Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

WALTER BENJAMIN

 

Walter Benjamin (Berlín, 1892), filósofo judío, marxista heterodoxo, crítico literario, próximo a
la Escuela de Frankfurt, llegó a la frontera española huyendo de los nazis. Sin los oportunos
papeles, temiendo que la policía lo devolviera a Alemania, el 26 septiembre de 1940 decide
suicidarse en Portbou, donde cincuenta años después se inauguraba en su honor el
monumento Pasajes, construido por el artista israelí Dani Karavan. El nombre aludía al tránsito
frustrado de Benjamín, así como a su obra inconclusa, Passagenwek. Durante los decenios
últimos, no ha dejado de crecer la atracción que en el mundo occidental se experimenta por
aquel agudo analista de la cultura contemporánea, un hombre tan tímido como sabio.
También en Extremadura le rendimos homenaje un día con el oportuno congreso organizado
por la UEX y cuyas actas se publicarían a cargo de Isidoro Reguera y de mí mismo (Badajoz,
Diputación, 1994).
Benjamin, que ya había visitado anteriormente el sur de España (1925), hizo dos viajes a Ibiza,
bien distintos entre sí, tras la declaración de la II República, el primero en 1932, el segundo un
año después. Los dos le ocuparían varios meses y dejarían profunda huella en la obra del
escritor. Le admiraban el paisaje aún virgen, la benignidad del clima, el minimalismo de la
arquitectura vernácula, el carácter de la gente, la pervivencia de las antiguas costumbres y,
claro está, los muy económicos precios. Obervador ultrasensible, cree percibir a menudo el
“aura” (su más célebre categoría filosófica) en los casi desconocidos rincones. De todo fue
tomando cumplida nota en sus minúsculos cuadernos.
Tal vez nadie como Vicente Valero para escudriñar y exponer minuciosamente los avatares de
aquellos viajes, vivificador el primero, traumático el segundo. Natural de Ibiza (1963), premio
Loewe, considerado uno de los poetas más importantes de su generación, Valero conoce
exhaustivamente la historia contemporánea de su isla, así como la obra de aquel tímido,
meticuloso, irónico, enamoradizo y paupérrimo pensador alemán. Ayudándose de los textos
suscritos por éste; la correspondencia que mantuvo con distinguidas personalidades
(especialmente el cabalista su gran amigo G. Scholem y la filósofa Gretel Karplus, mujer del
gran T. Adorno), más los testimonios orales de los isleños aún supervivientes), sin omitir la
oportuna bibliografía, el autor ofrece un exhaustivo análisis del temperamento, gustos,
concepciones estéticas e ideológicas del desafortunado autor (Los lugareños le apodarían “es
miserable”. Especial interés guardan los apuntes que ilustran sobre las relaciones del mismo
con otros ilustres visitantes de la isla: el filólogo Spelbrink; el joven etnógrafo Felix Noeggerath
y sus padres (por cuyas recomendaciones Benjamin vino a Ibiza); el patricio isleño Roselló
Cardona, pionero de la incipiente industria turística; Raoul Hausmann, artista de vanguardia;
Jean Selz, su traductor al francés, con quien intima y pronto rompe infantilmente; el nieto del
pintor Gauguin; Jokisch, un cínico aventurero o el desconcertante Maximilian Verspohl, un
joven simpático, de quien recibe ayuda económica y que muy pronto será nombrado Jefe de
Sección de las SS de Hamburgo. Entre las mujeres que arrebatan el tierno corazón de
Benjamin, ninguna más querida que Toet ten Cate. Con no pocos de ellos consumirá
frecuentes dosis de hachís, opio, morfina y demás drogas, atraídos por sus virtudes
psicodélicas.

Valero señala las impresiones que estos personajes dejaron en Benjamin y como éste las
recogerá, más o menos literaturizadas, en sus numerosas “diarios y narraciones ibicencas”. A
lo largo de este ejercicio, el ensayista trasciende las anécdotas para trasmitir las características
generales de la obra del filósofo alemán. Y todo ello desarrollado en una prosa excelente,
cuyo discurso nunca se traba con la exhaustiva documentación que maneja. Un libro para
disfrutar y aprender en cada página (sin perderse las notas explicativas).

Vicente Valero, Experiencia y pobreza. Walter Benjamin en Ibiza. Cáceres, Periférica, 2017.

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor