Hoy

img
Me llamo Esther Almoharín
img
Esther Almoharín | 06-02-2017 | 13:25| 0

Me gustaría decir a todas las personas que están leyendo, que soy una chica extrovertida, divertida, inteligente, habilidosa, responsable y segura de sí misma. Pero por desgracia, no vais a leer los escritos de una chica perfecta ni mucho menos. Vais a leer los sentimientos, pensamientos, reflexiones y emociones de una chica de catorce años, amante de la literatura, entusiasta de la música y aficionada a tocar el piano y la guitarra, componiendo sus propias canciones.

Soy una chica que tiene mucho que contar al mundo, y muy poco espacio en los márgenes de los apuntes de matemáticas. Soy una chica que comete errores, pero a estas alturas, ¿quién no lo hace?

Si pensabais que al entrar aquí y poneros a leer uno de mis artículos ibais a encontrar a una escritora profesional, estáis muy equivocados, porque ni muchísimo menos, me puedo comparar con escritores tales como Miguel de Cervantes o Rubén Darío, personas que por cierto, tienen toda mi admiración.

Según la Real Academia de la Lengua Española, escribir es representar las palabras o las ideas con letras u otros signos trazados en papel u otra superficie, o incluso componer libros, discursos, etc. Realmente, no estoy de acuerdo con estas definiciones ya que para mí, el término escribir, engloba mucho más significado del que realmente le dan. Para empezar, imaginaos lo que es para mí si digo que este vocablo, va completamente relacionado con todas y cada una de las formas y conjugaciones del verbo desahogarse.

Cada vez que estoy triste, contenta, enfadada, emocionada, aburrida, decepcionada, desesperada, amargada, acudo a mi pluma y a una hoja de papel en blanco, plasmo en ese espacio todo aquello que pasa por mi mente; algunas personas se desahogan jugando al fútbol, otras corriendo, otras dibujando, bailando, cantando, leyendo, gritando, llorando, riendo… yo soy de las que se lo guardan al principio y luego lo expresan todo entre lágrimas y sufrimiento en su cuaderno de poesía.

Nunca he escrito para tantas personas, y sinceramente es un honor, un honor porque hay muchas personas que tienen mucho más talento que yo, y sin embargo están en situaciones tan tristes y desesperadas, que no tienen la oportunidad de mostrar sus pensamientos y reflexiones. Por suerte, yo si he tenido esa oportunidad, de expresar todo aquello que se me pase por la cabeza a esas personas que dedican su tiempo a leerlo.

Pido perdón ya de antemano, porque sé que voy a cometer errores, la puntuación no es lo mío, y el tema de poner las comas donde no hay que ponerlas y no ponerlas donde hay que hacerlo, va a ser muy común en estos escritos, así que por eso, ruego que me perdonéis. No soy una escritora, soy una aspirante a la escritura que quiere aprender y crecer todo lo que sea posible.

Como a partir de ahora leeréis mis escritos durante unos meses, deseo que me conozcáis un poco mejor. Soy una chica impulsiva, tímida e insegura. Sincera, “correcta” y educada. Bastante responsable, madura e ingenua. Sé que solo son rasgos de personalidad, pero no quiero decir rasgos de mi físico, porque realmente no me importan lo más mínimo y ese es un tema que trataré en uno de mis próximos escritos. ¿Por qué le damos tantísima importancia a algo que es externo? Forma parte de nosotros por supuesto, pero las personas que te conocen y te aprecian verdaderamente, ¿creéis que es por el físico? Porque yo no lo creo así, daría igual que fuera rubia, morena, alta, menuda, delgada, gruesa, fea, guapa… Porque lo que importa es aquello en lo que creemos y aquello en lo que ponemos nuestras esperanzas. Me encantaría desviarme del tema principal y empezar a hablar sobre la importancia de la inteligencia sobre el físico, pero no puedo, así que seguiré hablando de mí, aunque no me guste. No soy ni muchísimo menos el prototipo de chica “perfecta” y popular. Hay chicas que destacan sobre mí por su físico o sus amistades, algo que ha pasado desde que el mundo es mundo. Se podría decir que soy la típica rarita estudiosa que saca una media de sobresaliente o notable alto en todas las asignaturas. Pero es que en realidad, estoy orgullosa de ser así.

No por tener un cuerpo de diez, una cara sin una mísera impureza y un pelo de anuncio, eres feliz a la fuerza. Yo estoy segura de que hay chicas y chicos “populares” que se sienten solos a pesar de tener cuatro mil seguidores en Instagram y miles de pantalones de diseño.

Soy una chica muy pero que muy enamoradiza y tímida, además sensible, cosas que a primera vista pueden ser cualidades y a la larga no son más que defectos de primer grado.

Creo que por ahora, y como presentación general es un texto bastante adecuado que me ha dado ganas de seguir escribiendo, de seguir mostrándole al mundo que perseguir tus sueños vale la pena aunque pierdas la mitad de tu vida intentándolo, de expresar la belleza interior y olvidar por un solo segundo la presencia del físico, de fallar y caer si al final logramos lo que nos proponemos.

Gracias a todas las personas que están leyendo esto, porque como ya he dicho antes, es un verdadero honor escribir para personas que valoran realmente lo que hago, porque esto, lejos de ser una especie de trabajo para mi corta edad, es una liberación y una oportunidad para aprender. Nos vemos en el siguiente escrito, espero que os guste.

Ver Post >
La juventud es la mejor herramienta de futuro
img
José Antonio González | 30-01-2017 | 09:03| 0

La juventud es la mejor herramienta de futuro.

No quería empezar a escribir en este pequeño espacio sin hacer o lanzar una pequeña reflexión al aire de lo que nos ataña, los jóvenes.

El otro día estaba disfrutando de una obra de teatro con mi pareja durante la que tuvimos que llamar la atención varias veces al público que estaba a nuestro lado, el cual nos sacaba bastantes cifras en el carné de identidad. “Luego son los jóvenes los que no se saben comportar”, espetaba un compañero. Y es así, nosotros, y digo nosotros porque a mí todavía me queda algún año para que me quiten mi carné joven – siempre seré joven por dentro, no lo dudéis-, en muchos casos aparecemos estereotipados por gran parte de la sociedad. Tildarnos de desobedientes, desmotivados, y despreocupados que solo se interesan por la fiesta y el alcohol, se escucha asiduamente por aquellos que ven muy lejos su etapa juvenil y no recuerdan que los grandes movimientos y cambios sociales surgieron gracias a una juventud alegre y activa.

Me da por buscar el término juventud en la RAE y me encuentro con algunos conceptos: período de vida humana que precede inmediatamente a la madurez; energía, vigor, frescura; o condición o estado joven. En esta última acepción señalan el siguiente ejemplo “Su juventud fue un obstáculo para su carrera” (vaya, qué pena).

Ahora me pregunto ¿Uno deja de ser joven cuando es maduro? Precisamente vuelvo a mirar en el diccionario y me encuentro con este significado en la palabra madurez: Buen juicio o prudencia, sensatez. Ahora permitidme decir que es muy habitual encontrarse con jóvenes que llevan por bandera estos principios. Solo hacía falta pasarse por el evento Ideas For Badajoz celebrado el pasado 23 de diciembre en Badajoz, donde 8 jóvenes emigrantes extremeños dieron a conocer sus proyectos profesionales que ejercen fuera de nuestro país.

Estamos acostumbrados a reproducir en pantalla a jóvenes apuestos con cuerpos esculpidos cuya motivación es fiesta y sexo, y cuyas carencias en cultura general se convierten en carnaza para las redes sociales. No hace falta que cite el nombre. Y qué decir de la generación “ni-ni”, esa que por momentos aparecía tanto en los informativos como la palabra crisis o corrupción.

Me da por hacer una búsqueda de noticias en Google con la palabra joven, y vaya, no tiene desperdicio. Asociadas aparecen las palabras detenidos, agresión, amenazar, pistola, muerto, desaparecido…todo muy negro ¿verdad? Está claro que no tenemos muy buena prensa, aunque esta no sea a propósito.  No me rindo. Sigo buscando por la red, pero me cuesta. Llego hasta la página 12 de los resultados y leo que un joven valenciano ha conseguido la mejor nota del mundo en literatura, y un reportaje sobre otro chico que a sus 26 años triunfa en la moda y ha conquistado el Dedal de Oro, lo que al cine es un Goya.

Según un estudio del Instituto de la Juventud de España, un estereotipo juvenil en tiempos de crisis, esa generación ni-ni que se representa en los medios solo ocuparía un 7,9% de los jóvenes españoles de 16 a 29 años; una minoría, más teniendo en cuenta el contexto depresivo y precario que se ha instaurado en el empleo juvenil durante el último lustro. Y rescato otro estudio de 2014 del Centro Reina Sofía, “Jóvenes y valores sociales”, que concluía que los jóvenes españoles de 14 a 25 años se muestran más honrados y más tolerantes.

Si miramos en el calendario el 12 de agosto, seguro que lo asociamos con las vacaciones o la fiesta de nuestro pueblo, sin embargo, es un día especial, o al menos debería serlo. Desde que lo decidiera la ONU en 1999, esta jornada del almanaque corresponde al Día Internacional de la Juventud que tiene como objetivo promover una mayor toma de conciencia del Programa de Acción Mundial para las jóvenes de cuyo preámbulo cito en el siguiente párrafo:

Los jóvenes son a la vez agentes, beneficiarios y víctimas  de  los  grandes  cambios  en  la  sociedad,  y  por lo general se enfrentan a una paradoja: pueden tratar de integrarse en el orden existente o servir como fuerza  para  transformarlo.  En  todas  las  partes  del mundo,  por  distintos  que  sean  las  etapas  de  desarrollo y los ámbitos socioeconómicos de los países en los que viven, los jóvenes aspiran a participar plena mente en la vida de la sociedad.

Y es así, porque la juventud es la mejor herramienta del futuro, la del cambio. No es una etapa de transición desde la infancia hasta la adultez, sino una etapa autónoma en la que los jóvenes tienen preocupaciones, inquietudes, y necesidad por decir lo que piensan en un contexto difícil. Esto muchas veces se le olvida a la familia que ejerce un proteccionismo excesivo a la hora de experimentar y tomar decisiones que convierten a algunos jóvenes en personas pasivas y dependientes que intentan formarse para encontrar un empleo para toda su vida; pero ¿se les ha preguntado que quieren? Precisamente cuando uno es joven tiene toda una vida por delante para equivocarse una y otra vez persiguiendo sus objetivos.

Ya lo dicen algunos sociólogos que advierten sobre la infancia. Estamos educando una generación blandita, espetan algunos. El sobre-proteccionismo forma a niños y niñas poco creativos, conformistas, que no saben enfrentarse a una complicación y que consiguen todo sin esfuerzo.

En mi trabajo he comprobado como quienes vienen a tramitar el carné joven son las madres y los padres, y no porque no pudiera personarse en ese momento el interesado de turno, es que la interesada es la madre que le tiene que dar menos dinero a su hijo para pagar el autobús. Y ¿Pensáis que debe ser una madre o un padre el que entregue el currículum de su hijo si este está en disposición de hacerlo?

Creedme, esto es minoría, pero son los hijos y las hijas de aquellos y aquellas que no se callaban en el teatro y que decían que los jóvenes son despreocupados, pasivos, y desobedientes. Luego no vale echarles la culpa a los profesores, porque de aquellos polvos vienen estos lodos. Mis textos tratarán de revertir esos estereotipos en particular, al igual que lo hace por sí este blog en general. Los jóvenes son la mejor herramienta para el desarrollo de una sociedad basada en la innovación, la creatividad, y la participación. Estamos encaminados a un futuro en el que tendremos que adaptarnos a muchos cambios impuestos por el vertiginoso avance de la tecnología. Para liderar esos cambios, es necesario prevenirlos.

Estos chicos tienen mucho talento y os hablaré de ellos en otro post

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Constitución Española de 1978, en su artículo 48, indica la obligación de los poderes públicos de promover las condiciones para la participación libre y eficaz de la juventud en el desarrollo político, social, económico y cultural como base para la convivencia democrática”. Y es que la juventud no es un tema baladí, por eso hay que empoderar al joven.

Permitidme acabar diciendo que la mala educación no está en la fecha del carné de identidad, sino en la persona. 

Ver Post >
Soy Maribel Cáceres
img
maribelcacerescabanillas_7672 | 24-01-2017 | 13:04| 0

Yo pertenezco a Plena Inclusión Extremadura.

Es una Federación de asociaciones que

trabajan a favor de las personas con

discapacidad intelectual y/o del Desarrollo.

 

Además también participo en una Campaña de

transformación social que se llama “ El valor de la diferencia “.

 

Para poder participar en esta campaña me estuve formando

en la Facultad de Educación de la Universidad de Extremadura

para después empezar a dar las charlas.

 

Con esta campaña queremos dar a conocer qué es la

discapacidad intelectual y/o del desarrollo.

 

Con el objetivo de que en el futuro, personas con discapacidad

no se sientan discriminadas .

 

¿Cómo lo hacemos?

Dando charlas a diferentes colectivos.

Por ejemplo: colegios, institutos, policía, abogados….

 

Y lo importante de esta campaña es que somos las

propias personas con discapacidad quienes damos las charlas.

 

Con esta campaña llevo cuatro años debido a la demanda que tienen.

 

Por eso le doy tanta importancia.

 

Además, con esta campaña he conseguido trabajar en lo que me gusta.

 

Ya que no solo damos a conocer qué es la discapacidad,

sino también a que se nos respete y valore como a cualquier otra persona.

 

Para mí es muy importante escribir en un blog

porque a las personas con discapacidad intelectual no se le tiene en cuenta.

Agradezco al Instituto de la Juventud y al periódico HOY,

ya que para mí va a ser un placer  contaros lo que opinan los jóvenes.

Texto escrito en Fácil Lectura

Ver Post >
Me llamo Víctor Segura Cadenas
img
Víctor Segura | 18-01-2017 | 11:52| 0

Soy un joven llamado Víctor Manuel Segura Cadenas, tengo 25 años y soy de Villafranca de los Barros.

Mi día a día lo hago en el centro ocupacional de APROSUBA-13 de Villafranca de los Barros. Mis aficiones son el teatro, la música y salir con mis amigos. Me gusta leer libros de historia, pero lo que más me apasiona es ir a ver los partidos de balonmano, baloncesto y fútbol

Para mí, poder participar en este blog, es una oportunidad muy buena porque me permite compartir opiniones con otros representantes de jóvenes y conocer sus opiniones. También saber lo que preocupa a los jóvenes de Villafranca. Los jóvenes de aquí no tenemos las mismas actividades que el resto de la gente y reclamamos que haya actividades adaptadas a todas las edades y discapacidades.

Siempre es bueno que haya un sitio donde poder expresar nuestras inquietudes y nuestros miedos. Poder compartir esta experiencia con los lectores de este blog del periódico Hoy es muy gratificante para los jóvenes con discapacidad intelectual y sobre todo estar en contacto con otros jóvenes.

Es la primera vez que escribo en un blog y que lo puedan leer miles de personas, para mi tiene una importancia enorme. Me dirijo a la sociedad extremeña para compartir ideas y como es mi día a día. Espero que los jóvenes extremeños lean nuestros comentarios y entre todos aportemos ideas para mejorar la calidad de vida de todos los jóvenes, tengan o no discapacidad.

 

Noticia sobre las Comunidades de Experiencia 2.0

Ver Post >
Sobre el autor Jóvenes HOY
Cada joven con sus opiniones, sus vivencias, sus deseos y sus problemas. Cada joven diferente con ganas de contar qué le pasa y qué le preocupa. Jóvenes iguales en sus diferencias. Y con este espacio #jóvenesHoy para ser usado como ventana al mundo en la que asomarse. Seís jóvenes que irán desgranando poco a poco su forma de afrontar el día a día y qué esperan de los años que empiezan a vivir. José Antonio, Victoria, Víctor, Cristina, Esther y Francisco Javier son la voz de la población juvenil extremeña en el diario Hoy