Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

POLIÉDRICO ERASMO

 

 

 

Parece indudable que, al menos durante la primera mitad del siglo XVI, cuando se conformó la Europa moderna, nadie tuvo mayor prestigio que Erasmo (Rotterdam, 1466-Basilea, 1536). Es un acierto que la Red de la Comunidad Europea para Intercambios Académicos, se conozca como“Programa Erasmus” en homenaje al carácter multinacional y europeísta del escritor holandés. El gran hombre residió alternativamente en Holanda, Francia, Inglaterra, Alemania y Suiza, relacionándose con lo más granado de cada país y sin permitirse apenas momentos de reposo, pese a su naturaleza enfermiza. No quiso venirse a España, rehusando las insistentes invitaciones de Carlos V: aduce que no le agradaba la forma de ser de los hispanos (y, mucho menos, la Inquisición española), si bien aquí contaba con numerosos admiradores (véase Erasmo y España, el enorme estudio de M. Bataillon).

No obstante, los escritos y la figura misma del de Rotterdam siempre producen una especie de vértigo a cuantos se le aproximan. Les ocurrió ya a los coetáneos. Y no sólo por su extraordinaria y variadísima producción intelectual (hasta tres decenas de volúmenes exige la edición de sus obras completas, más un riquísimo epistolario), sino por el mismo carácter poliédrico del personaje. Sumamente celoso de su libertad; convencido de que nadie tiene toda la razón; de naturaleza pacífica (salvo cuando se supone maltratado); defensor de la concordia antes que de los enfrentamientos, así como de la paz pública en vez de las revoluciones, se opuso sistemáticamente a “tomar partido” por bando alguno, menos aún si se lo exigen los prebostes de cualquiera de ellos. Añádanse las propias vacilaciones o dudas no resueltas, más las innegables contradicciones (una cosa es lo que pienso; otra, lo que mi pluma escribe, vino a decir), para comprender el desconcierto entre sus lectores e incluso amigos íntimos. Figuras como Tomás Moro, Martín Lutero, Luis Vives, Alfonso de Valdés,  varios papas e incluso Enrique VIII y Carlos V, por no citar toda una pléyade de ilustres personajes, se sentirían desconcertados ante los quiebros del gran humanista que, además, no siempre dice lo mismo en sus obras publicadas (no todas con su nombre) y en sus cartas (muchas dadas a luz desde bien pronto). Es el “Erasmus, vir duplex”, según conocida acusación luterana, o el hombre “semper pro se”. Ni es raro que se recurra incluso a Freud para entenderlo, vistos los avatares de su difícil infancia.

Las mismas sensaciones contradictorias se sufren con la lectura de este trabajo de Clavería (Caspe, 1963), que por cierto cuenta con unos fundamentos bibliográficos formidables. Alejándose voluntariamente, salvo las pinceladas ineludibles, de las tesis filosóficas, teológicas y aun filológicas de Erasmo, el autor busca retratarlo, según el título recoge, como “hombre de mundo”. Y repárense en los calificativos que ahí le atribuye: evasivo, suspicaz e impertinente (misántropo, borrachín, pendenciero). Fuerte apuesta, a cuyo favor el estudioso trae todo un aparato de citas sacadas fundamentalmente de textos epistolares, tomados de la edición hecha en Oxford por el matrimonio Percy (doce volúmenes). Sobre la misma base podría haber incluido también otros apóstrofes, según se desprende a lo largo del estudio: antisemita, timorato, egoísta, enamoradizo (¿gay?), obseso por su imagen, promotor de sí mismo e incluso máquina de repartir fangosi la ocasión lo requiereetc. Todo comprensible según los parámetros dominantes en el Renacimiento, según Clavería desarrolla en sus agudas contextualizaciones.

Sin embargo, a aquel holandés, el primer europeo capaz de vivir de sus escritos (se reeditaban sin tregua, algunos, v.c., los Adagios, hasta 60 veces), “el más sabio de los hombres”, deseoso de reformar las instituciones eclesiásticas, académicas y civiles, pero con pánico ante una posible excomunión, se lo rifarán poderosos soberanos (de España, Inglaterra, Francia, Polonia, Austria), pontífices, heresiarcas, rectores de Universidad, obispos, impresores célebres (Aldo Municio, Froben)… deseosos todos ellos de poder presumir y fortalecer con la anuencia del Humanista. A nadie se entregaría aquel frailecillo casi diminuto de cuerpo y de espíritu inconmensurable. “Ubi bene es, ibi patria est” (Donde te encuentres bien, allí está tu patria) responde a quien se empeña en devolverlo a su Brabante natal. Y, para encontrarse bien, le bastaban sentirse apreciado por los mejores; una rica biblioteca (la vendió antes de morirse); imprentas próximas; dinero para mantener la casa y buen vino (preferentemente de Borgoña). Por cierto, nunca pudo aguantar las estufas alemanas.

 

Carlos Clavería Laguarda, Erasmo, hombre de mundo: evasivo, suspicaz e impertinente. (Misántropo, borrachín, pendenciero). Madrid, Cátedra, 2018, 370 págs.

 

 

 

 

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor