Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

INCUNABLES DE GUADALUPE

 

 

No sé si Antonio Ramiro es la persona más afecta a Guadalupe, pero lo juzgo el investigador que mejor conoce la historia, significación y contenidos culturales de su Monasterio y Puebla. Tuvo la suerte de contar en estas lides con un maestro insuperable, fray Sebastián García, con quien publicó multitud de libros y artículos sobre el Cenobio de las Villuercas. Allí sigue trabajando el ya maduro autor de esta nueva obra, otra aproximación a uno de los grandes tesoros que los frailes jerónimos y franciscanos alcanzarían a conformar en aquel Santuario, su extraordinaria biblioteca (víctima de crueles expolios ya en época contemporánea).

Necesitaban textos de todas las materias la Comunidad y las instituciones mantenidas bajo sus recios muros y que tan valiosos servicios prestarían a lo largo de siglos: Colegio de Gramática y Humanidades; Escuelas de Medicina, Farmacia y Cirugía; talleres de bordaduría, escribanía, tejeduría, rejería, pergaminería, arquitectura y orfebrería; el prolífico scriptorium (inolvidables sus miniados) o las más recientes escuelas de Primera Enseñanza y los Estudios de Formación franciscanos.

Vale la pena reproducir cómo describe el lugar Francisco de San José OSH en su Historia Universal de la Primitiva y Milagrosa Imagen de Nuestra Señora de Guadalupe Madrid (1743, p.114):

“Es pieza muy anchurosa, alta, alegre y de mucha luz, por las grandes ventanas que tiene a sus dos costados: la cercan enteramente estantes de madera fuerte y muy bien lucidos, en que ay de los mejores libros en todas las facultades: guárdanse algunos originales manuscritos, y entre ellos hallo las Obras de Euthimio, escritas en lengua Griega el Doctor Juan Hentenio, como el mismo lo assegura, siendo monge de este Monasterio, llamado Fr. Juan de Nalines. Por cima de los estantes sube hasta encontrar las bóbedas el adorno de pinturas. Tiene primera, y segunda puerta para su mayor custodia, que caen a las espaldas del Coro, sitio el más acomodado a la dilatación grande de este Monasterio”. 

Entre sus fondos, figuraría una formidable colección de incunables, cuyo inventario completo aún se desconoce. Según constaba en una relación del siglo XVIII, que fr. Hermenegildo Zamora tuvo el acierto de publicar, Catálogo de Libros de la antigua biblioteca del Monasterio de Guadalupe (Madrid, 1976), pasaban de dos centenares los “libros de molde” editados cuando la imprenta aún estaba en la cuna (1450-1499). Como se sabe, a raíz de la desamortización se hizo llevar (1835), en horrorosas condiciones, la biblioteca guadalupana a la de Cáceres, donde no se guardaría en el mejor estado. De hecho, Fulgencio Riesgo ya sólo pudo localizar 78 incunables para su estudio “Interesante a los amantes de las ciencias. Catálogo de los incunables de la antigua Biblioteca de Guadalupe, hoy existente en la Provincial de Cáceres” (Guadalupe,(1914). Ya se sabe cuanto ocurre con libros valiosos expuestos a depredadores (humedad, ratas, polillas) y/o humanos. Cuando una R- Orden (20 agosto 1924) dispuso se trasladasen a la Nacional los ejemplares impresos del siglo XV, de Cáceres únicamente (ya en ferrocarril y oportunamente relacionados por García Camino) 42 volúmenes (algunos, con varias obras).

Con otros títulos después identificados, más los que aparecerían en la “biblioteca Barrantes”, llevada a la de Guadalupe merced a la generosidad de los herederos del gran bibliófilo (1923), junto a las múltiples labores de los Franciscanos para reinstaurar en el Monasterio una biblioteca digna de su fama (la antigua fue durante la exclaustración sala de bailes), Antonio Ramiro pudo confeccionar este catálogo. El cronista oficial de la Puebla Villa de Guadalupe hace bien en pedir se restituya a su lugar de origen este magnífico tesoro. Los lectores pueden calibrar la importancia de sus piezas repasando las 86 fichas bibliográficas que proporciona de otros tantos “incunables de Guadalupe”.

 

Antonio Ramiro Chico, Los incunables de Guadalupe, el saqueo de un patrimonio. Cáceres, Diputación provincial, 2017.

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor