Hoy

img
COMUNISTAS ESPAÑOLES (1977)
img
Manuel Pecellín | 11-02-2017 | 09:46

 

La transición que España supo hacer desde el régimen dictatorial franquista a la democracia, es objeto de defensa, ataques, matizaciones y, en resumen, polémicas calurosas. Quien esto escribe se siente orgulloso de aquel tránsito sociopolítico y juzga que no pocas invectivas contra dicho proceso surgen de desconocer cómo se produjo o no tener en cuenta sus circunstancias. Por eso son muy de agradecer obras como la recién publicada por Alfonso Pinilla. Natural  de Montijo y profesor de Historia Contemporánea en la Universidad de Extremadura, fue investigador en la Universidad Paris X-Nanterre y docente invitado en la de Artois. Desde 2015 participa en el módulo “Jean Monet EU-HOPE”, impartiendo cursos sobre la integración política europea.

Pese a su juventud, el doctor Pinilla cuenta en su haber con importantes publicaciones, entre las que cabe recordar las obras Información y deformación en la prensa. El caso del atentado contra Carreto Blanco (UEX, 2007), La transición de papel: el atentado contra Carrero Blanco, la legalización del PCE y el 23-F (Biblioteca Nueva, 2008) o El laberinto del 23-F: lo posible, lo probable y lo imprevisto en la trama del golpe (Biblioteca, 2010).  El rigor de sus labores indujo a la famosa periodista Pilar Urbano (autora de dos valiosos libros: Con la venia…yo indagué el 23-F   y La gran desmemoria) a entregarle un archivo inédito, con el que establecer la intrahistoria de la legalización del PCE.  Tuvo la intuición de que el extremeño, “un estudioso sin fatiga, un zahorí paciente que busca bolsas de agua dormida en los subsuelos más esteparios de la Historia” –así lo define en páginas preliminares- habría de hacer excelente uso de aquellos materiales. Y así ha sido.

Los documentos a que se hace referencia son los apuntes, notas y resúmenes de las actuaciones llevadas a cabo en periodo 1974-1977 por José Mario Armero, mano derecha de Adolfo Suárez, durante aquellos críticos años. Añádase una pieza fundamental: el diario manuscrito de Ana Monte, esposa del mediador antes citado, con quien compartiría afanes, ilusiones, angustias y felicidad por el éxito de la empresa, a saber, la democratización de nuestro país.

Sólo alguien como Suárez, hombre procedente del propio Movimiento, elevado de modo sorpresivo a la Presidencia del Gobierno por decidida voluntad del Rey Juan Carlos, pudo convencer a las Cortes franquistas de que se hiciesen el “harakiri”,  con anuencia del estamento militar. Y sólo alguien como Santiago Carrillo, secretario del PCE, el partido con mayor peso en la lucha contra el régimen de Franco, podía atemperar las reivindicaciones de la izquierda hasta embridarla en las exigencias legales (no oponerse a una monarquía constitucional; aceptar  la bandera bicolor; renunciar a la violencia como método para subir al poder e independizarse de cualquier imperativo extranjero).

Ambos líderes hubieron de derrochar increíbles dosis de sagacidad, paciencia,  pragmatismo, astucia y trabajo para llevar a buen puerto sus propósitos: las elecciones generales a Cortes y la legalización los partidos políticos incluido el PCE ( el ”sabadazo” de 1977).  En medio de tal odisea, multitud de episodios “trascendentales”: la venida a España de Carrillo y Pasionaria; la cumbre eurocomunistas de Madrid (1977); el regreso del rey Don Juan y su renuncia al trono; la dimisión de del almirante Pita y las protestas de otros altos militares; la visita de los americanos; los ataques ciertos periódicos (El Alcázar, claro, pero también ABC  e incluso El País), etc. De todo se encontrarán aquí testimonios múltiples.

Pero a quien más deben aquellos dos dirigentes, estadistas auténticos, de orígenes tan encontrados y a la postre amigos respetuosos, fue al dueño del archivo aquí utilizado. Arnero, hombre de temple y generosidad inauditos, no fue sólo quien los puso y mantuvo en contacto. Se condujo con frecuencia como huésped, consejero y animador infatigable de unas relaciones cada vez más respetuosas y fructíferas. Esta es la “intrahistoria”, cuyos entresijos ignotos nos estremecen al conocerlos. El autor lo facilita recordándolos con tanta pulcritud como minuciosidad, en una prosa bien cuidada, lo que hace la lectura del libro provechosa y amena.

 

Alfonso Pinilla García, La legalización del PCE. La historia no contada (1974-1977). Madrid, Alianza Editorial, 2017.

 

Últimos Comentarios

ipasga_4406 01-02-2017 | 17:20 en:
SOR CELINA
olallalau_12 20-05-2016 | 10:54 en:
LAURA OLALLA
frameve_6499 29-04-2016 | 17:03 en:
LUCILIO VANINI

Otros Blogs de Autor