Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

PÁRROCO REPUBLICANO, LIBERAL Y CISMÁTICO

Fulgencio Castañar (Villanueva de la Vera, 1945), doctor en Letras Hispánicas con la tesis El compromiso en la novela española de la II República (Siglo XXI, 1992) y catedrático de Lengua y Literatura, ha desarrollado casi toda su vida profesional en el IES de Arenas de San Pedro. Autor de numerosas publicaciones, destacan entre las mismas las que ha dedicado a los dos fenómenos culturales que distinguen la historia de su pueblo natal: la fiesta del Peropalo y la fundación de la “Iglesia cristiana liberal de Villanueva de la Vera”. Si propuso un análisis antropológico excelente en El Peropalo, un carnaval de la España Mágica (Mérida, ERE, 1986, 1ª), no menos valioso es el estudio recién publicado sobre el fundador de aquella curiosísima institución parroquial. Nos referimos al sacerdote José García Mora (Plasencia, 1829-1910).

Más conocido como “El cura Mora”, fue Paul Drochon quien nos puso en su pista con el trabajo “Un curé ´libéral` sous la révolution de 1868” (1970). Se han ocupado de tan atrayente personaje otros autores, como Diego Blázquez Yáñez, J.M. Cobos/J.M. Vaquero y José Antonio Sánchez de la Calle, recogidos en la bibliografía. Yo mismo incluí al polémico párroco en la Gran Enciclopedia de Extremadura y publiqué su “Discurso a los seminaristas”, en Silva homenaje a Mariano Encomienda (Almendralejo, Centro Universitario Santa, 2009).  Todo ha quedado asumido y superado con la entrega de Castañar, un volumen de 420 páginas que él presenta como “opus minus”, prometiendo otra segunda aún más desarrollada.

El autor establece la biobibliografía de Mora, clérigo bien formado y de fácil pluma; analiza el contenido de sus obras más importantes (El poder temporal del Papa y la sociedad europea, 1862; La verdad religiosa o exposición histórica, filosófica, moral y social de las doctrinas del catecismo católico en paralelo con las del protestantismo y el filosofismo, 1864; El principio de autoridad vindicado…, 1865; Los huérfanos de Extremadura: novela religiosa, política y moral, 1865; Diario de un párroco de aldea, 1865; Consideraciones sociales y políticas sobre las antiguas Cortes y Hermandades de Castilla, 1865, y Oración fúnebre por los mártires de la libertad…, 1868, amén de su periódico Los Neos sin careta); trata de deducir las causas que conducen a Mora desde sus iniciales actitudes e ideales conservadores a los abiertamente revolucionarios (tanto en lo civil como en religioso) y expone la bases teológicas y principales realizaciones de aquella “iglesia cristiana -liberal”, que, en cisma con el Obispado placentino, el cura Mora, suspenso a divinis, estableció en el hermoso pueblo verato. Castañar siempre busca fundamentarse en fuentes primarias (el archivo de Mora se guarda en la Biblioteca de Extremadura). Presenta sus conclusiones enmarcándolas en el contexto nacional (a veces, incluso con exceso de datos generales), acorde con la proyección que siempre quiso dar el biografiado a sus escritos y actuaciones.

No es figura exclusiva en la historia de Extremadura durante el siglo XIX, donde otros clérigos se situarán también junto a los más avanzados de su época. Ahí están Muñoz Torrero, José Segundo Flórez o lo profesores s krausistas del Seminario pacense de San Atón.

Pero ninguno llegaría a los radicales planteamientos de Mora en su segunda fase, a partir de 1865 y en ebullición tras la “Gloriosa” (1868). Recordemos sus críticas contra los trabucaires curas carlistas y los obispos que los apoyaban; la defensa del compromiso temporal de los sacerdotes; la demanda para éstos del celibato libre y el sustento con el propio trabajo; eliminación de los aranceles eclesiásticos, bulas, petitorios y similares; la búsqueda de la pureza evangélica; la vuelta al cristianismo primitivo y la proximidad a los más pobres; el apoyo a la República y el sufragio universal; lucha contra el caciquismo; mejora de las escuelas; la constitución, en fin, de una Iglesia libre, dentro de un estado libre.

La inmensa mayoría del pueblo se alineó con él, aunque la cosas terminarían mal, como ocurrió con otras experiencias similares de la época y la propia I República. No obstante, valió la pena intentarlo. Sin duda, hubo de dejar semilla …y las mejoras materiales que Mora, “procurador síndico” (concejal), consiguió para su pueblo.

Fulgencio Castañar, El cura Mora. Un sacerdote liberal y republicano en la España del siglo XIX. Cáceres, Ediciones Veragredos, 2018.

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor