Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

V FORO SENIOR DE EXTREMADURA

 

 

El Club Senior de Extremadura que, impulsado por el Presidente, José Julián Barriga Bravo,  y sus colaboradores, alcanza ya los dos centenares de miembros, celebró en Garrovillas de Alconétar su V Foro durante los días 20-22 de abril último. Como en años anteriores, a todos los asistentes se nos entregó un volumen que recoge el Informe General sobre la situación económica y social de Extremadura. Realizado por reconocidos especialistas en cada una de las materias abordadas, no es precisamente muy reconfortante el diagnóstico que de la Región ofrece: hay mejoras en términos absolutos, pero no se está en línea de converger con el resto de las Comunidades españolas. Según ocurre a cualquier enfermo, más vale conocer los males que le achacan y no cerrar los ojos, pretender ignorarlos o, peor aún, cubrirlos con banalidades demagógicas, si se quieren encontrar los oportunos remedios. Que los hay. Espigaremos sólo los puntos sobresalientes en cada sección.

Abre la obra el capítulo sobre Macroeconomía, elaborado por el equipo que coordina Martín Ruiz Manuel, cuya conclusión es rotunda: nuestra estructura productiva evoluciona escasamente. Somos la única región que no alcanza el 75% del PIB per cápita de la Unión Europea, lo que nos sitúa en el conjunto de las menos desarrolladas. El excesivo peso del sector público y la proliferación de las subvenciones en lugar de los incentivos fiscales, más la no resuelta disyuntiva entre desarrollo y protección del medioambiente, frenan el emprendimiento empresarial. Extremadura es la región más pobre de España: Madrid casi nos dobla en Producto Interior Bruto. Sólo se ha mejorado, respecto al último ejercicio, en el campo de las exportaciones. Y en términos de población ocupada, salvo algunos sectores (servicios y administración), la caída es considerable. Se pide la declaración normativa de hasta seis Polos de Desarrollo concretos e iniciar la reestructura del territorio y la agrupación de servicios municipales de forma que se solucione nuestro grave desequilibrio demográfico y se constituyan núcleos comarcales viables.

Norberto Díez González, con un grupo de ingenieros y sociólogos, repasa las infraestructuras, con especial atención al estado de la red ferroviaria, aeropuertos, autopistas, carreteras, aguas y saneamiento.  El impuso a la línea de alta velocidad Madrid-Portugal por Extremadura es la cuestión estrella, objeto de reivindicaciones populares de gran impacto. Por lo demás, anotan que ni los Presupuestos Generales, ni los de Extremadura recogen partida alguna para la inversión aquí de nuevas autovías.

Que 2017 fue para la Agricultura un año negativo lo intuye cualquiera y lo confirman los análisis de José Ignacio Sánchez-Mora con su equipo de ingenieros agrónomos y empresarios del sector. La sequía climática e hidrológica, el freno a los regadíos, las nuevas plagas (el camalote, la seca de las encinas) más las enfermedades crónicas del ganado aún sin resolver, el escaso empuje de nuestra industria agroalimentaria y los aranceles arbitrarios, constituyen los principales problemas, que exigen (y pueden tener) soluciones.

Siguen los capítulos dedicados a cultura y patrimonio (José María Álvarez Martínez y los suyos son más expositivos que críticos); políticas sociales (el equipo de Rosalía Guntin Ubiergo estudia la evolución durante este periodo de las tres grandes cuestiones: despoblación, desempleo y pobreza, así como la gestión de los fondos europeos); el  muy documentado informe que sobre la coyuntura industrial de Extremadura coordina José Marcelo Muriel Fernández, con muy específicas sugerencias de un abanico de actuaciones para mejorarla; el esperanzador estudio hecho por Fernando J. Rodríguez y otros ingenieros sobre la energía como posible motor de la industrialización de Extremadura  (sistema eléctrico, con fuentes  de energías renovables y no renovables, combustibles, minas de litio y Aguablanca, etc.).

Cierra la publicación un Manifiesto aprobado en la Asamblea del Foro, que, como el de los años anteriores, recoge los puntos principales de los estudios referidos e insta a todos los ciudadanos extremeños a comprometerse, cada uno desde sus posibilidades, para conseguir mejoras efectivas en el desarrollo de nuestra Comunidad.  Concluye con una demanda a los políticos para que, cara a las próximas elecciones, “elaboren con realismo y ambición sus programas para acelerar los procesos de convergencia de Extremadura con el resto de España”. Seguro que, si los responsables se toman la molestia de leer libros como éste, les resultará mucho más fácil.

 

AA. VV., Informe general sobre la situación de Extremadura. Garrovillas de Alconétar, Club Senior, 2018.

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor