecen en cualquier libro de historia del arte, la respuesta debe ser .

Es muy difícil encontrar, oculto entre montones de nombres masculinos alguno que pertenezca a una mujer.  Por eso, en los años noventa apareció un grupo llamado las Guerrilla Girls, que se reivindicaban con un original cartel en el que aparecía un desnudo de Tiziano con un rostro de gorila que decía: “Do women have to be naked to get into de Met. Museum? Less than 5% of the artists in the Modern Art Sections are women, but 85% of the nudes are female”. (“¿Tienen las mujeres que estar desnudas para entrar en el museo Metropolitano? Menos del 5% de los artistas de la Sección de Arte Moderno son mujeres, pero el 85% de los desnudos son femeninos.”)

¿Porqué pasa esto? Ante esta pregunta tenemos dos respuestas posibles. La primera: que no ha habido ninguna aportación femenina al mundo del arte, lo cual nos lleva a formularnos una nueva pregunta. ¿Cómo es posible que de entre los millones de mujeres que han poblado la tierra, ninguna haya sobresalido hasta el siglo XIX en ninguna de las manifestaciones artísticas? La segunda respuesta a nuestro primer interrogante, es que estas mujeres, o bien no se las ha tenido en cuenta o bien su obra ha quedado tapada por las de otros artistas de su época.

Irónicamente, mientras los genios del arte pasaban autenticas penurias y apuros económicos por la falta de comprensión de sus obras, las damas artistas, sumamente cultas y refinadas, triunfaban en los salones y sus creaciones gozaban de gran popularidad entre la burguesía. Haber ignorado a estas mujeres, por crear una pintura “del momento”, ha creado esta sensación de ausencia en el panorama cultural. Vamos a descubrir un poco más sobre el papel de la mujer en todo esto.

En la Grecia Clásica, la mujer gozaba de cierta emancipación y libertad aunque su vida se desarrollaba en el hogar familiar. Sin embargo, Filón de Alejandría hace una distinción entre hombres y mujeres atribuyéndoles a ellos el intelecto, y a ellas la sensación. La esposa estaba normalmente recluida en el gineceo, aunque siempre hubo mujeres interesadas por la vida pública, como la conocida poetisa Safo de Lesbos,  de la que Platón escribió: “Dicen que hay nueve musas, pero se han olvidado de la décima” y a la que se le atribuyen versos como estos.

 

 

 

 

A  una amada ausente

Te hacía semejante a una diosa insigne y tú,

te embelesabas con su canto como ningún otro.

Pero se fue,

y ahora resplandece entre las damas lidias

igual que la luna, de rosados dedos, eclipsa a todas las estrellas

una vez puesto el sol.

Su fulgor baña de plata el salobre mar

e ilumina las campiñas floridas,

donde ha caído el rocío  y han brotado  las rosas,

el tierno perifollo y las dulces flores de trébol.

Mas en el ajetreo de su nueva vida,

no deja de añorar el cariño de su amada Atis,

y el corazón le duele de nostalgia, dentro del pecho.

Ovidio, en su Ars Amandi recomienda “Aprended a Safo de memoria. ¿Hay algo más voluptuoso que sus poesías?” aunque hasta nosotros solo han llegado seiscientos versos, ya que hace novecientos años, la Iglesia mandó quemar su obra poética considerada corruptora.

Si avanzamos un poco más en la historia, hasta llegar a la Baja Edad Media,  aparece una figura como la de santa Hildegarda, mística y de amplia cultura, que abarcaba la música y la medicina, y que no sólo escribe, sino que pinta y representa en su libro sus propias visiones mediante una personal simbología. Veía la “sombra de la luz”, porque la vivisima luz de Dios convertía a la mismísima luz en sombra.

En 1271 el bibliotecario florentino Bencivenne contrata a la calígrafa Montanaria como miniaturista, aspecto doblemente interesante, ya que siempre se había concebido esta labor como exclusivamente monástica, masculina y no sujeta a compensación económica. A pesar de eso, en diversos recibos de pago o contratos del siglo XII, se encuentran nombres de mujeres que trabajan con sus maridos, hijos e hijas  en la confección de manuscritos.

En 1490 muere doña Elionor de Villena, monja importante por ser la primera escritora en catalán que se conoce. Inserta en las inquietudes intelectuales de su época, y ambicionando el conseguir la felicidad por el conocimiento, intento abarcar las máximas artes posibles. Por eso, no solo escribió libros como el Speculum animae, sino que además ella misma se encargó de ilustrar las láminas del libro.

Como estas podemos encontrar también a Bourgot la Negra (siglo XIV), Sabina von Steinbach (siglo XIII), la abadesa Hitda (1000-1025), Properzia de Rossi (1490-1530) y muchos otros nombres femeninos ocultos en la historia.

Entonces, si la mujer no tenía impedimentos para cultivarse intelectual y artísticamente, aunque la cultura estuviera refugiada mayoritariamente en los conventos ¿porqué no evolucionó de igual manera que lo hicieron los hombres en los conventos masculinos? ¿Por qué su obra se ha quedado confinado a su época sin pasar a la historia pese a su valía artística? ¿Será cierto que para formar parte del arte tienes que ser hombre?

 

 

Ver Post >
Un plan para mejorar la empleabilidad juvenil

De los 180.381 jóvenes entre 16 y 30 años que hay en Extremadura, 49.895 están en situación de desempleo. Un dato desolador por dos cuestiones: la primera que somos pocos los jóvenes que vivimos en esta región, y la segunda que un tercio de ellos busca un empleo y no lo encuentra. A esto le sumamos que según el observatorio de Emancipación Joven, Extremadura registró la mayor fuga de jóvenes en 2016 y que la emancipación en nuestra región es de las más bajas de este país. ¿Nos jugamos el futuro de nuestra comunidad?

Aparentemente sí, estas fueron las palabras del presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, durante la presentación técnica del Plan de Empleo Joven. Cada vez nacen menos niños en Extremadura porque se tarda más en encontrar un trabajo digno que permita plantearse formar una familia. Y ¿cómo se fomenta la natalidad? Pues ni con cheques ni con subvenciones, solo con oportunidades que faciliten la emancipación.

En este panorama surge el Plan de Empleo Joven, una iniciativa, siempre mejorable, que tratará de regenerar la empleabilidad de los jóvenes y luchar contra la precariedad. La pregunta que inmediatamente se les viene a la cabeza a muchos es ¿Cuántos puestos de trabajo se van a crear? ¿Cuántos van a venir a mi pueblo? preguntas lógicas, pero que poco o nada tienen que ver con este plan de acción novedoso al que quizás la palabra empleo le haga un flaco favor. Esto no es un plan de experiencia al uso que pocos resultados genera, tan solo dar un puesto de trabajo, en la mayoría de los casos no adaptados a la formación o competencia de la persona.

Sí, sí, esto está muy bien ¿Pero a cuántas personas van a contratar? Podríamos seguir haciendo esta pregunta una y otra vez, pero ese no es el camino. Este plan pretende hacer jóvenes competentes a través de un itinerario adaptado a su formación y mercado laboral. Aquello a lo que llaman una garantía juvenil real, que casi nadie ha llevado a la práctica, y de la que debemos aprender de Finlandia.

¿De qué sirve utilizar dinero público para contratar a media jornada de peón de albañil a un joven recién graduado en ingeniería? Durante un año tendrá un sueldo, pero después de 365 días volverá a estar en la misma situación, sin tener la experiencia laboral que exigen a la hora de acceder a una oferta de trabajo.

Este plan ofrece en su fase inicial una orientación y acompañamiento al joven desempleado, que en una segunda etapa mejorará a través de píldoras las competencias para la vida. Sí, para la vida. Que de nada vale tener certificaciones si no somos capaces de resolver problemas, gestionar proyectos, expresarnos adecuadamente, usar las TIC como herramientas, hablar idiomas…lo demás muchas veces está a golpe de clic. El modelo de trabajo está cambiando, y estas aptitudes van a ser primordiales a la hora de desarrollarnos profesionalmente. Puedes echarle un vistazo a mi antiguo post en este enlace donde desarrollo este tema.

Una vez que nos han autorizado, hemos diseñado nuestro itinerario y hemos pasado por alguna píldora formativa, puede que nos beneficiemos de otra de las líneas de actuaciones, el fomento del empleo. Será a través de prácticas, de las buenas como digo yo, de las que cobras en torno a las 900-1000 euros, que serán financiadas durante seis meses por el ejecutivo regional. Pero no será la empresa la que busque, sino que será el joven quien deberá buscar el lugar donde desarrollar su trabajo; y la empresa, si una vez pasados esos seis meses donde el joven ha demostrado su valía, lo contrata como indefinido, esta recibirá una ayuda institucional.

Han especificado que hay que elegir bien la empresa para que el joven realmente haga su trabajo. Y esto es quizás lo que más le preocupa a los jóvenes, que se incorporen para hacer algo y terminen relegados a otras tareas no adaptadas a su perfil. Nadie quiere que se beneficien de esto las empresas que replican la precariedad, o que se aprovechan de esta oportunidad para saltar de trabajador en prácticas de seis meses en seis meses. Entonces poco éxito habrá tenido este plan de acción. A lo mejor podemos poner como ejemplo lo que hacen en Francia. La empresa que decide incorporar a un joven a su plantilla contacta con la administración, quien decide pagar el salario del trabajador en formación el tiempo que estime oportuno en base al currículum del mismo y a las funciones a desempeñar en la empresa, estando esta última obligada a hacer efectiva una contratación al final de este contrato de prácticas; salvo casos en los que pueda demostrar que el candidato no está capacitado para el desempeño del puesto.

Por otro lado, la investigación también cobra especial importancia en esta iniciativa a través de los centros tecnológicos. Por fin. Ahora toca emprender (nunca mejor dicho) el camino. Quedan algunos decretos por delante. La inversión es mínima, 16,6 millones de euros; pero para dar un segundo paso hay que dar antes un primero. Y como diría mi abuela, que Dios nos coja confesados.

 

Ver Post >
Querida Esther

Se me hace realmente raro escribirte, por la sencilla razón de que soy tú con catorce años. Espero que cuando leas esta carta estés feliz con la vida que lleves, ya sea publicando nuestro primer libro, recogiendo nuestra habitación para marcharnos a la universidad, haciendo las maletas para irnos de viaje por el mundo,  preparándonos para nuestra graduación o incluso arreglándonos para nuestra primera cita. Me encantaría que siguiéramos siendo tal y como somos ahora en un futuro, porque creo que aunque hay que mejorar muchas cosas, somos felices con nosotras mismas, con nuestra torpeza, nuestra moderada inteligencia, nuestro clasicismo a la hora de vestir, nuestra sinceridad, nuestra timidez, nuestro gran sentido del ridículo, nuestro poco sentido del humor, sencillamente nuestra propia personalidad.

Como ya he dicho, hay demasiadas cosas que mejorar pero espero que con el tiempo y cuando estés leyendo esto, algunos de esos defectos, hayan desaparecido o estés intentando que lo hagan, no somos perfectas ni mucho menos y eso mismo nos hace equivocarnos.

Cuando leas esta carta, no quiero que te entristezcas por todo lo que hayamos pasado, quiero que sonrías y demuestres que eres fuerte, así como yo me empeño en demostrarlo cada día aunque no sea cierto. A día de hoy, no estamos pasando por una época especialmente fácil, porque la adolescencia es complicada, estamos pasando por esa época en la que eres la chica invisible de tu curso; esa época en la que todo el mundo dice cosas malas de ti, para luego pedirte los deberes; esa época en que si lees en clase y sacas notas excelentes eres una empollona; esa época en la que ser inteligente implica caer al pozo de la impopularidad. Aun así soy feliz, feliz porque tengo a todas esas personas a mi alrededor que tan importantes son para mí, mi familia, mis amigas, mis amigos, toda esa gente que me apoya en los momentos difíciles y que me acompaña en todos los buenos momentos.

No sé a qué edad encontraremos esta carta, pero espero que sea la edad que sea, hayamos dado nuestro primer beso, es un poco patético que con catorce años aún no lo hayas dado, pero es que entre nuestras cualidades no destaca la de llamar la atención de los chicos. Nuestra extrema timidez y nuestra gran capacidad de autodefensa nos hacen más daño del que creemos.

A día de hoy, nuestra mayor inquietud es la de llegar a ser una gran escritora en un futuro, queremos emocionar y hacer sentir a las personas todo lo que nosotras sentimos al escribir. Queremos viajar, conocer nuevas tierras, nuevas personas, nuevos idiomas, nuevas formas de vida. Queremos estudiar Filología Hispánica para poder ganarnos la vida como profesoras de Literatura. Hay tantas y tantas cosas que queremos ser, que es muy complicado.

Estamos sacando media de notable alto o incluso sobresaliente en casi todas las asignaturas, y además hemos conseguido perder el miedo a ese profesor de Matemáticas al que tanto teme todo el mundo, estoy muy orgullosa de haberlo hecho.

Seguimos escribiendo, Esther, seguimos haciéndolo. Seguimos intentando emocionar a todas las personas que leen nuestros escritos… Nuestros profesores de Lengua nos demuestran su apoyo día tras día, y eso es una de las cosas que más agradezco en nuestra vida. Solo espero que cuando leas esta carta no hayamos dejado que nadie se interpusiera en nuestro camino para conseguir nuestros sueños; que sigamos escribiendo tal y como lo hacemos ahora; que sigamos leyendo un libro por tarde como hacemos cuando tenemos tiempo libre; que sigamos siendo feministas, pero no feminazis como dicen los chicos de clase; que sigamos apoyando a nuestros amigos y familia por encima de todo y de todos; sencillamente que sigamos siendo la Esther inocente y sincera que somos ahora.

Hemos conseguido también una oportunidad para escribir en un periódico digital de cierta importancia a nivel de Extremadura; quizás no es algo tan importante a simple vista, pero para nosotras, que hemos pasado de escribir poemas de amor en la sombra a escribir reflexiones en este periódico, es algo muy importante, quién sabe, si dentro de unos meses, un editor se pase por el periódico a leer las noticias y nos descubra. Es muy improbable y algo ridículo, pero, ¿quién sabe? Todo puede ocurrir.

Quizás cuando leas esto alguien se haya fijado en nuestra estupidez, en nuestro carácter borde, en nuestra cara llena de acné juvenil, que espero que se nos haya pasado, en nuestra extrema timidez y sinceridad, en nuestra moderada inteligencia, en nuestra pasión por escribir y ayudar a los demás, en nuestro romanticismo… bueno, en todo eso en general, cosas que a lo mejor para algunos no tienen ningún tipo de importancia, y que para nosotras son la clave para definir nuestra personalidad. Quizás no sea aquel chico popular y malote que todas adoramos en secreto, pero puede que sí sea el chico cariñoso, atento y caballeroso que siempre hemos deseado.

Te deseo suerte Esther, pues la vida que nos espera, no tiene pinta de ser fácil, las etiquetas con las que te marcan en un punto determinado de tu vida permanecen contigo por siempre. Al fin y al cabo, siempre vamos a ser nosotras, nos miren de una forma determinada o de otra; no te dejes influenciar por gente que no vale la pena. No hagas caso a los comentarios hirientes de personas que no importan lo más mínimo, pues hay gente aún que disfruta viendo caer a los demás.

Una última cosa que quiero decirte es que, como nuestros padres nos dijeron una vez, no importa a dónde llegas si eres feliz dónde estás. Sé feliz, hayas o no estudiado la carrera que has querido, hayas o no encontrado al hombre de tu vida, hayas o no hecho lo que hubieras querido hacer, sé feliz Esther, porque una vez nos prometimos que lo haríamos.

Nos vemos pronto.

Atentamente

Ver Post >
Medio ambiente, prácticas cinegéticas y juventud

Corrían tiempos mejores para entender el medio ambiente, los niveles de presión de colectivos radicales, los derechos sobre los animales y la realidad  del medio natural eran unos conceptos que ni yo, ni ninguno de mis compañeros íbamos a encontrar 20 años después.

Tierra de Barros, la excelencia de la vid y el olivo es mi comarca natal, he crecido en un entorno rural que me ha enseñado el trabajo y la humildad como valores protagonistas, y he adquirido una forma de entender la vida silvestre muy lejos de lo que hoy, por moda, se pretende defender desde el medio urbanita.

Un pueblo es una pequeña familia donde todos conviven por los mismos intereses, en mi caso la agricultura y ganadería son los principales. He podido comprobar de primera mano cómo mis abuelos, mis tíos y mi familia en general han trabajado no solo por tener un sustento económico, sino también por amor a las especies animales  o vegetales que han producido en sus terrenos, y sobre todo por no dejar que la tradición y el trabajo de la anterior generación sufriera decadencia.

A día de hoy me resulta muy difícil entender como en Extremadura, donde el principal motor de desarrollo es el campo y sus recursos, existen colectivos contrarios a la ética de personas han desarrollado riqueza para la zonas rurales, y a través de los cuales hemos podido tener un medio de vida.

El gusano cinegético entro en mi vida a muy corta edad, sobre los 7  años comencé a realizar salidas al campo donde acompañaba a algunos familiares, ya que en mi círculo más cercano nadie practicaba la caza. Recuerdo los llantos y lo triste que se me hacían los momentos cuando alguno de ellos no podía pasar a recogerme. Causa de ellos fue que mi padre al poco tiempo obtuviera la documentación oportuna para poder hacer las escapadas venatorias juntos, que hasta el día de hoy no han dejado de producirse, y espero que continúen por muchos años más.

Poco después entendí que esta práctica era solo un motivo para pasar jornadas entrañables junto a familiares y amigos, disfrutando de la tierra donde por suerte nos ha tocado nacer. Aprendí de esta forma, que con la educación cinegética adecuada, se fomenta la conservación y el desarrollo de especies que habitan en nuestros entornos. Gracias a esto he podido conocer lugares encantadores, personas admirables de los cuales algunos se han convertido en verdaderos amigos y por la misma senda he podido abrir y cerrar puertas que me han permitido desarrollar mi forma de vida personal y profesional.

Los ideales que abogaban por las buenas prácticas han sufrido un ligero deterioro debido a la presión de colectivos radicales contra el sector cinegético, sector de la pesca, sector ganadero y mundo rural en general. Mi opinión dice que si esto pasa en Extremadura es una falta al trabajo que han realizado, y realizan, personas comprometidas que luchan por  posicionar a esta región en el lugar que merece. En la actualidad existen personan que se dejan llevar por la moda, (entiéndase moda por ideales o forma de vida) sin tener en cuenta de donde vienen o hacia donde van.

Comprometido con fomentar los valores naturales y  las buenas prácticas cinegéticas en los jóvenes, tomé partido en la Asociación Juvenil JOCAEX. Aportando mi granito de arena para que cada joven que despierte un mínimo interés por el medio natural, pueda llevar a cabo sus inquietudes. El objetivo de esta asociación pasa por agrupar al sector rural juvenil de Extremadura, acercar la actividad para que esté al alcance de todos y contribuir de esta forma al relevo generacional del entorno cinegético.

José Ángel Durán Risueño.

Técnico Superior en Gestión de los Recursos Naturales y Paisajisticos.

Ver Post >
Me llamo Cristina Martín

Hola, me llamo Cristina Martín Travado y soy de Ribera del Fresno. Tengo 25, soy una chica joven trabajadora y me gusta mucho ayudar a las personas, sobre todo me gusta mucho trabajar con niños pequeños.

Estoy interesada en participar en este blog para que las personas puedan conocer mi día a día y expresar mis ideas y sentimientos sobre cómo veo yo a los jóvenes.

Actualmente estoy en el centro ocupacional de Servicios Sociales José Espinosa Bote APROSUBA-13 en Villafranca de los Barros, en el taller de lavandería y he tenido la gran suerte de trabajar en el centro especial de empleo del ayuntamiento de Villafranca de los Barros en dos ocasiones como ordenanza y conserje.

He realizado un curso sobre derechos y deberes de las personas con discapacidad en la universidad de Extremadura organizado por Plena Inclusión, donde nos enseñaron y aprendimos mucho sobre este tema. Y luego, he dado charlas sobre esto a mis compañeros y en institutos y colegios de mi zona. También a voluntarios de mi asociación y continuo trabajando sobre los derechos y deberes de las personas con discapacidad intelectual.

Ver Post >
Las asignaturas en las que hacemos pellas

¿Qué nos depara el futuro? Bendita pregunta con la que comienzo estas líneas. Si me leyeron en mi primer post de este espacio, sabrán que me gusta ayudarme de significados y acepciones del diccionario. En esta entrada, sin ir más lejos, me voy a la palabra educación, en la que puedo leer: acción y efecto de educar; instrucción por medio de la acción docente; y crianza, enseñanza y doctrina que se da a los niños y a los jóvenes.

Como se desprende en las definiciones, la educación pretende formarnos en lo personal y en lo profesional. La frase “es un problema de educación” debe estar en el preámbulo del hipotético manual de ¿Cómo salvar al mundo?  Yo no voy a entrar en cuestiones utópicas, pero sí en realidades y necesidades que podrían hacernos la vida más fácil si estuviéramos preparados para ello.

Ya tenemos definición, tenemos la “solución” para salvar el mundo, y ahora la completamos con una teoría, la del caos. Esta teoría, muy utilizada en los campos de las ciencias, explica que el resultado de algo depende de distintas variables y que es imposible de predecir. ¿Qué nos depara el futuro? Puede sonar catastrofista, pero nada de eso. De alguna manera u otra podemos intentar prevenir el futuro partiendo de la incertidumbre.

Humanizamos la teoría. Si es imposible determinar el futuro, la educación nos forma como personas y profesionales y además es la solución “a todos los males”; ¿qué tal si trabajamos en el aula la gestión de las emociones? No me vale con una actividad extraescolar, debe ser una competencia básica que se trabaje a todas las edades.

El psicólogo norteamericano Daniel Goleman lo vaticinaba en su publicación de 1995, en la que aseguraba que la coeficiencia emocional iba a sustituir a la intelectual. Al menos un 80% del éxito en la edad adulta proviene de la inteligencia emocional, expone Goleman. Si vivimos en mundo que cabalga a ritmos presurosos de cambios por cuestiones económicas y tecnológicas, por qué no nos enseñan desde pequeño a controlar las emociones en todos los ámbitos de la vida para ser personas más conscientes, responsables y felices.

Una vez controladas nuestras emociones. ¿Y si aprendemos a gestionar el tiempo? En el manual de las excusas por no hacer algo siempre decimos “No he tenido tiempo”. Claro que sí, muchas veces lo será por eso, pero otras porque no lo hemos optimizado. Lo peor es que cada vez más los dicen los niños en Primaria y Secundaria, cuando se suponen que tienen la edad ideal para disfrutar del ocio y tiempo libre. Trabajar las técnicas adecuadas desde pequeños nos ayudará a ser más eficientes, y por ende, poder conciliar la vida profesional con la personal.

Muchas veces la no optimización del tiempo se deriva del exceso o mal uso de las redes sociales. La mayoría de los adolescentes tienen Smartphone y están conectados a la red, sin embargo, el analfabetismo digital es una realidad. No por ser nativo digital o estar las redes sociales sabes utilizar las TIC, es un grave error. Mucha gente no sabe ni enviar un correo, hacer una búsqueda personalizada, y mucho menos conocen el potencial de la red para proyección personal y profesional, o se dan cuenta de las consecuencias que puede tener su comportamiento en internet. Las TIC ya están dentro del programa educativo, no obstante, a veces damos por hecho cosas que parecen pero no son.

En abril de 2016 estuve presente en el  evento de garantía juvenil organizado por el Consejo de la Juventud de Extremadura donde pude conocer la realidad de este programa, los ejemplos de buenas prácticas, y la situación de los jóvenes extremeños. Del espacio de ponencia y debates se extrajeron como conclusiones que había que trabajar de forma transversal las TIC, los idiomas, y las habilidades sociales. En cuanto a idiomas ya estamos avanzando, pero las habilidades sociales hay que trabajarlas más.

Continuamente nos encontramos con jóvenes a los que les cuesta hablar en clase, ni siquiera delante de sus compañeros,  no son capaces de responder a las preguntas que les hacen, y carecen de capacidad para expresar lo que quieren trasmitir. Trabajar esta área, y fomentar la comunicación y las presentaciones en el aula serviría para mejorar las habilidades sociales y educar a personas más capaces.

Otra realidad a la que nos enfrentamos es a que las máquinas sustituirán a las personas en trabajos de producción y que el mercado laboral no podrá absorber a toda la población activa. Ya está pasando, y escuchamos a nuestros líderes políticos decir que hay que crear empresas, pero… ¿ser emprendedor se nace o se hace? Hablamos de emprendimiento a pecho descubierto pero no se trabaja lo suficiente en edades educativas. La Junta de Extremadura lleva varios años poniendo en valor la cultura emprendedora a través de los programas Junioremprende, Teenemprende y Expertemprende. Sin embargo es un programa voluntario que depende del interés del maestro o profesor que inscriba a la clase. ¿Por qué no incluimos esta formación en el  sistema educativo desde bien pequeños? Creo que una persona estará más preparada para crear una empresa si aprende estas habilidades desde primaria.

¿Y si encima trabajamos la autoestima, la autovaloración, y el respeto por uno mismo? ¿Y si ahora las asignaturas de toda la vida la aplicamos a la vida real? ¿Y si incluimos a la familias en el proceso? Muchos pensarán que me he tomado algo para decir esto, pero yo saco pecho y miro a aquellos centros educativos que por sí solos están dando pasos de gigante y se están siendo reconocidos por sus buenas prácticas educativas. Dos nombres propios, el Colegio Público Miralvalle en Plasencia, y el Colegio Público Montero de Espinosa en Almendralejo. Conozco sobre todo este centro, donde aprenden en matemáticas a gestionar el presupuesto y a hacer las compras para dar de desayunar a toda la clase durante un mes. Donde para trabajar el arte convierten el centro en un museo y donde cada clase se preocupa de confeccionar su sala y preparar las visitas guiadas. Donde además se involucran las familias a través de grupos interactivos.

Ahora lanzo varias cuestiones: ¿ha aprendido a fracasar y a equivocarse? ¿Cuándo? ¿Cómo lo superó? Algo que parece tan fácil tiene que ser un pilar en nuestra educación junto a la responsabilidad y el esfuerzo. No hay que ser tan exigentes, podemos equivocarnos una y otra vez, y  lo más importante es estar preparados y educados para gestionar este fracaso.

Yo soy un simple joven al que le gusta escribir opiniones en este espacio.  Quizás los que puedan cambiar algo son los que han aprobado hasta 7 leyes educativas desde 1970. A lo mejor es hora de que se sienten todos los agentes políticos, educativos y familiares para trabajar con vistas más allá de los próximos cuatro años, no solo en el diseño del plan educativo, sino en la formación de los futuros educadores, para mí una de los profesiones fundamentales para el desarrollo de la sociedad.

Como decía el psicólogo Daniel Goleman: Los líderes verdaderamente efectivos se distinguen por su alto grado de inteligencia emocional, que incluye la autoconciencia, autorregulación, motivación, empatía, y habilidades sociales. Y por favor, nunca demos de lado a la creatividad.

 

Ver Post >
Sobre el autor Jóvenes HOY
Cada joven con sus opiniones, sus vivencias, sus deseos y sus problemas. Cada joven diferente con ganas de contar qué le pasa y qué le preocupa. Jóvenes iguales en sus diferencias. Y con este espacio #jóvenesHoy para ser usado como ventana al mundo en la que asomarse. Seís jóvenes que irán desgranando poco a poco su forma de afrontar el día a día y qué esperan de los años que empiezan a vivir. José Antonio, Victoria, Víctor, Cristina, Esther y Francisco Javier son la voz de la población juvenil extremeña en el diario Hoy