Blogs

Manuel Pecellín

Libre con Libros

RELATOS ICONOCLASTAS

 

Martín Gijón (Villanueva de la Serena, 1979), es, pese a su juventud, uno de los escritores más sólidos y polifacéticos con que cuenta Extremadura. Doctor en Filología Hispánica, ha ejercido la docencia en las Universidades de Marburg (Alemania) y Brno (República Checa), datos importantes para la obra que presentamos. Actualmente es profesor de la UEX.

Ensayista fecundo, entre sus publicaciones destacan Una poesía de la presencia. José Herrera Petere en el surrealismo, la guerra y el destierro (Premio Gerardo Diego de Investigación Literaria, 2009), Entre la fantasía y el compromiso. La obra narrativa y dramática de José Herrera Petere(2010), Los (anti)intelectuales de la derecha en España. De Giménez Caballero a Jiménez Losantos(2011), La patria de Máximo José Kahn. Vida y obra de un escritor de tres exilios (Premio Amado Alonso de Crítica Literaria, 2011), La obra narrativa y dramática de José Herrera Petere (2010)yUna historia compartida. La resistencia franco-española (1936/1950)(Premio Arturo Barea 2013)

Se ha introducido también en los terrenos de la creación poética, con libros como Latidos y desplantes (2011), Rendicción (2013)y Tratado de entrañeza (2014). Su dominio del lenguaje, evidente ya en los mismos títulos, lo conduce también a la narración y con Inconvenientes del turismo en Praga y otros cuentos europeos obtuvo el Premio Tigre Juan 2012.

A este último género pertenece también su entrega última, Ut pictura poesis y otros tres relatos. Se trata de un conjunto de narraciones independientes entre sí (sólo existe un vínculo feble entre la segunda y la tercera, por el personaje femenino que las protagoniza). Si las tres iniciales se agrupan bajo el dicho de Horacio que asimila a creación poética con la pictórica, se explica porque sus personajes parecen haberse sentido emocionados al contemplar diferentes óleos cuya carga icónica se correspondería adecuadamente con los propios sentimientos. El uso de la primera persona narrativa a la hora de referir las peripecias de cada uno, contribuye a percibir esa identificación. A Mario Martín corresponde, entre otros méritos, la extraordinaria habilidad para situarnos en ambientes distintos (Moravia, Silesia, Berlín, París) a la hora de contar las vicisitudes de sus personajes, casi todos jóvenes, universitarios, cosmopolitas y de escasos escrúpulos, cuyas jergas conoce perfectamente,

Con “La generosidad” seguimos las dudosas prestaciones que dicha virtud consigue en Alemania, según puede sufrirlo un joven turco, nacido en Berlín pero de familia que ya ha regresado a la tierra patria. Para remate, tampoco el amor es generoso con él, abandonado por su amante. La imagen terrible, aquí tal vez gratuita, de Babi Yar (1941), matanza de judíos a manos nazis, concluye cerrando cualquier apertura a ningún sentimiento filantrópico.

Más convincente resulta “La modificación” que el maduro catedrático Vinter experimenta al enamorarse de la joven doctoranda Milena, con la que inicia un arrebatador idilio. “El contrato social” de Rousseau periclita ante el “contrato sexual” que tan dispar pareja suscribe. Concluye el trío la mejor de las tres narraciones, “La fragilidad”, donde la amante del viejo profesor refiere sus dudas por no saber decidirse entre el mismo y un apuesto novio. En las tres se utiliza la primera persona.

La cuarta, “Rosaleda en Luxemburgo”, rompe el código lingüístico anterior para adoptar el coloquialismo mexicano con que se expresa Linda, la (mala) estudiante venida a París para mejorar su francés, más proclive al despendole que al estudio.

Como ocurre a la becaria tarraconense en el domicilio de la señora Feuerbach, auténtico “arroyo de fuego” según las conductas que sus retoños y sus amigos se gastan. Sólo cuando le proponen pasar de las experiencias lésbicas a tríos más arriesgados, la catalana interrumpe el curso de alemán y regresa precipitadamente a su país.

Y es que “En casa ajena”, concluye la serie ya en tercera persona, cualquier cosa podría ocurrir. La chica polaca y su amigo inglés, acogidos por Wojciech, un descerebrado cuya mujer se fugó al Reino Unido dejándole al cuidado de los dos pequeños, quizá no logren eludir la tragedia, sólo insinuada en las páginas finales.

Por la calidad de la prosa, la convincente creación de prototipos humanos, el análisis de los sentimientos, las continuas referencias a la cultura contemporánea e incluso los toques de humor con que Mario Martín se maneja, sus narraciones resultan sumamente atractivas.

 

Mario Martín Gijón, Ut pictura poesis y otros tres relatos.  Valencia, Pre-Textos, 2018.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Temas

Blog dedicado a la literatura de Manuel Pecellín

Sobre el autor


Contenido Patrocinado